ca­li­dez ur­ba­na

El tí­tu­lo es el nom­bre de es­te pro­yec­to des­cri­to por su crea­do­ra co­mo un oa­sis ubi­ca­do en el cen­tro de la ciu­dad, don­de rei­na la ar­mo­nía y el so­sie­go. Es un di­se­ño que lo­gra re­fle­jar una his­to­ria, un am­bien­te ho­ga­re­ño y a la vez fun­cio­nal, que no mo­di­fi­ca

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO APARTAMENTO - Coor­di­na­ción: Ma­ría isa­bel Ma­tos Fotos: Ha­rold Lam­ber­tus

De­fi­ni­ti­va­men­te, “Ca­li­dez Ur­ba­na” es el re­fle­jo de un hom­bre y sus in­tere­ses en crear un ho­gar ci­ta­dino que fu­sio­na lo me­jor de sus orí­ge­nes; es un ho­gar que evo­ca el en­can­to del in­te­rior de nues­tro país, la esen­cia de lo cam­pes­tre y lo te­rre­nal, fu­sio­na­do a lo ur­bano. Es­ta re­si­den­cia res­pon­de a ca­da una de las ne­ce­si­da­des de sus ha­bi­tan­tes, man­te­nien­do la so­brie­dad y la ele­gan­cia de los to­nos neu­tros, re­sal­ta­dos con detalles en co­lo­res vi­bran­tes. To­do es­to lo des­cri­be Ma­ría Ga­brie­la Mendoza Báez, la di­se­ña­do­ra y de­co­ra­do­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca res­pon­sa­ble de es­te pro­yec­to, ubi­ca­do en una de las zo­nas más ex­clu­si­vas de la ciu­dad de San­to Do­min­go.

Un re­co­rri­do por la ca­sa ini­cia en el pa­si­llo, “un es­pa­cio de tran­si­ción. Es un área que pue­de re­sul­tar mo­nó­to­na. En es­te ca­so, sien­do es­te la tran­si­ción en­tre el comedor y la sa­la, ne­ce­si­ta­ba de un buen di­se­ño y al­go de dra­ma­tis­mo pa­ra ge­ne­rar ar­mo­nía; al ser la ma­de­ra uno de los ma­te­ria­les fa­vo­ri­tos del pro­pie­ta­rio de es­te pro­yec­to,

Se tra­ba­jó con to­na­li­da­des neu­tras, y so­bre ellas se agre­ga­ron acen­tos en to­nos vi­bran­tes, con el fin de ge­ne­rar una mo­ra­da ener­gi­zan­te y aco­ge­do­ra, cu­yos es­pa­cios no es­tu­vie­ran abru­ma­dos ni car­ga­dos.

se in­te­gra­ron unos pa­ne­les re­pe­ti­ti­vos en lí­neas rec­tas. Nos apo­ya­mos tam­bién de una bue­na ilu­mi­na­ción pa­ra apor­tar ca­li­dez y evo­car un es­ti­lo con­tem­po­rá­neo. Es­tos pa­ne­les es­tán pre­via­men­te en­mar­ca­dos por una pie­za ar­te­sa­nal, un re­loj en ace­ro y ma­de­ra, so­brio y equi­li­bra­do. El es­pe­jo, por su par­te, nos regala pro­fun­di­dad, si­me­tría y con­tras­te de ma­te­ria­les”.

Con el es­tu­dio desea­ban lo­grar un área que se sin­tie­ra muy del clien­te, “por lo que jun­to a él se­lec­cio­na­mos el im­pre­sio­nan­te pa­pel ta­piz de la pa­red azul que co­ro­na es­ta área y a par­tir de la cual emer­ge un es­pa­cio lleno de con­tras­te, con to­nos ma­de­ra y na­ran­ja, que co­mo co­lo­res

com­ple­men­ta­rios, lo­gran re­sal­tar las to­na­li­da­des del am­bien­te”. El mue­ble que man­tie­ne ocul­tos los equi­pos au­dio­vi­sua­les del es­pa­cio, es un di­se­ño de MG In­te­rior De­sign. En él se fun­den di­ver­sos ma­te­ria­les co­mo már­mol, vi­drio, ma­de­ra la­quea­da y un re­ves­ti­mien­to de cor­cho que le apor­ta na­tu­ra­li­dad. Ya en la sa­la, la ex­per­ta nos aco­ta que la ins­pi­ra­ción pa­ra es­te es­pa­cio na­ce en la obra Trán­si­to de Chi­chí Re­yes, un cua­dro cu­ya asi­me­tría es­tá lle­na de ba­lan­ce, y equi­li­bra­da con la ar­mo­nía de los de­más com­po­nen­tes. Es­te es­pa­cio nos brin­da un área re­la­ja­da y des­pe­ja­da que nos in­vi­ta a una bue­na con­ver­sa­ción. “Tra­ba­ja­da en to­nos neu­tros con acen­tos vi­bran­tes y ha­bi­ta­da por los mue­bles idea­les co­mo las me­sas de cen­tro “Ov­ni” de Ro­che Bo­bois en to­nos me­tá­li­cos y una bu­ta­ca azul de la tien­da Al­tri­tem­pi, que in­te­gra el uso de ma­de­ra pa­ra re­cor­dar la esen­cia mas­cu­li­na del pro­yec­to”, di­ce. En es­ta área in­te­gra­ron las plan­tas na­tu­ra­les pa­ra agre­gar ca­li­dez al am­bien­te. “Acom­pa­ña­mos el am­bien­te con una ilu­mi­na­ción su­til e in­di­rec­ta pa­ra lo­grar un es­pa­cio ele­gan­te y acogedor”. El comedor es, sin du­das, el área más ele­gan­te y so­bria de la ca­sa; lle­ga­mos a él a tra­vés de un im­pre­sio­nan­te pór­ti­co de ma­de­ra. Es­te fue di­se­ña­do so­bre una es­truc­tu­ra de vi­drio exis­ten­te. Las paredes es­tán re­cu­bier­tas por un em­pa­pe­la­do de di­se­ño geo­mé­tri­co que, sin car­gar el es­pa­cio, lo lle­na de for­ma­li­dad. El es­pe­jo la­te­ral da pro­fun­di­dad y luz. El mo­bi­lia­rio es una se­lec­ción de si­llas li­nea­les que apor­ta un con­tun­den­te y sim­ple acento mas­cu­lino. In­me­dia­ta­men­te nos atra­pa el pun­to fo­cal de es­te es­pa­cio:

Mu­jer pen­san­do de Ulloa, un cua­dro de her­mo­sos co­lo­res vi­bran­tes. La ex­clu­si­va lám­pa­ra de te­cho, di­se­ña­da por el re­co­no­ci­do Pie­ter Adam, cu­yo ma­te­rial en bron­ce lo­gra co­nec­tar y ar­mo­ni­zar el am­bien­te. “Siem­pre tra­ba­ja­mos con lo que el es­pa­cio ofre­ce, por eso don­de an­te­rior­men­te ha­bía un cie­rre en vi­drio y ace­ro inoxi­da­ble,

El hi­lo con­duc­tor de es­te tra­ba­jo de in­terio­ris­mo es la per­so­na­li­dad del pro­pie­ta­rio. Él vie­ne del in­te­rior del país a vi­vir en la ciu­dad, con el deseo de un ho­gar que, aún es­tan­do en el nú­cleo ur­bano, re­sul­ta­ra cá­li­do y na­tu­ral con ele­men­tos so­brios y ele­gan­tes.

apro­ve­cha­mos pa­ra crear es­te pór­ti­co de ma­de­ra, que nos per­mi­te apre­ciar la ca­li­dez que deseá­ba­mos evo­car en los es­pa­cios di­se­ña­dos”, de­ta­lla Ma­ría Ga­brie­la, quien nos ha­bló tam­bién so­bre las di­ver­sas téc­ni­cas de re­ves­ti­mien­to pa­ra lo­grar el am­bien­te pen­sa­do pa­ra ca­da área. En la sa­la se uti­li­zó un co­lor neu­tro pa­ra re­ves­tir las paredes de mo­do que, sin car­gar el am­bien­te, el mo­bi­lia­rio fue­ra lo que apor­ta­ra lo na­tu­ral y acogedor. En áreas co­mo el es­tu­dio y la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal se usa­ron pi­sos de ma­de­ra, y re­ves­ti­mien­tos o detalles con ele­men­tos na­tu­ra­les co­mo cor­cho y ho­jas de ta­ba­co, pa­ra dar to­ques mas­cu­li­nos y cá­li­dos, ca­rac­te­rís­ti­cos del pro­yec­to. En las áreas en las que que­ría­mos sen­ci­llez y ca­li­dez usa­mos pa­pe­les más neu­tros, cu­ya tex­tu­ra per­mi­tie­ra que so­la­men­te re­sal­ta­ra la im­por­tan­cia del mo­bi­lia­rio y las pie­zas de de­co­ra­ción.

Pre­do­mi­na una pa­le­ta de co­lo­res

neu­tra con agre­ga­dos de co­lor pa­ra rom­per con la frial­dad ci­ta­di­na y apor­tar ca­li­dez.

En el ca­so del es­tu­dio, jun­to con la se­lec­ción de un so­fá ma­rrón muy mas­cu­lino, ele­gi­mos

el pa­pel ta­piz azul que lo­gra re­sal­tar­lo.

En el es­tu­dio po­de­mos dis­fru­tar de una

obra muy especial “Co­se­cha de Ta­ba­co” de Bi­dó, la cual trans­por­ta y co­nec­ta con

el con­cep­to de es­te es­pa­cio que es la pa­sión por el ta­ba­co. Pa­ra des­ta­car la pie­za,

re­cu­rri­mos a la ar­tis­ta Flo­ren­ce Wi­riath, quien com­ple­men­tó la obra a ba­se de ho­jas

de ta­ba­co y ci­lin­dros de ma­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.