En­cuen­tro en­tre EL DE­LEI­TE Y LA ELE­GAN­CIA

Bot­te­ga Fra­te­lli es un res­tau­ran­te del Gru­po Bo­na­cam, es­ta­ble­ci­do desde ha­ce más de cua­tro dé­ca­das en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. En él se des­ta­ca un en­ri­que­ci­do me­nú de la gas­tro­no­mía ita­lia­na y algunas re­pre­sen­ta­cio­nes de la me­di­te­rrá­nea.

Aldaba - - ACTUALIDAD -

Co­mer es una ac­ción que va más allá de sa­ciar el ham­bre; es un pla­cer. Qui­zá por ello buscamos sa­bo­res y am­bien­ta­ción en una ex­pe­rien­cia úni­ca, la mis­ma que en­con­tré al vi­si­tar Bot­te­ga Fra­te­lli, un res­tau­ran­te en el que se con­ju­ga lo clá­si­co con lo mo­derno tan­to en de­co­ra­ción co­mo en el es­ti­lo de la gas­tro­no­mía ita­lia­na.

Con un am­bien­te ideal para ce­nas o al­muer­zos ro­mán­ti­cos o gru­pa­les; ce­le­brar cum­plea­ños, aniver­sa­rios o sim­ple­men­te de­gus­tar un buen vino, es una con­quis­ta­do­ra fu­sión de lo clá­si­co y lo mo­derno, tan­to en

gas­tro­no­mía co­mo en di­se­ño. Si te ani­mas a vi­si­tar­lo, ten en cuen­ta ves­tir ca­sual chic o for­mal. La ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca abar­ca ca­da ren­glón de los sen­ti­dos, en la que los sa­bo­res, tex­tu­ras y aro­mas se jun­tan, que es jus­ta­men­te la principal dis­tin­ción de la co­ci­na ita­lia­na.

La ele­gan­cia y el lu­jo se apre­cian desde el lobby. En este pun­to de par­ti­da, la vis­ta da ha­cia el bar, lo­ca­li­za­do en el la­te­ral izquierdo, don­de el vi­si­tan­te en­con­tra­rá una car­ta que in­clu­ye desde whis­kies, ro­nes y vi­nos, hasta coc­te­les pre­pa­ra­dos por un ex­pe­ri­men­ta­do su­mi­ller.

Al mi­rar ha­cia el fren­te es­tá el sa­lón principal, de am­bien­ta­ción cá­li­da, de ilu­mi­na­ción que evo­ca dis­cre­ción y van­guar­dis­mo, que lle­ga desde la lám­pa­ra “Bot­ti Trum­pet”, que com­par­te pro­ta­go­nis­mo con el fas­ci­nan­te te­cho con “jue­go de ti­je­ri­llas en ma­de­ra y un re­cu­bri­mien­to que nos re­mon­ta a los te­chos de la­tón de Nue­va York de los años 20”, des­cri­be Yu­del­ka Che­co quien tu­vo a su car­go el re­di­se­ño del lu­gar. Asi­mis­mo, el uso de apli­ques es­tra­té­gi­ca­men­te co­lo­ca­dos en una pa­red que com­par­te es­ce­na­rio con

ma­te­ria­les co­mo már­mol, ma­de­ra y es­pe­jos. Las me­sas se si­túan a tres fi­las y con si­llas de ta­pi­za­do mi­ni­ma­lis­ta.

En el ex­tre­mo fron­tal, la te­rra­za en la que uno de los de­lei­tes es ver, aten­dien­do a la hora, el sol o la lu­na bri­llar; dis­fru­tar de al­gu­na crea­ción sa­li­da del horno de le­ña que le da au­to­no­mía y del que se pue­de dis­fru­tar sus piz­zas u otro pla­to de la car­ta. Sus pa­re­des de la­dri­llo re­me­mo­ran las raí­ces fa­mi­lia­res de sus due­ños. En el se­gun­do ni­vel con­ti­núa la pro­pues­ta. Es­tá si­tua­do el sa­lón pri­va­do dis­po­ni­ble para en­cuen­tros fa­mi­lia­res o cor­po­ra­ti­vos.

El me­nú fue di­se­ña­do por sus pro­pie­ta­rios Gian­car­lo y Al­do Bo­na­re­lli, de la mano de Mar­lon Men­do­za, chef eje­cu­ti­vo; es de na­tu­ra­le­za ita­lia­na y con­tie­ne en­tra­das tan­to frías co­mo ca­lien­tes: en­sa­la­das, piz­zas, con­tor­ni,

ri­sot­tos, pas­tas, en­tre las que des­ta­can

SER­VI­CIOS

Bot­te­ga Fra­te­lli la­bo­ra de lu­nes a lu­nes a par­tir del me­dio­día hasta el ho­ra­rio de ley; con la va­ria­ción de que to­dos los miér­co­les, a par­tir de las 8:00 de la no­che, se pue­de dis­fru­tar de mú­si­ca en vi­vo. Tam­bién dis­po­ne de área para fu­ma­do­res, área li­bre, reservaciones, tar­je­ta de cré­di­to, wifi, área de vino, bar, sa­lón pri­va­do y va­let par­king.

IN­TE­GRI­DAD SO­FIS­TI­CA­DA. To­do guar­da la esen­cia de lo tran­si­cio­nal. Es­pe­jos, te­cho her­mo­so, ma­de­ra, ta­piz y un par­ti­cu­lar pi­so de ma­de­ra, en aca­cia na­tu­ral, siem­pre no­ble y dis­pues­to a re­ci­bir las vi­ven­cias mar­ca­das en su su­per­fi­cie.

Tex­to: May­ra Pérez Cas­ti­llo Fotos: Mar­tín Ro­drí­guez y fuen­te ex­ter­na

DES­CRIP­CIÓN DE LA DI­SE­ÑA­DO­RA: El sa­lón principal brin­da un as­pec­to aco­ge­dor, no so­lo por los ma­te­ria­les que se uti­li­za­ron co­mo la ma­de­ra, el már­mol y los es­pe­jos, sino por el la­yout de las me­sas don­de los co­men­sa­les com­par­ten en un mis­mo es­pa­cio.

RE­PRE­SEN­TA­CIÓN CUL­TU­RAL Aquí te da­rás cuen­ta que hay sa­bo­res más allá de las pas­tas y las piz­zas que pue­den na­rrar, a tra­vés del gus­to, la ex­qui­si­ta cul­tu­ra ita­lia­na... crea­cio­nes con fru­tas y ver­du­ras se­tas, es­pi­na­cas, ca­la­ba­ci­nes, al­ca­cho­fas, to­ma­tes; jun­to a car­nes, ma­ris­cos y pes­ca­dos, re­su­men es­ta gas­tro­no­mía.

EN­TRE EL BAR Y EL CO­ME­DOR. Desde la en­tra­da nos recibe el bar que es el gran uni­fi­ca­dor de los dos

am­bien­tes a tra­vés de una gran pa­red de cris­tal.

las ar­te­sa­na­les he­chas en ca­sa; car­nes y fru­tos del mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.