Covid-19 NO; Con-vi­da 2020 SÍ

Trabajadores - - PORTADA - | Lour­des Rey Vei­tía

Son tiem­pos de his­to­rias hu­ma­nas bien du­ras, am­plia res­pon­sa­bi­li­dad y mu­cha con­fian­za. De des­te­rrar el egoís­mo, ser so­li­da­rios y cui­dar­nos to­dos la sa­lud. De pro­te­ger­nos y cum­plir las me­di­das in­for­ma­das. De tra­ba­jar pa­ra pro­du­cir me­di­ca­men­tos y ali­men­tos. Son tiem­pos de la COVID-19, pe­ro tam­bién de vi­da, amor y es­pe­ran­za

El si­len­cio es pro­fun­do, so­lo in­te­rrum­pi­do a ra­tos por una ob­ser­va­ción mé­di­ca ma­ti­za­da con una ligera e in­te­li­gen­te re­fle­xión que ha­ce son­reír. En el hos­pi­tal Co­man­dan­te Ma­nuel Fa­jar­do Ri­ve­ro, de San­ta Cla­ra, se atien­den a los pa­cien­tes de Vi­lla Cla­ra y San­cti Spí­ri­tus, in­fec­ta­dos con la COVID-19, a sus con­tac­tos y a los sos­pe­cho­sos.

El doctor Jor­ge Eduar­do Be­rrio Águi­la, di­rec­tor del cen­tro y es­pe­cia­lis­ta de Pri­mer Gra­do en Neu­ro­lo­gía Clí­ni­ca, ha te­ni­do ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad a más de 70 pa­cien­tes, incluidos nue­ve ni­ños, dos ca­sos con­fir­ma­dos con la en­fer­me­dad, otros 50 sos­pe­cho­sos y un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de con­tac­tos; has­ta el mo­men­to ha da­do 37 al­tas.

“El es­ta­do de sa­lud de to­dos ha me­jo­ra­do, nin­guno ha mos­tra­do indicadore­s de em­peo­ra­mien­to”, cuan­do di­ce es­to lo ha­ce con be­ne­plá­ci­to, sin es­con­der el go­ce que pro­du­ce ha­ber he­cho el bien.

“Nos pre­pa­ra­mos por eta­pas pa­ra es­ta con­tin­gen­cia. Es­tu­dia­mos con­ti­nua­men­te y dis­cu­ti­mos la evo­lu­ción de ca­da ca­so, con la ac­tua­li­za­ción cons­tan­te des­de el Cen­tro de Re­fe­ren­cia, el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Tro­pi­cal Pe­dro Kou­rí (IPK).

La pa­cien­te

Ha­bló des­de un te­lé­fono cer­cano a su ca­ma, su es­ta­do de sa­lud le per­mi­te ir has­ta el au­ri­cu­lar. Es la ciu­da­da­na cu­ba­na de 67 años de edad, re­si­den­te en San­ta Cla­ra, Vi­lla Cla­ra, adon­de arri­bó el 11 de mar­zo pro­ce­den­te de Nue­va Jer­sey, Es­ta­dos Uni­dos.

Con voz an­gus­tia­da con­fe­só que cre­yó ha­ber to­ma­do los cui­da­dos pa­ra evi­tar el con­ta­gio, in­clu­so usó di­luen­tes al­cohó­li­cos den­tro del avión, pe­ro fue en vano. Su tono cam­bia de re­pen­te pa­ra re­co­no­cer la me­jo­ría y agra­de­cer las aten­cio­nes.

“No ten­go fie­bre, to­do va sa­lien­do bien. Creo que has­ta han exa­ge­ra­do. No es­toy ais­la­da, es­te per­so­nal mé­di­co es mi fa­mi­lia, con so­lo mi­rar­los veo en ellos el ca­ri­ño, en es­tas cir­cuns­tan­cias son to­do pa­ra mí”. Aho­ra se per­ci­be alien­to en su voz, y fuer­zas pa­ra en­viar al pue­blo de Cu­ba un men­sa­je cer­te­ro y con­tun­den­te.

“Por fa­vor, hay que cui­dar­se, to­mar las me­di­das. El Es­ta­do ha apo­ya­do in­con­di­cio­nal­men­te, no se pue­de des­can­sar, hay que se­guir tra­ba­jan­do pa­ra que to­do sal­ga lo me­jor posible”.

Los be­sos se vuel­ven es­tre­llas den­tro

Cuan­do los es­cu­ché ha­blar de los hi­jos y de los be­sos pos­pues­tos re­cor­dé aquel poe­ma de Dul­ce Ma­ría Loy­naz: El be­so que no te di se me ha vuel­to es­tre­lla den­tro. La preo­cu­pa­ción ha man­te­ni­do en vi­lo des­de ha­ce ca­si dos se­ma­nas a los doc­to­res Jor­ge Ma­nuel Pé­rez Mi­lián y Er­nes­to Díaz Padrón, es­pe­cia­lis­tas de Pri­mer y Se­gun­do Gra­do en Me­di­ci­na In­ter­na, res­pec­ti­va­men­te.

Am­bos ocu­pan pues­tos im­pres­cin­di­bles; Jor­ge Ma­nuel des­de el Cuer­po de Guar­dia co­mo vi­ce­di­rec­tor de Ur­gen­cias, la pri­me­ra puer­ta es­pe­ran­za­do­ra del pa­cien­te. Er­nes­to, je­fe del gru­po que atien­de los ca­sos con­fir­ma­dos con COVID-19. Son pro­ta­go­nis­tas anó­ni­mos de una es­ca­la­da con­tra la muer­te.

Des­de el ini­cio de la con­ver­sa­ción tras­mi­ten se­re­ni­dad, sor­pren­den por la ecua­ni­mi­dad del com­por­ta­mien­to. “No de­be su­ce­der na­da ex­tra­or­di­na­rio pues la pre­pa­ra­ción fue de ex­ce­len­cia, po­see­mos los me­di­ca­men­tos más efec­ti­vos que se co­no­cen y la tec­no­lo­gía pa­ra ca­sos ex­cep­cio­na­les. Hay ex­pe­rien­cia con den­gue, me­nin­go, có­le­ra, in­fluen­za”, afir­ma­ron.

Cuan­do atien­den a los pa­cien­tes son irre­co­no­ci­bles has­ta por los más alle­ga­dos. Se en­mas­ca­ran con go­rros, na­so­bu­cos, guan­tes, es­pe­jue­los de pro­tec­ción, so­bre­ba­tas, bo­tas... “Eso es qui­zás lo más com­pli­ca­do, por­que to­car al pa­cien­te, ha­blar mu­cho con él, mi­rar­le a los ojos sin ba­rre­ras, es la prác­ti­ca del mé­di­co cu­bano, al­go que he­mos li­mi­ta­do. No obs­tan­te, ha­ce­mos el exa­men fí­si­co, se aus­cul­ta, par­ti­mos de una idea preeva­lua­da pa­ra el interrogat­orio, con el pro­pó­si­to de mi­ni­mi­zar el con­tac­to”, ex­pre­só Er­nes­to.

“Es­tán to­dos los fil­tros de pre­ven­ción es­ta­ble­ci­dos. Des­de que se sa­be que lle­ga­rá un pa­cien­te al área de de­tec­ción se ex­tre­man las me­di­das de bio­se­gu­ri­dad, se de­sin­fec­ta al en­fer­mo por pri­me­ra vez en el Cuer­po de Guar­dia y se pro­ce­de al interrogat­orio”, ex­pli­can.

“Lo que más due­le es no abra­zar a mi hi­ja de seis años. Los otros dos va­ro­nes (11 y 14 años) en­tien­den, pe­ro con ella ha si­do di­fí­cil. Tra­to de no ha­blar de co­ro­na­vi­rus en la ca­sa. To­do trans­cu­rre con nor­ma­li­dad en la fa­mi­lia. No so­mos hé­roes, cum­pli­mos con el de­ber. Si hay al­gún he­roís­mo, en mi ca­so es con­te­ner­me de be­sar­los y abra­zar­los”, afir­mó Er­nes­to.

En­ton­ces vi dos lá­gri­mas en el ros­tro de Jor­ge Ma­nuel: “Ima­gí­ne­se, a mi hi­jo de 11 me­ses no lo he be­sa­do en 15 días”.

El doctor Er­nes­to Díaz Pa- El doctor Jor­ge Eduar­do Be­rrio Águi­la drón.

| fo­tos: De la au­to­ra

El doctor Jor­ge Ma­nuel Pé­rez Mi­lián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.