Un Án­gel se hi­zo le­yen­da

Trabajadores - - DEPORTES - | Joel Gar­cía

LA TAR­DE de 1967, cuan­do sa­lió de la es­cue­la jun­to a Cel­so Ta­ma­yo, se de­fi­nió el des­tino de Án­gel He­rre­ra so­bre un ring. Te­nía nue­ve años, pe­ro su ami­go lo con­ven­ció de una ma­ne­ra inusual: “No te­ne­mos no­via y mi­ra a tus her­ma­nos y a los míos co­mo sí tie­nen por el bo­xeo. Va­mos a me­ter­nos en ese de­por­te”. Ves­ti­dos de uni­for­me lle­ga­ron has­ta el gim­na­sio de la ca­lle Pa­seo, en Guan­tá­na­mo, don­de los re­ci­bió Jo­sé Ma­ría Chi­bás, más co­no­ci­do por Che­ma.

No tu­vie­ron a cor­to pla­zo mu­chas mu­cha­chas pa­ra re­par­tir be­sos, pe­ro He­rre­ra se con­ver­ti­ría en le­yen­da del cua­dri­lá­te­ro en me­nos de 10 años con dos tí­tu­los mun­dia­les (1978 y 1982) y olím­pi­cos (1976 y 1980) a ba­se de ta­len­to, sa­cri­fi­cio y en­tre­ga to­tal.

Aho­ra des­de la sa­la de su ho­gar en Gua­na­bo, se pu­so los guan­tes y lan­zó gan­chos y jabs, en me­dio de re­cuer­dos y anéc­do­tas. El diá­lo­go flu­yó sin ata­du­ras. Y des­pués de tan­tos años vol­vió al po­dio.

Sien­do to­da­vía ju­ve­nil ga­na bron­ce en un tor­neo Pla­ya Gi­rón…

An­tes no exis­tía la di­fe­ren­cia en­tre es­co­lar y ju­ve­nil, ni en­tre ju­ve­ni­les y ma­yo­res. Eso fue en 1975, pe­ro no me subie­ron al equi­po na­cio­nal ahí, sino que si­go en­tre­nan­do en la Es­pa de San­tia­go de Cu­ba. Al año si­guien­te, en el Pla­ya Gi­rón, sal­go cam­peón al de­rro­tar a otro guan­ta­na­me­ro, Jo­sé Agui­lar. En­ton­ces sí en­tro di­rec­to a la se­lec­ción prin­ci­pal.

¿Có­mo lle­ga tan rá­pi­do a ser nues­tro re­pre­sen­tan­te en los 57 ki­lo­gra­mos pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de Mon­treal 1976?

Era el cuar­to en esa di­vi­sión cuan­do lle­gué al equi­po, pe­ro me in­clu­yen pa­ra ir a una ba­se de en­tre­na­mien­to en la al­tu­ra de México, con el ob­je­ti­vo de ayu­dar a los com­pa­ñe­ros y por si pa­sa­ba al­go con los ti­tu­la­res de 57 y 60 ki­los. Esa pre­pa­ra­ción me vino de ma­ra­vi­llas y cuan­do co­men­za­ron los spa­rrings los pro­fe­so­res vie­ron que les ga­na­ba a los de 57, 60, 63 y has­ta a los de 67. Lle­gué a ti­rar más de 100 gol­pes por mi­nu­to. Lo que que­ría era par­ti­ci­par en los Jue­gos Olím­pi­cos y si me da­ban la po­si­bi­li­dad apro­ve­char­la.

¿Y cuán­do se de­ci­dió to­do?

El úl­ti­mo día de los spa­rrings con Ge­no­ve­vo Gri­ñán fue uná­ni­me mi vic­to­ria. A la se­ma­na anun­cia­ron el equi­po en la Ciu­dad De­por­ti­va y me que­dé sor­pren­di­do cuan­do di­je­ron mi nom­bre pa­ra re­pre­sen­tar a Cu­ba en los 57 ki­los. Era el más nue­vo y na­die con­fia­ba en mí, por­que de ayu­dan­te en la al­tu­ra me con­ver­tí en ti­tu­lar.

Ha­ble­mos en­ton­ces de ese pri­mer oro olím­pi­co

Ya en Mon­treal le di­je a Al­ci­des: “No voy a ve­nir des­de tan le­jos a per­der”. La es­tra­te­gia era pen­sar so­lo en la pe­lea que me to­ca­ba ese día, pa­so a pa­so. Al fi­nal eché cin­co com­ba­tes. Al in­dio Rai le di no­cao en el pri­mer asal­to, des­pués me to­có un ve­ne­zo­lano que se fue del par­que 5-0. Lue­go vino el ame­ri­cano Das­vey Arms­trong, uno de los fa­vo­ri­tos, pe­ro no lo de­jé res­pi­rar, de cam­pa­na a cam­pa­na, du­rí­si­mo, has­ta que ga­né 3-2. En se­mi­fi­na­les ven­cí al me­xi­cano Án­gel Pa­re­des 5-0 y la fi­nal fue con­tra el ale­mán No­wa­kows­ki.

His­tó­ri­ca esa pe­lea, mu­chos la re­cuer­dan to­da­vía

Sa­ga­rra me man­da a es­tu­diar­lo en el pri­mer asal­to, pe­ro él era más al­to y te­nía ex­tre­mi­da­des muy lar­gas, por lo que me ga­nó 20-0. Cuan­do voy pa­ra la es­qui­na ni me sen­té. Es­ta­ba dis­gus­ta­do. Sal­go al se­gun­do asal­to y cuan­do le ti­ro el jab, me me­tió un de­re­cha­zo en el ojo que vi más de 300 mil es­tre­llas. Pe­ro no ba­jé las ma­nos y cuan­do me vie­ne la vis­ta veo un bul­to y lo ha­go co­rrer pa­ra la mano zurda. Ahí mis­mo le so­né un rec­to de iz­quier­da y lo no­queé. ¡Qué cla­se de emo­ción!

La fo­to con Fi­del fue el ini­cio de mu­chos en­cuen­tros

Los bo­xea­do­res éra­mos prio­ri­dad pa­ra él, nos re­ci­bía y des­pe­día siem­pre. En es­ta fo­to (se­ña­la el cua­dro que es­tá en la sa­la) me di­jo: “Fe­li­ci­da­des, por­que pa­sas­te de ju­ve­nil a cam­peón olím­pi­co”. Él iba a ca­da even­to nues­tro y a los to­pes con­tra Es­ta­dos Uni­dos no fal­ta­ba, se me­tía has­ta en los ca­me­ri­nos pa­ra sa­ber có­mo es­tá­ba­mos. Son de­ce­nas de anéc­do­tas (se emo­cio­na y las lá­gri­mas co­rren).

Bel­gra­do 1978 le re­ser­vó el pri­mer tí­tu­lo mun­dial

Se­guía en 57 ki­los, aun­que con más con­fian­za y ex­pe­rien­cia. El je­fe de esa de­le­ga­ción fue el Co­man­dan­te de la Re­vo­lu­ción Ra­mi­ro Val­dés, quien dor­mía fren­te a mi ha­bi­ta­ción. El día de la fi­nal man­da­ron a dos mu­je­res pa­ra que me son­sa­ca­ran y per­die­ra con­tra el pú­gil del país se­de, Bras­ti­lav Ris­tic, pe­ro me hi­ce pa­sar por otro y fi­nal­men­te to­ca­ron en el cuar­to del Co­man­dan­te, quien las man­dó a ex­pul­sar del ho­tel in­me­dia­ta­men­te. Ga­né el oro ti­ran­do más pi­ña­zos que un ven­ti­la­dor cuan­do echa ai­re, se­gún el pro­pio Ra­mi­ro.

¿Por qué nun­ca ga­nó unos Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos?

Esa no era mi com­pe­ten­cia. En 1979 me que­dé sin me­da­llas y en 1983 me en­re­dó el nor­tea­me­ri­cano Per­nell Whi­ta­ker y ter­mi­né con pla­ta. Ten­go dos es­pi­nas cla­va­das: los Pa­na­me­ri­ca­nos y los Jue­gos Olím­pi­cos de 1984, don­de pu­de ha­ber ga­na­do mi ter­cer oro.

¿Al­gún re­cuer­do es­pe­cial de Mos­cú 1980?

Re­sul­tó más fá­cil que en Mon­treal, no obs­tan­te, con­tra el ru­so Dem­ya­nen­ko en la fi­nal tu­ve que po­ner el ex­tra. Des­de el pesaje em­pe­zó la co­sa, por­que le me­tí un em­pu­jón ya que le to­ca­ba a él pri­me­ro y que­ría que pa­sa­ra yo. Cuan­do vino a sa­lu­dar en la es­qui­na le pu­se un tras­pié. Al fi­na­li­zar el pri­mer asal­to te­nía el ojo hin­cha­do, sin em­bar­go, aguan­tó has­ta el ter­ce­ro por­que era gua­po.

¿Qué re­pre­sen­ta­ba ser el ca­pi­tán de un equi­po tan pre­mia­do?

Es­ta­ba or­gu­llo­so de que un gua­ji­ro de Guan­tá­na­mo hu­bie­ra lle­ga­do a ser cam­peón olím­pi­co y de­fen­der a Cu­ba des­de el bo­xeo. No era un pu­gi­lis­ta téc­ni­co, de­pen­día de mi pre­pa­ra­ción fí­si­ca. Al po­ner­me de ca­pi­tán en 1977 so­lo que­ría que to­das las di­vi­sio­nes tu­vie­ran re­sul­ta­do. Fui tam­bién ca­pi­tán de la se­lec­ción Amé­ri­ca en la Co­pa del Mun­do de 1981. Lle­ga­mos a te­ner un equi­po de res­pe­to a ni­vel mun­dial. En mu­chas com­pe­ten­cias si to­ca­ba la pri­me­ra pe­lea con un cu­bano, al­gu­nos ni se pre­sen­ta­ban.

En 1982 lo­gra ven­cer a su ri­val más en­co­na­do: Whi­ta­ker

Ese fue el pri­mer mun­dial don­de lo­gra­mos cin­co me­da­llas de oro. Dis­cu­to el tí­tu­lo con el ame­ri­cano Whi­ta­ker, a quien no ha­bía po­di­do ga­nar­le has­ta ese mo­men­to. La mano la te­nía fas­ti­dia­da, pe­ro an­tes del com­ba­te el doc­tor Raúl Fo­lla­ca me in­fil­tró. Le di un iz­quier­da­zo por el tron­co de la ore­ja que lo ti­ré.

Im­pres­cin­di­ble ha­blar de dos ami­gos: Ste­ven­son y Hor­ta

Teo fue un ex­cep­cio­nal de­por­tis­ta. Ha­ber si­do ca­pi­tán del equi­po me per­mi­tió co­no­cer más sus vir­tu­des. Días an­tes de fa­lle­cer ha­bía­mos pla­ni­fi­ca­do re­unir­nos, pe­ro la muer­te nos lo ro­bó. Hor­ta y yo éra­mos uno. Cuan­do lo suben a 57 ki­los pe­lea­mos en un Car­dín y per­dí. Me su­gie­ren pa­sar a 60 ki­los, pe­ro la amis­tad se man­tu­vo de por vi­da, co­mo bue­nos her­ma­nos.

¿Por qué un re­ti­ro tan tem­prano?

No po­día ir a los Jue­gos Olím­pi­cos de 1988 por el lí­mi­te de edad que es­ta­ba pues­to y por tan­to, de­ci­dí re­ti­rar­me. In­flu­ye­ron tam­bién las le­sio­nes en las ce­jas. En even­tos in­ter­na­cio­na­les nun­ca me pa­só, pe­ro en Cu­ba se me abrió la he­ri­da va­rias ve­ces. Ha­blé con el pro­fe y me di­jo: “Si de­ci­dis­te des­can­sar pa­ra es­tar con tu fa­mi­lia no po­de­mos ha­cer na­da. Bas­tan­tes glo­rias le has da­do al país”. El re­ti­ro fue en el Car­dín de 1985 en Cie­go de Ávi­la.

Y lle­gó una eta­pa es­plen­do­ro­sa co­mo en­tre­na­dor

Em­pe­cé por la Ei­de Már­ti­res de Bar­ba­dos. Lue­go es­tu­ve tres años en Pe­rú, don­de no me que­rían sol­tar por los re­sul­ta­dos que tu­ve con es­co­la­res. Tam­bién pres­té co­la­bo­ra­ción en Bul­ga­ria. Mai­kro Ro­me­ro pa­só por mis ma­nos. Me po­nía los guan­tes con él por­que me gus­ta­ba has­ta co­rrer con mis atle­tas. Con­mi­go no ha­bía va­ci­lón.

El pro­fe Sa­ga­rra

Es ha­blar de una le­yen­da. Ha si­do uno de los me­jo­res en­tre­na­do­res no de Cu­ba, sino del mun­do. Ade­más, era hom­bre a to­do. Nos co­no­cía per­fec­ta­men­te y sa­bía en las con­di­cio­nes en que tú es­ta­bas, in­clu­so cuan­do hu­bie­ras te­ni­do un mal spa­rrings.

¿Qué opi­nión le me­re­ce el bo­xeo ac­tual?

Los pu­gi­lis­tas ac­tua­les son más be­ne­fi­cia­dos en el te­ma eco­nó­mi­co, cuen­tan con me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da y to­dos tie­nen ca­rro, pe­ro sien­to que les fal­ta un po­co más de amor a lo que prac­ti­can. Les he da­do con­se­jos a al­gu­nos y no to­dos lo asi­mi­lan. A pe­sar de eso, el bo­xeo se­gui­rá sien­do el que más me­da­llas apor­ta­rá a nues­tro país.

¿Apo­ya que Cu­ba ini­cie el bo­xeo fe­me­nino?

Las mu­je­res aquí ha­cen de to­do, cons­truc­to­ras, téc­ni­cas, di­ri­gen­tes, y es­tán en lu­cha, ju­do, ká­ra­te, taek­won­do, por qué no pue­den prac­ti­car bo­xeo. Lo que hay es que pro­te­ger­las bien. Se­ría­mos una po­ten­cia. Se ha dis­cu­ti­do mu­chas ve­ces, pe­ro no se de­ci­de aún. Ten­go una nie­ta que me di­ce: “Abue­lo, cuán­do me vas a en­tre­nar” y tie­ne 6 años. La hi­ja de Moha­med Alí es cam­peo­na mun­dial.

Guan­tá­na­mo es tie­rra de de­por­tis­tas, en es­pe­cial de pu­gi­lis­tas

Es la pro­vin­cia más in­trin­ca­da y la gen­te cuan­do se de­di­ca a cual­quier co­sa quie­re dar lo me­jor. Siem­pre fal­ta­ron guan­tes de bo­xeo pa­ra en­tre­nar, pe­ro so­bra­ban fi­bras pa­ra tra­ba­jar. He te­ni­do ga­nas de po­ner un gim­na­sio en mi ca­sa. No po­dré dar mas­co­ta por las se­cue­las del ac­ci­den­te, aun­que sí en­se­ñar a amar es­te de­por­te.

Pe­se a la li­mi­ta­ción fí­si­ca, se ve muy fuer­te a los 61 años

Es­to se lo de­bo a que en­tre­na­ba mu­cho. Al­ci­des de­cía 10 vuel­tas y da­ba 15 o 20. Lle­gué a ir de Ala­mar a la Ciu­dad De­por­ti­va co­rrien­do por Vía Blan­ca. Otras ve­ces iba has­ta lo úl­ti­mo de Gua­na­bo, me ti­ra­ba en la pla­ya y re­gre­sa­ba co­rrien­do.

La fa­ma y la fa­mi­lia

No sé qué sig­ni­fi­ca ser fa­mo­so. Soy nor­mal, co­mo cual­quier cu­bano. Los ni­ños del ba­rrio me di­cen cam­peón por­que sus pa­dres les cuen­tan de mis pe­leas y me­da­llas. La fa­ma me­jor es ser sen­ci­llo. Sal­go, ca­mino, bon­cheo con los ve­ci­nos y los fi­nes de se­ma­na me sien­to a ver sóft­bol en el te­rreno fren­te a la ca­sa.

Si no hu­bie­se subido a un cua­dri­la­te­ro, ¿qué se­ría Án­gel He­rre­ra?

La mú­si­ca me gus­ta­ba mu­cho. To­ca­ba ba­te­ría y ba­jo sin ha­ber­la es­tu­dia­do, so­lo por oí­do. De vez en cuan­do lo que po­nía era mú­si­ca con mis ma­nos en el ring.

Des­pués de 225 vic­to­rias y 12 de­rro­tas, es­te ejem­plo de de­por­tis­ta pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no pi­dió, por mo­des­tia, uno de sus de­seos más que­ri­dos: vol­ver a la Ciu­dad De­por­ti­va a pre­sen­ciar un car­tel de bo­xeo. Oja­lá y los en­car­ga­dos de ha­cer reali­dad ese sue­ño no de­mo­ren en re­ga­lár­se­lo. Me­re­ci­do lo tie­ne de so­bra.

| fo­to: Jo­sé Raúl Ro­drí­guez Ro­ble­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.