En tu me­sa ymá­sa­llá

A la moda Bodas - - Tu Nuevo Hogar -

Tan pron­to re­ci­bes el ani­llo de com­pro­mi­so co­mien­zan a lle­gar los pen­sa­mien­tos lle­nos de ilu­sión, eso que te lle­van a so­ñar con tu ves­ti­do de no­via, con la bo­da per­fec­ta y ca­da de­ta­lle que ha­ble de tu his­to­ria de amor. Hay otra par­te que mu­chas ve­ces que­da de la­do, pe­ro tie­ne de­ma­sia­da im­por­tan­cia. Se tra­ta de la lis­ta de bo­das, to­do un rom­pe­ca­be­zas pa­ra mu­chas no­vias.

El de­co­ra­dor de in­te­rio­res y wed­ding planner Paul Al­fon­so di­ri­ge el es­tu­dio de di­se­ño Gru­po Al­fon­so y el cen­tro de cu­ra­du­ría de mon­ta­jes de me­sas Ca­sa Por­ce­la­na. Con vas­ta ex­pe­rien­cia en el área, pue­de con­tar mu­chas anéc­do­tas de lis­tas de bo­das, cu­yo pro­ce­so de se­lec­ción se ha con­ver­ti­do en un caos pa­ra mu­chas no­vias.

“En­tien­do que son va­rios los erro­res más co­mu­nes que co­me­ten al se­lec­cio­nar los ar­tícu­los de la lis­ta de bo­das: Uno es que no ha­cen la lis­ta a con­cien­cia de sus ne­ce­si­da­des, el otro, de ma­yor re­le­van­cia to­da­vía, es que de­jan to­do es­te pro­ce­so pa­ra ha­cer­la a úl­ti­ma ho­ra”.

“Otro error muy co­mún es que ha­cen una se­lec­ción de va­ji­llas y cu­ber­te­rías muy ce­rra­da, es­to no es fun­cio­nal, ya que si en el fu­tu­ro se rom­pen o se pier­den, no hay ma­ne­ra de sus­ti­tuir las pie­zas. Mu­chas ve­ces tam­po­co ha­cen una se­lec­ción de re­ga­los ase­qui­bles al tar­get de los in­vi­ta­dos, en­ton­ces es­to de por sí, ya com­pli­ca que el ar­tícu­lo ele­gi­do lle­gue a su des­tino”. Tal co­mo ex­pli­ca Al­fon­so, lo más im­por­tan­te es ele­gir ar­tícu­los que va­yan acor­de con el es­ti­lo de vi­da, tan­to del no­vio co­mo de la no­via, es­to y una bue­na co­mu­ni­ca­ción con el pro­vee­dor de la lis­ta de re­ga­los es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.