Cir­co en Re­vo­lu­ción

Trabajadores - - CULTURA - Yu­ris Nó­ri­do

La gran tra­di­ción cir­cen­se en nues­tro país tie­ne una pla­ta­for­ma y una can­te­ra ga­ran­ti­za­das. Cu­ba es re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal de un ar­te de ex­tra­or­di­na­rio im­pac­to po­pu­lar

El cir­co cu­bano ha vi­vi­do en las úl­ti­mas dé­ca­das un au­tén­ti­co re­na­cer. Des­pués de los años di­fí­ci­les del pe­río­do es­pe­cial han re­gre­sa­do las lar­gas tem­po­ra­das, las gi­ras na­cio­na­les y ex­tran­je­ras, los pre­mios in­ter­na­cio­na­les… Y cla­ro, tam­bién el en­cuen­tro por ex­ce­len­cia: el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Cir­cu­ba, con su pe­ri­plo pos­te­rior por to­das las pro­vin­cias; es sin du­da el más po­pu­lar de los even­tos de las ar­tes es­cé­ni­cas en el país, el que más pú­bli­co atrae, el que lle­ga a to­das par­tes.

La tra­di­ción cir­cen­se es só­li­da y an­ti­gua en­tre no­so­tros, pe­ro su consolidación da­ta de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, cuan­do las car­pas (gran­des, me­dia­nas y pe­que­ñas) re­co­rrían des­de las ciu­da­des has­ta las más apar­ta­das po­bla­cio­nes.

La ca­li­dad de los es­pec­tácu­los era di­sí­mil: ha­bía cir­cos de al­tí­si­mo vue­lo y otros pau­pé­rri­mos en re­cur­sos y pro­yec­ción es­cé­ni­ca; mas to­dos sem­bra­ron en las fa­mi­lias cu­ba­nas el amor por un ar­te mi­le­na­rio, una y mil ve­ces vi­li­pen­dia­do (y en oca­sio­nes, la­men­ta­ble­men­te, con to­da ra­zón), me­nos­pre­cia­do por unos (y to­da­vía hay quien di­ce que el cir­co no es ar­te), fa­vo­re­ci­do por mi­llo­nes, es­pa­cio de con­sa­gra­ción de mi­les de ar­tis­tas que han for­ma­do las gran­des fa­mi­lias que ca­si se eter­ni­zan en el pa­no­ra­ma uni­ver­sal de las ar­tes es­cé­ni­cas.

Hu­bo cir­co y ha­brá cir­co; y no so­lo por la ca­pa­ci­dad de asom­bro de los se­res hu­ma­nos (que bus­can siem­pre ac­tos ex­tra­or­di­na­rios que es­ti­mu­len la ima­gi­na­ción), sino por­que el cir­co ha sa­bi­do re­no­var­se, re­es­cri­bir sus ló­gi­cas, ac­tua­li­zar sus pro­pues­tas es­té­ti­cas, aglu­ti­nar (ar­te múl­ti­ple) mu­chas ex­pre­sio­nes: mú­si­ca, dan­za, tea­tro, acro­ba­cia, mi­mo, ar­tes vi­sua­les…

La Re­vo­lu­ción cu­ba­na mar­có la gran re­no­va­ción del ar­te cir­cen­se en nues­tro país: la dig­ni­fi­ca­ción de mu­chos ar­tis­tas y de sus pro­pues­tas, el dis­fru­te pleno del pú­bli­co, y (lo que nos ha dis­tin­gui­do en el con­tex­to de la re­gión) la crea­ción de una pla­ta­for­ma edu­ca­ti­va, que ga­ran­ti­za la for­ma­ción per­ma­nen­te de nue­vos ar­tis­tas.

La Es­cue­la Na­cio­nal de Cir­co es la can­te­ra por ex­ce­len­cia. En esa ins­ti­tu­ción, prác­ti­ca­men­te úni­ca en la re­gión, se for­man pro­fe­sio­na­les con gran­des con­di­cio­nes téc­ni­cas, has­ta el pun­to de que mu­chos de nues­tros ar­tis­tas in­te­gran los elen­cos de las más im­por­tan­tes com­pa­ñías del mun­do.

El Cir­co Na­cio­nal de Cu­ba (con to­das las com­pa­ñías y car­pas que lo in­te­gran) es sos­te­ni­do por el Es­ta­do, co­mo ejem­plo de con­quis­ta cul­tu­ral: ar­te del pue­blo y pa­ra el pue­blo.

To­da­vía hay re­tos, to­da­vía se pue­de “ex­pe­ri­men­tar” más, be­ber de las ten­den­cias más mo­der­nas en el mun­do… pe­ro hay múscu­lo, ten­sión y ca­pa­ci­dad pa­ra es­tar a la al­tu­ra de las de­man­das del pú­bli­co. Y so­bre to­do, hay poe­sía.

En ju­nio de es­te año el Cir­co Na­cio­nal de Cu­ba ce­le­bró su aniver­sa­rio 50. “El pú­bli­co cu­bano dis­fru­ta con par­ti­cu­lar en­tu­sias­mo de la la­bor que los ar­tis­tas cir­cen­ses lle­van a ca­bo a lo lar­go y an­cho de la is­la. Us­te­des han sa­bi­do ga­nar­se el ca­ri­ño y la ad­mi­ra­ción de nues­tro pue­blo con su es­fuer­zo, ta­len­to y en­tre­ga”, afir­mó Mi­guel Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros, en un men­sa­je que en­vió a los tra­ba­ja­do­res de esa ins­ti­tu­ción.

“El cir­co tie­ne una lar­ga tra­di­ción en nues­tro país. Sin em­bar­go, a pe­sar del im­pac­to po­pu­lar de sus pre­sen­ta­cio­nes, los ar­tis­tas cir­cen­ses eran dis­cri­mi­na­dos y la ma­yo­ría de ellos so­bre­vi­vía en con­di­cio­nes muy pre­ca­rias.

“Con la Re­vo­lu­ción se creó una es­cue­la de cir­co que ha gra­dua­do a pro­fe­sio­na­les de al­to ni­vel, re­co­no­ci­dos hoy en to­do el mun­do. Su ri­gor, ca­li­dad y pres­ti­gio los han co­lo­ca­do en los más exi­gen­tes cir­cui­tos in­ter­na­cio­na­les”, afir­mó en esa opor­tu­ni­dad Díaz-Ca­nel.

Pe­ro cuan­do se ha­ble de ese me­dio si­glo de cir­co en Re­vo­lu­ción no se pue­de ig­no­rar un im­pul­so esen­cial: el que le otor­ga­ron a ese ar­te Ce­lia Sán­chez Man­du­ley y el Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz, gran­des pro­mo­to­res del cir­co au­tén­ti­ca­men­te cu­bano y po­pu­lar des­de los pri­me­ros años del pro­ce­so.

No en vano tan­tos no­ta­bles ar­tis­tas cir­cen­ses los ve­ne­ran y los han hon­ra­do en sus ac­tua­cio­nes.

Los éxi­tos del cir­co cu­bano re­pre­sen­tan en bue­na me­di­da la con­cre­ción de un sue­ño, de una as­pi­ra­ción y de un es­fuer­zo.

La car­pa Trom­po­lo­co, se­de prin­ci­pal del Cir­co Na­cio­nal de Cu­ba.

La pren­sa del mo­men­to dio la no­ti­cia de la pre­sen­cia de Fi­del en la pri­me­ra fun­ción del pri­mer cir­co so­cia­lis­ta de Amé­ri­ca, el 2 de fe­bre­ro de 1962. | fo­to: Pan­chi­to Cano

Las pre­sen­ta­cio­nes del Cir­co Na­cio­nal de Cu­ba se dis­tin­guen por su al­to ni­vel téc­ni­co. | fo­to: Cir­co Na­cio­nal de Cu­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.