Res­pues­tas de Se­gu­ri­dad So­cial

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO -

Por con­si­de­rar que am­bas ex­pli­ca­cio­nes no so­lo re­sul­tan úti­les pa­ra las per­so­nas que es­cri­bie­ron al periódico sino a otras que es­tén en si­mi­la­res cir­cuns­tan­cias, tal y co­mo nos han es­cri­to en las úl­ti­mas se­ma­nas, pu­bli­ca­mos dos res­pues­tas que se ca­rac­te­ri­zan por la in­me­dia­tez y pre­ci­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra los in­tere­sa­dos.

Con la fir­ma de Ca­ri­dad Real Gu­tié­rrez, del De­par­ta­men­to de Trá­mi­tes de Pen­sio­nes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad So­cial (Inass), se da con­tes­ta­ción a la no­ta Hi­ja, cui­da­do­ra y tra­ba­ja­do­ra, pu­bli­ca­da el 24 de oc­tu­bre.

Di­ri­gi­da a Ne­dis Ca­ri­dad In­fan­te Re­yes, de Las Tu­nas, quien lue­go de des­cri­bir su si­tua­ción, so­li­ci­ta­ba que se va­lo­ra­ra la con­ce­sión de una ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da, a lo que le res­pon­den lo si­guien­te.

“El otor­ga­mien­to de una pen­sión al am­pa­ro de la Dis­po­si­ción Es­pe­cial Quin­ta de la Ley no. 105, De Se­gu­ri­dad So­cial, del 2008, tie­ne ca­rác­ter ex­cep­cio­nal y su aná­li­sis es ca­suís­ti­co. La pro­pues­ta, en su ca­so, de­be ser rea­li­za­da, por el Pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­por­tes, Edu­ca­ción Fí­si­ca y Re­crea­ción, a la Mi­nis­tra de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, la que de­be­rá ser pre­sen­ta­da y acom­pa­ña­da con los ele­men­tos si­guien­tes:

So­li­ci­tud de la pen­sión fir­ma­da por el tra­ba­ja­dor; cer­ti­fi­ca­ción en la que cons­ten los da­tos ex­traí­dos del car­né de iden­ti­dad, con el nom­bre y ape­lli­dos, fe­cha y lu­gar de na­ci­mien­to, to­mo y fo­lio de la ins­crip­ción de na­ci­mien­to del tra­ba­ja­dor; fun­da­men­ta­ción so­bre las cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les por las que se rea­li­za la so­li­ci­tud; ar­gu­men­ta­ción so­bre la im­po­si­bi­li­dad de so­lu­cio­nar la si­tua­ción plan­tea­da

Tra­ba­ja­do­res,

por las vías y pro­ce­di­mien­tos que es­ta­ble­ce la le­gis­la­ción de se­gu­ri­dad so­cial”.

Ade­más, “re­su­men de la tra­yec­to­ria la­bo­ral, mé­ri­tos y re­co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos en el tra­ba­jo; cer­ti­fi­ca­cio­nes ofi­cia­les de tiem­po de ser­vi­cios pres­ta­dos y sa­la­rios de­ven­ga­dos u otros do­cu­men­tos pro­ba­to­rios de tiem­po de ser­vi­cio y sa­la­rios de­ven­ga­dos, que obren en po­der del tra­ba­ja­dor; y cer­ti­fi­ca­cio­nes u otros do­cu­men­tos que ava­len los ele­men­tos apor­ta­dos en la fun­da­men­ta­ción de la so­li­ci­tud”.

Fi­nal­men­te le in­for­man “que si pre­sen­ta­ra in­su­fi­cien­cia de in­gre­sos eco­nó­mi­cos en el nú­cleo fa­mi­liar pa­ra sol­ven­tar las ne­ce­si­da­des más pe­ren­to­rias, pue­de di­ri­gir­se an­te la Sub­di­rec­ción de Pre­ven­ción, Asis­ten­cia y Tra­ba­jo So­cial de su mu­ni­ci­pio de re­si­den­cia, pa­ra que sea eva­lua­da la po­si­bi­li­dad de una pres­ta­ción por el ré­gi­men de Asis­ten­cia So­cial, en el ca­so que así se de­ter­mi­ne, mien­tras se rea­li­za el trá­mi­te de la pen­sión ex­cep­cio­nal”.

Siem­pre ajus­tar­se a la Ley

El Inass res­pon­de a Do­min­go Ra­fael Her­nán­dez Mo­ra, de Cie­go de Ávi­la, la con­sul­ta pu­bli­ca­da el 10 de sep­tiem­bre ba­jo el tí­tu­lo de Llo­ver so­bre mo­ja­do.

Do­min­go men­cio­na­ba en­ton­ces su de­silu­sión por ha­ber­se ju­bi­la­do en ma­yo del 2009 con el 90 % del sa­la­rio pro­me­dio y que des­pués de re­in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo ha­bía so­li­ci­ta­do el in­cre­men­to del 2 % por los años tra­ba­ja­dos.

Y aña­día que no le fue au­men­ta­do el im­por­te de la pen­sión, de­bi­do a la apli­ca­ción del Ar­tícu­lo 18 de la Ley de Se­gu­ri­dad So­cial.

Le acla­ran que “es­te ar­tícu­lo es­ta­ble­ce: los sub­si­dios y pen­sio­nes pue­den al­can­zar has­ta el 90 % del sa­la­rio pro­me­dio del tra­ba­ja­dor, ade­más que la cuan­tía de la pen­sión no pue­de ex­ce­der del por­cen­ta­je an­tes men­cio­na­do”.

Le ex­pli­can que “la Ley no. 1100 de 1962, pri­me­ra Ley de Se­gu­ri­dad So­cial del pe­río­do re­vo­lu­cio­na­rio, es­ta­ble­cía co­mo lí­mi­tes can­ti­da­des ab­so­lu­tas (má­xi­mo 250 pe­sos).

En la mi­si­va el Inass se re­fie­re a la Ley no. 24 del 79 don­de se se­ña­la una can­ti­dad re­la­ti­va, con­sis­ten­te en el 90 % del sa­la­rio pro­me­dio, “que se man­tie­ne vi­gen­te en la Ley no. 105 del 2008, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que hoy día, con 45 años de tra­ba­jo se al­can­za di­cho por­cen­ta­je, lo cual no su­ce­día con la an­te­rior Ley”.

Tam­bién, re­cuer­dan, el ju­bi­la­do por edad re­in­cor­po­ra­do al tra­ba­jo que reúne los re­qui­si­tos dis­pues­tos en la nor­ma, per­ci­be la to­ta­li­dad de la pen­sión y el sa­la­rio, sin lí­mi­te.

“La vi­gen­te Ley re­sul­ta más fa­vo­ra­ble que la an­te­rior y pro­mue­ve la re­in­cor­po­ra­ción al tra­ba­jo de los ju­bi­la­dos”, agre­gan las es­pe­cia­lis­tas So­nia Sor­do Luis y Ana M. Mar­tín Pé­rez.

Exis­ten cau­sas de ca­rác­ter téc­ni­co, es­pe­cí­fi­co en la ma­te­ria, y eco­nó­mi­cas, pa­ra es­ta­ble­cer pau­tas en el va­lor de las pres­ta­cio­nes mo­ne­ta­rias de se­gu­ri­dad so­cial, el po­lé­mi­co ar­tícu­lo 18 se jus­ti­fi­ca por sí so­lo y es de obli­ga­to­rio cum­pli­mien­to.

Fi­nal­men­te, “con res­pec­to al ar­tícu­lo 40 del De­cre­to no. 283 del 2009, que se in­vo­ca, le in­for­ma­mos que su apli­ca­ción tie­ne que es­tar en con­cor­dan­cia con lo es­ta­ble­ci­do en la Ley, por lo que ne­ce­sa­ria­men­te de­be ajus­tar­se a sus prin­ci­pios”. | Car­la Gu­tié­rrez Mou­riz, es­tu­dian­te de Pe­rio­dis­mo

La so­cie­dad cu­ba­na en­ve­je­ce y se tra­ta, por las au­to­ri­da­des, de crear las con­di­cio­nes pa­ra que sea de la me­jor ma­ne­ra. | fo­to: Ra­dio Habana Cu­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.