Al­mei­da vi­ve hoy más que nun­ca

| Juan Al­mei­da Bos­que, a 10 años de su fa­lle­ci­mien­to

Trabajadores - - PORTADA - | Ga­bino Man­gue­la Díaz

Fui pri­vi­le­gia­do tes­ti­go de su con­duc­ta ejem­plar du­ran­te más de me­dio si­glo de re­sis­ten­cia he­roi­ca y vic­to­rio­sa, en la lu­cha con­tra ban­di­dos, el con­tra­gol­pe de Gi­rón, la Cri­sis de Oc­tu­bre, las mi­sio­nes in­ter­na­cio­na­lis­tas y la re­sis­ten­cia al blo­queo im­pe­ria­lis­ta. Es­cu­cha­ba con pla­cer al­gu­nas de sus can­cio­nes, y en es­pe­cial aque­lla de en­cen­di­da emo­ción que an­te el lla­ma­do de la Pa­tria a “ven­cer o a mo­rir” se des­pe­día de hu­ma­nos sue­ños. Ig­no­ra­ba que ha­bía es­cri­to más de 300 de ellas, las cua­les su­mó a su obra li­te­ra­ria, fuen­te de lec­tu­ra ame­na y de he­chos his­tó­ri­cos. De­fen­dió prin­ci­pios de justicia (...) ¡No di­ga­mos que Al­mei­da ha muer­to! ¡Vi­ve hoy más que nun­ca!

Así afir­mó Lucy Vi­lle­gas Oria, se­cre­ta­ria por va­rios años del Co­man­dan­te de la Re­vo­lu­ción

LUCY VI­LLE­GAS Oria tie­ne 88 años y la co­que­te­ría se le ex­pre­sa de mu­chas ma­ne­ras, aun­que ella lo nie­ga. No obs­tan­te re­cor­dar de­ta­lles que personas jó­ve­nes po­drían ol­vi­dar, mal­di­ce de su me­mo­ria. Pe­ro los casi cua­tro años en que tra­ba­jó co­mo se­cre­ta­ria per­so­nal del Co­man­dan­te pa­trio­ta, mú­si­co, poe­ta, al­ba­ñil y po­bre, le bro­tan es­pon­tá­neos, fe­li­ces, re­cuer­dos que au­men­tan su di­men­sión a me­di­da que el tiem­po se em­pe­ci­na en bo­rrar­los.

De aque­llos pri­me­ros mo­men­tos una anéc­do­ta di­bu­jó pa­ra siem­pre al Co­man­dan­te Al­mei­da a los ojos de Lucy. “Cuan­do la ex­plo­sión del bar­co La Cou­bre tra­ba­já­ba­mos en lo que fue­ra el edi­fi­cio de la Ma­ri­na, en la Ave­ni­da del Puer­to y cer­cano al lu­gar del es­truen­do. Cuan­do ave­ri­gua­mos le di­je lo que ha­bía ocu­rri­do, y de in­me­dia­to me di­jo que le bus­ca­ra la es­col­ta, que él se iba pa­ra allá. Con mu­cho cui­da­do le co­men­té que no de­bía ir. Su res­pues­ta no me de­jó op­ción: ‘No, Lucy, ese es mi pues­to aho­ra’. Y se fue”.

A po­co del triun­fo re­vo­lu­cio­na­rio de enero de 1959 nues­tra en­tre­vis­ta­da co­men­zó a tra­ba­jar en las ofi­ci­nas del Co­man­dan­te Ca­mi­lo Cien­fue­gos en el en­ton­ces Cam­pa­men­to Mi­li­tar de Co­lum­bia. “Pe­ro cuan­do Ca­mi­lo mue­re y a Al­mei­da lo nom­bran je­fe del Ejér­ci­to, se reunió con las com­pa­ñe­ras que tra­ba­já­ba­mos con Ca­mi­lo y me es­co­ge pa­ra tra­ba­jar con él en el Es­ta­do Ma­yor. Fui su se­cre­ta­ria des­de no­viem­bre de 1959 has­ta 1963.

“Lue­go, ya con más con­fian­za le pre­gun­té por qué me ha­bía es­co­gi­do y me dio una res­pues­ta sor­pren­den­te: ‘Es que tú no me tie­nes mie­do. Yo tra­ba­jo con quien me res­pe­te, pe­ro no con na­die que me ten­ga mie­do’, di­jo”.

Tes­ti­go de su bo­da

Cuan­do Lucy con­tra­jo ma­tri­mo­nio en se­gun­das nup­cias, el Co­man­dan­te fue tes­ti­go de su bo­da. “Lle­gó tem­prano —co­mo siem­pre—, re­co­rrió con la vis­ta a los pre­sen­tes y pre­gun­tó por el fo­tó­gra­fo. Al­guien res­pon­dió que no ha­cía fal­ta y él cues­tio­nó en­ton­ces esa res­pues­ta. Al oír aque­llo, Ce­lia se di­ri­gió en su ca­rro a Tro­pi­ca­na y tra­jo al fo­tó­gra­fo… Las fotos de mi bo­da se las de­bo a Al­mei­da”, re­cuer­da Lucy más de 50 años des­pués.

A su de­cir, no era di­fí­cil tra­ba­jar con el Co­man­dan­te, pues oía lo que los de­más com­pa­ñe­ros de­cían y to­ma­ba de­ci­sio­nes cuan­do ya co­no­cía to­dos los de­ta­lles. No se apasionaba. Siem­pre fue muy jus­to y hu­mano. A na­die tra­ta­ba con vio­len­cia.

Una vez je­fe del Ejér­ci­to del Cen­tro, el Co­man­dan­te Al­mei­da va a vi­vir a San­ta Cla­ra. “Con él so­lo nos fui­mos un ase­sor mi­li­tar his­pano-so­vié­ti­co y yo, y lo úni­co que le pe­dí fue que me con­si­guie­ra un cuar­to. En­ton­ces me lle­vó pa­ra su ca­sa, don­de es­tu­ve has­ta que Ce­lia le pi­dió que me man­da­ra pa­ra La Ha­ba­na.

“Era un hom­bre de mu­chos de­ta­lles, ase­gu­ra, y ha­cía co­sas que ma­ra­vi­lla­ban a cual­quie­ra. Sien­do je­fe del Ejér­ci­to, con muy po­co tiem­po pa­ra las mu­chas ta­reas que de­bía cum­pli­men­tar, em­plea­ba un día de la se­ma­na pa­ra ha­blar con las personas que se lo ha­bían pe­di­do, gen­te que le es­cri­bían o que lle­ga­ban allí bus­cán­do­lo.

“Si se tra­ta­ba de un asun­to com­pli­ca­do, pe­día in­for­ma­ción y cuan­do la te­nía­mos ci­tá­ba­mos a la per­so­na pa­ra dar­le res­pues­ta, ya fue­ra po­si­ti­va o ne­ga­ti­va, no im­por­ta­ba; él de­cía que ha­bía que res­pon­der­le.

“Era muy tra­ba­ja­dor, con una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de con su tra­ba­jo, y a la vez muy exi­gen­te. No se le po­día de­cir una men­ti­ra y cuan­do ha­bla­ba con la gen­te en­se­gui­da sa­ca­ba jui­cios cer­te­ros. No se mos­tra­ba vio­len­to, y aun­que mu­chas ve­ces lo vi muy dis­gus­ta­do, nun­ca lo con­si­de­ré gri­tón ni uti­li­za­ba gro­se­ría al­gu­na. Era de una iro­nía fi­na, pí­ca­ra.

“No era de mu­cho co­mer. Siem­pre co­mía con me­di­da; le gus­ta­ban mu­cho los pos­tres, en es­pe­cial la mer­me­la­da de gua­ya­ba y el co­co, y le fas­ci­na­ban los que­sos y el ba­ca­lao a la viz­caí­na. Muy pre­su­mi­do. Le gus­ta­ba lu­cir bien, ya fue­ra con ro­pa mi­li­tar o de ci­vil. Na­da de be­bi­das al­cohó­li­cas. Si de to­mar se tra­ta­ba, le gus­ta­ba al­gu­na co­pa de vino, in­clu­so de Vi­ña 95, en las co­mi­das.

“Era muy pers­pi­caz. Se da­ba cuen­ta de to­do. Re­cuer­do a un ca­pi­tán de su tro­pa. Se lla­ma­ba Jor­ge So­tús, quien vi­si­ta­ba mu­cho la ofi­ci­na. Un día el Co­man­dan­te me di­jo: ‘Lucy, So­tús nos va a trai­cio­nar’. ¿Y có­mo us­ted lo sa­be?, le pre­gun­té. ‘Por­que no me man­tu­vo la mi­ra­da ni una vez’, res­pon­dió. Al mes, So­tús aban­do­nó Cu­ba en una lan­cha.

“Co­mo buen mú­si­co, era enamo­ra­do y muy aten­to con las mu­je­res. Su obra mu­si­cal así lo ates­ti­gua. Muy ha­la­ga­dor, ro­mán­ti­co, ca­ba­lle­ro­so. Ade­más, siem­pre me pe­día que le ano­ta­ra —pa­ra re­cor­dár­se­las des­pués— las fe­chas de cum­plea­ños de las com­pa­ñe­ras —y tam­bién de los com­pa­ñe­ros— pa­ra fe­li­ci­tar­los.

“Siem­pre me pa­re­ció que aun­que no sa­bía mú­si­ca, la ins­pi­ra­ción le lle­ga­ba con fa­ci­li­dad. Te­nía buen oí­do mu­si­cal. Ta­ra­rea­ba la can­ción que se le ocu­rría y si el arre­glis­ta no ha­cía lo que él que­ría, pe­día que se lo vol­vie­ran a ha­cer.

“Pa­ra él era al­go nor­mal el co­bro de su sa­la­rio co­mo je­fe del Ejér­ci­to. Pe­ro cuan­do co­bra­ba co­mo com­po­si­tor lo dis­fru­ta­ba mu­cho, pues lo veía co­mo al­go muy per­so­nal, un sa­la­rio por al­go que ha­bía he­cho co­mo con sus ma­nos.

“Le gus­ta­ba aten­der y ayu­dar a las personas que tu­vie­ran al­gún pro­ble­ma, pe­ro no era bo­ta­ra­ta, pues da­ba cuan­do se con­ven­cía que de­bía dar al­go. Era muy fir­me en sus cri­te­rios y cuan­do ya se for­ma­ba una idea la de­fen­día a ca­pa y es­pa­da. Si se equi­vo­ca­ba lo sa­bía re­co­no­cer”.

Epí­lo­go

El ros­tro de Lucy no re­fle­ja sus 88 años. Su ex­pre­sión, su tez, sus ojos, de­la­tan lo que de se­gu­ro irra­dió es­ta be­lla mu­jer que en su ju­ven­tud des­an­da­ra las ca­lles de su Puer­to Pa­dre na­tal. Su día a día trans­cu­rre hoy en­tre su jar­dín, sus pe­rros… y los re­cuer­dos, “que se me quie­ren ir”.

No hay tris­te­za al ha­blar del Co­man­dan­te al que rin­de homenaje a so­lo unos días del dé­ci­mo aniver­sa­rio de su fa­lle­ci­mien­to.

¿Y de Fi­del, qué de­cía Al­mei­da de Fi­del?, pre­gun­to a Lucy. “Se co­no­cían muy bien. Le te­nía a Fi­del una fe in­fi­ni­ta. Fi­del era su dios”.

| foto: Archivo pe­rió­di­co Tra­ba­ja­do­res

Fi­del Cas­tro Ruz: De la Re­fle­xión Al­mei­da vi­ve hoy más que nun­ca, sep­tiem­bre 13 del 2009

| foto: Cor­te­sía de la en­tre­vis­ta­da

Las mu­cha­chas de las ofi­ci­nas del Es­ta­do Ma­yor del Ejér­ci­to lo sor­pren­den con un ca­ke un 17 de fe­bre­ro, día de su cum­plea­ños.

| foto: Joa­quín Her­nán­dez Me­na

Lucy Vi­lle­gas Oria, se­cre­ta­ria por va­rios años del Co­man­dan­te Juan Al­mei­da Bos­que.

| foto: Cor­te­sía de la fa­mi­lia

Mo­men­to fa­mi­liar con dos de sus hi­jas.

| foto: Archivo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.