Un via­je AL IN­TE­RIOR

A la moda - - Mirada Una Mujer A La Moda - • EN­TRE­VIS­TA: DIA­NA SU­RIEL • FO­TO­GRA­FÍA : MARTÍN RO­DRÍ­GUEZ • MA­QUI­LLA­JE : IN­DI­RA SÁNCHEZ • LO­CA­CIÓN : JAR­DÍN JA­PO­NÉS EN EL JAR­DÍN BO­TÁ­NI­CO NA­CIO­NAL

SU HIS­TO­RIA EN EL ME­DIO ES AM­PLIA Y AD­MI­RA­BLE, DESA­RRO­LLÁN­DO­SE PRI­ME­RO CO­MO OR­GA­NI­ZA­DO­RA DE GRAN­DES EVEN­TOS MU­SI­CA­LES Y GAS­TRO­NÓ­MI­COS.

AC­TUAL­MEN­TE DOS PRO­YEC­TOS LLE­NAN SU AGEN­DA: EL TOUR

GAS­TRO­NÓ­MI­CO “FLAVORS OF THE WORLD” Y LA WEB “THE LOW BUDGET RICH”, A TRA­VÉS DE LA CUAL PRO­MUE­VE UNA VI­DA LLE­NA DE EX­PE­RIEN­CIAS, AÚN CON BA­JO PRE­SU­PUES­TO... SIN EM­BAR­GO, EN­TRE UNA CO­SA Y OTRA HAY AL­GO MÁS

PO­DE­RO­SO QUE TAN­TO A ELLA, CO­MO OTROS LE HA CAM­BIA­DO LA VI­DA POR COM­PLE­TO AL EMPRENDER EL VIA­JE

MÁS IM­POR­TAN­TE: EL QUE NOS LLE­VA AL IN­TE­RIOR.

Ma­riam Suá­rez ha re­co­rri­do un lar­go ca­mino has­ta lle­gar a es­tos días de paz que lle­nan su vi­da. Los ha des­cu­bier­to gra­cias a la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción, em­pren­dien­do a tra­vés de es­ta, un gra­ti­fi­can­te via­je al in­te­rior que la ha trans­for­ma­do. Lo me­jor de to­do es, que co­mo ex­pli­ca, es­tá al al­can­ce de to­das.

HA­BLE­MOS UN PO­CO DE TI, ¿DE QUIÉN ERAS AN­TES DE INI­CIAR ES­TE VIA­JE HA­CIA EL IN­TE­RIOR?

La per­so­na que era, que no tie­ne na­da que ver con la que soy aho­ra más des­pier­ta y cons­cien­te, era una lle­na de mie­dos, in­se­gu­ri­da­des y du­das. Vi­vía más en mi men­te que en mi ser.

¿CÓ­MO LLE­GA A TU VI­DA LA ME­DI­TA­CIÓN?

La me­di­ta­ción lle­ga a mi vi­da en un mo­men­to don­de na­da es­ta­ba fun­cio­nan­do, y bus­ca­ba for­mas de en­con­trar­me con­mi­go mis­ma. La

co­no­cí me­dian­te una ami­ga que la prac­ti­ca­ba y me in­tere­sé. Co­men­cé es­cu­chan­do au­dios en You­Tu­be y lue­go fui co­no­cien­do más so­bre ella has­ta que me enamo­ré de la sen­sa­ción y to­do lo que es­ta­ba des­cu­brien­do con la prác­ti­ca. De ahí par­ti­ci­pé en cur­sos, ta­lle­res, leí li­bros y to­do lo que me pu­die­ra ha­blar de ella...

¿QUÉ TE LLE­VÓ A IN­COR­PO­RAR ES­TA

PRÁC­TI­CA A TU VI­DA?

Pa­sa­ba por un mo­men­to muy di­fí­cil, don­de mi ser pe­día a gritos un cam­bio in­te­rior. No la bus­ca­ba, sim­ple­men­te lle­gó a mí en el mo­men­to que más lo ne­ce­si­ta­ba. Una vez la prac­ti­cas, creo que es muy di­fí­cil sa­lir de ella cuan­do ves los re­sul­ta­dos día a día.

¿QUÉ HAS DES­CU­BIER­TO DE LA VI­DA A TRA­VÉS DE ES­TA?

¡De la vi­da to­do! Pe­ro más que na­da me he des­cu­bier­to a mí mis­ma. Si te descubres a ti, la vi­da co­mien­za a tor­nar­se di­fe­ren­te y to­do a tu al­re­de­dor co­mien­za a cam­biar. Re­co­no­cí quién soy en reali­dad, mi mi­sión y el sen­ti­do de to­do. La vi­da es her­mo­sa, sen­ci­lla y com­ple­ta des­de ha­ce un tiem­po. Te cam­bia tu for­ma de ver la vi­da, tu en­torno, tu men­te, tu sa­lud, y lo más im­por­tan­te, tu es­ta­do emo­cio­nal y fí­si­co.

A AQUE­LLAS QUE DESEAN INI­CIAR,

¿QUÉ LES ACONSEJARÍAS?

No me con­si­de­ro una ex­per­ta, por­que ca­da día des­cu­bro al­go nue­vo en ella. Es un ca­mino de apren­di­za­je cons­tan­te y pa­ra lle­gar a ser maes­tro, hay que prac­ti­car mu­cho (al­gún día lle­ga­ré ese pun­to). Lo que les pue­do acon­se­jar es que va­yan pa­so a pa­so y a su pro­pio rit­mo. Ca­da quien va des­cu­brien­do co­sas en su in­te­rior muy di­fe­ren­tes a los de­más. Mien­tras no de­jes de prac­ti­car­lo y sa­car el tiem­po pa­ra ha­cer­lo, es­ta­rás bien.

¿CÓ­MO LE CAM­BIA LA VI­DA A UN

SER HU­MANO UNA VEZ CO­MIEN­ZA A ME­DI­TAR?

Le cam­bia ab­so­lu­ta­men­te to­do. Des­de la pers­pec­ti­va, has­ta las per­so­nas que te ro­dean. No hay pa­la­bras pa­ra des­cri­bir­lo, una vez co­mien­zas a sen­tir, no hay vuel­ta atrás. El cam­bio es in­mi­nen­te tan­to pa­ra la per­so­na co­mo pa­ra su en­torno. La me­di­ta­ción te guía a una me­jor vi­da.

¿HA TE­NI­DO LA ME­DI­TA­CIÓN UN PA­PEL EN TU NUE­VO CA­MINO PRO­FE­SIO­NAL?

To­tal­men­te. To­do lo que ha­go aho­ra, lo ha­go des­de lo que sien­to y con una mi­sión de ser­vi­cio a los de­más. Mi to­ma de de­ci­sio­nes ya no son las mis­mas y, an­tes de dar un pa­so ade­lan­te, me­di­to y me sien­to pa­ra ver ha­cia dón­de me pue­de lle­var.

Al fi­nal, vi­vir no es tan di­fí­cil; la vi­da la com­pli­ca­mos no­so­tros mis­mos y me­di­tar te ayu­da a en­con­trar esa simpleza, paz y fe­li­ci­dad

que vi­ven en ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.