Ja­que ma­te a la ti­ra­nía

La ren­di­ción del enemi­go en Maf­fo, en la pro­vin­cia de Orien­te, y en Ya­gua­jay y San­ta Cla­ra, en el cen­tro del país, pre­ci­pi­tó la hui­da del ti­rano Ful­gen­cio Ba­tis­ta y ga­ran­ti­zó el triun­fo de las ar­mas re­bel­des

Trabajadores - - HISTORIA - | Fe­li­pa Suá­rez Ra­mos

TRAS EL triun­fo del Ejér­ci­to Re­bel­de so­bre una po­ten­te agru­pa­ción de tro­pas enemi­gas en el ve­rano de 1958, su lí­der, el Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz, pro­ce­dió de in­me­dia­to a adop­tar las me­di­das que le per­mi­tie­ran ini­ciar la ofen­si­va fi­nal con­tra el ré­gi­men. Con ese ob­je­ti­vo creó nue­vas co­lum­nas y fren­tes de com­ba­te en las pro­vin­cias de Ca­ma­güey y Las Vi­llas, así co­mo en la re­gión no­roes­te de Orien­te.

El 11 de no­viem­bre par­tió de­fi­ni­ti­va­men­te de la Co­man­dan­cia Ge­ne­ral, en La Pla­ta, pa­ra em­pren­der las ope­ra­cio­nes; dos días des­pués, des­de Gua­si­mal de Na­gua, emi­tió ins­truc­cio­nes que pre­ci­sa­ban las mi­sio­nes co­rres­pon­dien­tes a ca­da uni­dad re­bel­de, que de in­me­dia­to co­men­za­ron a ser cum­pli­das. En­tre­tan­to él, del 20 al 30 de ese mes, di­ri­gió per­so­nal­men­te la ba­ta­lla de Gui­sa, la cual dio ini­cio a la Ope­ra­ción San­tia­go, con­ce­bi­da pa­ra la to­ma de la ca­pi­tal orien­tal.

Dos días an­tes del triun­fo

La lu­cha por to­mar el po­bla­do de Maf­fo se pro­lon­gó por 20 días. Por do­mi­nar­lo se li­bra­ron fuer­tes com­ba­tes en los que el ad­ver­sa­rio con­tó con apo­yo aé­reo. No obs­tan­te, an­te la per­sis­ten­cia re­bel­de, sus de­fen­so­res op­ta­ron por re­fu­giar­se en las na­ves del Ban­co Agrí­co­la e In­dus­trial de Cu­ba (Ban­faic), don­de fi­nal­men­te ca­pi­tu­la­ron. Así, el te­rri­to­rio lo­ca­li­za­do en­tre Ba­ya­mo y San­tia­go de Cu­ba que­dó li­bre de guar­ni­cio­nes enemi­gas.

El 30 de di­ciem­bre, día fi­nal de las ac­cio­nes com­ba­ti­vas en Maf­fo, el je­fe de to­das las tro­pas re­bel­des en la pro­vin­cia de Las Vi­llas, co­man­dan­te Er­nes­to Gue­va­ra de la Ser­na, Che, quien en ese mo­men­to di­ri­gía la ba­ta­lla de San­ta Cla­ra, reali­zó su ter­ce­ra vi­si­ta al co­man­dan­te Ca­mi­lo Cien­fue­gos Gorriarán, je­fe de la Co­lum­na no. 2 An­to­nio Ma­ceo y del Fren­te Nor­te de Las Vi­llas, du­ran­te el si­tio a Ya­gua­jay. Es­ta ocu­rrió en el cen­tral Nar­ci­sa —la pri­me­ra ha­bía te­ni­do lu­gar el 23 en La Ca­ri­dad, se­de de la co­man­dan­cia de la Co­lum­na 2, y la se­gun­da, el 25, en las pro­xi­mi­da­des de Ya­gua­jay—, oca­sión en la que el Che le re­co­men­dó ase­gu­rar los ac­ce­sos por los cua­les el ad­ver­sa­rio pu­die­ra es­ca­par, en es­pe­cial la cos­ta, le en­tre­gó una ba­zu­ca y le pro­me­tió en­viar­le un mor­te­ro al día si­guien­te.

El ata­que a ese po­bla­do ha­bía co­men­za­do el 22, y el 31, tras 10 días de com­ba­tes, ca­yó en po­der de los re­bel­des. La to­ma del cuar­tel allí exis­ten­te, im­por­tan­te bas­tión enemi­go en el Fren­te Nor­te de Las Vi­llas y ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co de es­te, así co­mo di­rec­ción ope­ra­ti­va prin­ci­pal de la Cam­pa­ña de Las Vi­llas di­ri­gi­da por el Che, fue la cul­mi­na­ción de la ope­ra­ción que de­rro­tó a las fuer­zas de la ti­ra­nía ba­tis­tia­na en ese te­rri­to­rio.

Una agru­pa­ción de tro­pas com­bi­na­das del Pri­mer y Ter­cer Fren­tes, co­man­da­da por Fi­del, ha­bía ini­cia­do el si­tio a Maf­fo, el 10 de di­ciem­bre. Se tra­ta­ba de una pla­za mi­li­tar de­fen­di­da por las com­pa­ñías 102 y 105 del ba­ta­llón 10 de in­fan­te­ría, al­re­de­dor de 120 hom­bres, a quie­nes se su­ma­ron po­li­cías, otros es­bi­rros y chi­va­tos, pa­ra un apro­xi­ma­do de 300.

Allí, des­pués de la to­ma de Pal­ma So­riano, el 27 de di­ciem­bre, las tro­pas re­bel­des in­cre­men­ta­ron sus fuer­zas e in­tro­du­je­ron en com­ba­te un tan­que T-17, un mor­te­ro y un ca­ñón de 81 y 37 mi­lí­me­tros, res­pec­ti­va­men­te, ocu­pa­dos con an­te­rio­ri­dad al ad­ver­sa­rio. Des­de esa fe­cha y has­ta el 30, en Maf­fo se li­bra­ron fuer­tes com­ba­tes. Fi­del le pro­pu­so la ren­di­ción in­con­di­cio­nal al co­man­dan­te Leo­pol­do Her­nán­dez Ríos, je­fe de las tro­pas de­fen­so­ras, re­fu­gia­das en una na­ve del Ban­co de Fo­men­to Agrí­co­la e In­dus­trial de Cu­ba (Ban­faic), pe­ro el re­fe­ri­do ofi­cial se ne­gó. So­lo lo hi­zo a las cin­co de la tar­de del 30, cuan­do los re­bel­des te­nían pre­pa­ra­do un ca­rro de bom­be­ros con 5 mil ga­lo­nes de ga­so­li­na pa­ra in­cen­diar el lu­gar don­de se ha­lla­ban re­fu­gia­dos.

Pa­ra en­ton­ces se es­tre­cha­ban los cer­cos a las guar­ni­cio­nes enemi­gas en Guan­tá­na­mo, por com­ba­tien­tes del Se­gun­do Fren­te Orien­tal Frank País; y de las de Holguín y Vic­to­ria de Las Tu­nas, por fuer­zas del Cuar­to Fren­te Si­món Bo­lí­var; así co­mo la de San­tia­go de Cu­ba, por efec­ti­vos del Pri­mer, Se­gun­do y Ter­cer Fren­tes, co­man­da­dos por Fi­del.

Au­daz ac­ción del Che

En San­ta Cla­ra, ca­pi­tal de la pro­vin­cia vi­lla­re­ña, la agru­pa­ción de tro­pas de la Co­lum­na 8 y los des­ta­ca­men­tos del Di­rec­to­rio Re­vo­lu­cio­na­rio 13 de Mar­zo, com­ba­tían des­de el 28 de di­ciem­bre. Al día si­guien­te, ya en el cen­tro de la ciu­dad, des­ca­rri­la­ron el tren blin­da­do, que re­tro­ce­día de la Lo­ma del Ca­pi­ro, don­de era ata­ca­do. En él se tras­la­da­ban unos 400 hom­bres con la mi­sión de re­pa­rar las vías fé­rreas des­trui­das por los re­bel­des, y su pér­di­da frus­tró los in­ten­tos del ré­gi­men de ga­ran­ti­zar el en­vío de re­fuer­zos a la re­gión orien­tal.

En San­ta Cla­ra se li­bra­ba una fe­roz ba­ta­lla que, di­ri­gi­da por el Che, tu­vo to­tal apo­yo de la po­bla­ción ci­vil. Los prin­ci­pa­les pun­tos don­de el Ejér­ci­to del ré­gi­men se ha­bía he­cho fuer­te fue­ron: la Lo­ma del Ca­pi­ro, la es­ta­ción de Po­li­cía, el Es­cua­drón no. 31, el Cuar­tel de los Ca­ba­lli­tos, la au­dien­cia, la cár­cel, el Gran Ho­tel y el hos­pi­tal de ma­ter­ni­dad, en­tre otros no me­nos im­por­tan­tes, ade­más de la for­ta­le­za que re­pre­sen­ta­ba el Re­gi­mien­to no. 3 Leon­cio Vidal.

Ba­tis­ta su­po de la crí­ti­ca si­tua­ción en la ca­pi­tal vi­lla­re­ña me­dian­te un re­por­te de ope­ra­cio­nes del Ejér­ci­to, fe­cha­do el 31 de di­ciem­bre, en el cual se re­co­no­cía que los re­bel­des man­te­nían “(…) con­ti­nuo fue­go y fran­co­ti­ra­do­res sin nin­gu­na po­si­ción es­pe­cí­fi­ca; pe­ro por to­da la ciu­dad y sus al­re­de­do­res, el Ejér­ci­to ade­más del Re­gi­mien­to, man­tie­ne Es­ta­ción de Po­li­cías, Es­cua­drón 31, Go­bierno Pro­vin­cial y Ae­ro­puer­to”.

En esa fe­cha los re­bel­des to­ma­ron la es­ta­ción de Po­li­cía y el go­bierno pro­vin­cial, y a las seis y trein­ta de la tar­de, Ca­mi­lo es­cri­bió: “Che se rin­dió Ya­gua­jay es­toy con­tan­do las ar­mas son más de 300 fusiles 3 trí­po­de 1 mor­te­ro 81, una ba­zu­ca y equi­pos. Te veo ma­ña­na”.

En su li­bro Res­pues­ta, pu­bli­ca­do en México en 1960, Ba­tis­ta se­ña­ló: “Al­re­de­dor de las nue­ve de la no­che me lla­mó el Je­fe de Es­ta­do Ma­yor pa­ra co­mu­ni­car­me que na­da po­día es­pe­rar­se de Las Vi­llas, pues has­ta la se­de de la je­fa­tu­ra mi­li­tar de la pro­vin­cia es­ta­ba co­pa­da por los re­bel­des”. An­te esa reali­dad, su úni­ca op­ción era aban­do­nar el país, tal co­mo hi­zo po­co des­pués, en ho­ras de la ma­dru­ga­da.

Co­no­ci­da la hui­da del ti­rano, el Es­cua­drón no. 31 y la au­dien­cia se rin­die­ron en la ma­ña­na del 1.º de enero de 1959, y el re­gi­mien­to lo hi­zo en ho­ras del me­dio­día. Des­de ese mo­men­to, el ca­mino que­dó ex­pe­di­to pa­ra el avan­ce del Ejér­ci­to Re­bel­de ha­cia la ca­pi­tal del país.

El 18 de oc­tu­bre de 1967, du­ran­te la ve­la­da so­lem­ne de­di­ca­da al Che en oca­sión de su caí­da en com­ba­te, Fi­del lo ca­li­fi­có de maes­tro de la gue­rra, de ar­tis­ta de la lu­cha gue­rri­lle­ra, y se­ña­ló: “(…) lo de­mos­tró en su ful­mi­nan­te cam­pa­ña de Las Vi­llas; y lo de­mos­tró, so­bre to­do, en su au­daz ata­que a la ciu­dad de San­ta Cla­ra, pe­ne­tran­do con una co­lum­na de ape­nas 300 hom­bres en una ciu­dad de­fen­di­da por tan­ques, ar­ti­lle­ría y mi­les de sol­da­dos de in­fan­te­ría”.

El Pri­me­ro de Enero de 1959, des­de Pal­ma So­riano, Fi­del di­ri­gió una alo­cu­ción al pue­blo de Cu­ba, a tra­vés de Ra­dio Re­bel­de.

Mo­men­to en que Ca­mi­lo lla­ma­ba a las fuer­zas ba­tis­tia­nas con­cen­tra­das en el cuar­tel de Ya­gua­jay a ren­dir­se a las fuer­zas re­bel­des.

El Co­man­dan­te Er­nes­to Gue­va­ra acu­dió al si­tio don­de fue des­ca­rri­la­do el tren blin­da­do, en San­ta Cla­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.