An­he­lo de un gi­gan­te

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay

Del año 1923, de­ci­si­vo en la exis­ten­cia de Ru­bén Mar­tí­nez Villena, da­ta su poe­ma El Gi­gan­te, en uno de cu­yos ver­sos ex­pre­sa­ba: Hay una fuer­za/ con­cen­tra­da, co­lé­ri­ca, ex­pec­tan­te/ en el fon­do se­reno/ de mi or­ga­nis­mo; hay al­go,/ hay al­go que re­cla­ma/ una fun­ción os­cu­ra y for­mi­da­ble./ Es un an­he­lo/ im­pre­ci­so de ár­bol; un impulso/ de as­cen­der y as­cen­der has­ta que pue­da/ ¡ren­dir mon­ta­ñas y ama­sar es­tre­llas!/ ¡Cre­cer, cre­cer has­ta lo in­men­su­ra­ble!

Esa as­pi­ra­ción em­pe­zó a ma­te­ria­li­zar­la al li­de­rear, ese mis­mo año, la Pro­tes­ta de los Tre­ce, su bau­ti­zo po­lí­ti­co, don­de de­nun­ció un tur­bio ne­go­cio que in­vo­lu­cra­ba al go­bierno de Al­fre­do Za­yas.

Ya pa­ra en­ton­ces se ha­bía gra­dua­do de Doc­tor en De­re­cho Ci­vil y Pú­bli­co, y se ha­bía nu­tri­do de ideas re­vo­lu­cio­na­rias, pro­gre­sis­tas y an­tim­pe­ria­lis­tas en el bu­fe­te del an­tro­pó­lo­go cu­bano Fer­nan­do Ortiz, de quien lle­gó a ser su se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar, y a tra­vés de la re­la­ción con in­te­lec­tua­les com­pro­me­ti­dos co­mo Pa­blo de la To­rrien­te Brau y Emi­lio Roig de Leuch­sen­ring.

De la Pro­tes­ta de los Tre­ce sur­gió su vi­bran­te Men­sa­je Lí­ri­co Ci­vil, en el que Ru­bén cla­ma­ba por (...) una car­ga pa­ra ma­tar bri­bo­nes,/ pa­ra aca­bar la obra de las re­vo­lu­cio­nes;/ pa­ra ven­gar los muertos, que pa­de­cen ul­tra­je,/ pa­ra lim­piar la cos­tra te­naz del co­lo­nia­je;/ (...)

No se li­mi­tó, sin em­bar­go, a pe­dir esa arre­me­ti­da ne­ce­sa­ria, sino que qui­so su­mar­se a ella me­dian­te su par­ti­ci­pa­ción en or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Gru­po Mi­no­ris­ta y el Mo­vi­mien­to de Veteranos y Pa­trio­tas. Pe­ro no fue has­ta su en­cuen­tro con Ju­lio An­to­nio Me­lla que su re­bel­día ha­lló ver­da­de­ro cau­ce, cuan­do al vin­cu­lar­se con la Uni­ver­si­dad Po­pu­lar Jo­sé Mar­tí se pu­so en con­tac­to con los tra­ba­ja­do­res y sus lu­chas, y se su­mó a ellas.

La historia re­co­gió la apa­sio­na­da de­fen­sa que hi­zo Ru­bén del jo­ven uni­ver­si­ta­rio y co­mu­nis­ta, quien sos­te­nía una huel­ga de ham­bre co­mo prue­ba de su in­jus­to en­car­ce­la­mien­to, acu­sa­do fal­sa­men­te de te­rro­ris­ta por Ge­rar­do Ma­cha­do.

En la casa de un mi­nis­tro del go­bierno se pro­du­jo el “en­con­tro­na­zo” en­tre Ma­cha­do y el jo­ven abo­ga­do, que ha­bía acu­di­do allí con el pro­pó­si­to de in­ter­ce­der por Me­lla y lo­grar que se au­to­ri­za­ra su ex­car­ce­la­ción ba­jo fian­za.

El diá­lo­go se fue cal­dean­do y lle­gó un mo­men­to en que el ti­rano ex­cla­mó co­lé­ri­co: “(…) a mí no me po­nen ra­bo, ni los es­tu­dian­tes, ni los obre­ros, ni los veteranos, ni los pa­trio­tas... ni Me­lla. ¡Y lo ma­to, lo ma­to!...”, pro­fi­rió, mien­tras sus acom­pa­ñan­tes lo tra­ta­ban de lle­var ha­cia el au­to.

Po­co des­pués, al re­la­tar el enojo­so in­ci­den­te a Pa­blo de la To­rrien­te Brau y a Fer­nan­do Ortiz, Ru­bén uti­li­zó un ca­li­fi­ca­ti­vo que le vino co­mo ani­llo al de­do al sá­tra­pa: “Es un sal­va­je, un ani­mal, una bes­tia..., un asno con ga­rras”. En 1927 Villena in­gre­só al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, un año más tar­de in­te­gró su Co­mi­té Cen­tral y lue­go, se con­vir­tió en la fi­gu­ra prin­ci­pal de la or­ga­ni­za­ción, tras la muer­te de Me­lla, aun­que nun­ca apa­re­ció ofi­cial­men­te así por con­si­de­rar que un in­te­lec­tual no de­bía apa­re­cer co­mo el má­xi­mo di­ri­gen­te par­ti­dis­ta. Fue de­sig­na­do ase­sor le­gal de la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal Obre­ra de Cu­ba, de la cual lle­gó a ser tam­bién lí­der.

Obli­ga­do a aban­do­nar el país por la ame­na­za de ser ase­si­na­do, y pa­ra cui­dar de su sa­lud que­bran­ta­da por la tu­bercu­losis, via­jó a Mos­cú, don­de tra­ba­jó en la Sec­ción Cu­ba­na de la In­ter­na­cio­nal Co­mu­nis­ta. No obs­tan­te, al sa­ber­se he­ri­do de muer­te y de­seo­so de pe­lear has­ta el úl­ti­mo alien­to jun­to con su pue­blo, re­gre­só a Cu­ba.

Su ac­ti­tud an­te la poe­sía se ha­bía trans­for­ma­do a la par de su entrega a la cau­sa re­vo­lu­cio­na­ria. Así se lo con­fe­só al amigo Raúl Roa: “Mi vi­sión del mun­do ha cam­bia­do. Sin em­bar­go, amo la be­lle­za aún más que an­tes. Pe­ro aho­ra sé que sin jus­ti­cia y pan, la be­lle­za es un re­mor­di­mien­to, un gra­va­men de con­cien­cia… Por eso he con­sa­gra­do mi vi­da a lu­char por la jus­ti­cia, el pan y la be­lle­za… No ha­ré un ver­so más co­mo esos que hi­ce has­ta aho­ra. No ne­ce­si­to ha­cer­los ¿Pa­ra qué? Ya yo no sien­to mi tragedia per­so­nal. Yo aho­ra no me per­te­nez­co. Ya aho­ra soy de ellos (de los obre­ros, de los hu­mil­des) y de mi Par­ti­do”.

So­bre­po­nién­do­se al mal que lo aque­ja­ba fue ca­paz de en­ca­be­zar la huel­ga ge­ne­ral re­vo­lu­cio­na­ria que dio al tras­te con la ti­ra­nía ma­cha­dis­ta el 12 de agos­to de 1933. Un mes des­pués pre­si­dió la des­pe­di­da a las ce­ni­zas de Me­lla, traí­das des­de Mé­xi­co.

El de­te­rio­ro cre­cien­te de sa­lud no le im­pi­dió di­ri­gir des­de su le­cho de en­fer­mo las reunio­nes del Par­ti­do y or­ga­ni­zar el IV Con­gre­so Na­cio­nal Obre­ro de Uni­dad Sin­di­cal, du­ran­te cu­yas se­sio­nes fa­lle­ció el 16 de enero de 1934.

En el sa­lón de ac­tos del ac­tual Cen­tro Cul­tu­ral Pa­la­cio de los Tor­ce­do­res se ve­la­ron sus res­tos mor­ta­les. Allí acu­die­ron mi­les de tra­ba­ja­do­res pa­ra ren­dir­le pos­trer tri­bu­to, en­tre ellos, los de­le­ga­dos al Con­gre­so Obre­ro.

Po­co an­tes de su par­ti­da fí­si­ca, cuan­do el fin ya era in­mi­nen­te, Lo­ló de la To­rrien­te, her­ma­na de Pa­blo de la To­rrien­te Brau, es­cri­bió de Ru­bén es­tas her­mo­sas pa­la­bras: “(…) No ha­bla­ba con el dolor del que sien­te que la vi­da se le va, sino con la elo­cuen­te con­vic­ción del que sa­be que el hom­bre pa­sa, las si­tua­cio­nes cam­bian y só­lo que­da, re­no­ván­do­se eter­na­men­te, el pue­blo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.