Tu GRANVIAJE

A la moda - - Miranda Firma Invitada -

¡NA­CE­MOS VIA­JE­ROS! DE HE­CHO, SO­MOS VIA­JE­ROS IN­CLU­SO AN­TES DE EXIS­TIR. VIA­JA­MOS POR UN ES­TRE­CHO

CA­NAL HAS­TA EN­CON­TRAR­NOS CON ESA CÉLULA QUE PER­MI­TI­RÁ DAR­NOS UNA FOR­MA FÍ­SI­CA Y RA­CIO­NAL, YA DES­DE ESE MO­MEN­TO NOS EN­FREN­TA­MOS A OBSTÁCULOS Y SO­LO SUPERÁNDOLOS, LLE­GA­RE­MOS A ¡EXIS­TIR! ES­TO BIEN PO­DRÍA SER, O ES, UN PREÁM­BU­LO DE LO QUE NOS ES­PE­RA, SI EN EFEC­TO LLE­GA­MOS A CON­SE­GUIR­LO. DE MA­NE­RA QUE TO­DOS VE­NI­MOS

CON EL "CHIP" DE VIA­JE­ROS EN NUES­TRO ADN.

Via­jar es si­nó­ni­mo in­elu­di­ble de des­cu­brir. Un buen via­je­ro es­tá abier­to a des­cu­brir lu­ga­res, per­so­nas, mo­men­tos y tam­bién a de­jar que es­tos lo des­cu­bran a él, lo em­pu­jen a vi­vir una nue­va ex­pe­rien­cia, le mues­tren co­sas de él que no sa­bía... Es­to lo sa­be bien el via­je­ro tímido, que tu­vo que pre­gun­tar di­rec­cio­nes en otro idio­ma que en reali­dad no ha­bla­ba, y sin­tién­do­se muy ton­to, tu­vo que va­ler­se de se­ñas y ma­la­ba­res, lo sa­be el via­je­ro con po­co sen­ti­do de orien­ta­ción que lo­gró leer el ma­pa y lle­gar a ese si­tio que bus­ca­ba, lo sa­be muy bien el via­je­ro de pa­la­dar con­ser­va­dor que en un via­je des­cu­brió que exis­te un mun­do de sa­bo­res en sus pa­pi­las gus­ta­ti­vas que tie­ne memoria gas­tro­nó­mi­ca, que a tra­vés de un bo­ca­do tam­bién via­ja, revive mo­men­tos y sensaciones, lo sa­be muy bien ese via­je­ro que de­tes­ta el con­tac­to fí­si­co con ex­tra­ños, que hu­ye de los abra­zos, ese mis­mo que tu­vo que aguan­tar el apre­tón de una do­ña con fo­bia a vo­lar en una fuer­te turbulencia e, in­clu­so, tu­vo que ayu­dar­la a re­co­brar la cal­ma, res­pi­ran­do hon­do con ella re­pe­ti­das ve­ces. Ellos se des­cu­brie­ron, que­rían nue­vas sensaciones, que­rían co­no­cer el mun­do, apre­ciar en vi­vo las obras de esos que pa­sa­ron an­tes por aquí pi­san­do fuer­te y de­jan­do hue­llas, que­rían sa­lir­se de su día a día y lo hi­cie­ron, re­sul­tó un tan­to en­go­rro­so al prin­ci­pio, pe­ro al fi­nal de ese via­je, en­ten­die­ron que no po­día ha­ber si­do di­fe­ren­te, que sin esas di­fi­cul­ta­des y mo­men­tos in­có­mo­dos, el via­je no ha­bría si­do tan in­tere­san­te. La vi­da es exac­ta­men­te eso, un via­je, un ca­mino de mu­chas ru­tas, al­gu­nas de ellas te lle­va­rán siem­pre al mis­mo lu­gar, otras, te sa­ca­rán de in­me­dia­to de tu co­ti­dia­ni­dad, de tu zo­na de con­fort, es­tas úl­ti­mas son ru­tas re­tan­tes, son cues­ta arri­ba, de cur­vas pro­nun­cia­das, a ra­tos con pla­ni­cies y pai­sa­jes ma­ra­vi­llo­sos, por mo­men­tos crees que no se­rás ca­paz de re­co­rrer­las, es­tas ru­tas te mues­tran tus mi­se­rias y tus for­ta­le­zas, te verás usan­do he­rra­mien­tas que no sabías que lle­va­bas contigo, co­mo: co­ra­je, au­to­con­fian­za, ca­rác­ter, dis­ci­pli­na; te lle­van a lu­ga­res en­can­ta­do­res, es­ta­dos emo­cio­na­les de pro­fun­do so­sie­go, paz, li­ber­tad, sa­tis­fac­ción. No hay dos ru­tas ni dos via­je­ros igua­les y nin­guno de no­so­tros sa­be el tiem­po que durará es­ta aven­tu­ra, así que por en­ci­ma de to­do em­pé­ña­te ca­da día en dis­fru­tar de tu GRAN via­je.

LA AU­TO­RA VA­NES­SA OSE­CHAS EN UNA VIS­TA DE LO QUE FUE SU MáS RE­CIEN­TE VIA­JE, ELI­GIEN­DO CO­MO DES­TINO A CA­NA­Dá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.