2019: otro año de desafíos

Apro­ba­do por una­ni­mi­dad el nue­vo tex­to cons­ti­tu­cio­nal que irá a Re­fe­ren­do —con­vo­ca­do por el Par­la­men­to— el pró­xi­mo 24 de fe­bre­ro. Pre­sen­tes en la se­sión de clau­su­ra los dipu­tados Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pri­mer Se­cre­ta­rio del Co­mi­té Cen­tral de

Trabajadores - - PORTADA - Ali­na M. Lot­ti

La nue­va Cons­ti­tu­ción mar­ca una eta­pa de­ci­si­va en el ca­mino de la Re­vo­lu­ción. Ello que­dó con­fir­ma­do en las pa­la­bras del Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros, Miguel Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez, al clau­su­rar el Se­gun­do Pe­río­do Or­di­na­rio de Se­sio­nes de la IX Le­gis­la­tu­ra de la Asam­blea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar (ANPP), con la pre­sen­cia del Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pri­mer Se­cre­ta­rio del Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do.

Lue­go de un en­ri­que­ce­dor y fruc­tí­fe­ro pro­ce­so de con­sul­ta po­pu­lar y la apro­ba­ción no­mi­nal de los 583 dipu­tados pre­sen­tes, la Car­ta Mag­na —que se lle­va­rá a Re­fe­ren­do el ve­ni­de­ro 24 de fe­bre­ro— re­co­ge la his­to­ria de una na­ción, sin­te­ti­za las as­pi­ra­cio­nes más no­bles de nuestro pue­blo y de­ja plas­ma­do, des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co-le­gal, el ca­mino a tran­si­tar pa­ra al­can­zar el más ele­va­do de to­dos los pro­pó­si­tos: una so­cie­dad so­cia­lis­ta, de­mo­crá­ti­ca, in­de­pen­dien­te, so­be­ra­na, prós­pe­ra y sos­te­ni­ble.

So­bre las prio­ri­da­des, ta­reas a cum­plir, ac­ti­vi­da­des y sec­to­res de pri­mer or­den, acen­tuó el Pre­si­den­te cu­bano, en un dis­cur­so que pun­tua­li­zó de­ta­lles tras­cen­den­ta­les pa­ra el fu­tu­ro in­me­dia­to. Au­men­tar las pro­duc­cio­nes y las ex­por­ta­cio­nes, dis­mi­nuir los ni­ve­les de im­por­ta­cio­nes y los gas­tos, me­jo­rar la ca­li­dad de los ser­vi­cios, aho­rrar lo po­si­ble, son al­gu­nas de esas ta­reas, en las cua­les un pe­so fun­da­men­tal lo tie­nen, pre­ci­sa­men­te, los tra­ba­ja­do­res.

La ba­ta­lla eco­nó­mi­ca si­gue sien­do fun­da­men­tal, con la aten­ción cen­tra­da en el or­de­na­mien­to, el pa­go de más deu­das que cré­di­tos a ob­te­ner y la ge­ne­ra­ción de ri­que­zas pa­ra po­der cum­plir to­dos los sue­ños.

Se­rá tam­bién de lu­chas y de vic­to­rias, pues “lo rea­li­za­do es aún in­su­fi­cien­te y lo al­can­za­do es na­da con res­pec­to a nues­tros pro­pó­si­tos co­mo Go­bierno de la Re­vo­lu­ción”, ase­ve­ró.

El 2019, tal y co­mo se dio a co­no­cer en es­ta Se­sión Or­di­na­ria de la ANPP, se de­no­mi­na­rá Año 61 de la Re­vo­lu­ción.

Dis­cur­so pro­nun­cia­do por Miguel M. Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros, en la clau­su­ra del Se­gun­do Pe­río­do Or­di­na­rio de Se­sio­nes de la IX Le­gis­la­tu­ra de la Asam­blea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar, en el Pa­la­cio de Con­ven­cio­nes, el 22 de di­ciem­bre de 2018, “Año 60 de la Re­vo­lu­ción”. (Ver­sio­nes Ta­qui­grá­fi­cas – Con­se­jo de Es­ta­do) Que­ri­do Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pri­mer Se­cre­ta­rio del Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do; Com­pa­ñe­ros Machado y La­zo; Dipu­tadas y dipu­tados; Com­pa­trio­tas: Nues­tras pri­me­ras pa­la­bras en el Día del Edu­ca­dor pa­ra fe­li­ci­tar y re­co­no­cer a los maes­tros cu­ba­nos, quie­nes nos de­di­can, más que sus ho­ras, el sen­ti­do de sus vi­das. El 2018 ca­si ter­mi­na y vol­ve­mos a re­unir­nos pa­ra el tra­di­cio­nal abra­zo y la eva­lua­ción de un pe­río­do cru­cial en la his­to­ria de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na. El que hoy des­pe­di­mos que­da­rá en nues­tra me­mo­ria na­cio­nal co­mo el año en que una nue­va ge­ne­ra­ción, de ma­ne­ra gra­dual y pau­la­ti­na, en cla­ra ex­pre­sión de con­ti­nui­dad, co­men­zó a asu­mir ta­reas prin­ci­pa­les de di­rec­ción, con la suer­te de man­te­ner la guía de la Ge­ne­ra­ción His­tó­ri­ca, en par­ti­cu­lar del Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pri­mer Se­cre­ta­rio del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba. Du­ran­te los me­ses trans­cu­rri­dos des­de las se­sio­nes de la Asam­blea en abril, he­mos con­ta­do con esa guía an­te los más du­ros e ines­pe­ra­dos desafíos y en­con­tra­do en su con­fian­za y en la di­rec­ción co­lec­ti­va los re­cur­sos fun­da­men­ta­les pa­ra lle­gar hoy aquí a ren­dir­les cuen­ta, com­pro­me­ti­dos con la so­lu­ción de los pro­ble­mas que más preo­cu­pan al pue­blo, que son los que ab­sor­ben ca­da mi­nu­to de nues­tros días y ca­da par­tí­cu­la de nues­tras ener­gías. Ha­cien­do un ba­lan­ce de es­fuer­zos y re­sul­ta­dos, de­bo ha­blar, en pri­mer lu­gar, de la pro­fun­da sa­tis­fac­ción que nos de­ja la dis­cu­sión po­pu­lar de la nue­va Cons­ti­tu­ción que hoy se aprue­ba. Con ese de­ba­te, no so­lo he­mos en­ri­que­ci­do nues­tra cul­tu­ra po­lí­ti­ca, el sen­ti­do de per­te­nen­cia a una na­ción y el fu­tu­ro del país. Nos he­mos acer­ca­do más a las preo­cu­pa­cio­nes y de­man­das de nues­tra gen­te, ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de la Re­vo­lu­ción del que siem­pre han in­ten­ta­do dis­traer­nos los ad­ver­sa­rios, em­pe­ña­dos en frac­tu­rar y di­vi­dir a la so­cie­dad cu­ba­na, cons­cien­tes de que la uni­dad es su más ca­ra for­ta­le­za. Me gus­ta­ría de­cir que ha si­do un año de im­pul­so al go­bierno elec­tró­ni­co y por una ma­yor efi­cien­cia en la ges­tión eco­nó­mi­ca, pero se tra­ta so­lo del pri­mer es­ca­lón en una ta­rea de de­man­das in­fi­ni­tas que ha­cia el 2019 de­be­rán co­men­zar a dar sus pri­me­ros fru­tos. Y es pre­ci­so de­cir que tam­bién tu­vi­mos prue­bas real­men­te du­ras, co­mo las inundaciones que aso­la­ron las pro­vin­cias cen­tra­les y la caí­da de un avión que de­jó un do­lo­ro­so sal­do de 112 muer­tes y una so­la so­bre­vi­vien­te, quien en días re­cien­tes ha en­via­do un her­mo­so men­sa­je de agra­de­ci­mien­to a sus com­pa­trio­tas y en es­pe­cial al equi­po mé­di­co que la man­tu­vo con vi­da. Cum­pli­da la tris­te ta­rea de re­vi­vir la peor no­ti­cia de es­te año pa­ra Cu­ba, re­to­mo la más es­ti­mu­lan­te. Es­ta se­sión de la Asam­blea Na­cio­nal con­clu­ye con una de­ci­sión tras­cen­den­te pa­ra la vi­da de la na­ción: la apro­ba­ción de la nue­va Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca que en fe­bre­ro se­rá so­me­ti­da a Re­fe­ren­do. Lle­ga­mos a ella des­pués de un am­plio pro­ce­so de con­sul­ta po­pu­lar don­de los ciu­da­da­nos, re­si­den­tes den­tro o fue­ra del país, tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar li­bre­men­te sus con­si­de­ra­cio­nes so­bre el con­te­ni­do del pro­yec­to, el cual com­pren­día, en­tre otros as­pec­tos re­le­van­tes, los fun­da­men­tos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, los de­re­chos y los de­be­res y la es­truc­tu­ra del Es­ta­do. To­das y ca­da una de las in­ter­ven­cio­nes fue­ron de­bi­da­men­te va­lo­ra­das y ori­gi­na­ron cam­bios en cer­ca de un 60% de los ar­tícu­los del Pro­yec­to, lo que per­mi­tió en­ri­que­cer su con­te­ni­do. El análisis po­pu­lar pu­so de ma­ni­fies­to la vo­lun­tad de per­fec­cio­nar la Cons­ti­tu­ción, pero fue mu­cho más allá por­que apor­tó im­por­tan­tes ele­men­tos a te­ner en cuen­ta en el am­plio ejer­ci­cio le­gis­la­ti­vo que de­be­mos em­pren­der pa­ra res­pal­dar con las le­yes ne­ce­sa­rias el cum­pli­mien­to de los pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les. La oca­sión es pro­pi­cia pa­ra, en nom­bre de la Asam­blea Na­cio­nal, fe­li­ci­tar a quie­nes par­ti­ci­pa­ron en el ase­gu­ra­mien­to y or­ga­ni­za­ción del pro­ce­so de con­sul­ta po­pu­lar, in­clu­yen­do los dúos que con­du­je­ron las más de 133 000 asam­bleas efec­tua­das en to­do el país, los fun­cio­na­rios res­pon­sa­bi­li­za­dos con la re­co­pi­la­ción y análisis de los plan­tea­mien­tos; al Cen­tro de Es­tu­dios So­cio­po­lí­ti­cos del Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do y, en par­ti­cu­lar, a la Co­mi­sión en­car­ga­da de la redacción del pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción y, co­mo sen­ti­da y jus­ta­men­te se ha ex­pre­sa­do aquí, a su pre­si­den­te, el Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz (Aplau­sos). La Ley Fun­da­men­tal que aca­ba­mos de apro­bar re­afir­ma el rum­bo so­cia­lis­ta de la Re­vo­lu­ción y nos per­mi­te en­cau­zar la la­bor del Es­ta­do, el Go­bierno, las or­ga­ni­za­cio­nes y to­do el pue­blo en el per­fec­cio­na­mien­to con­ti­nuo de la so­cie­dad; re­fuer­za la ins­ti­tu­cio­na­li­dad; es­ta­ble­ce la pre­va­len­cia de la Cons­ti­tu­ción en nuestro ac­tuar una ma­yor in­clu­sión, jus­ti­cia e igual­dad so­cial y un re­for­za­mien­to del em­po­de­ra­mien­to del pue­blo en el go­bierno de la na­ción. Es­te pro­ce­so, que con­ti­núa con la ce­le­bra­ción del Re­fe­ren­do el 24 de fe­bre­ro del ve­ni­de­ro año, es una ge­nui­na y ex­cep­cio­nal de­mos­tra­ción del ejer­ci­cio del po­der por el pue­blo y, por con­si­guien­te, del mar­ca­do ca­rác­ter par­ti­ci­pa­ti­vo y de­mo­crá­ti­co de nuestro sis­te­ma po­lí­ti­co. Con­tra­rio a lo que ex­po­nen los enemi­gos de la Re­vo­lu­ción, Cu­ba ha da­do una vez más mues­tra de que las de­ci­sio­nes fun­da­men­ta­les y el con­sen­so en torno a los te­mas que de­fi­nen la vi­da de la na­ción se cons­tru­yen con el apor­te de­ci­si­vo de to­dos. Ha­bría que de­cir­les a nues­tros de­trac­to­res que se arries­guen a ha­cer en sus paí­ses un pro­ce­so de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas al que es­ta­mos desa­rro­llan­do. En fe­cha tan en­tra­ña­ble co­mo el 24 de fe­bre­ro, a 124 años del reini­cio de la con­tien­da in­de­pen­den­tis­ta di­ri­gi­da por el Hé­roe Na­cio­nal Jo­sé Mar­tí, los cu­ba­nos de es­tos tiem­pos, fie­les a las tra­di­cio­nes de lu­chas, acu­di­re­mos a las ur­nas a apro­bar la Cons­ti­tu­ción, co­mo ex­pre­sión de fir­me­za, leal­tad al le­ga­do del Co­man­dan­te en Je­fe de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, el com­pa­ñe­ro Fi­del Cas­tro, y di­re­mos con nuestro vo­to: Sí a la Re­vo­lu­ción, a la so­be­ra­nía e in­de­pen­den­cia de la Pa­tria, a la uni­dad. Sí por el so­cia­lis­mo y por el com­pro­mi­so con los hé­roes y már­ti­res en los más de 150 años de lu­chas por la li­ber­tad. Que­ri­das com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros: Ha si­do in­ten­so y fruc­tí­fe­ro el de­ba­te en las 10 co­mi­sio­nes de tra­ba­jo de es­ta Asam­blea. Ade­más del tex­to cons­ti­tu­cio­nal, he­mos dis­cu­ti­do en ple­na­rio dos te­mas prio­ri­ta­rios: el cum­pli­mien­to del plan y el pre­su­pues­to en el pre­sen­te año y sus pro­pues­tas pa­ra el 2019. Con un dis­cre­to cre­ci­mien­to del Pro­duc­to In­terno Bru­to del 1,2% —que no por li­mi­ta­do de­ja de ser alen­ta­dor, en me­dio de tan­tos fac­to­res ad­ver­sos— el com­por­ta­mien­to de la eco­no­mía cie­rra en signo po­si­ti­vo. Pa­ra que no se sub­es­ti­me, me per­mi­to re­se­ñar al­gu­nas de­ci­sio­nes fa­vo­re­ci­das por ese dis­cre­to, pero real cre­ci­mien­to: En no­viem­bre del pre­sen­te año se pu­so en vi­gor el in­cre­men­to de las pen­sio­nes mí­ni­mas a los ju­bi­la­dos, pa­san­do de 200 a 242 pe­sos pa­ra ca­si 300 000 per­so­nas. Se in­cre­men­ta­ron ade­más en 70 pe­sos to­das las pres­ta­cio­nes mo­ne­ta­rias a re­ci­bir a tra­vés de la asis­ten­cia so­cial, en be­ne­fi­cio de 99 000 nú­cleos fa­mi­lia­res. Es­tos in­cre­men­tos, que tie­nen un cos­to anual pa­ra el Pre­su­pues­to del Es­ta­do de 224 mi­llo­nes de pe­sos, es­tán di­ri­gi­dos a me­jo­rar mo­des­ta­men­te el in­gre­so de las per­so­nas y nú­cleos fa­mi­lia­res de me­nor po­der ad­qui­si­ti­vo y son un an­ti­ci­po par­cial de las me­di­das que se adop­ta­rán pa­ra or­de­nar la si­tua­ción de los sa­la­rios, pen­sio­nes, pres­ta­cio­nes de la asis­ten­cia so­cial, sub­si­dios y gra­tui­da­des. Uno de los sec­to­res que más apor­ta es el de las co­mu­ni­ca­cio­nes, gra­cias al

Nos he­mos acer­ca­do más a las preo­cu­pa­cio­nes y de­man­das de nues­tra gen­te, ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de la Re­vo­lu­ción del que siem­pre han in­ten­ta­do dis­traer­nos los ad­ver­sa­rios La ce­le­bra­ción del Re­fe­ren­do el 24 de fe­bre­ro del ve­ni­de­ro año, es una ge­nui­na y ex­cep­cio­nal de­mos­tra­ción del ejer­ci­cio del po­der por el pue­blo

cre­ci­mien­to de la co­nec­ti­vi­dad y el ac­ce­so a In­ter­net en en­ti­da­des es­ta­ta­les, así co­mo en los ser­vi­cios de­man­da­dos por la po­bla­ción con el au­men­to de 700 000 lí­neas mó­vi­les, pa­ra un to­tal de 5 300 000 en ser­vi­cio. Los pun­tos de ac­ce­so pú­bli­co me­dian­te wi­fi tam­bién cre­cen en más de 300 y los ho­ga­res co­nec­ta­dos a In­ter­net ya su­man 60 000. Las afectaciones ma­yo­res al Pro­duc­to In­terno Bru­to se con­cen­tra­ron en la in­dus­tria azu­ca­re­ra y, más li­ge­ra­men­te, en el sec­tor de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría. No obs­tan­te, es jus­to re­sal­tar el in­cre­men­to de la pro­duc­ción de arroz y fri­jo­les que nos per­mi­ten sus­ti­tuir im­por­ta­cio­nes. A pe­sar del im­pac­to del hu­ra­cán Irma, que afec­tó se­ve­ra­men­te la co­mer­cia­li­za­ción del des­tino Cu­ba en la tem­po­ra­da al­ta 2017-2018, y las me­di­das adop­ta­das por el Go­bierno nor­te­ame­ri­cano pa­ra obs­ta­cu­li­zar los via­jes a nuestro país, el tu­ris­mo ter­mi­na­rá el pre­sen­te año cre­cien­do y con un nue­vo ré­cord de vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les. No me­nos re­le­van­te es el he­cho de que en me­dio de tan­tos fac­to­res ad­ver­sos se han ga­ran­ti­za­do los ser­vi­cios so­cia­les a la po­bla­ción en Edu­ca­ción, Sa­lud, Cul­tu­ra y Deportes. Se pre­vé que el año 2018 cie­rre con una ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til de 4, si­mi­lar a la del año an­te­rior, que es la más ba­ja de la his­to­ria. Un pro­gra­ma que tu­vo un sig­ni­fi­ca­ti­vo im­pul­so fue el de la vi­vien­da, lo que per­mi­tió ter­mi­nar la eje­cu­ción de más de 29 000 vi­vien­das por el plan es­ta­tal, al tiem­po que por es­fuer­zo pro­pio de la po­bla­ción se al­can­za­rán cer­ca de 11 000. A es­te em­pe­ño con­tri­bui­rá la po­lí­ti­ca de la vi­vien­da que re­cien­te­men­te fue apro­ba­da por el Con­se­jo de Mi­nis­tros e in­for­ma­da a los dipu­tados en es­ta se­sión del Par­la­men­to. Pa­ra el año pró­xi­mo se pre­vén ni­ve­les si­mi­la­res de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía, el 1,5% del Pro­duc­to In­terno Bru­to, con una re­cu­pe­ra­ción de la in­dus­tria azu­ca­re­ra, e in­cre­men­tos de la ac­ti­vi­dad en otros sec­to­res co­mo la cons­truc­ción, el trans­por­te y las co­mu­ni­ca­cio­nes. Pero es­tos cre­ci­mien­tos, si bien re­fle­jan el avan­ce del país en de­ter­mi­na­dos sec­to­res, no per­mi­ten al­can­zar los ni­ve­les de desa­rro­llo que se re­quie­ren pa­ra sa­tis­fa­cer las siem­pre cre­cien­tes ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción. Por eso se han de­fi­ni­do, den­tro del Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial pa­ra el 2030, un gru­po de ob­je­ti­vos a los que de­be en­ca­mi­nar­se el desem­pe­ño de la eco­no­mía pa­ra el pe­río­do 2019-2021. Den­tro de es­tos re­sul­ta­rá vi­tal el in­cre­men­to de los in­gre­sos por ex­por­ta­cio­nes y de las ca­pa­ci­da­des pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción na­cio­nal, a tra­vés de un pro­ce­so in­ver­sio­nis­ta que re­quie­re más efi­cien­cia. Las for­mas no es­ta­ta­les de ges­tión apor­ta­ron al Pre­su­pues­to del Es­ta­do el 12% de los in­gre­sos to­ta­les en 2018, los cua­les tam­bién de­ben cre­cer li­ge­ra­men­te el pró­xi­mo año. Los ca­si 600 000 tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia apor­tan el 5% de los in­gre­sos del Pre­su­pues­to. Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros: El país con­ti­núa su­frien­do una ten­sa si­tua­ción en las fi­nan­zas ex­ter­nas de­bi­do al no cum­pli­mien­to de los in­gre­sos pla­ni­fi­ca­dos por ex­por­ta­cio­nes, el tu­ris­mo y la pro­duc­ción azu­ca­re­ra, a lo que se su­man los da­ños oca­sio­na­dos por una pro­lon­ga­da se­quía, se­gui­da por los des­tro­zos del hu­ra­cán Irma y pos­te­rior­men­te la ocu­rren­cia de in­ten­sas llu­vias,

Las for­mas no es­ta­ta­les de ges­tión apor­ta­ron al Pre­su­pues­to del Es­ta­do el 12% de los in­gre­sos to­ta­les en 2018

to­do lo cual ha con­di­cio­na­do afectaciones en los arri­bos de ma­te­rias pri­mas, equi­pos e in­su­mos. So­lo gra­cias a me­di­das adi­cio­na­les de con­trol en los prin­ci­pa­les ase­gu­ra­mien­tos fi­nan­cie­ros del plan 2018, en­ca­mi­na­das a tra­ba­jar con ma­yor pre­ci­sión las de­ci­sio­nes en ma­te­ria de im­por­ta­cio­nes y otros gas­tos en di­vi­sas en el se­gun­do se­mes­tre, se lo­gró el cre­ci­mien­to con un sal­do po­si­ti­vo en la ba­lan­za co­mer­cial y en la cuen­ta co­rrien­te. He­mos ex­pre­sa­do que la ba­ta­lla eco­nó­mi­ca si­gue sien­do la ta­rea fun­da­men­tal y tam­bién la más com­ple­ja. Es esa la ta­rea que más exi­ge hoy de to­dos no­so­tros, por­que es de la que más es­pe­ra nuestro pue­blo. El con­tex­to que he­mos des­cri­to de­man­da una pla­ni­fi­ca­ción mo­vi­li­za­do­ra, di­ri­gi­da a im­pe­dir que la bu­ro­cra­cia in­mo­vi­li­ce el desem­pe­ño de los prin­ci­pa­les ac­to­res eco­nó­mi­cos. Se im­po­ne re­for­zar nues­tras es­truc­tu­ras y equi­pos de di­rec­ción y ges­tión eco­nó­mi­ca con los apor­tes de es­pe­cia­lis­tas y ex­per­tos de las Cien­cias Eco­nó­mi­cas en par­ti­cu­lar y de otras en ge­ne­ral. No po­de­mos can­sar­nos de oír a los que sa­ben, va­lo­rar sus pro­pues­tas y ar­ti­cu­lar­las con lo que nos pro­po­ne­mos lo­grar. Ne­ce­si­ta­mos una ac­ti­tud más proac­ti­va, in­te­li­gen­te y con­cre­ta de los di­ri­gen­tes im­pul­san­do —no tra­ban­do ni de­mo­ran­do— so­lu­cio­nes se­gu­ras y par­ti­cu­la­res a los pro­ble­mas, con la bús­que­da con­ti­nua e in­ten­sa de res­pues­tas ági­les y efi­cien­tes.

La ba­ta­lla eco­nó­mi­ca si­gue sien­do la ta­rea fun­da­men­tal y tam­bién la más com­ple­ja

Es me­nes­ter ser más cohe­ren­tes con la Con­cep­tua­li­za­ción del Mo­de­lo Eco­nó­mi­co y So­cial y más sis­te­má­ti­cos y pre­ci­sos en la im­ple­men­ta­ción de los Li­nea­mien­tos de la Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y So­cial de la Re­vo­lu­ción, apro­ba­dos por nuestro Par­ti­do. Es ho­ra de ac­tuar sin dog­mas y con rea­lis­mo, aten­dien­do las prio­ri­da­des, fa­ci­li­tan­do el real for­ta­le­ci­mien­to de la em­pre­sa es­ta­tal y su en­ca­de­na­mien­to productivo con la in­ver­sión ex­tran­je­ra, las em­pre­sas mix­tas y el sec­tor no es­ta­tal de la eco­no­mía. De­be­mos, igual­men­te, or­de­nar la ac­ti­vi­dad del sec­tor pri­va­do de la eco­no­mía, pero sin tra­bar o fre­nar su desem­pe­ño, es­ti­mu­lan­do las me­jo­res prác­ti­cas has­ta lo­grar que quie­nes la ejer­cen se apar­ten de la ile­ga­li­dad. El re­to es in­te­grar a to­dos los ac­to­res, for­mas de pro­pie­dad y de ges­tión pre­sen­tes en nuestro en­torno eco­nó­mi­co so­cial, a la ba­ta­lla por la eco­no­mía que, rei­te­ro, es hoy la ba­ta­lla fun­da­men­tal. Co­mo nos lo di­cen los re­sul­ta­dos del año, es im­pe­ra­ti­vo im­pul­sar la in­ver­sión ex­tran­je­ra, fo­men­tar un am­bien­te de con­fian­za y se­gu­ri­dad pa­ra los in­ver­sio­nis­tas, ex­por­tar más, de­fen­der los in­gre­sos, ce­rrar el ci­clo de las ex­por­ta­cio­nes con el co­bro opor­tuno; cum­plir con lo se­ña­la­do por el Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro, en re­pe­ti­das oca­sio­nes, de no gas­tar más de lo que in­gre­se­mos y no asu­mir com­pro­mi­sos que no po­de­mos hon­rar. Asi­mis­mo, de­te­ner y so­lu­cio­nar la ca­de­na de im­pa­gos. In­ver­tir con efi­cien­cia y ha­cer cum­plir lo pre­vis­to en los es­tu­dios de fac­ti­bi­li­dad tras la pues­ta en mar­cha de las in­ver­sio­nes, es tan im­por­tan­te co­mo dar­le to­da la aten­ción po­si­ble a su eje­cu­ción, ga­ran­ti­zan­do los su­mi­nis­tros y la fuer­za de tra­ba­jo opor­tu­na­men­te, evi­tan­do las sor­pre­sas y la im­pro­vi­sa­ción. Al mis­mo tiem­po de­be­mos co­no­cer y ma­ne­jar to­das las po­si­bi­li­da­des de fi­nan­cia­mien­to, usar más efi­cien­te­men­te los cré­di­tos y ser res­pon­sa­bles con sus pa­gos. Apro­ve­char efi­cien­te­men­te los va­lio­sos re­cur­sos hu­ma­nos y la fuer­za de tra­ba­jo ca­li­fi­ca­da y cien­tí­fi­ca que nos he­mos da­do con la gran obra edu­ca­ti­va de la Re­vo­lu­ción; de­fen­der la pro­duc­ción na­cio­nal, mo­vi­li­zar to­das nues­tras po­ten­cia­li­da­des pa­ra pro­du­cir más y con efi­cien­cia, es lo úni­co que nos per­mi­ti­rá cre­cer, por en­ci­ma de las afectaciones cli­má­ti­cas y la ten­sión fi­nan­cie­ra. De­be­mos igual­men­te, im­pe­dir los gas­tos su­per­fluos en la ac­ti­vi­dad del Go­bierno, lo­grar un real con­trol de los re­cur­sos y apro­ve­char las ex­pe­rien­cias de otras na­cio­nes so­cia­lis­tas co­mo Chi­na, Viet­nam y Laos. La ges­tión gu­ber­na­men­tal se de­be orien­tar con ma­yor ím­pe­tu a la exi­gen­cia de la ca­li­dad en los ser­vi­cios y a evi­tar que sus in­su­fi­cien­cias pro­vo­quen mo­les­tias e irri­ta­ción a la po­bla­ción. Ja­más ol­vi­dar que co­mo ser­vi­do­res pú­bli­cos, nuestro ma­yor ob­je­ti­vo es el bie­nes­tar del pue­blo. Abor­dar la ac­tual co­yun­tu­ra de ma­ne­ra rea­lis­ta y ob­je­ti­va es lo que nos per­mi­te definir un plan de la eco­no­mía pa­ra el año 2019 sus­ten­ta­ble, afin­ca­do so­bre ba­ses só­li­das que pro­pi­cien, pe­se a las di­fi­cul­ta­des, el desa­rro­llo en las ac­ti­vi­da­des prio­ri­ta­rias pa­ra el cre­ci­mien­to y con­tri­bu­yan al res­ta­ble­ci­mien­to pau­la­tino de la cre­di­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de la na­ción. Com­pa­trio­tas: 2019 se­rá un año de or­de­na­mien­to. El plan es­ta­rá en fun­ción de los in­gre­sos en di­vi­sas del país y su co­bro, pa­gan­do más deu­das que cré­di­tos a ob­te­ner y cum­plien­do con la ma­yor pun­tua­li­dad po­si­ble el pa­go de los com­pro­mi­sos.

Los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia no son enemi­gos de la Re­vo­lu­ción, son re­sul­ta­do del pro­ce­so de ac­tua­li­za­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co

No hay otra ma­ne­ra de ha­cer el plan; de lo con­tra­rio, se­ría pro­po­ner al­go que no se cum­pli­rá y que se ha­ría in­ma­ne­ja­ble. De­bo en­fa­ti­zar que lo pre­vis­to en es­te plan es lo mí­ni­mo a al­can­zar. Hay que ge­ne­rar ri­que­za pa­ra te­ner más. Su eje­cu­ción de­be ser apo­ya­da por una ade­cua­da ad­mi­nis­tra­ción del pre­su­pues­to, en el cual de­be­mos po­ten­ciar to­das las po­si­bi­li­da­des de in­gre­sos, la dis­mi­nu­ción de los gas­tos pre­su­pues­ta­rios en el sec­tor em­pre­sa­rial y la ma­yor dis­mi­nu­ción po­si­ble del déficit del pre­su­pues­to. Lo­grar los ob­je­ti­vos pro­pues­tos de­man­da un pro­fun­do pro­ce­so de dis­cu­sión del plan, un ele­va­do ni­vel de con­trol e in­vo­lu­crar a to­dos pa­ra de­fen­der­lo en­tre to­dos. La zafra, ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca im­por­tan­te no so­lo por la pro­duc­ción de azú­car, sino por su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar in­gre­sos lí­qui­dos, su apor­te a la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca a par­tir de bio­ma­sa, la pro­duc­ción de ali­men­to ani­mal y de de­ri­va­dos, se ha ini­cia­do so­bre­cum­plien­do los in­di­ca­do­res prin­ci­pa­les. Aho­ra lo im­por­tan­te es no de­jar acu­mu­lar pro­ble­mas que aten­ten con­tra el buen desem­pe­ño en lo que que­da de con­tien­da. Co­mo par­te del pro­ce­so de in­for­ma­ti­za­ción de la so­cie­dad, avan­za la di­gi­ta­li­za­ción de la te­le­vi­sión y se abrió el ser­vi­cio de In­ter­net en los mó­vi­les, una nue­va po­si­bi­li­dad pa­ra los ciu­da­da­nos y una cla­ra ex­pre­sión de la vo­lun­tad po­lí­ti­ca del Go­bierno de lle­var ade­lan­te ese pro­gra­ma con nues­tros pro­pios es­fuer­zos y ta­len­to, sin es­pa­cio pa­ra la in­je­ren­cia que al­gu­nos dis­fra­zan en per­ver­sas ofer­tas y pla­nes co­lo­ni­za­do­res. Con­ti­núan las in­ver­sio­nes en par­ques eó­li­cos y fo­to­vol­tai­cos, mien­tras se ini­cian las re­la­cio­na­das con la ge­ne­ra­ción a par­tir de bio­ma­sa en bio­eléc­tri­cas, apo­yan­do la pro­yec­ción de cam­bio de la ma­triz ener­gé­ti­ca y el in­cre­men­to en el uso de las fuen­tes re­no­va­bles de ener­gía. Con el pro­pó­si­to de de­ba­tir con am­pli­tud las pro­yec­cio­nes de desa­rro­llo del país, he­mos con­si­de­ra­do con­ve­nien­te con­vo­car en el pri­mer tri­mes­tre del pró­xi­mo año una se­sión ex­tra­or­di­na­ria de la Asam­blea Na­cio­nal que de­di­ca­re­mos al análisis del Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial has­ta el 2030, en sus tres eta­pas, y el in­for­me so­bre el es­ta­do de la im­ple­men­ta­ción de los Li­nea­mien­tos de la Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y So­cial del Par­ti­do y la Re­vo­lu­ción. Por otra par­te, re­cien­te­men­te han en­tra­do en vi­gor me­di­das re­la­cio­na­das con la ac­ti­vi­dad del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia. La ma­yor par­te de la po­bla­ción las acep­ta y con­si­de­ra que son ne­ce­sa­rias pa­ra la or­ga­ni­za­ción y con­trol de es­te pro­ce­so. Al res­pec­to, quie­ro pre­ci­sar nuestro pun­to de vis­ta so­bre es­ta ac­ti­vi­dad. Los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia no son enemi­gos de la Re­vo­lu­ción, son re­sul­ta­do del pro­ce­so de ac­tua­li­za­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co, han re­suel­to pro­ble­mas que re­car­ga­ban al Es­ta­do y pa­ra los cua­les en oca­sio­nes re­sul­ta­ba in­efi­cien­te. Ellos han ido res­ca­tan­do ofi­cios que la vi­da pro­bó que son ne­ce­sa­rios. Al sec­tor no es­ta­tal lo he­mos re­co­no­ci­do co­mo un com­ple­men­to de la eco­no­mía y no exis­te in­ten­ción al­gu­na de evi­tar que pue­dan pros­pe­rar, pero su fun­cio­na­mien­to tie­ne que ser den­tro de la le­ga­li­dad. Co­no­ce­mos que contamos con la ma­yor par­te de ellos pa­ra im­pul­sar y di­na­mi­zar la eco­no­mía. Hay que bo­rrar de al­gu­nas men­tes los pre­jui­cios ha­cia su la­bor, que nos ha­cen tan­to da­ño co­mo aque­llos ins­pec­to­res que lle­gan a co­rrom­per­se, y ge­ne­ran des­con­fian­za e in­se­gu­ri­dad. Pa­ra su ade­cua­do ejer­ci­cio, nos co­rres­pon­de crear con­di­cio­nes que pro­pi­cien el cum­pli­mien­to de las nue­vas nor­mas y apor­ten al real or­de­na­mien­to de la ac­ti­vi­dad. Los fun­cio­na­rios en­car­ga­dos de ve­lar por la apli­ca­ción de las mis­mas de­ben ac­tuar con éti­ca, ri­gor y jus­te­za y bo­rrar la ma­la ima­gen que pro­vo­can las con­duc­tas co­rrup­tas de al­gu­nos. No des­co­no­ce­mos tam­po­co, que tra­ba­ja­do­res pri­va­dos de al­gu­nas mo­da­li­da­des han ex­pre­sa­do in­con­for­mi­dad con es­tas re­gu­la­cio­nes, pero no des­de una pers­pec­ti­va de coope­ra­ción con la po­bla­ción, sino por­que es­tán en con­tra de un or­den que pon­ga co­to al en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, lo cual no se­rá per­mi­ti­do. Sa­be­mos que per­sis­ten in­ten­tos pa­ra con­ver­tir al sec­tor no es­ta­tal en un enemi­go del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio, pero no lo­gra­rán des­unir­nos. Pa­ra eso contamos con el com­pro­mi­so de nues­tros tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia y de las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les. Dipu­tadas y dipu­tados: Es pre­ci­so es­cla­re­cer tam­bién que hay quie­nes in­ten­tan ter­gi­ver­sar el al­can­ce y los ob­je­ti­vos del De­cre­to 349, aso­cián­do­lo a un ins­tru­men­to pa­ra ejer­cer cen­su­ra ar­tís­ti­ca. Ha­blo de en­tes aje­nos a la Cul­tu­ra, a los que nun­ca les ha preo­cu­pa­do y han per­ma­ne­ci­do en si­len­cio an­te la pro­li­fe­ra­ción de la ba­na­li­dad, la vul­ga­ri­dad, la vio­len­cia, la gro­se­ría, la dis­cri­mi­na­ción de la mu­jer, el se­xis­mo y el ra­cis­mo pre­sen­te en las más va­ria­das ex­pre­sio­nes que, aten­tan­do con­tra la po­lí­ti­ca cul­tu­ral de la Re­vo­lu­ción, se ex­hi­ben en es­pa­cios pú­bli­cos es­ta­ta­les y pri­va­dos, al­gu­nos de es­tos ni si­quie­ra le­gal­men­te re­co­no­ci­dos. Sa­be­mos muy bien de dón­de pro­vie­nen las ins­truc­cio­nes, con el ob­je­ti­vo de con­fun­dir, di­vi­dir, des­ani­mar y des­mo­vi­li­zar. Es evi­den­te que el ci­ta­do De­cre­to, por su im­por­tan­cia, de­bió ser más dis­cu­ti­do y me­jor ex­pli­ca­do. Ello se po­ne de ma­ni­fies­to en las opi­nio­nes de gran­des de nues­tra Cul­tu­ra, que sí tie­nen una obra pro­ba­da y com­pro­me­ti­da. A ellos los con­vo­co a acom­pa­ñar­nos en la ta­rea de ha­cer aho­ra lo que de­bi­mos ha­ber he­cho an­tes. En esos apren­di­za­jes im­pres­cin­di­bles, po­de­mos en­con­trar jun­tos, des­de el diá­lo­go sin­ce­ro, el mo­do de im­ple­men­tar es­ta nor­ma, por­que obe­de­ció a una ne­ce­si­dad y a una de­man­da de los pro­pios ar­tis­tas, de im­pe­dir que si­ga pro­li­fe­ran­do el irres­pe­to a la po­lí­ti­ca cul­tu­ral con pro­duc­cio­nes seu­do­ar­tís­ti­cas que dan una ima­gen del país que no so­mos, ni he­mos si­do nun­ca, ni de­be­mos ser ja­más. Pue­do ase­gu­rar que di­cho De­cre­to tie­ne un so­lo ob­je­ti­vo: pro­te­ger la cul­tu­ra na­cio­nal de los fal­sos ar­tis­tas, del in­tru­sis­mo pro­fe­sio­nal y de la seu­do­cul­tu­ra ge­ne­ra­do­ra de an­ti­va­lo­res, te­mas de­nun­cia­dos en múl­ti­ples es­pa­cios por nues­tros crea­do­res, es­cri­to­res y ar­tis­tas. La crea­ción ar­tís­ti­ca en Cu­ba es li­bre y lo se­gui­rá sien­do, tal co­mo se pos­tu­la en la Cons­ti­tu­ción y las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de apli­car di­cha nor­ma con to­tal ape­go a es­tos pro­pó­si­tos. Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros: Los te­mas de­ba­ti­dos en es­ta Asam­blea re­quie­ren de una aten­ción prio­ri­za­da del Con­se­jo de Mi­nis­tros. En tal sen­ti­do es­ta­mos desa­rro­llan­do un sis­te­ma de tra­ba­jo ba­sa­do en el in­ter­cam­bio con el pue­blo, la vi­si­ta a los territorios y co­mu­ni­da­des, el víncu­lo con los co­lec­ti­vos que pro­ta­go­ni­zan los pro­gra­mas de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial. Has­ta ellos lle­ga­mos pa­ra es­cu­char, ar­gu­men­tar, acla­rar, des­tra­bar y so­lu­cio­nar pro­ble­mas; aten­der que­jas, in­com­pren­sio­nes y desa­cier­tos. Nos in­tere­sa pro­mo­ver la ren­di­ción de cuen­ta de los que di­ri­gi­mos, fa­vo­re­cien­do la co­mu­ni­ca­ción en di­rec­to con el pue­blo, a tra­vés de los me­dios de pren­sa y en las re­des so­cia­les, sis­te­má­ti­ca­men­te. Que­re­mos abrir ca­mi­nos pa­ra que la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca ten­ga es­pa­cio en ca­da pro­ce­so y apor­te in­no­va­ción y ne­ce­si­ta­mos im­pul­sar la in­for­ma­ti­za­ción de la so­cie­dad. Sis­te­ma­ti­za­mos el se­gui­mien­to y ase­gu­ra­mien­to a los pro­gra­mas de desa­rro­llo, fo­men­tan­do un es­ti­lo de di­rec­ción y con­duc­ción co­lec­ti­va y de­fen­dien­do con dis­ci­pli­na y com­pro­mi­so las orien­ta­cio­nes de nuestro Par­ti­do. He­mos con­vo­ca­do y pro­se­gui­mos una ba­ta­lla éti­ca con­tra la co­rrup­ción, las ile­ga­li­da­des, las adic­cio­nes y la in­dis­ci­pli­na so­cial, ma­ni­fes­ta­cio­nes que son an­ta­gó­ni­cas e in­com­pa­ti­bles con nuestro pre­sen­te y fu­tu­ro. Lo rea­li­za­do es aún in­su­fi­cien­te y lo al­can­za­do es na­da con res­pec­to a nues­tros pro­pó­si­tos co­mo Go­bierno de la Re­vo­lu­ción, pero que­re­mos agra­de­cer el apo­yo y la com­pren­sión de las cu­ba­nas y cu­ba­nos que ha­bi­tan nues­tra geo­gra­fía. A ellos nos de­be­mos. Hay mu­chas in­te­rro­gan­tes que aten­der y res­pon­der. Les da­re­mos re­pues­tas a to­das cuan­tas sea po­si­ble y pa­ra aque­llas que por el mo­men­to no las ten­gan, no ce­sa­re­mos en el em­pe­ño de en­con­trar­las. Cu­ba­nas y cu­ba­nos: El año 2018 ha si­do in­ten­so en me­dio de un con­tex­to in­ter­na­cio­nal com­ple­jo por el acre­cen­ta­mien­to del he­ge­mo­nis­mo im­pe­rial que mu­ti­la el mul­ti­la­te­ra­lis­mo en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, nues­tra Pa­tria Gran­de no es aje­na a es­tos in­flu­jos. Cu­ba es acu­sa­da por el im­pe­rio de ser la cau­san­te de lo que con­si­de­ran “los gran­des ma­les de la re­gión”. El blo­queo se re­cru­de­ce y se in­ten­si­fi­ca la per­se­cu­ción fi­nan­cie­ra pa­ra obs­ta­cu­li­zar el desa­rro­llo del país.

El blo­queo se re­cru­de­ce y se in­ten­si­fi­ca la per­se­cu­ción fi­nan­cie­ra pa­ra obs­ta­cu­li­zar el desa­rro­llo del país

El re­sul­ta­do al­can­za­do el pa­sa­do 1ro. de no­viem­bre en diez vo­ta­cio­nes su­ce­si­vas de la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das de­mos­tró el abru­ma­dor apo­yo con que cuen­ta Cu­ba en su lu­cha con­tra el blo­queo, una po­lí­ti­ca agre­si­va, anacró­ni­ca, fra­ca­sa­da, que cau­sa enor­mes da­ños al pue­blo cu­bano, cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal obs­tácu­lo a nuestro desa­rro­llo y es una vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos. Mu­cho agra­de­ce­mos a to­dos los go­bier­nos que con­tri­bu­ye­ron al re­cla­mo de po­ner­le fin. Ese mis­mo día, el Ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de los Es­ta­dos Uni­dos, con len­gua­je ex­tre­ma­da­men­te agre­si­vo e irres­pe­tuo­so, anun­ció en Mia­mi nue­vas me­di­das que re­fuer­zan el blo­queo, las que jun­to a otros he­chos y ame­na­zas, au­gu­ran que su Go­bierno avan­za ha­cia un cur­so de con­fron­ta­ción con Cu­ba. El im­pe­ria­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se ha reite­ra­do la vi­gen­cia de la Doc­tri­na Mon­roe y arre­me­te con­tra los go­bier­nos y pro­ce­sos pro­gre­sis­tas, in­ten­ta re­ver­tir los avan­ces con­se­gui­dos en ma­te­ria de in­te­gra­ción y de jus­ti­cia so­cial en la re­gión; rea­li­za una sis­te­má­ti­ca y enor­me ope­ra­ción de ma­ni­pu­la­ción co­mu­ni­ca­cio­nal y cul­tu­ral; y per­si­gue y cri­mi­na­li­za a fuer­zas po­lí­ti­cas y lí­de­res de iz­quier­da, mo­vi­mien­tos po­pu­la­res y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les con el ob­je­ti­vo

Nues­tros pro­fe­sio­na­les de la sa­lud son el pa­ra­dig­ma que se opo­ne a los egoís­mos y la mer­can­ti­li­za­ción de los ser­vi­cios mé­di­cos Va­mos a sa­lir ade­lan­te. Y va­mos a se­guir ven­cien­do. A eso nos en­se­ña­ron los pa­dres de la na­ción

de im­po­ner el neo­li­be­ra­lis­mo. In­ten­ta des­truir, asi­mis­mo, los me­ca­nis­mos de coope­ra­ción y con­cer­ta­ción ge­nui­na­men­te la­ti­noa­me­ri­ca­nos y ca­ri­be­ños, co­mo la Ce­lac y Una­sur. Pero los pue­blos no se do­ble­gan ni aban­do­nan la lu­cha co­mo se de­mos­tró en el am­plio y uni­ta­rio XXIV En­cuen­tro del Fo­ro de Sao Pau­lo, ce­le­bra­do en es­ta ciu­dad en el pa­sa­do mes de ju­lio. Ex­pre­so nues­tra pro­fun­da gra­ti­tud a la Man­co­mu­ni­dad del Ca­ri­be por su alen­ta­do­ra De­cla­ra­ción de So­li­da­ri­dad del 8 de di­ciem­bre de 2018, en ho­nor a la ce­le­bra­ción del Día Ca­ri­com-Cu­ba. La De­cla­ra­ción de la XVI Cum­bre de la Alian­za Bo­li­va­ria­na de los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca, AL­BA-TCP, ce­le­bra­da en La Habana el pa­sa­do 14 de di­ciem­bre, abor­dó es­tos te­mas, se pro­nun­ció por ac­tuar con de­ter­mi­na­ción en la mo­vi­li­za­ción e in­dis­pen­sa­ble uni­dad de las fuer­zas re­vo­lu­cio­na­rias, pro­gre­sis­tas y po­pu­la­res y ex­pre­só pleno res­pal­do y so­li­da­ri­dad a la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la y a la Re­pú­bli­ca de Ni­ca­ra­gua fren­te a la hos­ti­li­dad im­pe­ria­lis­ta y oli­gár­qui­ca. En Mé­xi­co el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ob­tu­vo una his­tó­ri­ca vic­to­ria que des­pier­ta gran sim­pa­tía. A él y al fra­terno pue­blo me­xi­cano, agra­dez­co la afec­tuo­sa hos­pi­ta­li­dad con que fui­mos aco­gi­dos en su to­ma de po­se­sión. En Bra­sil, las inacep­ta­bles con­di­cio­nes y ca­lum­nias reite­ra­das por el Pre­si­den­te elec­to de ese país pa­ra li­qui­dar el Pro­gra­ma Más Mé­di­cos, vul­ne­ran­do los acuer­dos res­pec­ti­vos con la Or­ga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Sa­lud, nos han obli­ga­do, en de­fen­sa de la dig­ni­dad, al­truis­mo y re­co­no­ci­da pro­fe­sio­na­li­dad de nues­tros tra­ba­ja­do­res de la sa­lud, a po­ner fin a la par­ti­ci­pa­ción cu­ba­na, co­mo se ha in­for­ma­do de­ta­lla­da­men­te a nuestro pue­blo y a la opi­nión pú­bli­ca bra­si­le­ña e in­ter­na­cio­nal. To­dos los días lle­gan, des­de los más re­mo­tos rin­co­nes del gi­gan­te sud­ame­ri­cano, men­sa­jes de agra­de­ci­mien­to a nues­tros mé­di­cos y de re­cha­zo a la po­lí­ti­ca del nue­vo Pre­si­den­te que los arran­có de aque­llos pa­ra­jes a don­de so­lo ellos lle­ga­ron pa­ra sal­var vi­das. Co­mo Lu­la ex­pre­só en un men­sa­je a nuestro pue­blo: “La­men­to que el pre­jui­cio del nue­vo Go­bierno con­tra los cu­ba­nos ha­ya si­do más im­por­tan­te que la sa­lud de los bra­si­le­ños que vi­ven en las co­mu­ni­da­des más dis­tan­tes y ne­ce­si­ta­das”. La his­to­ria de­ja­rá cons­tan­cia del an­tes y el des­pués de nues­tra coope­ra­ción. En la cua­dra­gé­si­ma edi­ción del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal del Nue­vo Cine La­ti­noa­me­ri­cano de La Habana, una do­cu­men­ta­lis­ta bra­si­le­ña pu­so de pie a to­do el au­di­to­rio con so­lo men­cio­nar a nues­tros mé­di­cos. Me­dios de to­do el mun­do han vi­ra­do sus ojos a nues­tra co­la­bo­ra­ción mé­di­ca por pri­me­ra vez, a raíz del des­pro­pó­si­to del ul­tra­de­re­chis­ta Go­bierno bra­si­le­ño. Nues­tros pro­fe­sio­na­les de la sa­lud son el pa­ra­dig­ma que se opo­ne a los egoís­mos y la mer­can­ti­li­za­ción de los ser­vi­cios mé­di­cos. Ellos son Cu­ba y son el más her­mo­so mo­nu­men­to a la obra in­ter­na­cio­na­lis­ta, hu­ma­nis­ta, en de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos a es­ca­la uni­ver­sal, de Fi­del. En los úl­ti­mos me­ses, he­mos te­ni­do in­ten­sos y pro­ve­cho­sos in­ter­cam­bios bi­la­te­ra­les, en par­ti­cu­lar du­ran­te nues­tras vi­si­tas ofi­cia­les a la Fe­de­ra­ción de Ru­sia, la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Co­rea, la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, la Re­pú­bli­ca So­cia­lis­ta de Viet Nam y la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca Lao, cu­ya cá­li­da hos­pi­ta­li­dad agra­de­ce­mos y de las que se de­ri­va­ron im­por­tan­tes acuer­dos en cu­yo cum­pli­mien­to po­ne­mos to­dos nues­tros es­fuer­zos. Re­sul­ta­ron tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­vos los in­ter­cam­bios sos­te­ni­dos du­ran­te nues­tra pre­sen­cia en la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa y el Reino Uni­do. Ha si­do asi­mis­mo pro­ve­cho­sa la vi­si­ta a La Habana del Pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol Pe­dro Sán­chez. Fue par­ti­cu­lar­men­te emo­ti­va la con­me­mo­ra­ción jun­to a las her­ma­nas na­cio­nes afri­ca­nas del cen­te­na­rio del na­ta­li­cio de Nel­son Man­de­la y del tri­gé­si­mo aniver­sa­rio de la ba­ta­lla de Cui­to Cua­na­va­le con­tra el ré­gi­men del apart­heid. Que­ri­dos Com­pa­trio­tas: ¡Qué tre­men­do año es­ta­mos des­pi­dien­do! Si so­lo aten­dié­ra­mos a los sím­bo­los, bas­ta­ría con los 150 años de pe­lea fe­roz por nues­tra in­de­pen­den­cia que mar­ca el 2018 y los 60 años de com­ba­te, re­sis­ten­cia y crea­ti­vi­dad que se cum­plen del triun­fo de­fi­ni­ti­vo, al pri­mer mi­nu­to de 2019. Tran­si­ta­mos de uno al otro em­pu­ja­dos por la im­po­nen­te ha­za­ña de los que se lan­za­ron a la ma­ni­gua, a ve­ces sin más ar­mas que la ver­güen­za y en­fren­ta­ron ham­bre y es­ca­se­ces sin lí­mi­te por ha­cer­nos li­bres. Hom­bres y mu­je­res de pro­pie­da­des y ri­que­zas he­re­da­das, que re­nun­cia­ron a ellas pa­ra crear una na­ción nue­va. Es­te año, un mu­seo lo­cal de la an­ti­gua me­tró­po­li, nos ha pres­ta­do una si­lla que per­te­ne­ció a Ma­ceo. De un tron­co de pal­ma se hi­zo el trono del más bravo de nues­tros Ge­ne­ra­les. No to­mó nin­gu­na ele­gan­te y mu­lli­da de los que en­ton­ces so­me­tían a su Pa­tria. Por eso la guar­da­ron co­mo trofeo de gue­rra los que, aun ma­tán­do­le, ja­más pu­die­ron ven­cer nues­tra vo­ca­ción li­ber­ta­ria. Exac­ta­men­te 60 años des­pués de la muer­te de Ma­ceo, en di­ciem­bre de 1956, Fi­del, Raúl y sus com­pa­ñe­ros del Gran­ma, re­to­ma­ron el es­pí­ri­tu de aquel gue­rre­ro y le­van­ta­ron cam­pa­men­to en las mon­ta­ñas. Tan crio­lla y so­be­ra­na co­mo la si­lla del Ti­tán de Bron­ce se­ría la Co­man­dan­cia re­bel­de. Tam­bién de ta­blas de pal­ma y te­cho de guano es la casa de Fi­del en La Plata, el si­tio ja­más con­quis­ta­do por el ejér­ci­to de la dic­ta­du­ra, cus­to­dia­do co­mo es­tu­vo y es­ta­rá siem­pre, por los hu­mil­des ha­bi­tan­tes de aque­llas tie­rras, por don­de co­rre so­no­ro y li­bre, el arro­yo de la Sie­rra. So­mos una na­ción mar­ca­da por afa­nes de in­de­pen­den­cia tan gran­des, que tam­bién nos sal­va­ron de las de­pen­den­cias egoís­tas a las po­se­sio­nes ma­te­ria­les, cuan­do el pre­cio de con­se­guir­las fue la li­ber­tad. Los sím­bo­los a los que hi­ce re­fe­ren­cia, esas se­ña­les y esen­cias que la His­to­ria nos de­ja, nos ha­blan de un país con ca­rác­ter, que su­po siem­pre que “la po­bre­za pa­sa, lo que no pa­sa es la des­hon­ra”, co­mo di­jo el Após­tol de la le­vi­ta gas­ta­da, que jun­tó di­ne­ro y vo­lun­ta­des pa­ra la Gue­rra Ne­ce­sa­ria, sin apro­piar­se ja­más de un cen­ta­vo. Ese ca­rác­ter, que nos vie­ne de los abue­los y de los pa­dres, que por la Pa­tria nos arran­ca has­ta lá­gri­mas, pero so­bre to­do nos lan­za al ga­lo­pe so­bre cuan­tos quie­ren da­ñar­la; no es, co­mo al­gu­nos creen, el li­bro de His­to­ria que la jo­ven ge­ne­ra­ción no sa­be leer. Sen­tir pa­sión y or­gu­llo por lo que so­mos al mis­mo tiem­po que im­pa­cien­cia y an­gus­tia por lo que no al­can­za­mos, más que en un su­fri­mien­to, con­vier­te el trán­si­to en­tre es­tos dos años en un ar­co de triun­fo, co­ro­na­do por to­do lo que he­mos en­tre­ga­do y la cer­te­za de que pe­lear es la vic­to­ria (Aplau­sos). Va­mos siem­pre por más. Y con to­das las ge­ne­ra­cio­nes vi­vas jun­tas, en ho­me­na­je a los que lo sa­cri­fi­ca­ron to­do por­que el ca­mino ha­cia la con­quis­ta de ese más, siem­pre pen­dien­te, es­tu­vie­ra cus­to­dia­do por la paz y la uni­dad de to­dos los cu­ba­nos. En nom­bre de una ge­ne­ra­ción or­gu­llo­sa de ser, no re­le­vo, sino con­ti­nui­dad, quie­ro ex­pre­sar­les el pro­fun­do com­pro­mi­so que nos mue­ve a pe­lear sin des­can­so por es­tar a la al­tu­ra de la his­to­ria, de nues­tros pró­ce­res y del pue­blo, in­se­pa­ra­bles en el sen­ti­mien­to y la fi­de­li­dad. Hoy he­mos ve­ni­do a ren­dir­les cuen­ta de nuestro tra­ba­jo y a com­pro­me­ter­nos a más: a im­pul­sar to­do lo que nos per­mi­ta sa­lir ade­lan­te y ven­cer, jun­to con las li­mi­ta­cio­nes pro­pias y fren­te a la gue­rra eco­nó­mi­ca, la per­se­cu­ción fi­nan­cie­ra y el blo­queo re­cru­de­ci­do. La ma­yor mo­ti­va­ción nos la brin­da el aniver­sa­rio 60 de la Re­vo­lu­ción, con sus im­bo­rra­bles lec­cio­nes de que es po­si­ble ven­cer to­dos los obs­tácu­los si el pue­blo nos acom­pa­ña. Se­rá, sin du­das, otro año de desafíos. Pero, co­mo de­cía Mar­tí ha­blan­do de El al­ma de la re­vo­lu­ción, y el de­ber de Cu­ba (...): “Na­da es­pe­ra el pue­blo cu­bano de la re­vo­lu­ción que la re­vo­lu­ción no pue­da dar­le”. Va­mos a sa­lir ade­lan­te. Y va­mos a se­guir ven­cien­do. A eso nos en­se­ña­ron los pa­dres de la na­ción. A eso nos con­vo­ca to­dos los días el pue­blo digno y he­roi­co de Cés­pe­des, Ma­ria­na, Ma­ceo, Gómez, Mar­tí, Me­lla, Villena, Hay­deé, Abel, Ce­lia, Frank, Vil­ma, Ca­mi­lo, Che, Al­mei­da, Fi­del, Raúl y sus com­pa­ñe­ros de lu­cha que nos hon­ran acom­pa­ñán­do­nos. El 24 de fe­bre­ro, en el Re­fe­ren­do pa­ra ra­ti­fi­car la Cons­ti­tu­ción, Cu­ba es­ta­rá to­can­do un pun­to cul­mi­nan­te de los 150 años que he­mos ce­le­bra­do y los 60 de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, la Re­vo­lu­ción de Fi­del y Raúl, que fes­te­ja­re­mos el pró­xi­mo 1ro. de enero. Di­re­mos sí y ven­ce­re­mos otra vez. Por­que So­mos Cu­ba. Fe­li­ci­da­des a to­do nuestro pue­blo por el nue­vo año. ¡Has­ta la vic­to­ria siem­pre! ¡Pa­tria o Muer­te! ¡Ven­ce­re­mos! (Ova­ción.)

| fo­to: Joa­quín Her­nán­dez Me­na

| fo­to: Es­tu­dios Re­vo­lu­ción

Fo­to: Abel Ro­jas Ba­ra­llo­bre

Fo­to: Abel Ro­jas Ba­ra­llo­bre

Fo­to: Abel Ro­jas Ba­ra­llo­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.