re­man­so en co­lor azul

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO - Coor­di­na­ción: María Isa­bel Ma­tos Fotos: Si­món Es­pi­nal Di­se­ño de In­te­rio­res: María Gabriela Men­do­za

Una me­sa de centro y un oto­mán azul se ubi­ca­ron en el área del re­ci­bi­dor, una zo­na de tran­si­ción en­tre la sa­la y el co­me­dor; áreas so­cia­les del apar­ta­men­to bau­ti­za­do con el nom­bre de re­man­so azul.

El am­bien­te de la sa­la es ele­gan­te, for­mal, de pu­re­za… don­de se uti­li­za­ron mu­cho los co­lo­res neu­tros, en este ca­so el off white, dan­do to­ques de azul; ade­más de es­tos co­lo­res, tam­bién el do­ra­do (en me­nor can­ti­dad) fue in­te­gra­do por un equi­po de tra­ba­jo de MG In­te­rior De­sing, res­pon­sa­bles de las áreas so­cia­les de este apar­ta­men­to familiar. “Este es un apar­ta­men­to abier­to en el sen­ti­do de que, aun­que la sa­la es­té por un la­do, y el co­me­dor por otro, no es­tán di­vi­di­dos, lo que te per­mi­te in­te­grar las áreas so­cia­les en cual­quier ac­ti­vi­dad”, ha­ce men­ción la di­se­ña­do­ra y de­co­ra­do­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca María Gabriela Men­do­za, quien acla­ra que en cuan­to al es­tu­dio,

este es un po­co más re­ser­va­do, más ín­ti­mo. Por de­cir­lo así, es el es­pa­cio del ca­ba­lle­ro de la ca­sa. “El es­tu­dio lo tra­ba­ja­mos con to­na­li­da­des na­ran­jas (al gus­to del pro­pie­ta­rio) para dar­le un po­co de to­que de co­lor y que, al mis­mo tiem­po, el am­bien­te se tor­ne ca­sual. Lo más có­mo­do de es­ta área, sin du­da, es el so­fá. Ade­más, el es­tu­dio po­see las ca­rac­te­rís­ti­cas de que las pa­re­des es­tán en­te­la­das por un te­ma de so­ni­do. “Para co­la­bo­rar con la efi­cien­cia del

Es­cul­tu­ras y pin­tu­ras de au­to­res dominicanos y ve­ne­zo­la­nos le dan per­so­na­li­dad a es­ta mo­ra­da de tres ni­ve­les. En lo re­la­cio­na­do con el es­tu­dio, es­ta es un área que se en­te­ló para co­la­bo­rar con

la efi­cien­cia del sis­te­ma del so­ni­do.

sis­te­ma del so­ni­do, se en­te­ló en un co­lor neu­tro”. El mue­ble del es­tu­dio fue di­se­ña­do de ma­ne­ra par­ti­cu­lar, tal y co­mo el cliente lo que­ría, y to­man­do en cuen­ta las exi­gen­cias de los equi­pos que se iban a co­lo­car en el mis­mo. Otras de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta mo­ra­da, que se des­ta­ca desde la en­tra­da al pro­yec­to, es su mo­der­ni­dad; de ahí la pre­gun­ta que le hi­cié­ra­mos a la di­se­ña­do­ra so­bre los sis­te­mas de tec­no­lo­gía con que cuen­tan los es­pa­cios, y, co­mo era de es­pe­rar­se, to­do el pro­yec­to fue au­to­ma­ti­za­do, “tan­to la ilu­mi­na­ción co­mo el so­ni­do es­tán au­to­ma­ti­za­dos”. La sa­la cuen­ta con una al­fom­bra en piel. “La in­te­gra­mos a este am­bien­te de­bi­do a que tiene un co­lor so­brio que no com­pi­te con nin­guno de los otros ele­men­tos. No ha­ce rui­do, y a la vez el es­tam­pa­do de la mis­ma al­fom­bra y

su for­ma le da un to­que de tex­tu­ra adi­cio­nal al am­bien­te. Com­ple­tan en con­jun­to dos mo­der­nas me­sas con to­pes de már­mol, y mue­bles co­lor off white, que apor­tan la pu­re­za y luz al es­pa­cio. So­bre el área del co­me­dor, la di­se­ña­do­ra des­ta­ca que la me­sa del co­me­dor es una me­sa que se com­pró en Spa­zio Di Ca­sa. La his­to­ria de la bús­que­da de la si­lla es muy par­ti­cu­lar, y es que vie­ron más de diez es­ti­los de si­llas di­fe­ren­tes an­tes de se­lec­cio­nar una, que fue­ra lo su­fi­cien­te­men­te có­mo­da para los pro­pie­ta­rios.

Una es­cul­tu­ra de Sil­vio Ávi­la for­ma par­te de los ador­nos de la me­sa del re­ci­bi­dor. Es­te ar­tis­ta do­mi­ni­cano, en su la­bor crea­ti­va y ex­pe­ri­men­tal, abor­da di­fe­ren­tes te­mas, téc­ni­cas y estilos, pe­ro lo que de­fi­ni­ti­va­men­te lo con­sa­gra co­mo ar­tis­ta, es el...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.