LA BAR­BA

A la moda Bodas - - El Novio -

Des­de que la bar­ba hi­zo su apa­ri­ción en las pa­sa­re­las mas­cu­li­nas, la aco­gi­da por los hom­bres en usar­la co­mo par­te de su es­ti­lo per­so­nal au­men­tó, de he­cho, nue­vas ten­den­cias re­la­cio­na­das al ve­llo fa­cial sur­gie­ron, al­gu­nas tan efí­me­ras co­mo las fo­to­gra­fías bar­ba-jar­dín u otras que to­da­vía per­du­ran co­mo com­ple­men­tar­lo con los cor­tes de pe­lo “Top Knot” o “Man Bun”. Pa­ra los “Fas­hion Week” de es­te año, di­se­ña­do­res de mo­da pre­sen­ta­ron a sus mo­de­los con “ros­tros lam­pi­ños” pa­ra que­rer dar el úl­ti­mo pa­so a es­ta ten­den­cia, su de­cli­ve. Pe­ro al día de hoy, si­gue el gus­to por las fron­do­sas y cui­da­das bar­bas, ¿por qué es tan di­fí­cil des­ha­cer­se de ellas? El ex­per­to en ten­den­cias de mo­das, Eddy Gó­mez, ex­pli­ca al­gu­nos fac­to­res de su apa­ri­ción: “Se­gún “Trend Fo­re­cas­ting” e in­ves­ti­ga­ción de ten­den­cias, sim­ple­men­te se iba a pre­de­cir que re­gre­sa­ría, por la mis­ma ne­ce­si­dad del hom­bre ac­tual de es­tar co­nec­ta­do con sus orí­ge­nes, el que­rer re­afir­mar su mas­cu­li­ni­dad me­dian­te el signo de la bar­ba”. Más ade­lan­te agre­ga que, ce­le­bri­da­des del mun­do ar­tís­ti­co, la apa­ri­ción de “In­fluen­cers” y per­so­nas re­la­cio­na­das al mun­do de la mo­da, in­flu­ye­ron tam­bién en su co­mien­zo. Es im­por­tan­te sa­ber que “Ayu­da a en­mar­car el ros­tro, cu­bre im­per­fec­cio­nes de la piel, man­chas de ac­né y blo­quea en­tre el 90 y 95 por cien­to de los ra­yos ul­tra­vio­le­ta (UV), ra­len­ti­zan­do así el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to en la ca­ra”, aña­de Yo­ba­ta­nia Castro, di­rec­to­ra de Billy Hair­dres­ser. Por lo tan­to, su apa­ri­ción tra­jo con­si­go una se­rie de be­ne­fi­cios pa­ra el hom­bre: mas­cu­li­ni­dad, atrac­ti­vo, con­fian­za, pro­tec­ción y so­bre to­do, es­ti­lo. Al pa­re­cer, los hom­bres lo no­ta­ron y por eso no se han des­pren­di­do de ellas. La ten­den­cia de las bar­bas es glo­bal y en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, no es ex­tra­ño ver en las ca­lles a do­mi­ni­ca­nos lu­cién­do­las. Es­to ha pro­vo­ca­do el sur­gi­mien­to en nues­tro país de gru­pos co­mo “Do­mi­ni­can Beard Club”: “Yo creé el gru­po con el fin de re­unir do­mi­ni­ca­nos afi­cio­na­dos a la bar­ba y con ellos com­par­tir con­se­jos pa­ra su cui­da­do”, di­ce su fun­da­dor Em­ma­nuel Pé­rez.

DES­DE QUE LA BAR­BA HI­ZO SU APA­RI­CIÓN EN LAS PA­SA­RE­LAS MAS­CU­LI­NAS, LA ACO­GI­DA DE LOS HOM­BRES EN USAR­LA CO­MO PAR­TE DE SU ES­TI­LO PER­SO­NAL SE IN­CRE­MEN­TÓ, DE HE­CHO, NUE­VAS TEN­DEN­CIAS RE­LA­CIO­NA­DAS AL VE­LLO FA­CIAL SUR­GIE­RON, AL­GU­NAS TAN EFÍ­ME­RAS CO­MO LAS FO­TO­GRA­FÍAS BAR­BA-JAR­DÍN U OTRAS QUE TO­DA­VÍA PER­DU­RAN CO­MO COM­PLE­MEN­TAR­LO CON LOS COR­TES DE

PE­LO “TOPKNOT” O “MAN BUN”.

LA BAR­BA HA LLE­GA­DO PA­RA QUE­DAR­SE, CA­DA DÍA SON MÁS LOS CA­BA­LLE­ROS QUE ADAP­TAN LO QUE HA DE­JA­DO DE SER UNA ME­RA TEN­DEN­CIA. UN NO­VIO CON UNA BAR­BA BIEN CUI­DA­DA SIN DU­DAS IM­PAC­TA­RÁ.

TIPS PA­RA CUIDARLA La­var­la con sham­poo tres ve­ces a la se­ma­na, co­lo­car ce­ra pa­ra bar­ba, us­sar acei­te pa­ra ve­llo fa­cial lue­go de la ce­ra y por úl­ti­mo pei­nar­te la bar­ba con re­gu­la­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.