El re­gre­so del Ho­tel Va­ra­de­ro In­ter­na­cio­nal

Trabajadores - - ESPECIAL -

Po­co fal­ta ya pa­ra la ter­mi­na­ción de un edi­fi­cio re­na­ci­do y con nue­vo look, el me­jor re­ga­lo en el 68 cum­plea­ños de la ins­ta­la­ción inau­gu­ra­da el 24 de di­ciem­bre de 1950

con­cluir el In­ter­na­cio­nal en fe­cha es muy bueno, an­ti­ci­par­lo se­ría su­per­la­ti­vo.

In­ver­sión aden­tro

Uno de los prin­ci­pa­les acier­tos de la obra se aso­cia al ade­cua­do ma­ne­jo del De­cre­to 327, re­gla­men­ta­rio de las in­ver­sio­nes en el país, se­ña­la Est­her Gon­zá­lez En­rí­quez, di­rec­to­ra de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción en la pro­vin­cia de Ma­tan­zas, or­ga­nis­mo en­car­ga­do de eva­luar es­ta ac­ti­vi­dad, al­go en gran me­di­da po­si­ble por un tá­ci­to de­seo de le­gar un ho­tel su­pe­rior a su pre­de­ce­sor.

Ese pro­pó­si­to se va ha­cien­do reali­dad gra­cias a la unión man­co­mu­na­da de to­das las fuer­zas, “eso pa­ra mí es el pro­ce­so in­ver­sio­nis­ta”, con­si­de­ra la ar­qui­tec­ta Ai­meé Álvarez Abad, di­rec­to­ra de la Uni­dad In­ver­sio­nis­ta de Va­ra­de­ro que atien­de es­ta obra.

El fun­cio­na­mien­to de esa in­te­gra­ción, di­ce, los ha co­lo­ca­do en el pun­to de an­te­la­ción don­de hoy se es­tá, al­go que con­fie­sa no es tan sen­ci­llo. “Don­de hay más de 300 ope­ra­cio­nes de com­pras en pro­ce­so, la pro­duc­ción de cien­tos de pla­nos o la ta­rea de re­vi­sar la obra, se co­rre el ries­go de la equi­vo­ca­ción”. Lo im­por­tan­te, afir­ma, es co­rre­gir de in­me­dia­to cual­quier pro­ble­ma.

En tér­mi­nos de pre­sen­cia de em­pre­sas na­cio­na­les, Ai­meé ve con be­ne­plá­ci­to la asis­ten­cia de em­pre­sas na­cio­na­les, un en­ca­de­na­mien­to productivo tam­bién plan­tea­do en el De­cre­to 327.

“Mag­ní­fi­ca es la po­si­bi­li­dad de ser par­te de una obra bien or­ga­ni­za­da y rá­pi­da en su cre­ci­mien­to”, afir­ma Luis Ma­nuel Her­nán­dez Dia­go, al

Re­na­cer me­jor

Ma­ni­fes­ta­ción de la in­ver­sión ex­tran­je­ra en el Mi­nis­te­rio de la Cons­truc­ción (MICONS), la Aso­cia­ción Eco­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal (AEI), Ar­cos-BBI (Bouy­gues Ba­ti­ment In­ter­na­tio­nal), con­tra­tis­ta del edi­fi­cio prin­ci­pal, trans­cien­de por la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía y co­no­ci­mien­tos.

A la AEI de­be el equi­po de pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos de la Em­pre­sa de Pro­yec­tos de Ar­qui­tec­tu­ra e In­ge­nie­ría (Em­pai) el apren­di­za­je del Mo­de­lo de In­for­ma­ción de Cons­truc­ción (Buil­ding In­for­ma­tion Mo­de­ling o BIM en in­glés), la avan­za­da tec­no­lo­gía fa­ci­li­ta­do­ra de ge­ne­rar pla­nos di­gi­tal­men­te, me­dian­te el em­pleo de la he­rra­mien­ta Re­vit.

Aun­que lue­go de la pre­pa­ra­ción re­ci­bi­da in­cur­sio­na­ron en al­gu­nas obras pe­que­ñas, el de­but en gran­de lo hi­cie­ron con el In­ter­na­cio­nal, el pri­mer ho­tel di­se­ña­do en Cu­ba con BIM-RE­VIT, con­fir­ma el in­ge­nie­ro Jo­sé Joa­quín Ma­yol, di­rec­tor del pro­yec­to eje­cu­ti­vo.

Al em­plear un tiem­po me­nor al de los pro­ce­de­res tra­di­cio­na­les, ele­va­ron la pro­duc­ti­vi­dad y la efi­ca­cia en los di­se­ños. “La re­pre­sen­ta­ción de los pla­nos en ter­ce­ra di­men­sión per­mi­te de­tec­tar cual­quier in­ter­fe­ren­cia en­tre las es­pe­cia­li­da­des, y pue­den so­lu­cio­nar­se de in­me­dia­to”.

Uno de los triun­fos de ma­yor im­por­tan­cia con­se­gui­dos por la obra es la cer­ti­fi­ca­ción BREEAM, ob­te­ni­da en la par­te del di­se­ño, aval que tam­bién as­pi­ran a lo­grar por la fa­se dos, la cons­truc­ción fi­nal del ho­tel.

Las nor­mas BREEAM, mé­to­do lí­der de eva­lua­ción mun­dial, que pro­mue­ven las me­jo­res prác­ti­cas en edi­fi­cios sos­te­ni­bles y siem­pre van por en­ci­ma de las nor­mas de cual­quier país, se con­ju­ga­ron, ex­pli­ca Ai­meé Álvarez, en la con­se­cu­ción de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

“Los equi­pos, por ejem­plo, son al­ta­men­te efi­cien­tes, lo que per­mi­te, me­dian­te la au­to­ma­ti­za­ción, con­tro­lar, su­per­vi­sar y lo­grar que el ho­tel fun­cio­ne. En el ca­so de las ha­bi­ta­cio­nes, se fa­ci­li­tó el aho­rro in­te­li­gen­te, cuan­do en­tras, re­co­no­ce que es­tás lle­gan­do, cuan­do te vas tam­bién… To­do es­tá con­ce­bi­do con ilu­mi­na­ción LED. Son un mon­tón de ven­ta­jas fru­to del di­se­ño”, ase­gu­ra.

“El in­mue­ble es­tá en lí­nea con el cri­te­rio es­pe­ra­do por el país. Ho­te­les ‘ver­des’, sos­te­ni­bles exis­ten des­de fi­na­les de los 90. El In­ter­na­cio­nal fue el pri­me­ro en op­tar por esa cla­si­fi­ca­ción”.

La ma­yo­ría de los en­tre­vis­ta­dos in­ter­pre­ta el Ho­tel In­ter­na­cio­nal co­mo un or­gu­llo pro­fe­sio­nal, una pau­ta en el ca­mino, un mo­men­to de su­pera­ción. Su pri­mer va­lor se­rá el día en que se eche an­dar to­tal­men­te, coin­ci­den.

La man­ten­ción del ar­co de la fa­cha­da y el ca­ba­ré Con­ti­nen­tal son dos ele­men­tos del otro­ra edi­fi­cio, con la di­fe­ren­cia de que es­te tea­tro de ani­ma­ción lo ges­tio­na­rá la ex­tra­ho­te­le­ra Pal­ma­res y no Gran Ca­ri­be-Me­liá, los ope­ra­do­res de una ins­ta­la­ción que aho­ra se­rá ca­te­go­ría cin­co es­tre­llas.

Se­pa­ra­do a unos 150 de me­tros de la du­na, 946 ha­bi­ta­cio­nes y una apre­cia­ble can­ti­dad de ser­vi­cios, el in­mue­ble se ha ins­ta­la­do más an­cho y al­to en su ha­bi­tual par­ce­la. Bas­ta pa­sar por la ave­ni­da Las Amé­ri­cas pa­ra ob­ser­var su mag­ni­fi­cen­cia.

Sin ajus­tar­se a las exi­gen­cias me­dioam­bien­ta­les, sin ser ren­ta­ble y po­seer un pro­fun­do de­te­rio­ro in­fra­es­truc­tu­ral, el otro­ra Ho­tel Va­ra­de­ro In­ter­na­cio­nal se que­dó sin op­cio­nes de se­guir en pie. En re­com­pen­sa, en el sen­ti­do más exac­to del tér­mino, qui­ta­ron uno y pu­sie­ron otro. El Ho­tel In­ter­na­cio­nal es­tá de re­gre­so.

Tra­ba­jar con un equi­po de ex­pe­rien­cia ha si­do fun­da­men­tal en su ta­rea co­mo in­ver­sio­nis­ta, ase­gu­ra Ai­meé. | fo­tos: Nor­yis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.