Un bu­zón con los “bra­zos” abier­tos

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO - Ar­se­nio Ro­drí­guez

Al fe­li­ci­tar a nues­tros lec­to­res, es­pe­cial­men­te a quie­nes vie­ron en la pá­gi­na 4 el es­pa­cio don­de su in­quie­tud siem­pre se­rá es­cu­cha­da y tras­la­da­da pa­ra su po­si­ble so­lu­ción, les de­ci­mos que el nue­vo año lo ini­cia­mos con la in­ten­ción de ha­cer to­do por me­jo­rar nues­tro tra­ba­jo

UN NUE­VO equi­po de tra­ba­jo, aún in­com­ple­to, con­clu­ye el año de tra­ba­jo de Bu­zón abier­to con la in­ten­ción de man­te­ner lo al­can­za­do por nues­tros an­te­ce­so­res e in­cre­men­tar el ac­cio­nar de los ob­je­ti­vos pa­ra ayu­dar a que los lec­to­res en­cuen­tren res­pues­tas a sus in­quie­tu­des, que­jas, de­nun­cias y, por qué no, agra­de­ci­mien­tos.

Es­te úl­ti­mo tri­mes­tre se com­por­tó igual que los an­te­rio­res. Ca­da vez lle­gan más car­tas y men­sa­jes a la re­dac­ción con la opi­nión de los tra­ba­ja­do­res y lec­to­res en sen­ti­do ge­ne­ral, a quie­nes agra­de­ce­mos la con­fian­za que nos de­mues­tran al com­par­tir sus preo­cu­pa­cio­nes.

Al­go que qui­sié­ra­mos pre­ci­sar es que, co­mo siem­pre, ha­ce­mos to­do lo po­si­ble por tra­mi­tar en el me­nor tiem­po to­da la co­rres­pon­den­cia que nos lle­ga, por co­rreo tra­di­cio­nal o vía elec­tró­ni­ca.

El seg­men­to de la po­bla­ción que es­cri­be pa­ra dar a co­no­cer su si­tua­ción cre­ce. En ten­drán la aten­ción a sus plan­tea­mien­tos, el buen tra­to y la ex­pli­ca­ción opor­tu­na.

No es­ta­mos en con­di­cio­nes de re­sol­ver sus pro­ble­mas pe­ro sí tra­mi­tar­los con la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble a los es­pe­cia­lis­tas de or­ga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes ca­pa­ces de res­pon­der­les.

Tra­ba­ja­do­res Acla­ra­ción ne­ce­sa­ria

Par­ti­mos del su­pues­to de que lo plan­tea­do en ca­da mi­si­va pre­ten­de ha­llar una res­pues­ta a una si­tua­ción de­ter­mi­na­da.

A ve­ces uti­li­zar nues­tra vía so­lo atra­sa la tra­mi­ta­ción de lo plan­tea­do, ya que ha­cer­lo di­rec­ta­men­te con la ins­ti­tu­ción u or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble re­sul­ta más rá­pi­do. Pro­po­ne­mos que se ago­ten las po­si­bi­li­da­des que tie­ne cual­quier ciu­da­dano cu­bano de di­ri­gir­se a per­so­nas y or­ga­nis­mos a to­dos los ni­ve­les.

Una vez que no en­cuen­tren la res­pues­ta, en­ton­ces nos es­cri­ben, y les recomendamos que al ha­cer­lo de­ben te­ner pre­sen­te lo si­guien­te:

To­da co­rres­pon­den­cia di­ri­gi­da a Bu­zón abier­to, no im­por­ta la vía, de­be te­ner nom­bre y di­rec­ción del re­mi­ten­te. En el ca­so de ser un men­sa­je, pre­ci­sar en el asun­to de qué tra­ta, so­bre to­do pa­ra cuan­do se in­tere­sen en co­no­cer si lle­gó o qué se hi­zo con lo en­via­do.

Sa­be­mos que to­do el que plan­tea una si­tua­ción bus­ca su so­lu­ción y no que se pu­bli­que. Cuan­do lo ha­ce­mos es por en­ten­der que por su im­por­tan­cia pue­de ser­vir co­mo re­fe­ren­te a otras per­so­nas.

Los tex­tos de­ben ser bre­ves y res­pe­tuo­sos, in­clu­so cuan­do ha­ya exis­ti­do mal­tra­to por par­te de al­gu­na per­so­na u or­ga­nis­mo. La ob­je­ti­vi­dad de­be pri­mar, evi­tar los ad­je­ti­vos in­ne­ce­sa­rios y no creer que el que es­cri­be es por­ta­dor de la ver­dad ab­so­lu­ta.

Con­fia­mos siem­pre en la hon­ra­dez de los re­mi­ten­tes.

En re­la­ción con or­ga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes

Los lec­to­res, en ge­ne­ral, de­ben sa­ber que to­dos los or­ga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes cu­ba­nos cuen­tan con un De­par­ta­men­to de Aten­ción a la Po­bla­ción. Es­te es el lu­gar más in­di­ca­do pa­ra plan­tear, en pri­me­ra ins­tan­cia, el o los pro­ble­mas que con­si­de­ren.

Bu­zón abier­to man­tie­ne una es­tre­cha re­la­ción de tra­ba­jo con esos de­par­ta­men­tos. Car­ta o men­sa­je que nos lle­ga so­lo per­ma­ne­ce con no­so­tros el me­nor tiem­po, aun­que re­co­no­ce­mos que la de­mo­ra es­tá da­da por ra­zo­nes co­mo la pre­pa­ra­ción del en­vío y su tras­la­do a quie­nes pue­den res­pon­der.

Nues­tra ex­pe­rien­cia es que es­tos or­ga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes dan res­pues­ta a los que es­cri­ben. Por lo re­gu­lar tam­bién nos con­tes­tan, por eso es que apa­re­cen pu­bli­ca­das mu­chas de es­tas.

En sen­ti­do ge­ne­ral las res­pues­tas no per­ma­ne­cen mu­cho tiem­po en esos de­par­ta­men­tos, sino que con­se­cuen­te­men­te las en­vían a los in­tere­sa­dos, sean los re­mi­ten­tes o quie­nes las tra­mi­ta­mos.

Prin­ci­pa­les te­mas tra­ta­dos

El de la ju­bi­la­ción, su tra­mi­ta­ción an­te los cen­tros de tra­ba­jo, las preo­cu­pa­cio­nes por me­jo­rar las ju­bi­la­cio­nes, etc., se man­tie­nen co­mo el prin­ci­pal de los te­mas.

Los tra­ba­ja­do­res mues­tran su con­fian­za y nos ha­cen lle­gar las in­frac­cio­nes que se co­me­ten con el otor­ga­mien­to de pla­zas, las va­ca­cio­nes, ho­ra­rios de tra­ba­jo, pér­di­da de ex­pe­dien­tes la­bo­ra­les, rol de los ór­ga­nos de jus­ti­cia la­bo­ral y so­bre to­do, los sa­la­rios.

De igual ma­ne­ra co­no­ce­mos los pro­ble­mas en re­la­ción con la vi­vien­da, la re­co­gi­da de desechos só­li­dos, des­vío de re­cur­sos, co­bro in­de­bi­do y ma­la ca­li­dad en los ser­vi­cios, te­mas a los que he­mos da­do prio­ri­dad. Sa­be­mos que no se es­ca­pa na­da ma­lo sin ser vis­to y cri­ti­ca­do por nues­tros ciu­da­da­nos.

Las ju­bi­la­cio­nes y otros te­mas de in­te­rés pa­ra los tra­ba­ja­do­res, fue­ron dos de los des­ti­nos de la ma­yo­ría de las car­tas o men­sa­jes re­ci­bi­dos es­te año, re­cep­cio­na­dos por la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba y el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial (MTSS). En reali­dad, sal­vo ex­cep­cio­nes, las de­pen­den­cias es­ta­ta­les han da­do res­pues­ta a los se­ña­la­mien­tos que les en­via­mos.

En to­dos los ca­sos las res­pues­tas han si­do da­das en el me­nor tiem­po po­si­ble, acom­pa­ña­das de ex­pli­ca­cio­nes y ra­zo­na­mien­tos que per­mi­ten al au­tor de una car­ta o men­sa­je com­pren­der si tie­ne o no ra­zón en lo que ha­ya plan­tea­do.

La reali­dad co­ti­dia­na de las ciu­da­des, pue­blos y has­ta las más apar­ta­das co­mu­ni­da­des, man­tie­nen su pre­sen­cia en nues­tra pá­gi­na, so­bre to­do aque­llas cues­tio­nes so­cia­les que tan­to preo­cu­pan a los ciu­da­da­nos, en lo par­ti­cu­lar, o co­mo par­te de un co­lec­ti­vo.

Los lec­to­res, los me­jo­res alia­dos

Nues­tra ra­zón de ser es tra­mi­tar las preo­cu­pa­cio­nes de los lec­to­res, que no so­lo se que­jan o critican. Tam­bién nos lla­man la aten­ción so­bre si­tua­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, que han per­mi­ti­do aler­tar a las au­to­ri­da­des o en­viar a un pe­rio­dis­ta a re­por­tar lo ocu­rri­do.

Gra­cias a su con­tac­to con la re­dac­ción he­mos co­no­ci­do y tra­mi­ta­do a tiem­po, pa­ra su so­lu­ción, si­tua­cio­nes so­cia­les que afec­tan a co­lec­ti­vos la­bo­ra­les y a po­bla­do­res de lo­ca­li­da­des y pro­vin­cias jun­tos en es­ta ba­ta­lla co­le­gas de otros ór­ga­nos de pren­sa pla­na, ra­dial y te­le­vi­si­va.

Los lec­to­res han for­ma­do par­te de es­te gran equi­po que acom­pa­ña el pro­yec­to so­cial que de­fen­de­mos. No so­lo a tra­vés de Bu­zón abier­to, sino tam­bién en nues­tro si­tio web, me­dian­te lla­ma­das y el in­ter­cam­bio per­so­nal cuan­do se ha­ya pre­sen­ta­do.

Una sec­ción bien re­ci­bi­da

La ex­pe­rien­cia con el es­pa­cio de­di­ca­do a las fo­tos, que pue­den ser crí­ti­cas, de de­nun­cia y de as­pec­tos po­si­ti­vos, es que us­te­des la re­ci­ben con sa­tis­fac­ción, ya que ade­más de con­tar con tex­tos bre­ves, se impone aque­llo de: una ima­gen va­le más que mil pa­la­bras.

En tal sen­ti­do y cuan­do vean la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en fo­tó­gra­fos no se li­mi­ten y nos en­víen las ins­tan­tá­neas que pro­pon­gan, des­cri­bien­do el lu­gar y el pro­ble­ma en cues­tión.

Es­te año he­mos pu­bli­ca­do 11 fo­tos crí­ti­cas o in­tere­san­tes y es­pe­ra­mos su­pe­rar esa ci­fra en el año 2019.

Un to­tal de 61 que­jas fue­ron pu­bli­ca­das. Las res­pues­tas fue­ron 57, re­la­cio­na­das con ca­si to­das las pro­vin­cias, con ex­cep­ción del mu­ni­ci­pio es­pe­cial de Is­la de la Ju­ven­tud. Los or­ga­nis­mos con ma­yor can­ti­dad fue­ron el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, la CTC, Aguas de La Ha­ba­na y Edu­ca­ción.

So­lo res­ta agra­de­cer a los que nos es­cri­bie­ron. Es­pe­rar por los nue­vos y reite­rar­les que nin­gu­na car­ta o men­sa­je de­ja­rá de lle­gar a su des­tino. El me­jor pa­go es sa­ber que se re­sol­vió un pro­ble­ma tra­mi­ta­do por nues­tra vía.

Fe­li­ci­da­des a to­dos en un nue­vo aniver­sa­rio del triun­fo de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, acom­pa­ña­das del de­seo de que jun­to a sus se­res que­ri­dos go­cen de sa­lud y pros­pe­ri­dad en el 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.