El ser­vi­cio mé­di­co cu­bano me lo lle­vo en el al­ma

Así ex­cla­mó Wa­la­ce Mo­rei­ra da Sil­va, jo­ven bra­si­le­ño que es­tu­dia Me­di­ci­na en la pro­vin­cia de Ca­ma­güey

Trabajadores - - NACIONALES - Gre­tel Díaz Montalvo

“Ese día que es­cu­ché la no­ti­cia de que los mé­di­cos cu­ba­nos sal­drían de Bra­sil, no pu­de evi­tar sen­tir­me muy tris­te. Pen­sé en las per­so­nas que ne­ce­si­ta­ban esa aten­ción y no la iban a te­ner más; pen­sé en los po­bres, en la gen­te cer­ca de mi ca­sa”, así se la­men­tó Wa­la­ce Mo­rei­ra da Sil­va, bra­si­le­ño pro­ce­den­te de la ciu­dad Con­sel­hei­ro La­faie­te, del es­ta­do Mi­nas Ge­rais, que cur­sa el sex­to año de la ca­rre­ra de Me­di­ci­na en Ca­ma­güey.

“Allá don­de vi­vo ha­bía tres mé­di­cos cu­ba­nos –con­ti­núa– y es­ta­ban ha­cien­do la la­bor que na­die que­ría ofre­cer. Co­noz­co la si­tua­ción del pue­blo, que su­fre mu­cho, por­que hay lu­ga­res don­de nun­ca ha ido un mé­di­co, ya que una bue­na par­te de los ga­le­nos bra­si­le­ños so­lo acu­den a los lu­ga­res in­trin­ca­dos pa­ra ha­cer un ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio por al­gu­nos días, lue­go se mar­chan; y esa gen­te se que­da sin asis­ten­cia”.

Wa­la­ce lle­va va­rios años en­tre cu­ba­nos; el ca­ris­ma, el tra­to hu­ma­ni­ta­rio, el mé­to­do clí­ni­co, son co­sas que se le han ino­cu­la­do en el al­ma, por eso le due­le tan­to lo que su­ce­de­rá con la sa­li­da de los cu­ba­nos del pro­gra­ma Más Mé­di­cos.

“Siem­pre qui­se es­tu­diar una ca­rre­ra que me per­mi­tie­ra ayu­dar a las per­so­nas. Deseé ser po­li­cía, bom­be­ro… Nun­ca pen­sé en la me­di­ci­na, era un sue­ño im­po­si­ble, pe­ro el Go­bierno de Cu­ba me brin­dó la opor­tu­ni­dad”, ex­pli­ca.

Su fa­mi­lia es hu­mil­de: el pa­pá es plomero y la ma­dre, ama de ca­sa. Nin­guno po­dría apo­yar­lo económicamente en su ob­je­ti­vo. Sus de­seos de au­xi­liar a to­dos lo ha­bían guia­do a se­guir­le los pa­sos al pa­dre, quien mi­li­ta­ba en el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, y con­tri­buir con mo­vi­mien­tos so­cia­les co­mo los Sin Te­cho. Ve­nir a Cu­ba fue tre­men­da ale­gría; la opor­tu­ni­dad de co­no­cer el país del que tan­to le ha­bla­ba su pa­dre.

“Cuan­do ter­mi­ne el cur­so vol­ve­ré a mi país; es­tu­dia­ré pa­ra re­va­li­dar el tí­tu­lo, de­re­cho que es­pe­ro no se pier­da por­que eso es muy com­pli­ca­do allá, y tra­ta­ré de ayu­dar a mi fa­mi­lia y a to­do el que pue­da”, di­jo fi­nal­men­te.

| fo­to: Or­lan­do Durán Her­nán­dez

A Wa­la­ce le due­le que los mé­di­cos cu­ba­nos se va­yan de Bra­sil, sa­ben que son muy úti­les allá y que pres­tan un ser­vi­cio con ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.