OR­QUÍ­DEAS EN UN HÁ­BI­TAT

Aldaba - - EXTERIORES EXPERTOS ORIENTAN -

“La pre­sen­cia de or­quí­deas en un há­bi­tat in­di­ca un bos­que clí­max, un bos­que adul­to que no ha si­do al­te­ra­do. Tam­bién in­di­ca que la pre­sen­cia de las or­quí­deas na­ti­vas en un bos­que ha­bla de la sa­lud del eco­sis­te­ma do­mi­ni­cano. Ade­más, nues­tra or­quí­dea es muy desea­da pa­ra ser hi­bri­di­za­da ya que apor­ta gran for­ta­le­za y va­rie­dad en for­ma y co­lor a los gran­des hi­bri­di­za­do­res. En la So­cie­dad de Or­qui­deo­lo­gía siem­pre es­ta­mos en campaña de pro­tec­ción con nues­tras or­quí­deas na­ti­vas”. El

se­ña­la­mien­to es de Ale­xan­dra de Amia­ma, quien ha si­do juez en va­rios even­tos mun­dia­les y cu­yo nom­bre le ha si­do da­do en el ex­tran­je­ro a tres

di­fe­ren­tes plan­tas hi­bri­di­za­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.