Un úl­ti­mo pel­da­ño, pe­ro im­pres­cin­di­ble

Trabajadores - - NACIONALES - | Ali­na M. Lot­ti

Pri­me­ro iden­ti­fi­car el ries­go, eli­mi­nar el pe­li­gro, so­lo des­pués desem­pe­ñan su rol los equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal pa­ra uso de los tra­ba­ja­do­res

LOS ES­PE­CIA­LIS­TAS en el te­ma afir­man que los equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal cons­ti­tu­yen el úl­ti­mo es­la­bón de esa ca­de­na. No obs­tan­te, no le res­tan va­lía, muy por el con­tra­rio.

pro­fun­di­zó so­bre el asun­to en el con­tex­to de la Jor­na­da Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad y Sa­lud en el Tra­ba­jo que se desa­rro­lló en el país du­ran­te to­do el mes de no­viem­bre.

Se­gún ase­gu­ró Va­lia Carbó Váz­quez —je­fa del Cen­tro de Cer­ti­fi­ca­ción de Equi­pos de Pro­tec­ción Per­so­nal (EPP)*— en la je­rar­quía de mé­to­dos que pue­den uti­li­zar­se pa­ra con­tro­lar los pe­li­gros en los pues­tos de tra­ba­jo, la pro­tec­ción per­so­nal desem­pe­ña un rol fun­da­men­tal an­te la exis­ten­cia de ries­gos que, por me­di­das téc­ni­cas, or­ga­ni­za­ti­vas o me­dian­te dis­po­si­cio­nes de pro­tec­ción co­lec­ti­va, no ha­yan po­di­do evi­tar­se o li­mi­tar­se su­fi­cien­te­men­te en su pro­pio ori­gen.

Es esen­cial que la per­so­na ten­ga se­gu­ri­dad en el queha­cer que rea­li­za, que ga­ran­ti­ce su sa­lud, de ahí que los EPP sean im­pres­cin­di­bles en de­ter­mi­na­das ac­ti­vi­da­des, co­mo por ejem­plo cuan­do se la­bo­ra en al­tu­ras, en el arre­glo de te­chos u otras del sec­tor de la cons­truc­ción.

El cen­tro se de­di­ca a ve­ri­fi­car la ca­li­dad pro­tec­to­ra de los EPP que van a cir­cu­lar en el te­rri­to­rio na­cio­nal pa­ra uso de los tra­ba­ja­do­res, en to­dos los sec­to­res. Pa­ra ello, ex­pli­có Va­lia, las en­ti­da­des pro­duc­to­ras, co­mer­cia­li­za­do­ras o im­por­ta­do­ras de­ben

Tra­ba­ja­do­res

re­gis­trar­se aquí pa­ra la cer­ti­fi­ca­ción de los equi­pos.

“Des­pués que se re­co­no­cen co­mo en­ti­dad, vie­ne el pa­so más im­por­tan­te que es el re­gis­tro del equi­po, lo cual im­pli­ca ane­xar una mues­tra fí­si­ca de ca­da mo­de­lo, un cer­ti­fi­ca­do de apro­ba­ción emi­ti­do por un la­bo­ra­to­rio in­de­pen­dien­te acre­di­ta­do en el país de ori­gen o en un ter­ce­ro, don­de se ha­rá re­fe­ren­cia al re­sul­ta­do de los en­sa­yos prac­ti­ca­dos, una fi­cha téc­ni­ca o ca­tá­lo­go del pro­duc­to y la de­cla­ra­ción de con­for­mi­dad del fa­bri­can­te.

“Exi­gi­mos que los equi­pos es­tén de­bi­da­men­te mar­ca­dos, con un se­llo o una mar­ca in­de­le­ble, una es­pe­cie de eti­que­ta in­dus­trial, que per­mi­ta ve­ri­fi­car la co­rres­pon­den­cia en­tre la mues­tra y la do­cu­men­ta­ción pre­sen­ta­da”.

Con­ce­bir la pro­tec­ción co­mo un sis­te­ma

Al apor­tar otros ele­men­tos so­bre los EPP, Ariel Gon­zá­lez Ri­car­do, es­pe­cia­lis­ta del cen­tro, acla­ró que es­tos tie­nen ca­te­go­rías di­fe­ren­tes, de acuer­do con el ni­vel de ries­go a que es­tá so­me­ti­do el tra­ba­ja­dor.

En­tre los más sen­ci­llos men­cio­nó los guan­tes pa­ra jar­di­ne­ros, los es­pe­jue­los pa­ra sol, los chu­bas­que­ros, has­ta aque­llos que pro­te­gen con­tra ries­gos de gran en­ver­ga­du­ra que pue­den oca­sio­nar le­sio­nes gra­ves o la muer­te del tra­ba­ja­dor, co­mo los ar­ne­ses de se­gu­ri­dad y los equi­pos pa­ra la pro­tec­ción quí­mi­ca, res­pi­ra­to­ria y eléc­tri­ca.

“Es­ta es la ra­zón de ser del cen­tro —ma­ni­fes­tó—, nues­tra ac­ti­vi­dad

es so­lo un es­la­bón, es ne­ce­sa­rio con­ce­bir el pro­ce­so de for­ma sis­té­mi­ca. Hay que te­ner en cuen­ta el fi­nan­cia­mien­to, la se­lec­ción de los equi­pos, la ca­pa­ci­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res. Si ellos no es­tán cons­cien­tes de có­mo de­ben usar­los y con­ser­var­los, en­ton­ces no se cum­plen los ob­je­ti­vos de esos me­dios. Por eso no­so­tros cons­tan­te­men­te brin­da­mos orien­ta­ción a los clien­tes”.

Co­men­tó que el país des­ti­na cuan­tio­sos re­cur­sos pa­ra la ad­qui­si­ción de los EPP. “Es­to tie­ne un mon­to anual de 50, 60 mi­llo­nes de pe­sos. Sin em­bar­go, a ve­ces los equi­pos no se se­lec­cio­nan ade­cua­da­men­te, ya sea por­que en las en­ti­da­des hay fluc­tua­ción del per­so­nal

téc­ni­co, es­te no cuen­ta con la ca­li­fi­ca­ción re­que­ri­da, o la so­bre­car­ga con otras fun­cio­nes de­ri­va en que la pro­tec­ción es un ele­men­to más.

“En oca­sio­nes no se le da al me­dio el uso ade­cua­do, se com­pra un guan­te pa­ra una ac­ti­vi­dad y lue­go se uti­li­za en otra pa­ra la cual no es­tá di­se­ña­do. Por tan­to, la em­pre­sa tie­ne que con­tar con un le­van­ta­mien­to de ries­go ac­tua­li­za­do, que con­tem­ple to­das las si­tua­cio­nes de pe­li­gro, por­que a par­tir de ahí es que pue­de de­ter­mi­nar cuá­les son los equi­pos que ne­ce­si­ta el tra­ba­ja­dor”.

Va­lia Carbó Váz­quez, je­fa del Cen­tro de Cer­ti­fi­ca­ción de Equi­pos de Pro­tec­ción Per­so­nal, del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial.

Ariel Gon­zá­lez Ri­car­do, es­pe­cia­lis­ta del cen­tro: “Los equi­pos de pro­tec­ción tie­nen ca­te­go­rías di­fe­ren­tes, de acuer­do con el ni­vel de ries­go a que es­tá so­me­ti­do el tra­ba­ja­dor”. | fo­tos: Ali­na M. Lot­ti

| fo­to: Agus­tín Bo­rre­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.