To­da la Re­vo­lu­ción ca­be en una ro­sa

Trabajadores - - NACIONALES -

en Ca­ba­lle­ría y a ve­ces en Holguín. Ro­sas ro­jas siem­pre”, re­cuer­da, y su ros­tro cur­ti­do por el tiem­po re­fle­ja un dolor an­ti­guo.

Así co­mien­za su historia el ve­ne­ra­ble oc­to­ge­na­rio, que desafía la me­mo­ria y se in­ter­na de nue­vo en los pa­ra­jes del Bi­rán an­te­rior al triun­fo re­vo­lu­cio­na­rio, has­ta don­de lle­ga­ba ca­da día co­mo con­duc­tor de la gua­gua pro­ve­nien­te del po­bla­do de Cue­to y sa­lu­da­ba a la fa­mi­lia, con­ver­sa­ba con Li­na y le ayu­da­ba en lo que ne­ce­si­ta­ra.

“Yo te­nía 20 años en ese tiem­po. Ella me en­car­ga­ba flo­res pa­ra la tum­ba de su pa­dre y yo las bus­ca­ba y se las de­ja­ba en su casa. Ella era una mujer muy buena, muy tra­ba­ja­do­ra, lo mis­mo ma­ne­ja­ba que mon­ta­ba un ca­ba­llo. Se lle­va­ba bien con to­do el mun­do. Yo me sen­tía co­mo de la fa­mi­lia. Una vez, cuan­do Fi­del es­ta­ba en la Sie­rra, se co­men­tó que ha­bía muer­to y ella ase­gu­ra­ba que no era cier­to”, di­ce alu­dien­do al ca­rác­ter de Li­na, quien su­po so­bre­po­ner­se al su­fri­mien­to de ver pe­li­grar la vi­da de sus hi­jos en la gue­rra li­ber­ta­ria.

“El día en que ella mu­rió yo es­ta­ba en Bi­rán. Des­pués em­pe­cé a ir al ce­men­te­rio, co­lo­ca­ba flo­res so­bre su tum­ba y me iba, y la gen­te se pre­gun­ta­ba quién se­ría el que las po­nía”, evo­ca y sus pa­la­bras ad­vier­ten la vo­lun­ta­rie­dad y hu­mil­dad de su tra­di­ción, que du­ran­te dé­ca­das man­tu­vo al mar­gen de la pren­sa.

La cons­tan­cia de Jo­sé en su de­vo­ta ta­rea no men­guó si­quie­ra cuan­do pa­só de cho­fer a car­ga­dor en la ter­mi­nal de Cue­to. “Pa­ra no per­ju­di­car el tra­ba­jo allí, a me­nu­do cam­bia­ba el turno y co­gía un ca­mión o cual­quier trans­por­te y lle­va­ba las ro­sas, que siem­pre he que­ri­do que sean ro­jas, aun­que a ve­ces si no las con­si­go las pongo de otro co­lor”, re­la­ta.

Pe­ro, si bien im­pre­sio­na la ac­ción de es­te hom­bre de hon­rar por más de 55 años la me­mo­ria de la fa­mi­lia Cas­tro Ruz, con­mue­ve aún más la va­len­tía de verlo ma­ne­jar a tan avan­za­da edad su añe­jo mo­tor Ural, y di­ri­gir­se pri­me­ro a Ma­ya­rí u otro lu­gar en bus­ca de las flo­res, pa­ra des­pués re­co­rrer de­ce­nas de ki­ló­me­tros y de­po­si­tar­las so­bre el pan­teón, so­bre­po­nién­do­se a cual­quier contratiempo.

Afir­ma que el go­bierno lo­cal lo ayu­da con el su­mi­nis­tro de las ro­sas, las cua­les bus­ca don­de sea ne­ce­sa­rio. In­clu­so, pa­ra que no fa­lle su tra­di­ción por nin­gún mo­ti­vo, tie­ne sem­bra­do en casa de una nie­ta un pe­que­ño ro­sal. Su hi­ja Zo­rai­da ase­gu­ra que pa­ra su pa­dre “lle­var las flo­res es lo pri­me­ro, él no en­tien­de con na­die. Has­ta que se mue­ra va a se­guir ha­cién­do­lo”.

En Jo­sé, pe­que­ño de com­ple­xión pe­ro in­men­so en su bon­dad, hay igual es­pa­cio de amor pa­ra Li­na co­mo pa­ra el Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz, al cual tu­vo la opor­tu­ni­dad de ver en mu­chas oca­sio­nes. “Con­ver­sé con Fi­del un mon­tón de ve­ces. Cuan­do él ve­nía a Bi­rán siem­pre pre­gun­ta­ba por mí, al igual que su her­mano mayor Ra­món Cas­tro Ruz, Mon­go, que me de­cía ‘no me lla­mes así, di­me her­mano’”, re­me­mo­ra.

Bas­ta ver el ros­tro de Jo­sé cuan­do ha­bla del Co­man­dan­te en Je­fe pa­ra ad­ver­tir que la an­gus­tia se le re­mue­ve en el pe­cho. “Ca­da vez que da­ba un dis­cur­so yo no ha­cía más na­da que verlo en la te­le­vi­sión. Des­de que mu­rió ten­go un gran su­fri­mien­to, ni si­quie­ra me he atre­vi­do a ir a San­tia­go, pe­ro un día iré. Me acuer­do to­dos los días de él”, ex­pre­sa vi­si­ble­men­te emo­cio­na­do.

Qui­zás no lo se­pa, pe­ro Jo­sé Ba­tis­ta Cruz ha si­do y es un hom­bre en Re­vo­lu­ción. De esos que no se per­mi­ten ol­vi­dar. De esos que co­lo­rean, con pe­que­ñas ac­cio­nes, el cua­dro in­men­so de la pa­tria. “Cuan­do yo mue­ra, mi hi­jo Jo­sé se­gui­rá la tra­di­ción”, afir­ma, y una sa­be en­ton­ces que to­da la Re­vo­lu­ción ca­be en una ro­sa.

Un re­tra­to del Co­man­dan­te en Je­fe cus­to­dia la casa de Jo­sé, en el po­bla­do ma­ya­ri­ce­ro de Gua­ro.

Jo­sé Ba­tis­ta guar­da ce­lo­sa­men­te una fo­to de Li­na Ruz, a quien con­si­de­ra­ba co­mo su ma­dre. | fo­tos: De la au­to­ra

Por más de 55 años, el ve­ne­ra­ble an­ciano ha de­po­si­ta­do flo­res so­bre el pan­teón de la fa­mi­lia Cas­tro Ruz y ve­la­do por su lo­za­nía. | fo­to: www.ra­dio­guai­ma­ro.icrt.cu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.