Las deu­das del man­te­ni­mien­to

Trabajadores - - ESPECIAL - | Jua­ni­ta Per­do­mo La­re­za­da

Ani­ma­do por el con­ven­ci­mien­to de di­ver­si­fi­car una plan­ta ho­te­le­ra his­tó­ri­ca­men­te fa­vo­re­ce­do­ra del pro­duc­to de Sol y pla­ya, un cam­bio de en­fo­que en sus ac­ti­vi­da­des de in­ver­sión y desa­rro­llo ha ex­pe­ri­men­ta­do en el úl­ti­mo trie­nio el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo (MIN­TUR).

De con­cen­trar al­re­de­dor del 75 % de las ha­bi­ta­cio­nes en zo­nas cos­te­ras, la apues­ta aho­ra se afin­ca tam­bién en do­tar de in­te­gra­li­dad al des­tino Cu­ba, pre­ten­sión que se in­ten­ta al­can­zar con la pues­ta en mar­cha de una po­lí­ti­ca es­ti­mu­lan­te del in­cre­men­to de hos­pe­da­jes e in­fra­es­truc­tu­ra ex­tra­ho­te­le­ra en ur­bes vin­cu­la­das al pa­tri­mo­nio y la cul­tu­ra co­mo San­tia­go de Cu­ba, Ca­ma­güey, Hol­guín, Ma­tan­zas, Tri­ni­dad y Cienfuegos.

La ma­te­ria­li­za­ción de esas ini­cia­ti­vas, una vez con­cer­ta­das, de­pen­de­rá de la efi­ca­cia de pro­ce­sos in­ver­sio­nis­tas, ur­gi­dos de eje­cu­tar­se en los cro­no­gra­mas pac­ta­dos y con ca­li­dad, las re­cu­rren­tes pre­mi­sas no siem­pre sa­tis­fe­chas.

Es­tá cla­ro que en tér­mi­nos de nue­vas ins­ta­la­cio­nes el Mi­nis­te­rio de la Cons­truc­ción (MICONS) de­jó atrás el tiem­po de fa­bri­car un ho­tel en cin­co o seis años pa­ra acor­tar pla­zos que han lle­ga­do a ser, in­clu­so, de so­lo 18 me­ses, sal­do aso­cia­do, en­tre otros as­pec­tos, al es­tí­mu­lo que ha sig­ni­fi­ca­do la apli­ca­ción de la Re­so­lu­ción no. 15 del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, la fór­mu­la re­mu­ne­ra­ti­va que ha ele­va­do la pro­duc­ti­vi­dad y, en con­se­cuen­cia, los sa­la­rios.

Si en el fren­te de la crea­ción o res­ca­te de pla­zas ho­te­le­ras se ne­ce­si­ta que las fuer­zas del MICONS y de Em­pres­tur edi­fi­quen, de ma­ne­ra óp­ti­ma, el Ho­tel In­ter­na­cio­nal de Va­ra­de­ro se ci­ta co­mo un buen ejem­plo, puer­tas aden­tro de la in­dus­tria del ocio hay deu­das del man­te­ni­mien­to que le com­pe­ten al MIN­TUR, or­ga­nis­mo que hoy con­ta­bi­li­za ha­bi­ta­cio­nes fue­ra de or­den.

Aun­que exis­te un pro­gra­ma de re­cu­pe­ra­ción pa­ra su­bir­le el es­tán­dar de ca­li­dad a mu­chos de es­tos alo­ja­mien­tos, lo que ex­pli­ca su sa­li­da de ser­vi­cio (al­gu­nos abri­rán en es­ta tem­po­ra­da de al­za), otros son con­se­cuen­cia de la ma­la ges­tión de ad­mi­nis­tra­cio­nes que com­pro­me­ten la vi­da eco­nó­mi­ca de los ho­te­les al dar la es­pal­da a man­te­ni­mien­tos opor­tu­nos y bien he­chos.

En un re­cien­te en­cuen­tro con de­le­ga­dos a la Se­gun­da Con­fe­ren­cia del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de la Ho­te­le­ría y el Tu­ris­mo, el ti­tu­lar del ra­mo, Ma­nuel Ma­rre­ro Cruz, re­co­no­ció la exis­ten­cia de di­fi­cul­ta­des en es­ta ac­ti­vi­dad esen­cial, al no eje­cu­tar­se cuan­do co­rres­pon­den, al­gu­nos in­clu­so es­tan­do pla­ni­fi­ca­dos, y ad­vir­tió que lo más preo­cu­pan­te son las ha­bi­ta­cio­nes fue­ra de or­den en­ve­je­ci­das, con mu­cho tiem­po en esa si­tua­ción, con­tra­dic­to­rio pa­ra un mi­nis­te­rio que de­di­ca a la par­ti­da de man­te­ni­mien­tos mi­llo­nes en mo­ne­da to­tal.

El déficit real de fuer­za de tra­ba­jo de Em­pres­tur, ca­ren­cias de re­cur­sos o sim­ple­men­te la fal­ta de re­co­no­ci­mien­to de la im­por­tan­cia de ele­var la dis­po­ni­bi­li­dad de ha­bi­ta­cio­nes, qui­zás sean ra­zo­nes en­tor­pe­ce­do­ras de re­pa­rar en tiem­po, muy con­ve­nien­te pa­ra gru­pos ho­te­le­ros con plan­tas que su­pe­ran los 15, 20 y más años, y que de­bie­ran ser los pri­me­ros in­tere­sa­dos en in­tro­du­cir me­jo­ras, ele­men­tal pa­ra sa­tis­fa­cer a un mer­ca­do ca­da vez más he­te­ro­gé­neo, exi­gen­te y seg­men­ta­do.

Un año atrás, ins­ta­la­cio­nes co­mo el Me­liá Las An­ti­llas, en Va­ra­de­ro, con sus 350 ha­bi­ta­cio­nes en al­ta, ex­hi­bía la ca­ra opues­ta de es­te asun­to, al prac­ti­car un plan pre­ven­ti­vo ge­ren­cia­do por el con­se­jo de di­rec­ción, en es­tre­cho víncu­lo con el de­par­ta­men­to de ama de lla­ves y con el equi­po de ser­vi­cios téc­ni­cos.

La pos­tu­ra del Me­liá Las An­ti­llas y de otros ho­te­les co­mo Sol Pal­me­ras, que cons­tan­te­men­te agre­ga va­lo­res a su ins­ta­la­ción de ca­si tres dé­ca­das, de­be con­ju­gar­se co­mo re­gla en el país, a fa­vor de ofer­tas equi­va­len­tes a la ca­pa­ci­dad, pa­ra eli­mi­nar los per­jui­cios de man­te­ni­mien­tos de­mo­ra­dos, tan da­ñi­nos a la co­mer­cia­li­za­ción, los in­gre­sos del Es­ta­do y de los tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.