Una vi­da de lu­chas

Trabajadores - - DEPORTES -

los com­ba­tes en las prin­ci­pa­les jus­tas. Po­co a po­co co­men­za­mos a ga­nar. Que­dar no­ve­nos era un lo­gro. En 1975, du­ran­te una reunión con el con­jun­to na­cio­nal, ex­pre­sé que es­tá­ba­mos ya pre­pa­ra­dos pa­ra lo­grar tí­tu­los olím­pi­cos y mun­dia­les. To­dos co­men­za­ron a reír­se y pen­sa­ron que es­ta­ba lo­co.

“Ellos lo ase­ve­ra­ban por­que en oca­sio­nes nos de­cían que éra­mos tu­ris­tas, da­do lo rá­pi­do que per­día­mos. Prác­ti­ca­men­te veía­mos la ac­ción des­de las gra­das. Hoy les ga­na­mos a quie­nes nos sub­es­ti­ma­ban”, ma­ni­fes­tó con la mis­ma ener­gía que im­pul­só las an­sias de sus dis­cí­pu­los.

Re­fie­re es­te gue­rre­ro que sus hi­jos y nie­tos de­por­ti­vos le quie­ren de co­ra­zón. “Lla­man y se preo­cu­pan por mi sa­lud. In­clu­so los que vi­ven en el ex­te­rior ca­da vez que tie­nen la opor­tu­ni­dad me de­di­can unos mi­nu­tos. El pa­sa­do año se co­rrió la no­ti­cia de que ha­bía fa­lle­ci­do. Las lla­ma­das en ca­sa fue­ron tan­tas que hu­bo que hacer tur­nos frente al te­lé­fono”, ates­ti­guó pa­ra ac­to se­gui­do agre­gar: “Eso se tra­du­jo en sa­lud”.

Ca­da ge­ne­ra­ción ate­so­ra las ca­rac­te­rís­ti­cas de su eta­pa. La lu­cha no es la ex­cep­ción, si bien hay una que no co­no­ce de es­ta­cio­nes: la per­sis­ten­cia. “La con­ti­nui­dad en el tra­ba­jo es de las ar­mas más va­lio­sas. Si nos he­mos su­pe­ra­do es gra­cias a ello, sin des­cui­dar los avan­ces cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos. De eso dan fe el buen nú­me­ro de me­da­llas ga­na­das en los prin­ci­pa­les cer­tá­me­nes del pla­ne­ta”.

So­bre las pro­yec­cio­nes no du­da de que los triun­fos se am­plíen. “Ca­da vez per­fec­cio­na­mos más el tra­ba­jo en la ba­se y los en­tre­na­do­res han in­cre­men­ta­do su ni­vel. A eso se aña­de la la­bor ex­ce­len­te que se rea­li­za en las pro­vin­cias. To­das su­man triun­fos a la cau­sa na­cio­nal. Eso de­mues­tra ca­li­dad y desa­rro­llo.

“Con­fie­so que ja­más so­ñé con lle­gar al ni­vel que te­ne­mos. Hu­bo pe­río­dos en que al­gu­nos des­con­fia­ban, pe­ro jun­to con va­rios especialistas en­con­tra­mos so­lu­cio­nes a di­ver­sas com­ple­ji­da­des. Hoy es­tar en la éli­te es una gran re­com­pen­sa”.

Erra­dos cri­te­rios mar­chi­ta­ron por mu­chos años los sue­ños de las mujeres, quie­nes año­ra­ban pro­bar sus des­tre­zas so­bre un col­chón de lu­cha. Fe­liz­men­te esa eta­pa lle­gó a su fin y en la ac­tua­li­dad, co­mo ha­ce­do­ras de un sin­nú­me­ro de ha­za­ñas, en­ri­que­cen al mo­vi­mien­to atlé­ti­co na­cio­nal.

“Me es­for­cé por su in­clu­sión. Du­ran­te un tiem­po di­je­ron que era muy vio­len­ta pa­ra ellas. Las de­fen­día ar­gu­men­tan­do que te­nían ca­pa­ci­dad de cor­tar ca­ña, le­van­tar edi­fi­ca­cio­nes y asu­mir cual­quier ta­rea. Al fi­nal se im­pu­so la ló­gi­ca. Lo me­jor es­tá por lle­gar”.

Ba­las en­tre pla­yas y mon­ta­ñas

Un buen guía es aquel que tri­bu­ta al­go a quie­nes lo ro­dean. Al­guien que se nu­tre de su equi­po de tra­ba­jo. Que ins­tru­ye con el ejem­plo del cri­te­rio y la leal­tad. Un buen líder ha­ce me­jo­res los lu­ga­res en los que es­tá. Y tam­bién más efi­ca­ces a las per­so­nas con las que la­bo­ra. En oca­sio­nes la gue­rra es­cul­pe hombres así.

“Pro­ce­do de una fa­mi­lia re­vo­lu­cio­na­ria, de la cual re­ci­bí tre­men­do ejem­plo. Al triun­fo de la Re­vo­lu­ción me vin­cu­lé a las mi­li­cias y lue­go par­tí a la lu­cha contra ban­di­dos en el Es­cam­bray. A con­ti­nua­ción com­ba­tí en Pla­ya Gi­rón y ade­más es­tu­ve acan­to­na­do cuan­do la Cri­sis de los Misiles. La con­clu­sión más im­por­tan­te que sa­qué es la de­fen­sa a to­da cos­ta de lo que tan­ta san­gre cos­tó.

“Es­tas ex­pe­rien­cias sir­vie­ron en el de­por­te. La vo­lun­tad, la dis­ci­pli­na y la fi­de­li­dad son atri­bu­tos que les in­cul­qué a los atle­tas. Ba­ta­llé pa­ra for­mar­los co­mo me­jo­res hombres”, re­cal­có.

Un co­ra­zón di­vi­di­do en­tre pa­tria y fa­mi­lia

Al­gu­nas de las pá­gi­nas más glo­rio­sas del de­por­te cu­bano la es­cri­bie­ron hombres due­ños de he­roís­mo que me­re­cen una gi­gan­tes­ca re­ve­ren­cia. Ser pro­ta­go­nis­ta de esos he­chos mien­tras se to­man las rien­das de la his­to­ria es una vi­ven­cia que ate­so­ra.

“For­mé par­te de la de­le­ga­ción de la dig­ni­dad. Es­tar en el bu­que Ce­rro Pe­la­do es al­go inol­vi­da­ble. Íba­mos es­cu­da­dos ba­jo una at­mós­fe­ra de leal­tad. Nos di­ri­gía un com­pa­ñe­ro co­mo Jo­sé Lla­nu­sa, pe­ro nos im­pul­sa­ba el ejem­plo de Fi­del.

“Tal era nues­tra de­ci­sión que hu­bié­ra­mos si­do ca­pa­ces de lle­gar a na­do a Puer­to Ri­co. Fue una ex­pe­rien­cia que re­por­tó me­da­llas y leal­tad. Al re­gre­so el Co­man­dan­te en Je­fe abor­dó el bar­co y com­par­ti­mos anéc­do­tas y en­se­ñan­zas.

“Tiem­po des­pués su­ge­rí pa­ra el cen­tro de en­tre­na­mien­to de los atle­tas el nom­bre Ce­rro Pe­la­do. No me lle­vé por la emo­ción. Ya te­nía pen­sa­do que era el ideal pa­ra una ins­ti­tu­ción que ten­dría un pe­so sig­ni­fi­ca­ti­vo en el de­por­te”.

Ser du­ran­te 20 años miem­bro de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Lu­chas es un pri­vi­le­gio que res­guar­da con or­gu­llo. “Ese es­pa­cio se ga­nó gra­cias al co­no­ci­mien­to y los re­sul­ta­dos. En dis­tin­tas oca­sio­nes sa­li­mos re­elec­tos con la ma­yo­ría de los vo­tos. Ta­ma­ña la­bor per­mi­tió que sea­mos miem­bros ho­no­ra­rios, al­go que so­lo po­seen con­ta­das na­cio­nes”, afir­mó.

Va­rios son los for­mi­da­bles dis­cí­pu­los que mo­de­ló. To­dos tie­nen un lu­gar en su co­ra­zón, pe­ro uno que fue un vol­cán en erup­ción in­va­de sus pen­sa­mien­tos, el des­apa­re­ci­do fí­si­ca­men­te Raúl Cas­ca­ret.

“Te­nía mu­cho ca­rác­ter. Ho­ras an­tes de dis­cu­tir el tí­tu­lo en el mun­dial de 1985, en Hun­gría, se per­dió. Lo en­con­tré en el ho­tel. Con un po­co de du­re­za le pre­gun­té: ¿no sa­bes que pe­leas pron­to? Me ti­ró el bra­zo por en­ci­ma y di­jo: ‘Tran­qui­lo, que yo soy me­da­lla de oro’. Cum­plió la pro­me­sa. Siem­pre nos ad­mi­ra­mos.

“Lo de Pa­dre de la Lu­cha Cu­ba­na sur­gió en una reunión de co­mi­sio­na­dos pro­vin­cia­les. Con­fie­so que lo acep­té con fe­li­ci­dad, pues a to­dos los con­si­de­ro co­mo mis hi­jos”.

Cier­to sa­bio es­cri­bió que un hom­bre es co­mo un ár­bol. Cre­ce­rá tan rec­to co­mo su na­tu­ra­le­za y sus raí­ces se lo per­mi­tan. Así se­rá ca­paz de re­sis­tir las tor­sio­nes de­for­man­tes. En el ca­so que nos ocu­pa, la es­tir­pe es la só­li­da raíz que sos­tie­ne al roble.

“Lo con­se­gui­do se lo de­bo a mi fa­mi­lia. Mi es­po­sa Bertha Isa­bel, co­no­ci­da por Re­be­ca, ha si­do vi­tal. Des­de no­vios fue mi es­cu­de­ra. Jun­to con mis hi­jos y nie­tos me­re­ce un mo­nu­men­to. Si hoy es­toy aquí es gra­cias a ellos. Que na­die lo du­de”.

En 1957, al re­ci­bir el No­bel de Li­te­ra­tu­ra, el fran­cés Al­bert Ca­mus di­jo: “Ca­da ge­ne­ra­ción se cree des­ti­na­da a reha­cer el mun­do”. La de Gus­ta­vo Ro­llé Fer­nán­dez se mez­cló con sue­ños que for­ja­ron hombres co­mo él. Su ejem­plo exal­ta el es­pí­ri­tu del de­por­te cu­bano.

La fa­mi­lia, el ma­yor te­so­ro de Gus­ta­vo Ro­llé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.