#YoVo­toSí cons­cien­te

Trabajadores - - NACIONALES - Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

Des­de ha­ce ya una se­ma­na es­tá dis­po­ni­ble en el país el tex­to de la nue­va Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, que ra­ti­fi­ca­re­mos me­dian­te re­fe­ren­do po­pu­lar el pró­xi­mo 24 de fe­bre­ro.

La co­mer­cia­li­za­ción de más de 3 mi­llo­nes de ejem­pla­res im­pre­sos del im­por­tan­te do­cu­men­to, en los es­tan­qui­llos y uni­da­des de co­rreos, tu­vo por es­tos días una im­pre­sio­nan­te aco­gi­da en­tre nues­tra po­bla­ción.

Mi pri­me­ra lec­tu­ra, por ejem­plo, fue pa­ra re­vi­sar, ar­tícu­lo por ar­tícu­lo, las pro­pues­tas de mo­di­fi­ca­ción o res­pal­do que hi­ce en la asam­blea de mi co­lec­ti­vo la­bo­ral, y su re­dac­ción fi­nal en el tex­to cons­ti­tu­cio­nal.

Cuál no se­ría mi sor­pre­sa al ve­ri­fi­car que la co­mi­sión re­dac­to­ra del pro­yec­to tu­vo en cuen­ta el 80 % de lo que yo, co­mo cual­quier otro sim­ple ciu­da­dano cu­bano, pu­de su­ge­rir en esa oca­sión.

Do­ce de mis 15 plan­tea­mien­tos fun­da­men­ta­les tu­vie­ron so­lu­ción de una ma­ne­ra u otra, en va­rios ca­sos in­clu­so con una for­mu­la­ción me­jor que mi idea ori­gi­nal.

Uti­li­zo es­ta experiencia per­so­nal, por­que es­toy se­gu­ro de que mu­chas per­so­nas ha­rán es­te mis­mo ejer­ci­cio de aná­li­sis o al­guno pa­re­ci­do. De una u otra for­ma, la in­men­sa ma­yo­ría des­cu­bri­re­mos nues­tra hue­lla aquí o allá en es­te tex­to que nos de­be ser­vir pa­ra el pre­sen­te y el fu­tu­ro de la na­ción.

Igual su­ce­de­rá se­gu­ra­men­te con la ciu­da­da­nía que par­ti­ci­pó, en una ci­fra su­pe­rior a los 8 mi­llo­nes de per­so­nas, en la am­plia con­sul­ta po­pu­lar del pro­yec­to cons­ti­tu­cio­nal.

Es­te tex­to de­fi­ni­ti­vo que aho­ra se pone a la ven­ta al pre­cio de un pe­so cu­bano, es el re­sul­ta­do del es­tu­dio de unas 780 mil pro­pues­tas de la ciu­da­da­nía, in­clui­das las emi­ti­das por re­si­den­tes en el ex­te­rior, con­ver­ti­das des­pués de su aná­li­sis y pro­ce­sa­mien­to en 9 mil 600 pro­pues­tas ti­po, la mi­tad de es­tas in­cor­po­ra­das a la Car­ta Mag­na que irá a re­fe­ren­do.

Es­ta es otra de­mos­tra­ción de lo que pue­de la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va y la ver­da­de­ra de­mo­cra­cia. De es­te mo­do, po­dre­mos de­cir con orgullo que la Cons­ti­tu­ción del 2019, en Cu­ba, la hi­ci­mos en­tre to­das y to­dos. Na­die po­drá ne­gar ni qui­tar­nos esa ín­ti­ma sa­tis­fac­ción, aun­que tam­bién ha­brá in­di­vi­duos que, por po­bre­za de es­pí­ri­tu o con ma­la in­ten­ción, in­ten­ten qui­zás res­tar­le mé­ri­to o quitarle su in­men­so va­lor a es­te re­sul­ta­do plu­ral, con­sen­sua­do y con­vin­cen­te.

Par­ti­cu­lar én­fa­sis de­be­mos ha­cer, por ejem­plo, en la in­cor­po­ra­ción de la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res en los pro­ce­sos de pla­ni­fi­ca­ción, re­gu­la­ción, ges­tión y con­trol de la eco­no­mía, co­mo un nue­vo ar­tícu­lo de la Cons­ti­tu­ción, uno de los lo­gros más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la con­sul­ta po­pu­lar pa­ra el mo­vi­mien­to sin­di­cal.

El tex­to re­ela­bo­ra­do a par­tir de las pro­pues­tas ciu­da­da­nas con­sa­gra, de ese mo­do, la par­ti­ci­pa­ción de los co­lec­ti­vos la­bo­ra­les en la ad­mi­nis­tra­ción y ges­tión de las en­ti­da­des em­pre­sa­ria­les es­ta­ta­les y uni­da­des pre­su­pues­ta­das, lo cual me­re­ce­rá lue­go una ley com­ple­men­ta­ria.

Pe­ro la ta­rea no ter­mi­na aquí, con el en­ri­que­ci­mien­to y di­fu­sión del con­te­ni­do de­fi­ni­ti­vo de la nue­va Ley de le­yes. Hay que ra­ti­fi­car es­ta Cons­ti­tu­ción de avan­za­da con nues­tro apo­yo en las ur­nas, y lue­go im­ple­men­tar­la, con le­yes y po­lí­ti­cas que la ha­gan reali­dad.

El ca­mino no se­rá fácil ni es­ta­rá exen­to de con­tra­dic­cio­nes y nue­vas po­lé­mi­cas, pe­ro va­le la pe­na in­ten­tar­lo, por­que nos ha­rá un me­jor país, una so­cie­dad más re­vo­lu­cio­na­ria y pro­gre­sis­ta, que ca­da vez in­cor­po­ra más de­re­chos pa­ra su pue­blo, y per­fec­cio­na las es­truc­tu­ras de di­rec­ción es­ta­tal y gu­ber­na­men­tal, con un mayor con­trol y par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar en su ges­tión.

La eti­que­ta o fra­se que co­mien­za a ex­pan­dir­se por las re­des so­cia­les en In­ter­net, #YoVo­toSí, es so­lo la ex­pre­sión de ese con­ven­ci­mien­to pro­gre­si­vo que te­ne­mos que ir ga­nan­do en to­da la po­bla­ción cu­ba­na, me­dian­te la lec­tu­ra y el es­tu­dio de es­ta nue­va Cons­ti­tu­ción ya apro­ba­da por la Asam­blea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar.

Bus­que­mos el tex­to, leá­mos­lo y es­tu­die­mos su con­te­ni­do en de­ta­lle. Apro­pié­mo­nos del fru­to de nues­tro de­ba­te co­lec­ti­vo, pa­ra que na­die nos quie­ra ve­nir a ha­cer un cuen­to de ca­mino, ni va­ya­mos a pe­car por des­co­no­ci­mien­to o de­ja­dez. Pre­pa­ré­mo­nos, co­mo un de­ber cí­vi­co in­de­le­ga­ble, pa­ra dar nues­tro vo­to cons­cien­te por la Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.