Mar­tí ha­bla en pre­sen­te

Trabajadores - - CULTURA - | Yu­ris Nó­ri­do

Es na­tu­ral que, en pos de un co­no­ci­mien­to ex­ten­di­do, se sim­pli­fi­quen al­gu­nas lí­neas te­má­ti­cas del gran acer­vo del Hé­roe Na­cio­nal. “Mar­tí ha­bló de to­do” —di­cen al­gu­nos, an­te la ex­tra­or­di­na­ria va­rie­dad del es­pec­tro mar­tiano.

Y es cier­to que las se­lec­cio­nes pun­tua­les de cor­tí­si­mos pa­sa­jes de sus ar­tícu­los, en­sa­yos, car­tas y pro­cla­mas ofre­cen un atrac­ti­vo pron­tua­rio, mar­ca­do siem­pre por el al­tí­si­mo vue­lo de la for­ma y la pro­fun­di­dad del pen­sa­mien­to.

Los afo­ris­mos de Jo­sé Mar­tí son los del po­lí­ti­co y el poe­ta, dos ám­bi­tos que en su ca­so con­flu­yen ar­mo­nio­sa­men­te. Pe­ro, co­mo ha di­cho al­gu­na vez la doc­to­ra Gra­zie­lla Po­go­lot­ti, hay un pe­li­gro: el de que­dar­se en la su­per­fi­cie y no apro­ve­char del to­do un idea­rio, que in­de­pen­dien­te­men­te de la in­fluen­cia de su con­tex­to, man­tie­ne una asom­bro­sa ac­tua­li­dad.

A la vuel­ta de más de un si­glo, Mar­tí nos si­gue ha­blan­do en pre­sen­te.

Gra­cias al em­pe­ño de nu­me­ro­sos es­tu­dio­sos de la obra mar­tia­na a lo lar­go de los años, cual­quier cu­bano tie­ne pleno ac­ce­so a casi to­do el le­ga­do del Hé­roe Na­cio­nal.

En cual­quier bi­blio­te­ca pú­bli­ca es­tán los to­mos de sus Obras Com­ple­tas. Es po­si­ble tam­bién ac­ce­der a sus tex­tos de ma­ne­ra di­gi­tal, en si­tios webs o pro­duc­tos mul­ti­me­dia­les que pue­den ser con­sul­ta­dos en compu­tado­ras, ta­ble­tas y has­ta ce­lu­la­res.

O sea, los cu­ba­nos tie­nen abier­tas nu­me­ro­sas puer­tas al idea­rio mar­tiano… So­lo fal­ta que mu­chos de­ci­dan acer­car­se.

Aquí y allá abun­dan las per­so­nas que, con las me­jo­res in­ten­cio­nes del mun­do, se di­cen mar­tia­nos, y sin em­bar­go ape­nas do­mi­nan un pu­ña­do de fra­ses sueltas (en trans­crip­cio­nes no siem­pre exac­tas).

A Mar­tí hay que leer­lo, se­guir su lí­nea de pen­sa­mien­to, com­pren­der su ló­gi­ca, to­mar en cuen­ta los con­tex­tos.

So­lo así se po­drán apli­car ca­bal­men­te sus pre­cep­tos. No se tra­ta de re­pro­du­cir acrí­ti­ca­men­te un plan­tea­mien­to y tra­tar de apli­car­lo a la prác­ti­ca.

Lo cier­to es que, en de­pen­den­cia de la po­si­ción de la per­so­na que lo esgrima, un afo­ris­mo mar­tiano pue­de ser­vir pa­ra de­fen­der ideas con­tra­pues­tas y has­ta ex­clu­yen­tes.

Le­yén­do­lo a pro­fun­di­dad sal­drá a la luz la irre­duc­ti­ble vo­ca­ción hu­ma­nis­ta y an­tim­pe­ria­lis­ta del Maes­tro.

La be­lle­za y la eu­fo­nía de las fra­ses, la con­tun­den­cia de las imá­ge­nes li­te­ra­rias y la ri­que­za gra­ma­ti­cal de la es­cri­tu­ra mar­tia­na pu­die­ran sig­ni­fi­car un re­to pa­ra mu­chos lec­to­res con­tem­po­rá­neos, acos­tum­bra­dos a la sim­pli­ci­dad y es­ca­so vue­lo me­ta­fó­ri­co de mu­chos tex­tos con­tem­po­rá­neos.

Pe­ro es una aven­tu­ra que va­le la pe­na asu­mir. Fa­mi­liari­za­dos con el sin­gu­lar es­ti­lo del Maes­tro, nos asom­bra­rá la ame­ni­dad y la esen­cia­li­dad de sus ar­tícu­los.

La pro­duc­ción li­te­ra­ria de Jo­sé Mar­tí per­mi­te un acer­ca­mien­to gra­dual: des­de las lec­tu­ras in­fan­ti­les has­ta los aná­li­sis más pro­fun­dos de los in­tere­sa­dos.

To­dos de­be­rían leer a Mar­tí. Y Mar­tí es­cri­bió pa­ra to­dos.

Po­cas na­cio­nes cuen­tan con el pri­vi­le­gio de Cu­ba: su más im­por­tan­te fi­gu­ra po­lí­ti­ca es tam­bién uno de sus más gran­des es­cri­to­res y poe­tas.

La Edad de Oro, su re­vis­ta pa­ra niños, ha de­ve­ni­do un clá­si­co uni­ver­sal. To­dos los padres cu­ba­nos, to­dos los maes­tros, de­be­rían pro­pi­ciar que sus hi­jos y alum­nos lo le­ye­ran o es­cu­cha­ran leer. Es, por es­tos días, El li­bro del mes, que pro­po­ne el Ins­ti­tu­to Cu­bano del Li­bro.

Jo­sé Mar­tí tie­ne mu­cho que ha­cer to­da­vía. Orgullo de los cu­ba­nos, en­car­na nues­tra más her­mo­sa as­pi­ra­ción: la re­pú­bli­ca con to­dos y pa­ra to­dos. Con pa­sión, el nue­vo pro­gra­ma que con dos ca­pí­tu­los es­tre­nó el Ca­nal Educativo (CE) du­ran­te los días de ce­le­bra­cio­nes por el aniver­sa­rio 60 de la Re­vo­lu­ción, co­rro­bo­ró el in­te­rés de esa es­ta­ción de la Te­le­vi­sión Cu­ba­na por man­te­ner una car­te­le­ra de pri­mer ni­vel ar­tís­ti­co, en tan­to pro­mo­to­ra de en­se­ñan­zas y va­lo­res éti­cos en­tre la di­ver­sa te­le­au­dien­cia, con én­fa­sis en los jó­ve­nes.

Ba­jo la di­rec­ción de la ex­pe­ri­men­ta­da Loly Ve­ga (Au­ro­ra Ma­ría Ve­ga Do­me­nech), con guion de Betty Al­ba­cos­ta (Nery Bea­triz Ál­va­rez Acos­ta), la ase­so­ría de Ray­le­xis Ren­té y la con­duc­ción de Gre­tel Ca­zón, el es­pa­cio in­cen­ti­vó la re­fle­xión a tra­vés de breves his­to­rias so­bre asun­tos in­he­ren­tes a la vi­da in­su­lar, par­ti­cu­lar­men­te en torno a la re­la­ción adulto mayor y jo­ven, pen­sa­do so­bre to­do pa­ra la fa­mi­lia cu­ba­na, me­dian­te una pues­ta en es­ce­na don­de la fic­ción fue re­crea­da en con­cor­dan­cia con la reali­dad.

El bi­no­mio Ve­ga-Al­ba­cos­ta lo­gró en­gra­nar una re­pre­sen­ta­ción te­le­vi­sual en la que se con­ju­ga­ron va­rios seg­men­tos: dra­ma­ti­za­do, mu­si­cal, de opi­nión y con­duc­ción, pa­ra fi­nal­men­te tra­tar de pe­ne­trar en los ho­ga­res del ar­chi­pié­la­go, con el no­ble fin de con­tri­buir al res­ca­te y ejer­ci­cio in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo de esen­cia­les va­lo­res éti­cos, co­mo la ho­nes­ti­dad, la sin­ce­ri­dad, la res­pon­sa­bi­li­dad y la so­li­da­ri­dad, hoy en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Con pa­sión ga­nó pal­mas de los es­pec­ta­do­res con un re­du­ci­do gru­po de ac­to­res, gra­cias a un guion bien pen­sa­do que, ade­más de en­tre­te­ner, pro­pi­ció la re­fle­xión so­bre la sig­ni­fi­ca­ción de la fa­mi­lia en la con­tem­po­ra­nei­dad, fun­da­men­tal­men­te en lo con­cer­nien­te al mo­do di­ver­gen­te de vi­da y con­vi­ven­cia, amén de la in­tros­pec­ción crí­ti­ca, de di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes, den­tro de un mis­mo ho­gar.

El pri­mer pro­gra­ma (jue­ves 27 di­ciem­bre, 7:00 p.m.), ti­tu­la­do Mi que­ri­do tío (27 mi­nu­tos de du­ra­ción) con­tó con la ac­tua­ción de la re­co­no­ci­da ac­triz Obe­lia Blan­co (la abue­la Ade­la), quien es­ta­ble­ce un es­cla­re­ce­dor diá­lo­go con su nie­to Abel, asu­mi­do por el ca­ris­má­ti­co ado­les­cen­te Ar­man­di­to Des­ver­ni­ne, pa­ra mo­ti­var el pen­sa­mien­to exa­mi­na­dor al­re­de­dor de una cues­tión que en pleno si­glo XXI aún es con­si­de­ra­da, por mu­chos, ta­bú. Me re­fie­ro a las re­la­cio­nes de pa­re­ja en­tre el hi­jo de la pri­me­ra y un tran­se­xual, lo cual ge­ne­ra opi­nio­nes mal­sa­nas de al­gu­nos in­te­gran­tes de la co­mu­ni­dad. Ex­pli­ca­ti­vas opi­nio­nes de la psi­có­lo­ga del Cen­tro de Edu­ca­ción Se­xual (Ce­ne­sex), Ángela Ur­qui­zar, en­ri­que­cie­ron la ex­po­si­ción del con­te­ni­do.

El di­se­ño de pre­sen­ta­ción (Arián Cas­tro), sen­ci­llo, pe­ro con un lla­ma­ti­vo des­plie­gue (co­lla­ge) de fo­to­gra­fías ex­traí­das de en­tor­nos fa­mi­lia­res, ten­dió gan­cho ha­cia el es­pec­ta­dor, in­ten­ción a la que asi­mis­mo con­tri­bu­yó la ban­da sonora (Ra­fael Fernández); equi­po que, tras un ar­duo y se­lec­ti­vo tra­ba­jo de edi­ción (Dag­ma­ris Pri­mo y Loly Ve­ga), ofre­ció el si­guien­te jue­ves (3 de enero) la se­gun­da entrega de Con pa­sión, pa­ra la cual se es­ce­ni­fi­có un li­bre­to que echó an­clas so­bre un pro­ble­ma re­cu­rren­te en mu­chos ho­ga­res cu­ba­nos: la con­vi­ven­cia de dos jó­ve­nes, Pa­blo (Jo­sé Ale­jan­dro) y Su­sa­na (Au­ro­ra Ál­va­rez), di­vor­cia­dos, con su pe­que­ño hi­jo Ju­lián (Oli­ver Eduar­do Leal) y el pa­dre del pri­me­ro y due­ño de la vi­vien­da, Pau­lo (Fé­lix Bea­tón). Los co­men­ta­rios es­tu­vie­ron a car­go de la psi­có­lo­ga Daimy Abe­lló, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Psi­co­ló­gi­cas y So­cio­ló­gi­cas, quien di­ser­tó en torno al di­vor­cio y su re­per­cu­sión en la con­vi­ven­cia de adul­tos con in­fan­tes.

Ca­da ca­pí­tu­lo fue en­fo­ca­do des­de una óp­ti­ca rea­lis­ta, per­sua­si­va, lo que fa­vo­re­ció un me­jor acer­ca­mien­to al pú­bli­co, em­pe­ño en el que va­le men­cio­nar a otros in­te­gran­tes de es­ta ofer­ta del CE, co­mo Ya­net Her­nán­dez (asis­ten­te de di­rec­ción) y Gui­ller­mo Gui­llén (pro­duc­ción).

En el en­gra­na­je au­dio­vi­sual va­le des­ta­car la ex­ce­len­te se­lec­ción de los vi­deo­clips, co­mo apo­ya­tu­ra del men­sa­je, ade­más del par­la­men­to atri­bui­do a la con­duc­to­ra, cu­yo desem­pe­ño en el se­gun­do pro­gra­ma su­peró al del pri­me­ro.

El CE despidió el año 2018 y abrió el 2019 con un es­pa­cio que si bien nos de­jó con de­seos de in­tro­du­cir­nos en otros con­flic­tos que en­fren­ta la so­cie­dad, co­rro­bo­ró el va­lor de la te­le­vi­sión en la ade­cua­da orien­ta­ción de la fa­mi­lia cu­ba­na, un pro­pó­si­to in­cen­ti­va­do por el Es­ta­do y del que real­men­te exis­ten es­ca­sas pro­pues­tas en­te­ra­men­te con­ce­bi­das des­de una al­tu­ra pro­fe­sio­nal. Oja­lá que Loly Ve­ga nos sor­pren­da con nue­vos pro­yec­tos que con­ti­núen el trán­si­to por tan ad­mi­ra­ble pa­sión.

15 re­pe­ti­cio­nes de Mar­tí (1966), de Raúl Mar­tí­nez, 198.5x225.5cm. Co­lec­ción de Ar­te Con­tem­po­rá­neo del Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes.

Obe­lia Blan­co (Ade­la) y Ar­man­di­to Des­ver­ni­ne (Abel) en una es­ce­na de Mi que­ri­do tío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.