Cuan­do hay pit­cheo, hay azú­car

Trabajadores - - DEPORTES - Joel Gar­cía | Joel Gar­cía

La pe­lo­ta es­tá lle­na de refranes y uno an­ti­quí­si­mo es po­si­ble re­cor­dar­lo en el match se­mi­fi­nal en­tre Vi­lla Cla­ra y San­cti Spí­ri­tus: cuan­do hay pit­cheo no hay ba­teo, aun­que aho­ra pu­die­ra pa­ro­diar­se con las for­mi­da­bles cu­cha­ra­das de azú­car (4-0 y 8-1) que han re­ce­ta­do Fredy Asiel Ál­va­rez y Alaín Sán­chez co­mo abri­do­res, así co­mo Wil­son Pa­re­des y Yos­va­ni To­rres en el rol de re­le­vo.

El jue­go del men­tor Eduardo Pa­ret ha cam­bia­do muy po­co res­pec­to a lo visto en las dos eta­pas ini­cia­les del cam­peo­na­to: ve­lo­ci­dad en fun­ción de la ofen­si­va, buen co­rri­do de las ba­ses, opor­tu­ni­dad y con­fian­za a jó­ve­nes y con­sa­gra­dos, fil­deo ajustado y un cuer­po de ser­pen­ti­ne­ros do­mi­nan­te. ¿Les bas­ta­rá pa­ra ba­rrer a unos Ga­llos es­pi­ri­tua­nos que ape­nas han po­di­do ano­tar una ca­rre­ra en 18 in­nings con ra­quí­ti­co pro­me­dio de 215 de ave­ra­ge?

Un Yu­rién Viz­caíno des­bor­da­do (7-4 con par de vue­la­cer­cas) y dos re­fuer­zos acos­tum­bra­dos a ren­dir sin ner­vios en pos­tem­po­ra­das, co­mo Stay­ler Her­nán­dez (9-4) y Wi­lliam Saa­ve­dra (8-3), han si­do has­ta el mo­men­to sus ta­lis­ma­nes con el ma­de­ro. De un mo­men­to a otro, Car­los Be­ní­tez (7-0), César Prie­to (6-1) y No­rel Gon­zá­lez (7-1) pue­den su­mar­se a ellos y cum­plir pa­pe­les pro­ta­gó­ni­cos.

Con la nó­mi­na de me­nos re­nom­bre de los cua­tro con­jun­tos in­vo­lu­cra­dos en los play off, los ahi­ja­dos de Jo­sé Raúl Del­ga­do de­pen­den mu­cho de lo que pue­da hacer su tan­da de arri­ba —en es­pe­cial Or­lan­do Ace­bey (6-0) y Fre­de­rich Ce­pe­da (8-2)— y que los abri­do­res les ca­mi­nen al me­nos has­ta el sép­ti­mo in­ning, lo cual no pu­die­ron lo­grar Frank Luis Me­di­na ni Ya­riel Ro­drí­guez.

Un pre­su­mi­ble due­lo en­tre el zur­do Mi­sael Vi­lla y el de­re­cho Al­ber­to Bi­cet se anun­cia pa­ra es­te lu­nes en el es­ta­dio Au­gus­to César San­dino, don­de los Azu­ca­re­ros o Leo­par­dos (co­mo re­cla­man al­gu­nos afi­cio­na­dos se les lla­men) in­ten­ta­rán de­fi­nir el match pa­ra no vol­ver a los pre­dios del Jo­sé An­to­nio Huel­ga.

Remontar dos re­ve­ses en ron­das de­ci­si­vas no es im­po­si­ble, pe­ro la ob­je­ti­vi­dad y la jus­ti­cia in­di­can que el pa­sa­por­te a la fi­nal an­da te­ñi­do del na­ran­ja vi­lla­cla­re­ño aun­que el can­to de los Ga­llos es­pi­ri­tua­nos pu­die­ra ha­cer­se sen­tir al me­nos una vez, cual hon­ra bien ad­mi­ra­ble, que in­clu­ye ade­más po­der ter­mi­nar ter­ce­ros en la Se­rie si los avi­le­ños caen en la otra se­mi­fi­nal contra los tu­ne­ros.

Pa­ret, men­tor de­bu­tan­te, es­tá a pun­to de hacer his­to­ria con el equi­po que tan­to brilló co­mo tor­pe­de­ro y ca­pi­tán. Tiem­po al tiem­po. La ins­pi­ra­ción ofen­si­va de los sub­cam­peo­nes na­cio­na­les ha pul­ve­ri­za­do los pro­nós­ti­cos que con­si­de­ra­ban el co­te­jo en­tre los Le­ña­do­res de Las Tu­nas y los Ti­gres de Cie­go de Ávi­la co­mo el más pa­re­jo de las se­mi­fi­na­les. Dos ha­cha­zos (5-4 y 9-2) en ca­sa propia, el es­ta­dio Ju­lio An­to­nio Me­lla, no pa­re­cen de­fi­ni­to­rios por las ga­rras nun­ca sub­es­ti­ma­das del úni­co con­jun­to que ha le­van­ta­do tres ve­ces el ce­tro na­cio­nal en los úl­ti­mos 10 años.

Los en­cuen­tros re­sul­ta­ron bien di­fe­ren­tes en cuan­to a tác­ti­cas y es­tra­te­gias. El pri­me­ro se ex­ten­dió a 14 en­tra­das y el pe­so del triun­fo re­ca­yó en un re­le­vo de pe­lí­cu­la e inusual por par­te de Yoal­kis Cruz, quien le ga­nó el pul­so a un Vla­di­mir Gar­cía to­do co­ra­je, a pe­sar de re­sen­tir­se de una le­sión. Im­po­si­ble ol­vi­dar el fil­deo de An­drés Quia­la en el on­ceno pa­ra en­friar un pre­su­mi­ble jon­rón de Oscar Luis Co­lás, con el que qui­zás fes­te­ja­ron por ade­lan­ta­do mi­les de avi­le­ños.

La se­gun­da ca­ra del due­lo tu­vo un nom­bre de pun­ta a ca­bo: el re­fuer­zo pi­na­re­ño Er­lis Ca­sa­no­va, con­ven­ci­do de que pue­de ga­nar a quien se lo pro­pon­ga en fa­ses claves co­mo es­ta; en tan­to sus com­pa­ñe­ros res­pon­die­ron con lo que me­jor sa­ben hacer: des­tro­zar es­fé­ri­cas con sus ma­de­ros sin creer en es­te­la­res co­mo Yan­der Gue­va­ra o Da­chel Du­ques­ne.

El di­rec­tor tu­ne­ro, Pa­blo Ci­vil, lle­ga a la tie­rra de la pi­ña con va­rias no­ti­cias: Da­riel Gón­go­ra, líder en vic­to­rias, ti­ra­rá las ser­pen­ti­nas es­te lu­nes; Ya­siel San­to­ya sus­ti­tui­rá a Gui­ller­mo Avi­lés da­da la le­sión en la ro­di­lla de es­te úl­ti­mo en el pri­mer desafío, y no ha­rá cam­bios sus­tan­cia­les en su li­ne up, li­de­rea­do por el cam­peón de ba­teo de la cam­pa­ña Jor­ge En­ri­que Alo­má (7-4), y la re­ve­la­ción has­ta el mo­men­to de la postem­po­ra­da, el an­te­sa­lis­ta De­nis Pe­ña (9-4 y tres em­pu­ja­das).

Mu­chos re­cuer­dan que en la 51 Se­rie el pa­no­ra­ma era ca­si idén­ti­co al de aho­ra, y la tro­pa de Roger Ma­cha­do lo re­vir­tió con par de éxi­tos en ca­sa y dos re­ma­tes más en tie­rra tu­ne­ra. Los con­tex­tos y ju­ga­do­res han cam­bia­do bas­tan­te y fa­vo­re­cen hoy a los Le­ña­do­res, pe­ro pen­sar en una ba­rri­da so­bre los fe­li­nos si­gue so­nan­do utó­pi­co.

El desen­la­ce del ter­cer plei­to es de vi­da o muer­te pa­ra am­bos elen­cos, pues dar­le res­pi­ra­ción a los tri­mo­nar­cas se­ría muy pe­li­gro­so, al tiem­po que na­die nun­ca ha per­di­do en Cu­ba un play off con ven­ta­ja de 3-0. Y eso lo sa­ben to­dos, in­clui­da la afi­ción.

| fo­to: Alejandro Gar­cía/Pe­rió­di­co In­va­sor

| fo­to: Vi­cen­te Bri­to/Pe­rió­di­co Es­cam­bray

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.