LA AN­FI­TRIO­NA PER­FEC­TA

A la moda Bodas - - Contenido -

Lo que siem­pre de­bes con­si­de­rar al re­ci­bir vi­si­tas en tu dul­ce ho­gar.

EL CON­FORT DE­BE SER LA PA­LA­BRA CLA­VE AL MO­MEN­TO DE OR­GA­NI­ZAR TU NUE­VO HO­GAR, SO­BRE TO­DO EL DOR­MI­TO­RIO DON­DE COMPARTIRÁS

CON TU PA­RE­JA MO­MEN­TOS DE DES­CAN­SO Y TAM­BIÉN DE PA­SIÓN.

Pa­ra dis­fru­tar de un buen des­can­so na­da co­mo un buen col­chón. Un com­pa­ñe­ro fiel que hay que ele­gir con aten­ción y que, aho­ra, cuen­ta más co­sas so­bre no­so­tros mis­mos, qui­zás más de las que de­be­ría.

El col­chón desem­pe­ña un pa­pel cru­cial en la sa­lud y los tras­tor­nos del sue­ño. Es un ele­men­to bá­si­co pa­ra ajus­tar nues­tra for­ma fí­si­ca y tam­bién la psi­co­ló­gi­ca. Exis­te una nue­va ge­ne­ra­ción de col­cho­nes de­no­mi­na­dos NG­matt

(“The Next Ge­ne­ra­tion Mat­tress”, tra­du­ci­do: la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de col­cho­nes). Son in­te­li­gen­tes, con un sis­te­ma in­no­va­dor, que in­clu­so ya es­tán in­cor­po­ra­dos a ins­ta­la­cio­nes ho­te­le­ras es­pe­cia­li­za­das en sa­lud y que se per­so­na­li­zan ba­jo cri­te­rios mé­di­cos.

SEN­SO­RES IN­FOR­MA­TI­VOS

Se tra­ta de un sis­te­ma no­ve­do­so por el que el col­chón in­cor­po­ra unos sen­so­res ca­pa­ces de re­co­ger in­for­ma­ción de la per­so­na que es­tá tum­ba­da so­bre él y, de ese mo­do, adap­tar­se en ca­da mo­men­to a su mor­fo­lo­gía y po­si­cio­nes pa­ra con­se­guir un des­can­so óp­ti­mo. El col­chón mo­ni­to­ri­za los mo­vi­mien­tos, la po­si­ción, las fa­ses del sue­ño del usua­rio y otras va­ria­bles fi­sio­ló­gi­cas, que se re­co­gen en una ba­se de da­tos mé­di­ca en co­la­bo­ra­ción con el la­bo­ra­to­rio aus­tría­co es­pe­cia­lis­ta en es­tu­dios so­bre el sue­ño Pro Schlaf. Tie­ne, ade­más, una fun­ción er­go­nó­mi­ca que pro­ce­sa los da­tos, apren­de de las ne­ce­si­da­des cam­bian­tes del usua­rio y evo­lu­cio­na mo­di­fi­can­do su es­truc­tu­ra pa­ra ma­xi­mi­zar el des­can­so.

¿CÓ­MO DUER­MES?

El usua­rio re­ci­be a tra­vés del te­lé­fono mó­vil los da­tos ob­te­ni­dos por el col­chón, al igual que el mé­di­co que lo su­per­vi­sa, que se­rá quien de­fi­ni­ti­va­men­te de­ter­mi­ne có­mo de­be cam­biar la su­per­fi­cie so­bre la que duer­me.

Por tan­to, las con­di­cio­nes del col­chón cam­bian si el usua­rio duer­me bo­ca aba­jo, bo­ca arri­ba o de la­do; si co­lo­ca la mano de­ba­jo de la al­moha­da pue­de de­ber­se a pro­ble­mas de nu­ca, o a que ne­ce­si­ta dor­mir más al­to o a que la su­per­fi­cie es de­ma­sia­do sua­ve o rí­gi­da. Un col­chón que se ajus­ta per­fec­ta­men­te al cuer­po, adap­tán­do­se a ca­da una de sus ne­ce­si­da­des pa­ra ha­cer más pla­cen­te­ro y sa­lu­da­ble el tiem­po que dor­mi­mos.

LA TEC­NO­LO­GÍA TAM­BIÉN HA LLE­GA­DO A LOS COL­CHO­NES. EXIS­TE UN COL­CHÓN IN­TE­LI­GEN­TE QUE MO­NI­TO­RI­ZA LOS MO­VI­MIEN­TOS, LA PO­SI­CIÓN, LAS FA­SES DEL SUE­ÑO DEL USUA­RIO Y OTRAS VA­RIA­BLES FI­SIO­LÓ­GI­CAS. El col­chón desem­pe­ña un pa­pel cru­cial en la sa­lud y los...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.