Fe­li­ci­da­des al ejér­ci­to cu­bano de la sa­lud

Trabajadores - - PORTADA - Betty Bea­tón Ruiz

Ida­nia Mon­zón Bo­rre­ro y Jor­ge Ma­tos Po­zo han tran­si­ta­do bue­na par­te de sus vi­das to­ma­dos de las ma­nos, y des­de ha­ce 32 años con­ju­gan el ver­bo com­par­tir en muy di­ver­sos tiem­pos.

Co­mo no­vios pri­me­ro, co­mo es­po­sos des­pués, cur­sa­ron los es­tu­dios de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Mé­di­cas de su ciu­dad na­tal, San­tia­go de Cu­ba; pa­sa­ron el Ser­vi­cio So­cial, op­ta­ron por la es­pe­cia­li­dad de Me­di­ci­na Ge­ne­ral In­te­gral, tu­vie­ron dos hi­jos, pres­ta­ron ser­vi­cio en el po­li­clí­ni­co 28 de Sep­tiem­bre, se con­vir­tie­ron en abue­los, y fue­ron a re­par­tir so­li­da­ri­dad a Be­li­ce, Ve­ne­zue­la y Bra­sil.

So­lo es­tu­vie­ron se­pa­ra­dos fí­si­ca­men­te el tiem­po en que Ida­nia cum­plió mi­sión in­ter­na­cio­na­lis­ta en Gha­na, y Jor­ge asu­mió la ta­rea de di­ri­gir el Dis­tri­to nú­me­ro tres de Sa­lud, en la ca­be­ce­ra pro­vin­cial.

El pa­sa­do 24 de no­viem­bre fue­ron pro­ta­go­nis­tas de un es­pe­cial re­ci­bi­mien­to, jun­to a otros 30 co­la­bo­ra­do­res san­tia­gue­ros que re­gre­sa­ron de Bra­sil, dig­nos y vic­to­rio­sos de su par­ti­ci­pa­ción en Más Mé­di­cos.

Cuan­do ha­blan de es­te pro­gra­ma lo ha­cen sig­na­dos por sen­ti­mien­tos múl­ti­ples, en los que pro­fe­sio­na­lis­mo, hu­ma­nis­mo, ale­grías y tris­te­zas mar­chan de la mano. “Ca­da mi­sión tie­ne sus pe­cu­lia­ri­da­des”, co­men­ta ella con el se­llo per­so­nal de una voz sua­ve y me­ló­di­ca.

“Siem­pre se apren­de, siem­pre es una ex­pe­rien­cia hu­ma­na y pro­fe­sio­nal muy fuer­te, pe­ro es­ta de Bra­sil tu­vo dis­tin­cio­nes es­pe­cia­les, ¿ver­dad, Jor­ge?”. “Así es”, ase­gu­ra el tam­bién Más­ter en Ur­gen­cias Mé­di­cas, a quien a ra­tos se le es­ca­pan fra­ses en por­tu­gués, cues­tión en­ten­di­ble tras dos años de pre­sen­cia en el gi­gan­te su­da­me­ri­cano.

“A no­so­tros nos asig­na­ron el mu­ni­ci­pio de Cam­po Ale­gre De Lour­des, Es­ta­do Bahía, don­de com­par­ti­mos con otros co­le­gas orien­ta­les —de Man­za­ni­llo, Las Tu­nas, Moa y Guan­tá­na­mo— la aten­ción a una po­bla­ción nu­me­ro­sa y po­bre.

“Ida­nia y yo te­nía­mos, ca­da uno, la res­pon­sa­bi­li­dad de unos 3 mil pa­cien­tes de las lo­ca­li­da­des de Bol­ta de Sima, La Goa da On­ca, Ta­pa­yem y An­gi­co, zo­nas ru­ra­les don­de nun­ca an­tes ha­bía lle­ga­do un mé­di­co, tal vez por eso, y por las for­mas pro­pias de la me­di­ci­na cu­ba­na, fue tan gran­de la aco­gi­da que nos die­ron.

“Nues­tros pa­cien­tes ga­na­ron en sa­lud y en ca­li­dad de vi­da, no­so­tros en co­no­ci­mien­tos, por­que diag­nos­ti­ca­mos en­fer­me­da­des que nun­ca an­tes ha­bía­mos tra­ta­do.

“Per­ma­ne­ci­mos, ade­más, ba­jo una di­ná­mi­ca muy fuer­te de ur­gen­cias, a ve­ces sin to­dos los re­cur­sos pa­ra pro­ce­de­res muy es­pe­cí­fi­cos, y con la agra­van­te de que el hos­pi­tal es­ta­ba a más de 370 ki­ló­me­tros y no dis­po­nía­mos de am­bu­lan­cia.

“Re­cuer­do, por ejem­plo, la ni­ña de tres años, Jean­ne, que lle­gó con hi­po­xia se­ve­ra (fal­ta de ai­re) y tu­ve que sa­car­la de ese es­ta­do so­lo con rea­ni­ma­ción ma­nual y yo mis­mo bus­car, y pa­gar un trans­por­te pa­ra lle­var­la al hos­pi­tal y sal­var­le la vi­da”.

Otras his­to­rias se es­cu­rren en el diá­lo­go con es­te ma­tri­mo­nio san­tia­gue­ro que la­men­ta pro­fun­da­men­te ha­ber de­ja­do atrás a per­so­nas que tan­to ne­ce­si­ta­ban de ayu­da mé­di­ca.

“Ano­che re­ci­bí una lla­ma­da de Lua­na, la es­to­ma­tó­lo­ga bra­si­le­ña que for­ma­ba, jun­to a las en­fer­me­ras, mi equi­po de tra­ba­jo, ex­pre­sa Ida­nia, y ha­blar con ella fue tan tris­te co­mo la des­pe­di­da que nos hi­cie­ron los pa­cien­tes. Me de­cía una y otra vez: ¡qué fal­ta nos ha­cen us­te­des aquí!

“No­so­tros, por su­pues­to, dis­pues­tos a se­guir cum­plien­do las mi­sio­nes que sean ne­ce­sa­rias, con la dig­ni­dad y el pro­fe­sio­na­lis­mo que he­mos mos­tra­do y de­mos­tra­do en to­dos los lu­ga­res en los que Cu­ba ha ido a en­tre­gar su ayu­da, ¿ver­dad, Jor­ge?”.

| fo­to: Cor­te­sía de los en­tre­vis­ta­dos

Ida­nia y Jor­ge, un ma­tri­mo­nio agi­gan­ta­do con el amor y el agra­de­ci­mien­to que re­ci­bie­ron de sus pa­cien­tes bra­si­le­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.