La nue­va Cons­ti­tu­ción sig­ni­fi­ca un pun­to de par­ti­da

Trabajadores - - ESPECIAL -

Pa­ra Ulises Gui­lar­te De Na­ci­mien­to, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTC, el pro­ce­so de con­for­ma­ción de la nue­va Cons­ti­tu­ción —re­cién apro­ba­da por la Asam­blea Na­cio­nal— ha sig­ni­fi­ca­do en el or­den per­so­nal una ex­tra­or­di­na­ria ex­pe­rien­cia.

“En pri­mer lu­gar, por ha­ber te­ni­do la po­si­bi­li­dad de es­tar cer­ca de la má­xi­ma di­rec­ción del país y co­no­cer vi­ven­cias so­bre la pro­pia con­duc­ción y avan­ces de la Re­vo­lu­ción que, tal vez por mi edad y no ha­ber es­ta­do an­tes en es­tos ni­ve­les de di­rec­ción, no ha­bía po­di­do es­cu­char”.

El tam­bién in­te­gran­te del Bu­ró Po­lí­ti­co del Par­ti­do ex­pli­có la opor­tu­ni­dad que tu­vo al par­ti­ci­par en de­ce­nas de asam­bleas (co­mo par­te de la con­sul­ta po­pu­lar), de las más de 45 mil rea­li­za­das en los co­lec­ti­vos la­bo­ra­les.

“Esos es­pa­cios me han ra­ti­fi­ca­do el im­por­tan­te apor­te de los tra­ba­ja­do­res cu­ba­nos, el ex­tra­or­di­na­rio com­pro­mi­so con la Re­vo­lu­ción y, so­bre to­do, la ca­pa­ci­dad crea­ti­va en me­dio de las trans­for­ma­cio­nes que se vie­nen in­tro­du­cien­do co­mo re­sul­ta­do de la ac­tua­li­za­ción de nuestro mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial.

“Des­de esa pers­pec­ti­va iden­ti­fi­ca­ron qué otros apor­tes po­dían ha­cer­le a ese nue­vo Pro­yec­to Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra ha­cer vi­si­ble no so­lo de­re­chos y ga­ran­tías con­quis­ta­das por la Re­vo­lu­ción en be­ne­fi­cio de los tra­ba­ja­do­res sino que, ade­más, fi­ja­ron cuál era la res­pon­sa­bi­li­dad —des­de la vi­sión de que so­mos una cla­se obre­ra en el po­der— en al­go que hoy re­sul­ta pri­mor­dial que es el lo­gro de un so­cia­lis­mo prós­pe­ro y sos­te­ni­ble, pa­ra lo cual los tra­ba­ja­do­res tie­nen que pro­du­cir y ase­gu­rar esa ri­que­za ma­te­rial.

“En es­te pro­ce­so se con­ju­ga­ron la ex­pe­rien­cia de los tra­ba­ja­do­res más an­ti­guos y tam­bién esa pu­jan­za de los más jó­ve­nes, que tie­nen pa­ra­dig­mas, vi­sio­nes, pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes y, por lo tan­to, ase­gu­ra­ron in­cor­po­rar ese di­na­mis­mo, esa crea­ti­vi­dad, ese ca­rác­ter in­no­va­dor al po­si­cio­nar en el de­ba­te esos con­cep­tos, al­re­de­dor de la vo­lun­tad ex­pre­sa de per­fec­cio­nar nues­tra Car­ta Mag­na.

“Es un pun­to de par­ti­da, sin du­da al­gu­na, dis­po­ner de un re­fe­ren­te ju­rí­di­co le­gal, co­mo la Car­ta Mag­na de los cu­ba­nos, en un con­tex­to de ac­tua­li­za­ción que res­pal­de las trans­for­ma­cio­nes, don­de to­dos pue­dan par­ti­ci­par, apor­tar y, en de­fi­ni­ti­va, con­ver­tir­se en ac­to­res pro­ta­gó­ni­cos de la ac­tua­li­za­ción del mo­de­lo.

“El so­cia­lis­mo no pue­de opo­ner­se a que la gen­te ten­ga as­pi­ra­cio­nes le­gí­ti­mas de for­mar­se ri­que­zas, siem­pre y cuan­do sean lí­ci­tas y re­sul­ta­do del tra­ba­jo crea­dor”. | Ali­na M. Lot­ti

| fo­to: Abel Pa­drón Pa­di­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.