Un tren in­de­te­ni­ble

Trabajadores - - CULTURA -

Con la irrup­ción de Los Van Van, el 4 de di­ciem­bre de 1969, sa­le a la es­ce­na cu­ba­na un nue­vo rit­mo: el son­go, fu­sión del son con cé­lu­las de rit­mos cu­ba­nos y de otras la­ti­tu­des, bá­si­ca­men­te del Ca­ri­be

de la ta­lla de Jo­sé Luis el Tos­co Cor­tés o César Pupy Pe­dro­so.

Con tal so­por­te ini­cial la gen­te sim­ple­men­te go­za­ba y bai­la­ba co­mo que­ría su líder, lo que in­te­gra­ba a un pú­bli­co que has­ta en­ton­ces no le sim­pa­ti­za­ba mu­cho es­te ti­po de mú­si­ca: los jó­ve­nes. Por otra par­te, se es­tre­na­ba una ten­den­cia in­de­te­ni­ble a lo lar­go de la his­to­ria de Los Van Van: la re­crea­ción de ti­pos po­pu­la­res, so­bre to­do fe­me­ni­nos: Yu­ya Martínez —que, ya lo sa­be­mos, pro­ce­día de la Re­vé—, Lau­ra Chan­cle­ta, Chi­qui­ti­ca, di sí, y un bo­le­ro que de­be in­cluir­se en­tre las más de­li­ca­das pá­gi­nas de amor de la mú­si­ca cu­ba­na, aun­que con fre­cuen­cia se ol­vi­da en an­to­lo­gías y can­cio­nes: Ma­ri­lú.

Amén de las alu­di­das pe­cu­lia­ri­da­des ins­tru­men­ta­les y en ge­ne­ral mu­si­ca­les —tím­bri­cas y rít­mi­cas, tam­bién ar­mó­ni­cas y co­lo­rís­ti­cas— im­pre­sio­na la la­bor vo­cal. En es­te ru­bro el Le­le (cu­yo hi­jo in­te­gra ha­ce va­rios años la nó­mi­na van­va­ne­ra) se pro­yec­ta con gran ex­pre­si­vi­dad y ri­que­za de ma­ti­ces me­dian­te una voz ras­ga­da y de am­plio cro­ma­tis­mo y una in­ter­pre­ta­ción car­ga­da de mo­du­la­cio­nes y me­lis­mas —ad­mi­ra­bles sus agu­dos o sus fal­se­tes—, que con­fi­rie­ron un ver­da­de­ro se­llo a la agru­pa­ción.

De mo­do que si la pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca de la or­ques­ta tu­vo lu­gar en los pri­me­ros días de di­ciem­bre de 1969, dos me­ses an­tes ya so­na­ba en la ra­dio y se ven­día en el mer­ca­do el pri­mer LD; dis­co his­tó­ri­co por va­rias ra­zo­nes, an­to­ló­gi­co asi­mis­mo en más de un sen­ti­do: re­gis­tra los pri­me­ros éxi­tos del en­sem­ble (ca­si to­dos), ex­hi­bía con or­gu­llo y con­vic­ción los nue­vos gi­ros que da­ba la mú­si­ca bai­la­ble, im­par­tía una cla­se ma­gis­tral so­bre el son­go y de la me­jor ma­ne­ra: la prác­ti­ca.

No es has­ta 1974 que For­mell y Los Van Van gra­ban nue­va­men­te, qui­zás por lo que du­ró la po­pu­la­ri­dad de los te­mas reuni­dos en el de­but. Y así ocu­rrió, pe­ro la es­pe­ra va­lió la pe­na, pues ese año fac­tu­ran dos dis­cos.

Im­po­si­ble re­se­ñar en unas po­cas cuartillas his­to­ria tan ri­ca, que su­ma has­ta hoy una trein­te­na de ál­bu­mes y cien­tos de presentaciones en Cu­ba y el ex­tran­je­ro: al arri­bar es­te año a sus pri­me­ros 50 años inin­te­rrum­pi­dos, Los Van Van (que su­po in­clu­so su­pe­rar el gol­pe de­mo­le­dor que sig­ni­fi­có la des­apa­ri­ción de su líder For­mell en el 2014) es fiel a sus prin­ci­pios: do­nar ale­gría y esa ex­ce­len­te mú­si­ca bai­la­ble que, renovada y en­ri­que­ci­da, si­gue sien­do aque­lla mis­ma que ha­ce cin­co dé­ca­das pu­so a mo­ver el cuer­po y el es­pí­ri­tu a Cu­ba y el mun­do.

Los Van Van, en La Ram­pa ca­pi­ta­li­na, el 4 de di­ciem­bre de 1969, en su pri­me­ra pre­sen­ta­ción pú­bli­ca. Al cen­tro, su crea­dor, Juan For­mell.

Los Van Van mar­chan por mu­cho más: pa­ra es­te 2019.

Al maes­tro Juan For­mell se le re­cor­da­rá, en­tre otros mu­chos mé­ri­tos ar­tís­ti­cos, co­mo pres­ti­gio­so mú­si­co, ba­jis­ta, com­po­si­tor y arre­glis­ta, crea­dor de cé­le­bres pie­zas de la mú­si­ca po­pu­lar bai­la­ble, gé­ne­ro al que hi­zo no­ta­bles apor­tes, en­tre es­tos la in­tro­duc­ción de la ins­tru­men­ta­ción elec­tró­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.