al es­ti­lo NEW york

El ar­qui­tec­to do­mi­ni­cano ra­di­ca­do en Es­pa­ña, Ro­dol­fo Ma­de­ra, nos pre­sen­ta un ma­jes­tuo­so es­pa­cio que, en el pa­sa­do, al­ber­ga­ba un an­ti­guo al­ma­cén tex­til de prin­ci­pios del si­glo XX, en la ca­lle Gi­ro­na, en el cen­tro de L’ei­xam­ple, que se ca­rac­te­ri­za por sus c

Aldaba - - BROOKLYN LOFT - Coor­di­na­ción: Ma­ría Isa­bel Ma­tos Fo­tos: Mi­guel Yer­ga

La ideal prin­ci­pal del pro­yec­to era re­crear un loft neo­yor­quino en el cen­tro de Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña, en un es­pa­cio con di­men­sio­nes ca­si im­po­si­ble de en­con­trar en el cen­tro de la ciu­dad: 400 me­tros cua­dra­dos di­vi­di­dos en dos plan­tas. So­bre es­te pro­yec­to, cu­ya es­truc­tu­ra al­ber­ga­ba en sus ini­cios a un al­ma­cén tex­til, el ar­qui­tec­to Ro­dol­fo Ma­de­ra nos ha­bla con lu­jo de de­ta­lle en ex­clu­si­va pa­ra la re­vis­tas Al­da­ba.

“Son dos plan­tas, la que tie­ne ac­ce­so des­de la ca­lle, que es la zo­na de ho­gar más pú­bli­ca, y la plan­ta só­tano que es la zo­na de tra­ba­jo de los pro­pie­ta­rios”, re­fie­re en pri­me­ra ins­tan­cia el crea­ti­vo, cu­ya ins­pi­ra­ción siem­pre fue un loft neo­yor­quino, un es­pa­cio diá­fano con mue­bles de di­se­ño y otros se­lec­cio­na­dos y res­tau­ra­dos, com­pra­dos en mer­ca­dos de se­gun­da mano, que son muy co­mu­nes en Bar­ce­lo­na y don­de apa­re­cen mu­chas ve­ces jo­yas inigua­la­bles, tal y co­mo se pue­de apre­ciar en es­te tra­ba­jo de re­mo­de­la­ción, don­de la ilu­mi­na­ción juega un pa­pel pri­mor­dial.

To­do la es­truc­tu­ra de vi­gas y co­lum­nas es­tá ilu­mi­na­da con le­des di­me­ri­za­dos, ade­más de te­ner un sis­te­ma de au­dio dis­tri­bui­do por to­do el es­pa­cio. “Tam­bién he­mos uti­li­za­do pro­yec­to­res en lu­gar

de te­le­vi­so­res”, de­ta­lla Ma­de­ra al ser cues­tio­na­do so­bre el te­ma de la tec­no­lo­gía en la mo­ra­da. Tam­bién nos ex­pli­ca que “to­da la es­truc­tu­ra es me­tá­li­ca, vi­gas y co­lum­nas, y es bueno des­ta­car que es un edi­fi­cio de prin­ci­pios del si­glo XX, ubi­ca­do en la mi­lla de oro de Bar­ce­lo­na. So­bre la co­ci­na, un área de la ca­sa a la que se le pres­tó mu­cha aten­ción, hay que de­cir que tie­ne una is­la mó­vil: se pue­de qui­tar o mo­ver por el es­pa­cio. Tam­bién la co­ci­na tie­ne la op­ción de ce­rrar­se; hay una puer­ta que se des­li­za y la ta­pa por com­ple­to... “y des­apa­re­ce del es­pa­cio”. El área del co­me­dor es, sen­ci­lla­men­te, her­mo­sa y fun­cio­nal por de­más. En ella, hay una me­sa dis­pues­ta pa­ra ca­tor­ce co­men­sa­les, con igual nú­me­ro de si­llas Tho­net. Se bus­có es­te di­se­ño por ser ele­gan­te, li­ge­ro y atem­po­ral. Tho­net es la si­lla de ma­yor fa­ma de la com­pa­ñía que lle­va el mis­mo nom­bre. Es­tas pie­zas tam­bién son co­no­ci­das con el nom­bre bis­tro. Es un di­se­ño

de Mi­chael Tho­net que da­ta del año 1859, pa­ra lo cual usó una tec­no­lo­gía de do­bla­do al va­por que re­quie­re años de per­fec­cio­na­mien­to. En cuan­to a la me­sa, fue di­se­ña­da pen­san­do en que pue­da am­pliar­se o re­co­ger­se, de­pen­dien­do de la can­ti­dad de in­vi­ta­dos que es­tu­vie­ran en la ca­sa, ya que los due­ños son muy so­cia­les y dis­fru­tan de co­mi­das y ce­nas. De he­cho, los pro­pie­ta­rios que­rían es­pa­cios que se vie­ran ele­gan­tes, sin de­jar de te­ner un as­pec­to ju­ve­nil, ya que los due­ños son una pa­re­ja jo­ven de unos 30 y tan­tos años de edad.

La me­sa y cua­tro si­llas, que per­te­ne­cen a un es­pa­cio ubi­ca­do en la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, son de los di­se­ña­do­res Char­les y Ray Ea­mes, íco­nos en el mun­do del di­se­ño, y que a pe­sar de ser di­se­ña­das ha­ce más de 50 años, to­da­vía man­tie­nen

La li­bre­ría de di­se­ño, fren­te al área del co­me­dor con las si­llas Tho­net. Tam­bién al­gu­nos de los mue­bles re­cu­pe­ra­dos y com­pra­dos en mer­ca­di­llos vin­ta­ge de se­gun­da mano. To­do es­to se aco­pla per­fec­ta­men­te pa­ra crear un am­bien­te Brooklyn Loft en Bar­ce­lo­na.

una lec­tu­ra con­tem­po­rá­nea. Hay que des­ta­car que en los años 50, la pa­re­ja tra­ba­jó en ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño de mue­bles. En mu­chas oca­sio­nes se mos­tra­ron pio­ne­ros en la uti­li­za­ción de nue­vas téc­ni­cas, co­mo la fi­bra de vi­drio o la re­si­na plás­ti­ca en la fa­bri­ca­ción de si­llas.

“El fon­do” –re­fi­rién­do­se Ma­de­ra al es­pa­cio en cues­tión– “lo tra­ba­ja­mos con co­lor ne­gro pa­ra crear un con­tras­te lla­ma­ti­vo”. En los es­pa­cios hay com­bi­na­cio­nes de pie­zas mo­der­nas y otras vin­ta­ge, al­gu­nas de di­se­ño y otras se­lec­cio­na­das y com­pra­das en mer­ca­dos de se­gun­da mano. Y es que en es­te tra­ba­jo de re­mo­de­la­ción, que pa­só de ser un an­ti­guo al­ma­cén tex­til a un ho­gar, se pu­so en em­pe­ño pa­ra que to­do ten­ga sen­ti­do, pe­ro al mis­mo tiem­po sea fun­cio­nal.

Co­ne­xión to­tal ”La is­la mó­vil de la co­ci­na, di­se­ña­da co­mo un cu­bo don­de gi­ran a su al­re­de­dor los di­fe­ren­tes es­pa­cios, per­mi­te un me­jor des­pla­za­mien­to por el sa­lón, co­me­dor y es­pa­cio de lec­tu­ra”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Ro­dol­fo Ma­de­ra, quien ac­tual­men­te...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.