MI­RA­DA

A la moda - - Reportaje -

En el año 2010 de­ci­dí de­jar mi em­pleo y ex­plo­rar más a fon­do el te­ma de la pro­duc­ción or­gá­ni­ca, no so­lo a ni­vel teó­ri­co, sino tam­bién prác­ti­co. Du­ran­te los años si­guien­tes tra­ba­jé en va­rias fin­cas or­gá­ni­cas en Es­pa­ña e Inglaterra y a par­tir de esas ex­pe­rien­cias, fui crean­do la ba­se que me per­mi­tió em­bar­car­me unos años más tar­de en mi pro­pio pro­yec­to. To­do em­pe­zó con la opor­tu­ni­dad de ini­ciar un ne­go­cio de siem­bra, ha­ce cin­co años con los pro­duc­to­res de Rancho Arri­ba. Fue un lar­go tiem­po de prue­bas, es­tu­dios del sue­lo, tam­bién prue­bas con ve­ge­ta­les a cam­po abier­to y cer­ti­fi­ca­cio­nes ba­jo los es­tán­da­res or­gá­ni­cos de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. Nues­tra mi­sión siem­pre fue pro­mo­ver la práctica de una agri­cul­tu­ra cons­cien­te, en­fo­ca­da en el cui­da­do y me­jo­ra­mien­to del sue­lo, la pre­ser­va­ción del me­dioam­bien­te y de la bio­di­ver­si­dad. Un año más tar­de con nues­tro Mer­ca­do Ver­de de los sá­ba­dos en Ga­le­ría 360, in­cor­po­ra­mos la ven­ta de pro­duc­tos ela­bo­ra­dos por no­so­tros mis­mos y por otros ar­te­sa­nos lo­ca­les. Hoy con­ta­mos con nues­tro pro­pio lo­cal, el cual he­mos apo­da­do ca­ri­ño­sa­men­te Ca­sa Te­rra.

Mu­chos desafíos, pe­ro a su vez, mu­chas re­com­pen­sas. La de­ci­sión de de­jar un em­pleo “se­gu­ro” para ini­ciar un em­pren­di­mien­to, nun­ca es fá­cil. En mi ca­so, to­man­do en cuen­ta que, en ese mo­men­to, la de­man­da lo­cal para pro­duc­tos or­gá­ni­cos se con­si­de­ra­ba prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te, por lo que no te­nía in­for­ma­ción del mer­ca­do. En re­tros­pec­ti­va, se hu­bie­ran fa­ci­li­ta­do las co­sas te­nien­do ac­ce­so a más ca­pi­tal para in­ver­sión, y qui­zás el apo­yo de or­ga­ni­za­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les. Es un pro­ce­so con­ti­nuo, pe­ro en­tien­do que sí. Ca­da vez son más las per­so­nas que despiertan, y que to­man con­cien­cia so­bre los be­ne­fi­cios de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y la ne­ce­si­dad de re­du­cir nues­tro im­pac­to ne­ga­ti­vo en el me­dioam­bien­te. Me cons­ta, por­que ten­go un contacto muy directo con nues­tros clien­tes, y he vis­to la evo­lu­ción del mer­ca­do en los úl­ti­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.