La G, otra le­tra del año

Trabajadores - - NACIONALES -

di­gi­ta­les pro­pios; y —no me­nos sig­ni­fi­ca­ti­vo— cul­tu­ra di­gi­tal ciu­da­da­na.

El cre­ci­mien­to al do­ble de la co­nec­ti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal en es­te año sien­ta las ba­ses pa­ra que las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes va­yan pri­me­ro a lo que la po­bla­ción más ne­ce­si­ta.

La no­ti­cia de que el 95 % de los hos­pi­ta­les y po­lí­clí­ni­cos, o el 80 % de las far­ma­cias prin­ci­pa­les ten­gan ya co­ne­xión, al igual que más del 90 % de ofi­ci­nas vi­ta­les co­mo las del re­gis­tro del es­ta­do ci­vil, de la pro­pie­dad e in­mue­bles y las uni­da­des no­ta­ria­les, so­lo ten­drá una tra­duc­ción po­si­ti­va si esos ser­vi­cios con­si­guen una me­jo­ría sus­tan­cial con­cre­ta so­bre la ba­se de esa in­for­ma­ti­za­ción.

El 90 % de los tra­ba­ja­do­res y es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios tie­nen ya ac­ce­so a In­ter­net, con to­das las uni­ver­si­da­des co­nec­ta­das por fi­bra óp­ti­ca. Ello tie­ne que im­pli­car in­di­ca­do­res pa­ra me­dir el in­cre­men­to en la ca­li­dad del pro­ce­so do­cen­te-edu­ca­ti­vo y de los re­sul­ta­dos in­ves­ti­ga­ti­vos de esa im­por­tan­te co­mu­ni­dad.

Por otra par­te, pa­ra es­te 31 de di­ciem­bre la pre­vi­sión era com­ple­tar la pri­me­ra eta­pa del go­bierno elec­tró­ni­co, con­sis­ten­te so­lo en un mo­men­to ini­cial de pre­sen­cia en In­ter­net. Pa­ra el 2019 el pro­pó­si­to es avan­zar en la in­ter­ac­ción con la ciu­da­da­nía me­dian­te esos por­ta­les web de los ór­ga­nos y or­ga­nis­mos de la Ad­mi­nis­tra­ción Cen­tral del Es­ta­do, así co­mo de los go­bier­nos pro­vin­cia­les.

Pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar que pa­ra con­ver­tir en he­chos esa as­pi­ra­ción ha­cen fal­ta no so­lo co­ne­xión y si­tios di­gi­ta­les, sino pro­gra­mas in­for­má­ti­cos, ba­ses de da­tos só­li­das y se­gu­ras, y pro­ce­di­mien­tos co­ti­dia­nos y per­ma­nen­tes pa­ra la ges­tión e in­ter­ac­ción con la ciu­da­da­nía.

El ob­je­ti­vo de for­ta­le­cer las em­pre­sas es­ta­ta­les de aplicaciones y ser­vi­cios in­for­má­ti­cos y lo­grar una re­la­ción na­tu­ral más efec­ti­va con las for­mas de ges­tión no es­ta­tal pa­re­ce ser, en­ton­ces, el fac­tor que de­ci­di­rá en la efec­ti­vi­dad de ese des­plie­gue de con­te­ni­dos na­cio­na­les ase­qui­bles, atrac­ti­vos y útiles.

El lla­ma­do del Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros, Mi­guel Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez, a per­mi­tir to­do el des­plie­gue de la crea­ti­vi­dad ju­ve­nil en es­te cam­po, po­dría ser una de las cla­ves pa­ra mul­ti­pli­car la efec­ti­vi­dad de los al­re­de­dor de 47 mil pro­fe­sio­na­les de es­pe­cia­li­da­des afi­nes a las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y la Co­mu­ni­ca­ción (TIC) que la Re­vo­lu­ción ha for­ma­do.

Por­que no me­nos esen­cial es el fac­tor hu­mano. Po­co o na­da apor­ta­rían las su­ce­si­vas G de las tec­no­lo­gías de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y la in­for­má­ti­ca si de­trás no hay ge­ne­ra­cio­nes de per­so­nas que las ha­gan su­yas.

Los más de 5 mi­llo­nes 300 mil sus­crip­to­res de te­le­fo­nía ce­lu­lar y si­mi­lar can­ti­dad de in­ter­nau­tas que has­ta aho­ra re­por­tan las au­to­ri­da­des no im­pli­can aún el sal­to cua­li­ta­ti­vo que es pre­ci­so con­se­guir en las for­mas y los fi­nes con que las per­so­nas em­plean es­tos me­dios.

Un ejem­plo ilus­tra­ti­vo es la to­da­vía mo­des­ta ha­bi­li­dad que des­plie­ga la ciu­da­da­nía pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo los in­ci­pien­tes ca­na­les elec­tró­ni­cos de pa­go, me­dian­te los ya ca­si 5 mi­llo­nes de tar­je­tas mag­né­ti­cas ac­ti­vas, más de 900 ca­je­ros y de 12 mil ter­mi­na­les de pun­tos de ven­ta (Pos), o más re­cien­te­men­te, la pla­ta­for­ma in­for­má­ti­ca que per­mi­te abo­nar fac­tu­ras de elec­tri­ci­dad, te­le­fo­nía, agua, im­pues­tos, et­cé­te­ra, des­de el mó­vil, con so­lo 120 mil usua­rios to­da­vía.

El me­jor ne­go­cio

La prin­ci­pal in­quie­tud de la po­bla­ción en torno a to­dos es­tos avan­ces tec­no­ló­gi­cos re­sul­ta, sin du­da, el pre­cio de los ser­vi­cios in­for­má­ti­cos y di­gi­ta­les. El pro­pio Pre­si­den­te Díaz-Ca­nel lo re­co­no­ció an­te la Asam­blea Na­cio­nal, al ase­gu­rar que van a se­guir ba­jan­do las ta­ri­fas, en la me­di­da que crez­ca la in­fra­es­truc­tu­ra y más per­so­nas se in­cor­po­ren a su em­pleo.

Tam­bién ha­brá que ad­mi­tir en­ton­ces co­mo prin­ci­pio de cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal esa no­ción de que el me­jor ne­go­cio no es co­brar mu­cho, sino ba­jar cos­tos pa­ra que más per­so­nas pa­gue­mos me­nos y así ob­te­ner ma­yo­res in­gre­sos. In­clu­so es pre­ci­so apren­der a ju­gar me­jor en las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les con las op­cio­nes de ser­vi­cios gra­tui­tos y pre­fe­ren­cia­les, de ma­ne­ra siem­pre pro­gre­si­va y sin re­tro­ce­sos.

| fo­to: Isa­bel Agui­le­ra Agui­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.