La ba­ta­lla eco­nó­mi­ca es la prin­ci­pal y más com­ple­ja

Trabajadores - - PORTADA - Ariad­na A. Pé­rez Ra­món Ba­rre­ras Fe­rrán

Con­si­de­ra­cio­nes de Ale­jan­dro Gil Fernández, mi­nis­tro de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción, so­bre el com­por­ta­mien­to eco­nó­mi­co del 2018 y las pers­pec­ti­vas pa­ra el pre­sen­te año

BAS­TÓ LA pre­sen­ta­ción de ru­ti­na a tra­vés de Fa­ce­book y la so­li­ci­tud de una en­tre­vis­ta. Ale­jan­dro Gil Fernández, mi­nis­tro de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción, res­pon­dió afir­ma­ti­va­men­te con pron­ti­tud. So­lo nos pi­dió “una tre­gua” has­ta que fi­na­li­za­ra la úl­ti­ma se­sión de la Asam­blea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar, don­de se rea­li­za­rían con­si­de­ra­cio­nes so­bre el plan pa­ra el 2019.

Po­co des­pués in­ter­cam­bia­mos va­rios men­sa­jes y unas lla­ma­das de coor­di­na­ción y nos re­ci­bió, con una gentileza enor­me, en su des­pa­cho pa­ra res­pon­der las pre­gun­tas que le for­mu­lá­ra­mos, sin evi­tar al­gu­na o eva­dir cri­te­rios.

¿Por qué se con­si­de­ra un mé­ri­to el cre­ci­mien­to li­ge­ra­men­te su­pe­rior al 1 % de la eco­no­mía cu­ba­na en el año 2018?

El plan de la eco­no­mía del 2018 te­nía una ta­sa de cre­ci­mien­to im­plí­ci­ta del 2 % y un pro­gra­ma de ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes. Con ellos se pla­ni­fi­ca un ni­vel de ac­ti­vi­dad, pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción de bie­nes y ser­vi­cios, y eso es lo que te da el Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB).

Cuan­do no­so­tros ha­bla­mos de ta­sa de cre­ci­mien­to del PIB es com­pa­ran­do con el del año an­te­rior. Por tan­to, lo que se pre­vió en el plan era que, al­can­zan­do ese ni­vel de in­gre­sos por ex­por­ta­cio­nes y el co­rres­pon­dien­te a im­por­ta­cio­nes, la eco­no­mía cre­ce­ría en el en­torno del 2 por cien­to.

Pe­ro su­ce­dió que el ni­vel de ex­por­ta­ción no se lo­gró, por dos fac­to­res fun­da­men­tal­men­te. Uno fue no al­can­zar el cre­ci­mien­to pla­ni­fi­ca­do en el tu­ris­mo, que es un mo­tor im­pul­sor de la eco­no­mía. No cre­cer en ese sec­tor lo pre­vis­to in­ci­de en los res­tan­tes sec­to­res, por­que de­man­da re­cur­sos de la eco­no­mía e im­pac­ta di­rec­ta­men­te a los pro­vee­do­res.

No obs­tan­te, he­mos di­cho que en el tu­ris­mo se cre­ce, pues el com­por­ta­mien­to del 2018 no fue in­fe­rior al del 2017, lo que no se al­can­za­ron los ni­ve­les que ha­bía­mos pre­vis­to en el plan. Cre­ce, pe­ro ha­bía­mos pla­ni­fi­ca­do un cre­ci­mien­to al que no le lle­ga­mos. Se ha­bía pre­vis­to lle­gar en el 2018 a 5 mi­llo­nes 100 mil vi­si­tan­tes y nos que­da­mos en el en­torno de 4 mi­llo­nes 750 mil, ci­fra sin em­bar­go, que es su­pe­rior a la del 2017.

Es me­ri­to­rio es­te re­sul­ta­do, aun sin lle­gar al plan, por­que se alcanza en me­dio de la po­lí­ti­ca de re­cru­de­ci­mien­to del blo­queo, la cual ha afec­ta­do la di­ná­mi­ca de cre­ci­mien­to que te­nía­mos del tu­ris­mo nor­te­ame­ri­cano; a me­dia­dos de año se ra­len­ti­za. A fi­nes del 2017 nos im­pac­tó el hu­ra­cán Ir­ma y eso tam­bién in­ci­dió en la tem­po­ra­da al­ta del tu­ris­mo de ini­cios del año 2018. In­clu­so con esos fac­to­res ne­ga­ti­vos no de­cre­ci­mos.

El otro fac­tor fue la za­fra, pues es­tu­vo muy por de­ba­jo del plan. Tu­vi­mos una afec­ta­ción gran­de de los in­gre­sos por ex­por­ta­ción de azú­car, fun­da­men­tal­men­te por pro­ble­mas cli­ma­to­ló­gi­cos y la se­quía, y lue­go el hu­ra­cán Ir­ma tum­bó la ca­ña. Aun­que hu­bo za­fra y se lo­gró ex­por­tar azú­car, se que­dó muy por de­ba­jo de los ni­ve­les pla­ni­fi­ca­dos.

Esos dos sec­to­res son de­ci­si­vos y tu­vie­ron afec­ta­cio­nes en la ta­sa de cre­ci­mien­to es­ti­ma­da.

Tam­bién tu­vi­mos da­ños de ca­rác­ter cli­má­ti­cos en la agri­cul­tu­ra, aso­cia­dos a la tor­men­ta sub­tro­pi­cal Al­ber­to, la cual afec­tó las pro­duc­cio­nes agro­pe­cua­rias por las in­ten­sas llu­vias. La vi­da de­mos­tró que un even­to co­mo es­te pue­de ser más per­ju­di­cial que un hu­ra­cán, por el tiem­po de per­ma­nen­cia.

Lo que plan­tea­mos es que en me­dio de esas cir­cuns­tan­cias na­cio­na­les y de un en­torno in­ter­na­cio­nal don­de la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be ten­drá, se­gún es­ti­ma la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Ce­pal), un ba­jo cre­ci­mien­to pro­me­dio de sus eco­no­mías, la ta­sa de cre­ci­mien­to del 1,2 es un re­sul­ta­do dis­cre­to y no res­pal­da los ni­ve­les de desa­rro­llo y cre­ci­mien­to que ne­ce­si­ta el país, pe­ro no se de­cre­ce. La eco­no­mía del 2018 cre­ce con res­pec­to al 2017.

Lo me­ri­to­rio no es ha­ber al­can­za­do un 1,2 por cien­to. La eco­no­mía no de­cre­ció y lo­gró man­te­ner un li­ge­ro cre­ci­mien­to. Re­co­no­ce­mos que los re­sul­ta­dos no son su­fi­cien­tes, no res­pal­dan las de­man­das de la po­bla­ción y no ga­ran­ti­zan el desa­rro­llo del país; y que no se al­can­zan los ni­ve­les de in­ver­sio­nes pre­vis­tos, pe­ro no hay un re­tro­ce­so. En esas cir­cuns­tan­cias po­día­mos ha­ber de­cre­ci­do.

Eso nos da la vi­sión de que la eco­no­mía nues­tra tie­ne po­ten­cial, si ha­ce­mos me­jor las co­sas y tra­ba­ja­mos más or­ga­ni­za­dos. Con mayor ri­gor y dis­ci­pli­na po­de­mos al­can­zar ta­sas su­pe­rio­res.

En la más re­cien­te se­sión de la Asam­blea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar se in­sis­tió en que la ba­ta­lla prin­ci­pal del país se con­cen­tra en la eco­no­mía. ¿Pu­die­ra am­pliar esa afir­ma­ción?

No es so­lo la prin­ci­pal, sino la más com­ple­ja y de la que más es­pe­ra nues­tra po­bla­ción, por­que da sus­ten­to a la ca­li­dad de vi­da. No se pue­de ver la eco­no­mía de ma­ne­ra li­mi­ta­da. No hay mu­cho pa­ra­le­lis­mo en­tre el PIB y el pla­to de co­mi­da. El PIB no es so­lo la co­mi­da; en él es­tán to­dos los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad que tie­nen que ver con la edu­ca­ción, los ser­vi­cios mé­di­cos, las co­mu­ni­ca­cio­nes… Hay un gru­po de ac­ti­vi­da­des que tri­bu­tan al ni­vel de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía que no se re­fle­jan en un pla­to de co­mi­da obli­ga­to­ria­men­te.

La ba­ta­lla eco­nó­mi­ca es la más com­ple­ja y la que más exi­ge nues­tro pue­blo, por­que te­ne­mos que lle­var a es­ta los éxi­tos que te­ne­mos en otras es­fe­ras, co­mo la di­plo­ma­cia, la for­ma­ción de ca­pi­tal hu­mano, la sa­lud… De­be­mos lo­grar­lo y eli­mi­nar los pro­ble­mas exis­ten­tes con la pro­duc­ti­vi­dad, la efi­cien­cia, el con­trol. No he­mos po­di­do lle­var esa efi­ca­cia de los otros sec­to­res a la eco­no­mía. Eso es una asignatura pen­dien­te pa­ra de­mos­trar que el sis­te­ma so­cia­lis­ta y la em­pre­sa es­ta­tal pue­den ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad, la pros­pe­ri­dad.

Le he­mos lla­ma­do ba­ta­lla por la eco­no­mía a tra­tar de ha­cer me­jor las co­sas, a tra­ba­jar con más ri­gor y dis­ci­pli­na, y es la prin­ci­pal por­que es la que nos da­rá los bie­nes y ser­vi­cios que nos per­mi­ten in­cre­men­tar y me­jo­rar las pres­ta­cio­nes en los otros sec­to­res. De eso de­pen­de la sa­lud, la edu­ca­ción, el sa­la­rio de los tra­ba­ja­do­res… Si no se ge­ne­ra la ri­que­za no se pue­de dis­tri­buir, por eso es la más com­ple­ja y de la que más es­pe­ra nues­tro pue­blo. En ella se con­cen­tran las ma­yo­res in­sa­tis­fac­cio­nes, por­que vi­vi­mos con es­ca­se­ces y li­mi­ta­cio­nes que la eco­no­mía tie­ne que re­sol­ver.

Hay pla­ni­fi­ca­cio­nes a lar­go pla­zo, que tie­nen otras me­tas y ob­je­ti­vos. En el cor­to pla­zo lo que se ha­ce es una asig­na­ción de los re­cur­sos que el país pue­de dis­po­ner, los que re­ci­be fun­da­men­tal­men­te de las im­por­ta­cio­nes y el di­ne­ro que nos pres­tan (los cré­di­tos). Siem­pre de­ci­mos que el di­ne­ro de las im­por­ta­cio­nes es nues­tro, pe­ro el

Ale­jan­dro Ál­va­rez Gil, mi­nis­tro de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción. | fo­to: Ariad­na A. Pé­rez

Re­sul­ta im­pres­cin­di­ble au­men­tar las ex­por­ta­cio­nes. El ca­fé es ru­bro de su­ma im­por­tan­cia. | fo­to: Ba­rre­ras Fe­rrán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.