Y si un Hé­roe di­ce adiós

Trabajadores - - INTERNACIONALES - Jorge Pé­rez Cruz

La muer­te no tie­ne po­der su­fi­cien­te pa­ra bo­rrar las hue­llas de una vi­da fer­vo­ro­sa­men­te da­da al tra­ba­jo crea­dor y a la pre­sen­cia pro­ta­gó­ni­ca en cual­quier obra de cons­truc­ción co­lec­ti­va que re­quie­ra su par­ti­ci­pa­ción, co­mo lo hi­zo Fran­cis­co Ra­fael Mar­tí­nez.

Ape­nas fri­sa­ba los 65 años de edad cuan­do, el pa­sa­do mar­tes, su co­ra­zón de­jó de la­tir, pe­ro con su queha­cer edi­fi­có un le­ga­do que lo hi­zo acree­dor del tí­tu­lo de Hé­roe del Tra­ba­jo de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, y del res­pe­to, ad­mi­ra­ción y ca­ri­ño de quie­nes lo co­no­cie­ron.

Con su fa­lle­ci­mien­to el mo­vi­mien­to sin­di­cal pier­de a un fiel co­la­bo­ra­dor y a un hom­bre de entrega to­tal a la Re­vo­lu­ción, cu­ya obra y prin­ci­pios de­fen­dió des­de sus pri­me­ros pa­sos por las au­las de las en­se­ñan­zas pri­ma­ria, se­cun­da­ria y téc­ni­ca pro­fe­sio­nal, en las que desem­pe­ñó di­fe­ren­tes res­pon­sa­bi­li­da­des en las or­ga­ni­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les.

Con si­mi­lar ahín­co ocu­pó fi­las en el Ejér­ci­to Ju­ve­nil del Tra­ba­jo, en la lu­cha por la so­be­ra­nía de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de An­go­la (1977) y en los cam­pos ca­ñe­ros tu­ne­ros en 27 za­fras del pue­blo, en seis de las cua­les re­sul­tó de­ci­mi­llo­na­rio.

Cuan­do cum­plía mi­sión in­ter­na­cio­na­lis­ta en An­go­la, por su com­por­ta­mien­to re­ci­bió co­mo premio unas va­ca­cio­nes en Cu­ba y no acep­tó, ale­gan­do que so­lo re­gre­sa­ría jun­to a to­dos sus com­pa­ñe­ros, una anéc­do­ta que bas­ta­ría pa­ra de­ve­lar su per­so­na­li­dad.

Na­ció el 16 de ju­nio de 1954, en el ba­rrio El 48, del ac­tual mu­ni­ci­pio de Jo­ba­bo, un si­tio casi ol­vi­da­do an­tes del triun­fo de la Re­vo­lu­ción.

Siem­pre com­ba­tien­te de pri­me­ra fi­la en cual­quier trin­che­ra; de to­dos los ofi­cios pre­fi­rió, co­mo el Após­tol, el de la im­pren­ta, al que de­di­có más de 37 años de su exis­ten­cia, siem­pre muy ape­ga­do al queha­cer de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de In­no­va­do­res y Ra­cio­na­li­za­do­res.

Su per­se­ve­ran­cia le per­mi­tió man­te­ner ac­ti­va la ve­tus­ta má­qui­na que ope­ró por casi cua­tro dé­ca­das, con tec­no­lo­gía ca­pi­ta­lis­ta y más de 115 años de ex­plo­ta­ción, de­ve­ni­da uno de sus prin­ci­pa­les des­ve­los.

Al mo­rir os­ten­ta­ba, en­tre otros re­co­no­ci­mien­tos, la Or­den Lá­za­ro Peña de I, II y III Gra­do; las me­da­llas Je­sús Me­nén­dez, Ha­za­ña La­bo­ral, Com­ba­tien­te In­ter­na­cio­na­lis­ta, Jo­sé Ra­món Ál­va­rez y de Vanguardia Na­cio­nal, es­ta úl­ti­ma ob­te­ni­da en 25 opor­tu­ni­da­des.

Y si un Hé­roe di­ce adiós, sir­va es­te, su cu­rrícu­lo, co­mo le­ga­do pa­ra que el ejem­plo del hu­mil­de y fiel tra­ba­ja­dor ger­mi­ne en las ac­ti­tu­des co­ti­dia­nas en ca­da co­lec­ti­vo la­bo­ral, y es­tar a la al­tu­ra de un hom­bre que, en vi­da, su­po gran­jear­se el ca­ri­ño de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.