Aldaba - - AL­DA­BA GOUR­MET -

cue­va don­de es­ta­ba el se­pul­cro, ha­bía un co­ne­jo que vio cuan­do co­lo­ca­ron el cuer­po de Je­sús y ce­rra­ban la en­tra­da con una pie­dra. Fue lue­go tes­ti­go de cuan­do Je­sús se le­van­tó y un án­gel qui­tó la pie­dra. El co­ne­jo de­ci­dió avi­sar al mun­do que Je­sús ha­bía re­su­ci­ta­do. Al no po­der ha­blar, lle­vó un hue­vo pin­ta­do pa­ra que en­ten­die­ran el men­sa­je. Por eso, ca­da do­min­go de Pas­cua, el co­ne­jo sa­le a de­jar hue­vos de co­lo­res “pa­ra re­cor­dar al mun­do que Je­sús re­su­ci­tó y hay que es­tar ale­gres”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.