Pro­vo­ca­ti­vo de Fa­be­lo Hung

Trabajadores - - CULTURA - | Jorge Rivas Ro­drí­guez

Con un per­for­man­ce inima­gi­na­ble, el jo­ven crea­dor Ro­ber­to Fa­be­lo Hung (La Habana, 1991) irrum­pió en la es­ce­na de la plás­ti­ca in­su­lar. Se tra­ta de su pri­me­ra ex­hi­bi­ción per­so­nal ti­tu­la­da Pla­ñi­de­ras, con la cual hi­zo re­fle­xio­nar al pú­bli­co reuni­do en la Ga­le­ría-Ta­ller Go­rría, en La Habana Vie­ja, don­de ex­hor­tó a sus se­me­jan­tes a dis­po­ner de es­pa­cio y tiem­po pa­ra llo­rar, esa ca­pa­ci­dad que po­see el ser hu­mano des­de que na­ce has­ta que mue­re y so­bre la que mu­chas ve­ces se es­gri­men di­sí­mi­les ar­gu­men­tos pa­ra evi­tar­la.

Es­te es­pec­ta­cu­lar pro­yec­to sien­ta sus ba­ses en el de­ve­nir his­tó­ri­co-so­cial y cul­tu­ral de la hu­ma­ni­dad, re­co­gi­do en me­mo­ra­bles pa­sa­jes de tex­tos tan cé­le­bres co­mo La Ilía­da, de Ho­me­ro; La Epo­pe­ya de Gil­ga­mesh (de finales del año 2000 a.C.); y en re­gis­tros del An­ti­guo Egip­to, tal pue­de apre­ciar­se en el mu­ral del se­pul­cro de Ra­mo­se —vi­sir de Amen­ho­tep III— en Te­bas (co­mien­zos del si­glo XIV a.n.e.), al cual la his­to­rio­gra­fía le otor­gó el nom­bre de Pla­ñi­de­ras.

El ac­to de llo­rar pa­só a con­ver­tir­se, con aque­lla de­no­mi­na­ción, en una suer­te de ne­go­cio iden­ti­fi­ca­do en las di­fe­ren­tes cul­tu­ras de to­das las so­cie­da­des, con sus par­ti­cu­la­ri­da­des pro­pias. “Pe­ro en to­das se per­ci­ben ras­gos in­que­bran­ta­bles: el con­tra­to de mu­je­res —aun­que en con­ta­das oca­sio­nes tam­bién eran hom­bres— pa­ra que llo­ra­sen por un di­fun­to de cier­to ran­go so­cial, en­car­ga­das de de­jar cons­tan­cia pú­bli­ca del due­lo de los fa­mi­lia­res”, ex­pli­ca el ar­tí­fi­ce en las pa­la­bras del ca­tá­lo­go.

Las pla­ñi­de­ras “con­for­ta­ban a quie­nes vi­vían el dolor que la muer­te les de­ja­ba, quie­nes se sen­tían apo­ya­dos y acom­pa­ña­dos”. La cos­tum­bre lle­gó al Nue­vo Con­ti­nen­te don­de se desa­rro­lló a par­tir del si­glo XVII se vol­vió una ac­ti­vi­dad don­de el pre­cio, así co­mo es­ta­tus del di­fun­to, se ele­va­ba en de­pen­den­cia del nú­me­ro de mu­je­res con­tra­ta­das y la in­ten­si­dad del llan­to. Ac­tual­men­te, con me­nor im­pron­ta, se si­gue ejer­cien­do ese ofi­cio en al­gu­nas co­mu­ni­da­des ru­ra­les del Ca­ri­be, “tra­di­ción que re­sul­ta aje­na y exó­ti­ca a la idio­sin­cra­sia cu­ba­na”.

La obra, en­cau­za­da por la ex­pre­si­vi­dad que le po­si­bi­li­ta el per­for­man­ce (una ho­ra de du­ra­ción apro­xi­ma­da­men­te), tie­ne la fi­na­li­dad, se­gún el jo­ven Fa­be­lo Hung, de “re­to­mar aque­llos per­so­na­jes de la historia que se man­tie­nen por lo ge­ne­ral al mar­gen de los gran­des re­la­tos… De ellos se quie­re to­mar el ma­tiz dra­má­ti­co que le con­fie­ren a la muer­te a par­tir de sus múl­ti­ples y apa­sio­na­das ac­cio­nes: gri­tos, re­zos, so­llo­zos… La muer­te, es un te­ma uni­ver­sal, sen­si­ble a cual­quier in­ter­pre­ta­ción hu­ma­na...”.

Cuan­do los es­pec­ta­do­res en­tra­ron al re­cin­to don­de se anun­ció la mues­tra, “pro­mo­vi­da” ba­jo el ex­tra­ño tí­tu­lo de Pro­ble­mas de cau­sa­li­dad en ren­glo­nes no sin­gu­la­res, ener­gé­ti­ca­men­te rea­lis­tas del es­pa­cio-tiem­po, mos­tra­ron in­cer­ti­dum­bre al en­con­trar allí a unas 60 per­so­nas —mu­je­res y hom­bres, niños y an­cia­nos— con­tra­ta­das (la ma­yo­ría ac­to­res pro­fe­sio­na­les), que se mo­vían por el es­pa­cio a vi­vo llan­to, va­rias de ellas con ja­deos y has­ta im­pul­sos his­té­ri­cos, pa­ra trans­mi­tir di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ex­pre­sar dolor y su­fri­mien­to. Al­gu­nos, an­te tan in­só­li­ta vi­sión, mo­ti­va­dos por memorias ín­ti­mas, se unían al co­ro de “llo­ro­nes”; otros, por reac­cio­nes psi­co­ló­gi­cas, res­pon­dían con im­pul­sos de ri­sa. Tur­ba­dos pre­gun­ta­ban: “¿Quién mu­rió? ¿Quién se ve­la? ¿Por qué tan­to su­fri­mien­to?”.

Pre­ci­sa­men­te, la ri­sa es an­ta­gó­ni­ca del llan­to. La vi­da es co­mo un círcu­lo en es­pi­ral que se mue­ve y evo­lu­cio­na me­dian­te la ri­sa (ale­gría) y el llan­to (la pe­na). Nin­gún otro ani­mal pue­de pro­du­cir lá­gri­mas en reac­ción a es­ta­dos emo­ti­vos. Se ha com­pro­ba­do que los hom­bres llo­ran una vez ca­da mes, y las mu­je­res al me­nos cin­co ve­ces en igual pe­río­do de tiem­po. Sin em­bar­go, cli­chés ma­chis­tas tien­den a con­si­de­rar al so­llo­zo co­mo una ex­pre­sión atri­bui­ble a las mu­je­res. Al­gu­nos padres re­quie­ren a sus pe­que­ños hi­jos va­ro­nes se­ña­lán­do­les que tal ac­to “es de ma­ri­qui­tas” y tra­tan de in­hi­bir una reac­ción tan ne­ce­sa­ria co­mo na­tu­ral, cu­ya fun­ción y efec­to, des­de que vi­ni­mos al mun­do y has­ta el fin de nues­tros días, es psi­co­fi­sio­ló­gi­ca­men­te nor­mal.

Pla­ñi­de­ras sen­tó pau­tas den­tro del con­cep­to ar­tís­ti­co, so­cial y hu­ma­nís­ti­co del per­for­man­ce. Asi­mis­mo pro­pi­ció ob­ser­var di­ver­si­dad de ex­pre­sio­nes con evi­den­te plas­ti­ci­dad en los ros­tros de los pro­ta­go­nis­tas del es­pec­tácu­lo, mu­chas de las cua­les fue­ron cap­ta­das por los len­tes de ce­lu­la­res, cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas y de vi­deos de los cer­ca de 200 es­pec­ta­do­res que col­ma­ron la ga­le­ría.

En su pri­me­ra ex­po­si­ción per­so­nal, lue­go de se­pa­rar­se del gru­po de crea­ción Stain­les, Fa­be­lo Hung pre­ci­só que su pro­yec­to no tie­ne la in­ten­ción de “es­gri­mir un dis­cur­so po­lí­ti­co; sino que par­tien­do del ca­rác­ter po­li­sé­mi­co que pre­sen­ta to­da obra ar­tís­ti­ca, lan­zar pro­vo­ca­cio­nes que in­ci­ten a la re­fle­xión so­bre el ar­te en sí mis­mo, sus cir­cui­tos, sus dis­cur­sos, sus pro­pios de­rro­te­ros.

“Me in­tere­sa re­cal­car —agre­gó— la evi­den­te ex­te­rio­ri­za­ción del sen­ti­do de es­pec­tácu­lo, no so­lo otor­ga­do por la na­tu­ra­le­za pro­pia de la ma­ni­fes­ta­ción —per­for­man­ce— sino tam­bién a par­tir de la an­ces­tral con­cep­ción en torno a las pla­ñi­de­ras co­mo ofi­cio. La con­tra­ta­ción, por ejem­plo, re­sal­ta la la­tien­te di­co­to­mía en­tre reali­dad y si­mu­la­ción”.

En con­fe­ren­cia de pren­sa efec­tua­da en la ciu­dad de Cien­fue­gos, don­de se re­uni­rán los in­te­gran­tes del ju­ra­do por de­ci­mo­sex­ta oca­sión con­se­cu­ti­va pa­ra leer los tex­tos y de­fi­nir los pre­mios, Dia­na Fe­rrei­ro, es­pe­cia­lis­ta del De­par­ta­men­to de Co­mu­ni­ca­ción e Ima­gen de Casa, in­for­mó que du­ran­te los 60 años han con­cur­sa­do unos 30 mil tí­tu­los en más de 10 len­guas y los in­te­gran­tes de los ju­ra­dos so­bre­pa­san los mil 300.

Dio a co­no­cer tam­bién que pa­ra la edi­ción de es­te año (del 21 al 31 de es­te mes) se han re­ci­bi­do 584 obras. Las ma­yo­res ci­fras co­rres­pon­den a poe­sía (224), no­ve­la (167) y li­te­ra­tu­ra pa­ra niños y jó­ve­nes (101).

En es­ta oca­sión, co­mo re­sul­ta tra­di­cio­nal, eva­lua­rán los tex­tos des­ta­ca­dos es­cri­to­res e in­te­lec­tua­les, fun­da­men­tal­men­te de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y ca­ri­be­ños. El ju­ra­do de no­ve­la es­ta­rá com­pues­to por Adrián Cu­riel Ri­ve­ra (Mé­xi­co), Víc­tor Gold­gel (Ar­gen­ti­na), Li­na Me­rua­ne (Chi­le), An­ne Ma­rie Me­tai­lié (Fran­cia) y Eduar­do del Llano (Cu­ba); el de poe­sía

Pla­ñi­de­ras sen­tó pau­tas den­tro del con­cep­to ar­tís­ti­co, so­cial y hu­ma­nís­ti­co del per­for­man­ce. | fo­to: Cor­te­sía del ar­tis­ta

Dia­na Fe­rrei­ro, es­pe­cia­lis­ta de Casa de las Amé­ri­cas. | fo­to: Mo­des­to Gu­tié­rrez, ACN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.