Vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra sal­var­nos

Trabajadores - - INTERNACIONALES - Ha­rol­do Ro­me­ro Pé­rez

EN CIER­TA oca­sión leí una his­to­ria de so­lo un pá­rra­fo en la cual el au­tor mos­tra­ba su desacuer­do con el in­ten­to de cier­tos paí­ses por ha­cer con­tac­to con ci­vi­li­za­cio­nes ex­tra­te­rres­tres. Ba­sa­ba su di­sen­so en la po­si­bi­li­dad de que, al sa­ber de nues­tra exis­ten­cia, ellos nos vi­si­ta­ran y que, al co­no­cer­nos y apre­ciar el da­ño que cau­sá­ba­mos a nues­tro pro­pio ho­gar, de­ter­mi­na­ran des­truir to­tal­men­te al pla­ne­ta Tie­rra, por la po­ten­cial ame­na­za que re­pre­sen­ta­ría­mos los te­rrí­co­las pa­ra la vi­da en el res­to del uni­ver­so, lu­gar don­de tam­bién re­si­dían.

El em­pleo de for­mas pro­duc­ti­vas no sus­ten­ta­bles, uni­do a la cre­cien­te de­man­da de una po­bla­ción mun­dial en au­men­to, tra­jo co­mo con­se­cuen­cia que en la dé­ca­da de los se­ten­ta del pa­sa­do si­glo, por vez pri­me­ra en la his­to­ria, la to­ta­li­dad de los re­cur­sos y ser­vi­cios eco­ló­gi­cos que la na­tu­ra­le­za pue­de re­no­var en un año fue­ron con­su­mi­dos en igual can­ti­dad de tiem­po.

Es­ta ten­den­cia de­pre­da­do­ra no se ha de­te­ni­do, sino que ha con­ti­nua­do in­cre­men­tán­do­se, al ex­tre­mo de que el 100 % de esos re­cur­sos y ser­vi­cios re­ge­ne­ra­dos anual­men­te de for­ma na­tu­ral es­te año fue­ron gas­ta­dos, se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes, en los pri­me­ros ocho me­ses.

An­te el evi­den­te ago­ta­mien­to de los re­cur­sos del pla­ne­ta, ex­per­tos de Na­cio­nes Uni­das sos­tie­nen que es ne­ce­sa­rio cam­biar la for­ma de pro­duc­ción y con­su­mo que pre­do­mi­na a ni­vel mun­dial. De una eco­no­mía li­neal de ex­trac­ción-pro­duc­ción-con­su­mo-des­per­di­cio pro­po­nen tran­si­tar ha­cia un mo­de­lo cir­cu­lar que se fun­da­men­ta en el re­ci­cla­je, la re­pa­ra­ción, la re­uti­li­za­ción y la re­fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos.

El cam­bio re­du­ci­ría los des­per­di­cios, ex­plo­ta­ría más ra­cio­nal­men­te los re­cur­sos y cui­da­ría el me­dioam­bien­te. Un re­cien­te in­for­me de ONU Me­dio Am­bien­te, en el que par­ti­ci­pa­ron cien­tí­fi­cos in­de­pen­dien­tes, afir­ma que la eco­no­mía cir­cu­lar po­dría re­du­cir en­tre un 80 % y un 99 % los desechos in­dus­tria­les en cier­tos sec­to­res, y en­tre un 79 y un 99 % de emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI).

Res­pec­to a es­to úl­ti­mo va­le sig­ni­fi­car que las for­mas pro­duc­ti­vas no sus­ten­ta­bles in­clu­yen el mo­do en que se pro­du­ce la ma­yor par­te de la ener­gía con­su­mi­da en el mun­do, fun­da­men­tal­men­te a par­tir de com­bus­ti­bles fó­si­les co­mo pe­tro­leo y car­bón, que al ser que­ma­dos ge­ne­ran los GEI, cu­ya acu­mu­la­ción en la at­mós­fe­ra pro­vo­ca el al­za de la tem­pe­ra­tu­ra mun­dial y el cam­bio cli­má­ti­co, que tan­to tras­tor­na y ame­na­za la vi­da en la Tie­rra.

En su úl­ti­mo in­for­me (oc­tu­bre del 2018), el Gru­po In­ter­gu­ber­na­men­tal de Ex­per­tos so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC), de la ONU, de­man­dó rea­li­zar con ur­gen­cia “cam­bios sin pre­ce­den­tes” a ni­vel glo­bal, a fin de li­mi­tar la subida de las tem­pe­ra­tu­ras a 1,5 gra­dos Cel­sius (ºC) res­pec­to a la era prein­dus­trial. El Acuer­do de Pa­rís so­bre el cli­ma, del año 2015, que regirá tras el ce­se del Pro­to­co­lo de Kio­to el 31 de di­ciem­bre del 2020, es­ta­ble­ció la ne­ce­si­dad de res­trin­gir el as­cen­so a 2ºC, ci­fra que ya se con­si­de­ra in­su­fi­cien­te.

Se man­tie­nen se­ña­les re­ve­la­do­ras del cam­bio cli­má­ti­co, co­mo el au­men­to del ni­vel del mar, el ca­lor oceá­ni­co, la aci­di­fi­ca­ción de los océanos y el de­rre­ti­mien­to de los hie­los ma­ri­nos y los gla­cia­res, mien­tras que las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas ex­tre­mas han sem­bra­do la des­truc­ción en to­dos los con­ti­nen­tes, afir­mó re­cien­te­men­te la Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial (OMM), de Na­cio­nes Uni­das.

Tras­pa­sar el lí­mi­te de 1,5ºC, ad­vier­te el IPCC, con­lle­va­ría un ma­yor au­men­to del ca­lor ex­tre­mo, las llu­vias to­rren­cia­les y las se­quías; y tam­bién, en­tre otras no­ci­vas con­se­cuen­cias, in­cre­men­tar la ex­tin­ción de es­pe­cies de plan­tas y ani­ma­les, así co­mo las afec­ta­cio­nes a la sa­lud hu­ma­na, su­mi­nis­tros de agua, pro­duc­ción de ali­men­tos y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, con un im­pac­to es­pe­cial­men­te ne­ga­ti­vo so­bre las po­bla­cio­nes más po­bres y vul­ne­ra­bles del pla­ne­ta.

Sin em­bar­go, la vi­ge­si­mo­cuar­ta Con­fe­ren­cia de la ONU so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co (COP 24, rea­li­za­da es­te di­ciem­bre en la ciu­dad po­la­ca de Ka­to­wi­ce), di­ri­gi­da a cul­mi­nar la ins­tru­men­ta­ción del Acuer­do de Pa­rís, no aco­gió la de­man­da del IPCC, por la ne­ga­ti­va de un re­du­ci­do gru­po de paí­ses fren­te a los ca­si 200 Es­ta­dos del or­be que par­ti­ci­pa­ron.

La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca mun­dial coin­ci­de en que es po­si­ble evi­tar que los efec­tos pa­ra los eco­sis­te­mas y la vi­da en la Tie­rra sean mu­cho me­nos ca­tas­tró­fi­cos y afir­ma que ello es fac­ti­ble me­dian­te el em­pleo de tec­no­lo­gías ya exis­ten­tes y la ade­cua­da in­ver­sión de re­cur­sos fi­nan­cie­ros dis­po­ni­bles cu­yos be­ne­fi­cios, ca­be des­ta­car, su­pe­rarían los cos­tos de las in­ver­sio­nes.

Con los días cre­ce el cla­mor en apo­yo a la de­man­da de im­pe­dir que la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal su­pere los 1,5ºC, de los que has­ta hoy, no de­be ig­no­rar­se, se re­gis­tra un al­za de 1º Cel­sius. En pró­xi­mos even­tos que rea­li­za­rá la ONU so­bre es­te cru­cial te­ma es­pe­re­mos que pri­me lo que hoy fal­ta: vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra ser res­pon­sa­bles con el des­tino de la hu­ma­ni­dad. Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal de la ONU so­bre Me­dio Am­bien­te Hu­mano. Fue la pri­me­ra gran con­fe­ren­cia mun­dial so­bre cues­tio­nes me­dioam­bien­ta­les, y mar­có un pun­to de in­fle­xión en el desa­rro­llo de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal en es­ta ma­te­ria. Cum­bre de la Tie­rra. Apro­bó la Con­ven­ción Mar­co de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co (CMNUCC), adop­ta­da an­tes en Nue­va York, don­de se ar­gu­men­ta la ne­ce­si­dad de re­du­cir la emi­sión de los GEI, cau­san­tes del cam­bio cli­má­ti­co.

1972, Es­to­col­mo, Sue­cia 1992, Río de Ja­nei­ro, Bra­sil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.