Fa­lle­ció Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Ál­va­rez, Hé­roe de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba

A ma­ne­ra de ho­me­na­je al Hé­roe de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Ál­va­rez, el Gallego, co­mo to­do el pue­blo lo co­no­cía, re­pro­du­ci­mos frag­men­tos de una in­tere­san­te en­tre­vis­ta que con­ce­dió a Tra­ba­ja­do­res en enero de 1999

Trabajadores - - PORTADA - | Alina Martínez Triay

Co­mo ya se in­for­mó, en las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na de es­te do­min­go, fa­lle­ció el Hé­roe de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, Ge­ne­ral de Di­vi­sión de la Re­ser­va Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Ál­va­rez, a la edad de 95 años.

El Gallego Fer­nán­dez, co­mo le co­no­cía nues­tro pue­blo, na­ció el 4 de no­viem­bre de 1923 en San­tia­go de Cu­ba. Des­de muy jo­ven par­ti­ci­pó en la lu­cha re­vo­lu­cio­na­ria contra la ti­ra­nía ba­tis­tia­na en mo­vi­mien­tos cons­pi­ra­ti­vos con di­fe­ren­tes gru­pos mi­li­ta­res y po­lí­ti­cos, ra­zón por la cual guar­dó pri­sión du­ran­te ca­si tres años en Is­la de Pi­nos.

Al triun­fo de la Re­vo­lu­ción se in­cor­po­ró a las Fuer­zas Armadas Re­vo­lu­cio­na­rias, par­ti­ci­pó en la lu­cha contra ban­di­dos, así co­mo en la di­rec­ción de los com­ba­tes en Pla­ya Gi­rón, ba­jo las ór­de­nes del Co­man­dan­te en Je­fe de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, Fi­del Cas­tro Ruz.

En el Mi­nis­te­rio de las Fuer­zas Armadas Re­vo­lu­cio­na­rias ocu­pó di­fe­ren­tes res­pon­sa­bi­li­da­des, en­tre ellas di­rec­tor de la Es­cue­la de Ca­de­tes del Ejér­ci­to Re­bel­de, de la Es­cue­la de Res­pon­sa­bles de Mi­li­cias de Ma­tan­zas y de las Es­cue­las de Ba­ta­llo­nes de Mi­li­cias de la pro­vin­cia de La Ha­ba­na; je­fe de la Di­rec­ción de Pre­pa­ra­ción Com­ba­ti­va y Vi­ce­mi­nis­tro de las FAR.

Tam­bién se de­sem­pe­ñó co­mo Vi­ce­mi­nis­tro Pri­me­ro y Mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Vi­ce­pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros y Ase­sor del Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros. Des­de 1997 has­ta oc­tu­bre del 2018 pre­si­dió el Co­mi­té Olím­pi­co Cu­bano, año en que re­sul­tó elec­to co­mo su Pre­si­den­te Ho­no­rí­fi­co Vi­ta­li­cio.

Os­ten­ta­ba la con­di­ción de Fun­da­dor del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba, in­te­gró su Co­mi­té Cen­tral des­de el Pri­mer Congreso en 1975 y fue miem­bro su­plen­te del Bu­ró Po­lí­ti­co de 1980 a 1991.

Dipu­tado a la Asam­blea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar des­de su cons­ti­tu­ción en 1976 y miem­bro del Con­se­jo de Es­ta­do en­tre los años 1981 y 1993.

Li­cen­cia­do en Cien­cias So­cia­les y Profesor de Mé­ri­to de la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca En­ri­que Jo­sé Va­ro­na. Se le con­fi­rie­ron los doc­to­ra­dos Ho­no­ris Cau­sa en Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na; en Cien­cias Mi­li­ta­res de la Aca­de­mia de las FAR Ge­ne­ral Má­xi­mo Gó­mez y en Cien­cias de la Cul­tu­ra Fí­si­ca y el De­por­te de la Uni­ver­si­dad de Cien­cias de la Cul­tu­ra Fí­si­ca, así co­mo el doc­to­ra­do en Cien­cias His­tó­ri­cas de la Uni­ver­si­dad de Orien­te.

Por sus mé­ri­tos re­ci­bió nu­me­ro­sas ór­de­nes, me­da­llas y con­de­co­ra­cio­nes. En el año 2001 se le con­fi­rió el tí­tu­lo ho­no­rí­fi­co de Hé­roe de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba.

El pró­xi­mo mar­tes, en­tre las 09:00 y las 12:00 ho­ras, sus ce­ni­zas se­rán ex­pues­tas en el Pan­teón de los Ve­te­ra­nos de la Ne­cró­po­lis de Co­lón, don­de per­ma­ne­ce­rán has­ta que sean tras­la­da­das al Mau­so­leo del Se­gun­do Frente Orien­tal Frank País.

NUN­CA des­pués del 10 de mar­zo fue mo­no­lí­ti­co el pen­sa­mien­to den­tro de las fuer­zas armadas, afir­ma el en­ton­ces pri­mer te­nien­te de 33 años y sub­di­rec­tor do­cen­te de la Es­cue­la de Ca­de­tes, Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez, quien en 1956 fue con­de­na­do a cua­tro años de cár­cel por ha­ber to­ma­do par­te en una cons­pi­ra­ción mi­li­tar pa­ra de­rro­car a la dic­ta­du­ra de Ba­tis­ta.

So­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te mo­vi­mien­to, su con­fra­ter­ni­za­ción en el Pre­si­dio Mo­de­lo con los mi­li­tan­tes del 26 de Ju­lio y otros re­vo­lu­cio­na­rios allí con­fi­na­dos; la for­ma en que si­guie­ron los acon­te­ci­mien­tos del país; lo su­ce­di­do en la is­la el 1.o de enero de 1959 y en Co­lum­bia an­tes de la lle­ga­da de Ca­mi­lo, y los re­sul­ta­dos de un en­cuen­tro con Fi­del, nos ha­bla Fer­nán­dez, en una apa­sio­na­da y ca­si ci­ne­ma­to­grá­fi­ca evo­ca­ción de aque­llos he­chos.

La ac­ti­tud de la ofi­cia­li­dad jo­ven

El gol­pe del 10 de mar­zo de 1952 to­mó por sor­pre­sa a la in­men­sa ma­yo­ría de los miem­bros del ejér­ci­to en ac­ti­vo, re­cuer­da, y el cur­so pos­te­rior de los acon­te­ci­mien­tos des­per­tó una gran preo­cu­pa­ción en la ofi­cia­li­dad jo­ven. No­so­tros éra­mos el ins­tru­men­to que sos­te­nía a Ba­tis­ta, su la­tro­ci­nio, su co­rrup­ción, el abu­so, la política que se­guía y la re­pre­sión sin con­tem­pla­cio­nes que lle­va­ba ade­lan­te. Eso cons­ti­tuía una gran res­pon­sa­bi­li­dad y se con­vir­tió en uno de los ar­gu­men­tos que uti­li­zá­ba­mos cuan­do tra­tá­ba­mos de su­mar a otros com­pa­ñe­ros a la cons­pi­ra­ción pa­ra de­rro­car a la ti­ra­nía.

Así era el pa­no­ra­ma cuan­do lle­gó la vís­pe­ra del 4 de abril de 1956, fe­cha pre­vis­ta pa­ra nues­tro mo­vi­mien­to, en que fui­mos des­cu­bier­tos por la in­dis­cre­ción de uno de los cons­pi­ra­do­res.

En­tre 80 y 90 ofi­cia­les fue­ron san­cio­na­dos u obli­ga­dos a re­nun­ciar y exi­liar­se o que­dar­se en Cu­ba, otros fue­ron tras­la­da­dos a man­dos re­mo­tos en el in­te­rior del país. A al­gu­nos les im­pu­sie­ron 6 años de cár­cel y a los de gra­do ba­jo co­mo yo, cua­tro años y dos me­ses. Nos lle­va­ron a la Ca­ba­ña, des­pués al Prín­ci­pe adon­de nos fue­ron a vi­si­tar cien­tos de per­so­nas del pue­blo, en­tre ellos las Mujeres Mar­tia­nas, he­cho que asus­tó a Ba­tis­ta, y por eso a más de la mi­tad de no­so­tros, los prin­ci­pa­les, nos man­dó pa­ra el Pre­si­dio Mo­de­lo de Is­la de Pi­nos.

Lle­ga­mos a de­cla­rar a la cir­cu­lar Te­rri­to­rio Li­bre de Cu­ba

El su­per­vi­sor del pe­nal era el co­man­dan­te Ca­po­te, quien nos di­jo, qué pe­na nos da, us­te­des ami­gos míos, gen­te bue­na, aquí to­dos los pre­sos son ba­tis­tia­nos, los voy a ubi­car en un lu­gar se­gu­ro y lue­go los voy a ir me­jo­ran­do. Nos fue­ron sa­can­do uno a uno y no vol­vi­mos a sa­ber de nues­tros com­pa­ñe­ros has­ta ca­si un año des­pués. Pos­te­rior­men­te qui­ta­ron a Ca­po­te y pu­sie­ron a Ugal­de Ca­rri­llo. Unos me­ses más tar­de lle­ga­ron los de­te­ni­dos por el asal­to al cuar­tel Goi­cu­ría, y co­mo yo ha­bía re­ci­bi­do no­ti­cias op­ti­mis­tas so­bre la lu­cha re­vo­lu­cio­na­ria en una vi­si­ta, les es­cri­bí y ti­ré el pa­pel por una ven­ta­na al­ta que da­ba a don­de ellos es­ta­ban.

El pa­pel lle­gó por un des­cui­do a la di­rec­ción del pe­nal y Ugal­de Ca­rri­llo me man­dó a bus­car, me tor­tu­ró y me tu­vo en­ce­rra­do des­nu­do en una cel­da solitaria un mes. Mi si­tua­ción lle­gó por la vía de los pre­sos a co­no­ci­mien­to de la ca­lle, se hi­zo una de­nun­cia for­mal y Ugal­de fue en­cau­sa­do por los tri­bu­na­les. Cuan­do me vol­ví a re­unir con mis com­pa­ñe­ros ha­bía ba­ja­do de 190 a 160 li­bras en ese mes, la gen­te pen­sa­ba que es­ta­ba tu­bercu­loso.

Nos tras­la­da­ron a la cir­cu­lar 4, don­de ha­bía pre­sos co­mu­nes y po­lí­ti­cos, y des­pués nos de­ja­ron so­los a no­so­tros. Em­pe­za­ron a lle­gar los ex­pe­di­cio­na­rios del Gran­ma cap­tu­ra­dos y par­ti­ci­pan­tes en el al­za­mien­to del 30 de no­viem­bre; lle­gó Ar­man­do Hart, y se fue for­man­do la di­rec­ción del Mo­vi­mien­to 26 de Ju­lio en la cir­cu­lar. Al pro­pio tiem­po si­guie­ron in­gre­san­do mi­li­ta­res de pe­que­ñas cons­pi­ra­cio­nes que me­re­cen res­pe­to, ofi­cia­les de la ma­ri­na y el ejér­ci­to re­la­cio­na­dos con el al­za­mien­to del 5 de Sep­tiem­bre y lle­ga­mos a ser 600 pre­sos en la cir­cu­lar.

Te­nía­mos un pe­que­ño ra­die­ci­to que se des­ar­ma­ba y se es­con­día en pie­zas en los lu­ga­res más in­ve­ro­sí­mi­les, y se ar­ma­ba en ho­ras de la tar­de o la no­che o en al­gu­na oca­sión es­pe­cial, en me­dio de la vi­gi­lan­cia de los cus­to­dios.

Pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos la cir­cu­lar la de­cla­ra­mos Te­rri­to­rio Li­bre de Cu­ba, ni los po­li­cías ni los guar­dias en­tra­ban, na­da más que pa­ra el con­teo de los pre­sos. Yo ha­cía de ins­truc­tor mi­li­tar y les da­ba clases a los mi­li­tan­tes del 26 de Ju­lio que for­ma­ban un ba­ta­llón, de có­mo ten­der­se, avan­zar, to­mar pun­te­ría. Nun­ca qui­se afi­liar­me al Mo­vi­mien­to por­que lo con­si­de­ré no éti­co con mis com­pa­ñe­ros.

La Is­la en ma­nos de los re­vo­lu­cio­na­rios

Ya pa­ra el 1.o de enero el ra­die­ci­to fun­cio­na­ba por la li­bre, día y no­che. Co­mo a las 10 de la ma­ña­na de ese 1.o de enero es­cu­cha­mos que Can­ti­llo ci­ta­ba a una con­fe­ren­cia de pren­sa en Co­lum­bia. ¿Ci­ta a la pren­sa Can­ti­llo y no Ba­tis­ta? En­ton­ces, ra­zo­na­mos, se ha ido o lo tie­nen pre­so, hay un gol­pe de Es­ta­do y Can­ti­llo lo es­tá li­de­rean­do.

Man­da­mos a bus­car al di­rec­tor de la pri­sión que era en esos mo­men­tos el co­man­dan­te Vie­ra de la Ro­sa, le di­ji­mos: Suél­te­nos, que Ba­tis­ta se fue (lo dá­ba­mos co­mo un he­cho), pe­ro nos res­pon­dió que no te­nía no­ti­cias, y no po­día de­jar­nos en li­ber­tad. Des­pués de una dis­cu­sión di­jo que via­ja­ría a La Ha­ba­na a con­sul­tar con Can­ti­llo. Al re­gre­so ma­ni­fes­tó que de­cía Can­ti­llo que no nos preo­cu­pá­ra­mos, que nos iban a in­dul­tar. La cir­cu­lar se ca­yó aba­jo de im­pro­pe­rios: ¡Ba­tis­ta se ha ido y us­ted y Can­ti­llo nos tie­nen pre­sos a no­so­tros que es­ta­mos aquí por lu­char contra Ba­tis­ta!

Mien­tras en la ca­pi­tal Can­ti­llo ha­bía fra­ca­sa­do en nom­brar a Pie­dra pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, se ha­bía que­da­do aga­rra­do de la bro­cha, sin au­to­ri­dad propia y con un mo­vi­mien­to re­bel­de, pu­jan­te y fuer­te.

Un gru­po de ofi­cia­les de Co­lum­bia le pi­die­ron que sa­ca­ra a los mi­li­ta­res pre­sos de la Is­la pa­ra que nos hi­cié­ra­mos car­go del ejér­ci­to y con la idea de que en­fren­tá­ra­mos el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio triun­fan­te. Tris­te pa­pel que no acep­ta­mos por lo me­nos la in­men­sa ma­yo­ría de no­so­tros.

Ar­man­do Hart vino a ver­me, y al co­no­cer la si­tua­ción me pro­pu­so si acep­ta­ba que­dar­me de je­fe mi­li­tar de la Is­la su­bor­di­na­do al 26 de Ju­lio, lo que acep­té y se­ría el res­pon­sa­ble de li­be­rar a to­dos los pre­sos po­lí­ti­cos.

Cuan­do lle­gué a Co­lum­bia, Ca­mi­lo to­da­vía no es­ta­ba allí, Bar­quín es­ta­ba man­dan­do gen­te pa­ra asu­mir el man­do en otras pro­vin­cias y en­ton­ces le di­je, aquí no ten­go na­da que hacer y me fui. Re­cha­cé así to­da par­ti­ci­pa­ción en la de­sig­na­ción de je­fes y la pre­ten­sión de os­ten­tar no­so­tros el man­do, usur­par, con­te­ner o dis­mi­nuir la en­te­ra li­ber­tad que te­nía el Mo­vi­mien­to Re­vo­lu­cio­na­rio 26 de Ju­lio, con el Ejér­ci­to Re­bel­de al frente, de adop­tar to­das las de­ci­sio­nes que co­rres­pon­dían en el país en aque­llos mo­men­tos.

El en­cuen­tro con Fi­del

El 12 de enero Fi­del in­vi­tó a los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes del mo­vi­mien­to mi­li­tar a una reunión que du­ró va­rias ho­ras.

Al fi­nal Fi­del le dio car­gos a la gen­te y al lle­gar a mí me di­ce: “Tú, di­rec­tor de la es­cue­la de ca­de­tes”. El úni­co que sa­lía con man­do era yo, los de­más eran ase­so­res.

Yo es­ta­ba ves­ti­do de ci­vil cuan­do nos íba­mos. Fi­del se pa­ró en la puer­ta pa­ra dar­nos la mano a ca­da uno y en­ton­ces le di­je: Co­man­dan­te, qui­sie­ra ha­blar con us­ted. “Es­pé­ra­te”, me pi­dió y al ir­se to­do el mun­do me lle­vó a un cuar­ti­co y me pre­gun­tó qué me su­ce­día. No sa­bía có­mo ha­blar­le. Mi­re, Co­man­dan­te —co­men­cé ex­pli­can­do— yo no ten­go na­da en contra de la Re­vo­lu­ción, al con­tra­rio, es­toy con­ten­to, sa­tis­fe­cho, soy li­bre, pe­ro creo que no he he­cho na­da que me­rez­ca vol­ver al ejér­ci­to. Real­men­te no ten­go el ma­yor in­te­rés, el Ejér­ci­to Re­bel­de ha de­rro­ta­do a la ti­ra­nía, lo que me cau­sa gran sa­tis­fac­ción, y yo me voy a tra­ba­jar hon­ra­da­men­te.

Me pre­gun­ta: “¿qué tra­ba­jo vas a hacer?” Y le res­pon­do que ha­cía unos 4 o 5 días me ha­bían nom­bra­do ad­mi­nis­tra­dor del cen­tral Nar­ci­sa, ya me ha­bían pa­ga­do el pri­mer sa­la­rio, no re­cuer­do si eran mil o mil cien pe­sos, y es­ta­ba re­ci­bien­do clases to­dos los días, ma­ña­na y tar­de, so­bre pro­ble­mas azu­ca­re­ros y ga­na­de­ros, por­que ha­bía una fin­ca de ga­na­do ane­xa al cen­tral.

Me di­ce Fi­del: “¡Mil cien pe­sos! No sé si yo te po­dré pa­gar tan­to.” Y co­mo ha­ce Fi­del mu­chas ve­ces cuan­do re­fle­xio­na, era un vol­cán en mo­vi­mien­to, da unos pa­seos, se aga­rra la bar­ba y se­ña­la: “Tie­nes ra­zón, tú te vas pa­ra el cen­tral y yo me voy a es­cri­bir un li­bro so­bre la Sie­rra y la Re­vo­lu­ción, y la Re­vo­lu­ción se va al ca­ra­jo”, y se me queda mi­ran­do. Re­fle­xio­né unos se­gun­dos y le res­pon­dí: ¿adón­de me di­jo us­ted que que­ría que yo fue­ra? De ahí sa­lí ves­ti­do tal y co­mo es­ta­ba con la or­den del nom­bra­mien­to, una de las po­cas que hay por es­cri­to, di­rec­to a asu­mir el man­do de la es­cue­la de ca­de­tes.

(Texto com­ple­to de la en­tre­vis­ta en www.tra­ba­ja­do­res.cu)

Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez jun­to a Fi­del en los días de Gi­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.