Uni­dos pa­ra lu­char y ven­cer

Trabajadores - - HISTORIA - Ali­na Mar­tí­nez Triay

El ame­tra­lla­mien­to de la avia­ción enemi­ga no pu­do im­pe­dir que se ce­le­bra­ra, en So­le­dad de Ma­ya­rí Arri­ba, te­rri­to­rio del II Fren­te Orien­tal Frank País, el Con­gre­so Obre­ro en Ar­mas el 8 y 9 de di­ciem­bre de 1958.

Los de­le­ga­dos de las zo­nas li­be­ra­das fue­ron ele­gi­dos en asam­bleas con to­dos los tra­ba­ja­do­res, mien­tras los de las no li­be­ra­das los no­mi­na­ron las cé­lu­las clan­des­ti­nas del Mo­vi­mien­to 26 de Ju­lio, el Par­ti­do So­cia­lis­ta Po­pu­lar y otras or­ga­ni­za­cio­nes.

Lle­gar al lu­gar fue una ver­da­de­ra proeza: los con­vo­ca­dos tu­vie­ron que tras­la­dar­se a pie, a ca­ba­llo o en cual­quier me­dio dis­po­ni­ble des­de lar­gas dis­tan­cias, es­qui­van­do al ejér­ci­to y en oca­sio­nes cru­zan­do por lu­ga­res don­de se com­ba­tía.

Es­tu­vie­ron re­pre­sen­ta­dos los sec­to­res fe­rro­via­rios, azu­ca­re­ro —agrí­co­la e in­dus­trial— por­tua­rio, mi­ne­ro, far­ma­céu­ti­co, del co­mer­cio, de la me­di­ci­na, te­le­fó­ni­co, cons­truc­ción, ar­tes grá­fi­cas, eléc­tri­co, car­pin­te­ro, pa­na­de­ro y de la ba­se na­val de Guan­tá­na­mo, en­tre otros.

En un prin­ci­pio es­ta­ban con­vo­ca­dos 110 par­ti­ci­pan­tes, pe­ro un gru­po de ellos de­cla­ra­ron su in­con­for­mi­dad con la pre­sen­cia de co­mu­nis­tas en la reunión y en nú­me­ro de 12 se re­ti­ra­ron, lo cual no afec­tó el sen­ti­do uni­ta­rio y de am­plia de­mo­cra­cia de las se­sio­nes.

Una mi­ra­da re­tros­pec­ti­va

Pa­ra en­ten­der en to­da su mag­ni­tud la con­tri­bu­ción del Con­gre­so al em­pe­ño de unir a los tra­ba­ja­do­res en la lu­cha con­tra la ti­ra­nía, se im­po­ne ana­li­zar la si­tua­ción del mo­vi­mien­to obre­ro en aque­llos mo­men­tos. Su tra­di­ción uni­ta­ria —ini­cia­da por la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal Obre­ra de Cu­ba (CNOC) en­ca­be­za­da por Al­fre­do Ló­pez y con­ti­nua­da por la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba (CTC) li­de­rea­da por Lá­za­ro Pe­ña—, fue que­bra­da por la ofen­si­va reac­cio­na­ria desata­da en los años 40, co­mo par­te de la lla­ma­da gue­rra fría, pro­mo­vi­da por el im­pe­ria­lis­mo y que tu­vo co­mo eje­cu­to­res en Cu­ba a los go­bier­nos de Ra­món Grau San Mar­tín, Car­los Prío y Ful­gen­cio Ba­tis­ta.

Es­ta ofen­si­va se ma­ni­fes­tó con asal­tos a la CTC, las fe­de­ra­cio­nes y los sin­di­ca­tos, el des­alo­jo de sus le­gí­ti­mos di­ri­gen­tes y la co­lo­ca­ción en su lu­gar a Eu­se­bio Mu­jal y sus se­cua­ces, una ca­ma­ri­lla ser­vil a la oli­gar­quía y a los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos en nues­tro país.

Ade­más es­tu­vo acom­pa­ña­da del ase­si­na­to de pres­ti­gio­sos lí­de­res sin­di­ca­les, la im­po­si­ción de la cuo­ta sin­di­cal obli­ga­to­ria, fuen­te de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to de los fal­sos sin­di­ca­lis­tas y la li­qui­da­ción de las con­quis­tas de los tra­ba­ja­do­res.

En tan di­fí­cil si­tua­ción la re­bel­día no ce­só, sino en­con­tró cau­ces en las sec­cio­nes obre­ras del Mo­vi­mien­to 26 de Ju­lio, del Di­rec­to­rio Re­vo­lu­cio­na­rio y de otras or­ga­ni­za­cio­nes opues­tas al ba­tis­ta­to, y en el ca­so del Par­ti­do So­cia­lis­ta Po­pu­lar, a tra­vés de los lla­ma­dos Co­mi­tés de De­fen­sa de las De­man­das Obre­ras y la De­mo­cra­ti­za­ción de la CTC.

Pe­ro en ta­les cir­cuns­tan­cias la uni­dad im­pres­cin­di­ble pa­ra al­can­zar la vic­to­ria fren­te al opre­sor, era una uto­pía.

La con­tri­bu­ción de Frank País

Se men­cio­na po­co el apor­te de Frank País a la or­ga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res y la ele­va­ción de su com­ba­ti­vi­dad, ta­rea a la que se de­di­có per­so­nal­men­te has­ta su muer­te.

Des­pués del arri­bo del Gran­ma, el Mo­vi­mien­to 26 de Ju­lio, que des­de su cons­ti­tu­ción con­ta­ba con una sec­ción obre­ra, de­ci­dió re­or­ga­ni­zar las exis­ten­tes has­ta en­ton­ces en el país. A Frank le atra­jo la aten­ción la huel­ga de los guan­ta­na­me­ros en apo­yo al des­em­bar­co, la cual se pro­lon­gó por seis días y con­tó con el apo­yo de va­rias lo­ca­li­da­des den­tro del te­rri­to­rio na­cio­nal. Con tal mo­ti­vo man­dó a bus­car en enero de 1957 al des­ta­ca­do di­ri­gen­te fe­rro­via­rio guan­ta­na­me­ro An­to­nio, Ñi­co, To­rres Che­de­beau pa­ra co­no­cer de­ta­lles de esa ex­pe­rien­cia. Ya en ma­yo Frank ha­cía la si­guien­te va­lo­ra­ción: “Pe­ro ocu­rre que nos ol­vi­da­mos de la im­por­tan­cia de los obre­ros. Es­tos son los que bien ad­mi­nis­tra­dos y di­ri­gi­dos de­rro­ca­rán al ré­gi­men”. Y agre­ga­ba: “Te­ne­mos que re­co­brar el tiem­po per­di­do y de­di­car­nos a ba­rre­nar en to­das las di­rec­cio­nes to­dos los sin­di­ca­tos y or­ga­ni­za­cio­nes obre­ras (…). Crear cua­dros y di­ri­gen­cias, doc­tri­nar­los, dis­ci­pli­nar­los y en­tre­nar­los has­ta lle­gar a pe­que­ñas prue­bas en huel­gas ge­ne­ra­les co­mo ya se ha he­cho en Guan­tá­na­mo, cu­yo tra­ba­jo obre­ro es for­mi­da­ble y que ha de­mos­tra­do en la prác­ti­ca que es­to se pue­de ha­cer”.

Ya a fi­na­les de año se crea­ba la di­rec­ción na­cio­nal obre­ra del Mo­vi­mien­to, que re­ca­yó en Ñi­co To­rres.

La be­li­ge­ran­cia que fue­ron al­can­zan­do los tra­ba­ja­do­res se de­mos­tró en la huel­ga es­pon­tá­nea pro­vo­ca­da por el ase­si­na­to de Frank, que re­ba­só las fron­te­ras de San­tia­go de Cu­ba y aun­que no lo­gró la uni­dad de las fuer­zas re­vo­lu­cio­na­rias opues­tas al ré­gi­men re­afir­mó la te­sis de Fi­del en re­la­ción con el pa­pel fun­da­men­tal de la cla­se obre­ra en la lu­cha con­tra la dic­ta­du­ra.

Se si­guie­ron dan­do pa­sos en fa­vor de la uni­dad, co­mo la cons­ti­tu­ción del Fren­te Obre­ro Na­cio­nal (FON) que con­vo­có a la huel­ga del 9 de abril de 1958. El fra­ca­so de es­ta por di­ver­sos fac­to­res, en­va­len­to­nó a la dic­ta­du­ra al pun­to de con­ce­bir una ofen­si­va pa­ra de­rro­tar la in­su­rrec­ción, pro­pó­si­to que se es­tre­lló con­tra el ge­nio po­lí­ti­co y mi­li­tar de Fi­del, quien le pro­pi­nó a la ti­ra­nía la más hu­mi­llan­te de­rro­ta, con­ver­ti­da en el prin­ci­pio de su fin.

En no­viem­bre de 1958 el em­pe­ño uni­ta­rio se con­cre­tó en el Fren­te Obre­ro Na­cio­nal Uni­do, que con­vo­có al Con­gre­so Obre­ro en Ar­mas.

Gé­ne­sis y acuer­dos

El bu­ró obre­ro del M-26-7 se per­ca­tó de una ma­nio­bra ur­di­da por los ha­cen­da­dos y co­lo­nos pa­ra sa­bo­tear la za­fra azu­ca­re­ra. Es­tos ale­ga­ban que ca­re­cían de pie­zas pa­ra las re­pa­ra­cio­nes, de di­ne­ro pa­ra pa­gar­les a los tra­ba­ja­do­res y de vías fé­rreas pa­ra el trans­por­te de la ca­ña, y que el cul­pa­ble de ello era el Ejér­ci­to Re­bel­de. Ñi­co To­rres, que ha­bía si­do de­sig­na­do pa­ra en­ca­be­zar el bu­ró obre­ro del II Fren­te, im­pu­so a su je­fe, el co­man­dan­te Raúl Cas­tro Ruz, de es­ta si­tua­ción y le pro­pu­so or­ga­ni­zar una ple­na­ria azu­ca­re­ra pa­ra ana­li­zar con los tra­ba­ja­do­res có­mo en­fren­tar­la. Raúl con­si­de­ró que la con­vo­ca­to­ria de­bía abar­car a otros sec­to­res la­bo­ra­les que pre­sen­ta­ban igual­men­te in­fi­ni­dad de pro­ble­mas y así sur­gió la idea del Con­gre­so Obre­ro en Ar­mas.

En­tre los prin­ci­pa­les acuer­dos adop­ta­dos se des­ta­ca­ron des­au­to­ri­zar a la CTC y a la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res Azu­ca­re­ros, do­mi­na­das por el mu­ja­lis­mo; crear co­mi­sio­nes de tra­ba­ja­do­res que or­ga­ni­za­ran, sin sec­ta­ris­mos, elec­cio­nes li­bres en to­dos los cen­tros de tra­ba­jo de las zo­nas li­be­ra­das, pa­ra des­ti­tuir a las di­rec­ti­vas mu­ja­lis­tas y ele­gir de­mo­crá­ti­ca­men­te a los lí­de­res sin­di­ca­les. Es­tas co­mi­sio­nes de­bían ade­más dis­cu­tir los con­tra­tos co­lec­ti­vos de tra­ba­jo con los pa­tro­nos.

Se acor­dó tam­bién sus­pen­der el pa­go de la cuo­ta sin­di­cal obli­ga­to­ria, ini­ciar la lu­cha por el di­fe­ren­cial azu­ca­re­ro y do­nar al Ejér­ci­to Re­bel­de el 20 % de lo re­cau­da­do por ese con­cep­to; lu­char jun­to con los cam­pe­si­nos por una ver­da­de­ra Re­for­ma Agra­ria, y una de­ci­sión im­por­tan­tí­si­ma: ga­ran­ti­zar las re­pa­ra­cio­nes de los cen­tra­les y to­das las ac­ti­vi­da­des de la za­fra ba­jo cual­quier cir­cuns­tan­cia. Los de­le­ga­dos ex­pre­sa­ron ade­más su apo­yo in­con­di­cio­nal al Ejér­ci­to Re­bel­de.

Se ha­bía lle­ga­do a un pun­to pri­mor­dial en la ne­ce­sa­ria uni­dad pa­ra lu­char y ven­cer. De­bi­do a las ac­cio­nes mi­li­ta­res que tu­vo que em­pren­der, Raúl no pu­do asis­tir al Con­gre­so pe­ro co­mo él mis­mo se­ña­ló se man­tu­vo “al tan­to de to­das las ac­ti­vi­da­des y del en­tu­sias­mo y se­rie­dad con que tra­ba­ja­ron los ve­te­ra­nos or­ga­ni­za­do­res del even­to, de los pe­li­gros y di­fi­cul­ta­des afron­ta­dos por los 98 de­le­ga­dos, de la pro­fun­di­dad y am­pli­tud del in­for­me cen­tral, de las po­si­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias asu­mi­das por to­dos du­ran­te el de­ba­te y de los acuer­dos fi­na­les, los cua­les ca­ta­lo­ga­mos co­mo un ín­di­ce inequí­vo­co de la fuer­za del pue­blo en ar­mas, de la in­te­li­gen­cia y ma­du­rez del pro­le­ta­ria­do cu­bano”.

De pie, An­to­nio, Ñi­co, To­rres, a su la­do, Ra­fael Gon­zá­lez Ma­ri­ño, quien pre­si­dió el Con­gre­so, y Elio Cár­de­nas Al­cá­zar, del de­par­ta­men­to de ra­dio­di­fu­sión del II Fren­te.

Vis­ta par­cial de los asis­ten­tes al Con­gre­so Obre­ro en Ar­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.