Reivin­di­ca­ción de jus­ti­cia so­cial y fis­cal

Trabajadores - - INTERNACIONALES -

En el año 2017, tras la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, el can­di­da­to Emmanuel Ma­cron so­lo con­si­guió el su­fra­gio del 18,19 % de los elec­to­res pre­sen­tes en las lis­tas. Así el 81,81 % de los ins­cri­tos ex­pre­só otra op­ción política. En la se­gun­da vuel­ta, en un con­tex­to del Frente Re­pu­bli­cano des­ti­na­do a opo­ner­se a la ex­tre­ma de­re­cha y a su can­di­da­ta Ma­ri­ne Le Pen, el ex­ban­que­ro de Roths­child ob­tu­vo el su­fra­gio de ape­nas el 43,26 % de los ins­cri­tos, ilus­tran­do así la cri­sis del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co fran­cés.

No obs­tan­te, el can­di­da­to del po­der del di­ne­ro se be­ne­fi­ció de una cam­pa­ña me­diá­ti­ca sin pre­ce­den­te en la his­to­ria de la V Re­pú­bli­ca. En efec­to, en Fran­cia, 10 mul­ti­mi­llo­na­rios con­tro­lan los prin­ci­pa­les ca­na­les pri­va­dos (Ca­nal+, TF1), los ca­na­les in­for­ma­ti­vos (LCI, BFM-TV, CNEWS), los prin­ci­pa­les dia­rios na­cio­na­les (Le Mon­de, Li­bé­ra­tion, Le Fi­ga­ro) y los se­ma­na­les más di­fun­di­dos (Le Point, L’Ex­press, Le Nou­vel Obs). Ellos pu­sie­ron a la dis­po­si­ción del can­di­da­to Ma­cron sus re­cur­sos hu­ma­nos, ma­te­ria­les y fi­nan­cie­ros.

Me­di­das fa­vo­ra­bles a los pri­vi­le­gia­dos

La pri­me­ra me­di­da que to­mó el nue­vo Pre­si­den­te fue su­pri­mir el Im­pues­to so­bre la For­tu­na. Así, co­mo pro­me­dio, los 100 pa­tri­mo­nios más im­por­tan­tes de Fran­cia re­ci­bie­ron un rem­bol­so de 1,5 millones de eu­ros ca­da uno. Del mis­mo mo­do, el Go­bierno de Ma­cron de­ci­dió dis­mi­nuir la flat tax —im­pues­to glo­bal úni­co so­bre los in­gre­sos del ca­pi­tal— del 50 % al 30 por cien­to. En to­tal, esas dos de­ci­sio­nes pri­van a las fi­nan­zas pú­bli­cas de al me­nos 4 mil 500 millones de eu­ros ca­da año.

Ade­más, Emmanuel Ma­cron de­ci­dió trans­for­mar el Cré­di­to de Im­pues­to pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad y el Em­pleo (CICE) —ofi­cial­men­te des­ti­na­do a fa­vo­re­cer el em­pleo, pe­ro que be­ne­fi­cia ca­si ex­clu­si­va­men­te a las gran­des em­pre­sas fran­ce­sas— en dis­mi­nu­ción de las co­ti­za­cio­nes so­cia­les pa­ra los suel­dos in­fe­rio­res a 2,5 ve­ces el sa­la­rio mí­ni­mo. Es­ta me­di­da pri­va al pre­su­pues­to del Es­ta­do de 42 mil millones de eu­ros ca­da año y afec­ta gra­ve­men­te el sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial he­re­da­do de la Li­be­ra­ción de 1945.

Dis­mi­nu­yen ayu­das so­cia­les y au­men­tan im­pues­tos

Pa­ra com­pen­sar las pér­di­das pre­su­pues­ta­rias vin­cu­la­das a los re­ga­los fis­ca­les he­chos a las gran­des em­pre­sas y a las ca­pas más pu­dien­tes, el Go­bierno de­ci­dió re­du­cir los gas­tos so­cia­les. Así, los “con­tra­tos ayu­da­dos” que per­mi­tían a los jó­ve­nes des­em­plea­dos con­se­guir un tra­ba­jo fue­ron en par­te su­pri­mi­dos, en­tre­tan­to la ta­sa de des­em­pleo en­tre los jó­ve­nes de me­nos de 25 años su­pera el 22 por cien­to. De la mis­ma for­ma, tam­bién se re­du­jo la ayu­da pa­ra la vi­vien­da des­ti­na­da a los es­tu­dian­tes, mien­tras el 20 % de ellos vi­ve por de­ba­jo del um­bral de po­bre­za en Fran­cia. A un jo­ven de­so­cu­pa­do que ex­pre­só su des­am­pa­ro frente a las di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar un tra­ba­jo, el Pre­si­den­te Ma­cron res­pon­dió con des­pre­cio: “Cru­zo la ca­lle y le en­cuen­tro un tra­ba­jo”. Es­ta se­cuen­cia fil­ma­da, hu­mi­llan­te pa­ra el jo­ven, dio la vuel­ta al país, di­fun­dien­do la ima­gen de un di­ri­gen­te in­sen­si­ble a los su­fri­mien­tos de la ju­ven­tud.

El Go­bierno de Ma­cron tam­bién de­ci­dió au­men­tar al­gu­nos im­pues­tos co­mo la Con­tri­bu­ción So­cial Ge­ne­ra­li­za­da (CSG), que pa­só de 6,6 % al 8,3 por cien­to. Los ju­bi­la­dos, cu­ya pen­sión me­dia es de mil 283 eu­ros men­sua­les, han su­fri­do una dis­mi­nu­ción sen­si­ble de sus in­gre­sos.

Mien­tras el Go­bierno de Ma­cron ha mul­ti­pli­ca­do los re­ga­los a los más ri­cos, em­po­bre­cien­do sen­si­ble­men­te al Es­ta­do, al mis­mo tiem­po ha lle­va­do una gue­rra im­pla­ca­ble contra los ser­vi­cios pú­bli­cos dis­mi­nu­yen­do el nú­me­ro de fun­cio­na­rios en sec­to­res que ya su­fren am­plia­men­te es­ca­sez de per­so­nal co­mo la edu­ca­ción y la sa­lud. Du­ran­te el pri­mer año de su man­da­to, el Go­bierno eli­mi­nó 5 mil pues­tos de fun­cio­na­rios y se ha com­pro­me­ti­do a su­pri­mir 10 mil en el 2020. El ob­je­ti­vo de­cla­ra­do es re­du­cir el nú­me­ro de fun­cio­na­rios pa­ra el 2022, es de­cir, al fi­nal del quin­que­nio, contra la opinión ma­yo­ri­ta­ria de la po­bla­ción que sien­te un ape­go fuer­te ha­cia el ser­vi­cio pú­bli­co y el prin­ci­pio de solidaridad.

De­to­nan­te: el alza del im­pues­to so­bre la ga­so­li­na

La si­tua­ción so­cial de Fran­cia —que tie­ne cer­ca de 9 millones de pobres (so­bre una po­bla­ción to­tal de 65 millones de ha­bi­tan­tes), más de 3 millones de des­em­plea­dos, 2 millones de anal­fa­be­tos y 200 mil per­so­nas sin te­cho—, la política an­ti­so­cial del Go­bierno que pre­fie­re pri­vi­le­giar a los adi­ne­ra­dos, así co­mo el des­pre­cio y la in­di­fe­ren­cia por par­te del po­der ha­cia los ciu­da­da­nos más mo­des­tos, han desata­do un am­plio mo­vi­mien­to de pro­tes­ta po­pu­lar co­no­ci­do con el nom­bre de los Cha­le­cos Ama­ri­llos. Mien­tras Fran­cia es el país de Eu­ro­pa que más mi­llo­na­rios tie­ne y que la na­ción nun­ca ha si­do tan ri­ca en su his­to­ria, una par­te sus­tan­cial de sus ha­bi­tan­tes se en­fren­ta dia­ria­men­te a im­por­tan­tes di­fi­cul­ta­des ma­te­ria­les.

El de­to­nan­te fue la de­ci­sión de au­men­tar el im­pues­to so­bre la ga­so­li­na (7 cén­ti­mos por li­tro de ga­soil y 4 cén­ti­mos por li­tro de sú­per), im­pues­to des­ti­na­do a re­cau­dar 4 mil 500 millones de eu­ros anua­les, o sea el equi­va­len­te de la pér­di­da su­fri­da por la su­pre­sión del Im­pues­to so­bre la For­tu­na y la dis­mi­nu­ción de la Flat Tax.

Es­ta me­di­da ha sus­ci­ta­do una ola de in­dig­na­ción na­cio­nal no es­truc­tu­ra­da, es­pon­tá­nea y plu­ral, que se ha tra­du­ci­do en la mo­vi­li­za­ción po­pu­lar lan­za­da a tra­vés de las re­des so­cia­les pa­ra pro­tes­tar contra el ca­rác­ter ini­cuo del im­pues­to. La cau­sa común es el re­cha­zo al Pre­si­den­te Ma­cron, sím­bo­lo de la arro­gan­cia y del des­pre­cio de una cas­ta de pu­dien­tes. Des­de el 17 de no­viem­bre del 2018, fe­cha de la pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción na­cio­nal, el mo­vi­mien­to se ha am­plia­do con la par­ti­ci­pa­ción de los alumnos de los li­ceos y los es­tu­dian­tes.

Res­pues­ta gu­ber­na­men­tal: la re­pre­sión

El Go­bierno ha res­pon­di­do con una re­pre­sión que ha al­can­za­do ni­ve­les inau­di­tos. Frente a la per­sis­ten­cia del mo­vi­mien­to, el Go­bierno tu­vo que re­nun­ciar de­fi­ni­ti­va­men­te al alza del im­pues­to so­bre la ga­so­li­na. Anun­ció una ayu­da de 80 eu­ros men­sua­les —no in­clui­da en el suel­do men­sual, así no se to­ma en cuen­ta pa­ra el cálcu­lo del sub­si­dio del des­em­pleo y pa­ra la pen­sión— a los tra­ba­ja­do­res que re­ci­ben el sa­la­rio mí­ni­mo. No obs­tan­te, el Es­ta­do, es de­cir los con­tri­bu­yen­tes, y no las em­pre­sas, asu­mi­rá la to­ta­li­dad del cos­to. El sa­la­rio di­fe­ri­do (bru­to), es de­cir las co­ti­za­cio­nes so­cia­les a fa­vor de la pen­sión, del sub­si­dio del des­em­pleo y de la se­gu­ri­dad so­cial, se­rá drás­ti­ca­men­te dis­mi­nui­do a fa­vor de un au­men­to mí­ni­mo del sa­la­rio ne­to.

El Go­bierno tam­bién de­ci­dió anu­lar el au­men­to de la CSG pa­ra los ju­bi­la­dos que re­ci­ben una pen­sión in­fe­rior a 2 mil eu­ros men­sua­les, pe­ro so­lo por un año. El Pre­si­den­te Ma­cron anun­ció la des­fis­ca­li­za­ción de las ho­ras ex­tras a par­tir del 2019 pa­ra las em­pre­sas y los asa­la­ria­dos. Tam­bién pi­dió a las em­pre­sas “que pue­dan” que en­tre­guen una gra­ti­fi­ca­ción de fin de año a los asa­la­ria­dos de un im­por­te de su elec­ción.

To­das las de­ci­sio­nes anun­cia­das se­rán pa­ga­das por los con­tri­bu­yen­tes en de­tri­men­to del ser­vi­cio pú­bli­co, en el que se pre­vén re­cor­tes pa­ra com­pen­sar el cos­to de las me­di­das. Por otra par­te, el Go­bierno no ha he­cho nin­gún ges­to pa­ra los des­em­plea­dos, los que re­ci­ben pen­sio­nes ba­jas, las per­so­nas que so­bre­vi­ven gra­cias a las ayu­das so­cia­les o los fun­cio­na­rios, en una pa­la­bra, una par­te sus­tan­cial de la po­bla­ción.

Una as­pi­ra­ción de jus­ti­cia so­cial y fis­cal

Des­de lue­go, es­tas me­di­das no res­pon­den a las ex­pec­ta­ti­vas de los fran­ce­ses que exi­gen un sa­la­rio mí­ni­mo de mil 500 eu­ros ne­tos men­sua­les (mil 188 eu­ros aho­ra), una subida de las pen­sio­nes ba­jas has­ta mil 200 eu­ros ne­tos y su in­de­xa­ción so­bre el ni­vel de inflación, así co­mo la ju­bi­la­ción ple­na a los 60 años.

Los ciu­da­da­nos as­pi­ran a más jus­ti­cia fis­cal, con un im­pues­to más pro­gre­si­vo que no se ba­se úni­ca­men­te en cin­co seg­men­tos. La cla­se me­dia asu­me el pe­so de los im­pues­tos, mien­tras que las gran­des for­tu­nas, me­dian­te las exen­cio­nes fis­ca­les o la eva­sión fis­cal le­gal o ile­gal, lo­gran es­ca­par de sus obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias. Así, las 40 em­pre­sas fran­ce­sas más gran­des po­seen mil 454 fi­lia­les en pa­raí­sos fis­ca­les.

La opinión pú­bli­ca tam­bién exi­ge un gran plan contra el frau­de fis­cal, que cues­ta al Es­ta­do ca­da año en­tre 80 mil y 100 mil millones de eu­ros y pri­va al país de mu­chas in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias. Reivin­di­ca que las gran­des em­pre­sas no eva­dan el im­pues­to me­dian­te sub­ter­fu­gios le­ga­les que les per­mi­ten trans­fe­rir sus ga­nan­cias a otros paí­ses y ha­cen que sus ac­ti­vi­da­des en Fran­cia re­sul­ten ar­ti­fi­cial­men­te de­fi­ci­ta­rias. A tí­tu­lo de ejem­plo, To­tal, cu­yo be­ne­fi­cio anual se ele­va a más de 10 mil millones de eu­ros, no pa­ga un so­lo cén­ti­mo de im­pues­tos en Fran­cia. Es­ta in­jus­ti­cia so­cial es in­com­pren­si­ble e in­so­por­ta­ble pa­ra la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos.

El mo­vi­mien­to de los Cha­le­cos Ama­ri­llos, apo­ya­do por el 80 % de la opinión pú­bli­ca, sim­bo­li­za la in­su­rrec­ción ciu­da­da­na de los ol­vi­da­dos de la Re­pú­bli­ca, de “la gen­te que no es na­da” —pa­ra re­to­mar las pa­la­bras des­pec­ti­vas del Pre­si­den­te Ma­cron ha­cia los más hu­mil­des— que as­pi­ran a una re­par­ti­ción más equi­ta­ti­va de las ri­que­zas na­cio­na­les.

Los ciu­da­da­nos, ape­ga­dos al Pro­gra­ma de Con­se­jo Na­cio­nal de la Re­sis­ten­cia, a sa­ber la se­gu­ri­dad so­cial, la edu­ca­ción y la sa­lud gra­tui­tas, las pres­ta­cio­nes so­cia­les pa­ra las ca­te­go­rías mo­des­tas, el sis­te­ma de pen­sio­nes por re­par­ti­ción, el con­trol por el Es­ta­do de los sec­to­res es­tra­té­gi­cos de la eco­no­mía, los ser­vi­cios pú­bli­cos, exi­gen jus­ti­cia so­cial y fis­cal, una de­mo­cra­cia más par­ti­ci­pa­ti­va y el de­re­cho a vi­vir con dig­ni­dad.

| fo­to: St­he­pa­ne Mahe/Reuters

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.