PRO­YEC­TOS CON SEN­TI­DO

Am­plias y aco­ge­do­ras mo­ra­das que invitan a com­par­tir los es­pa­cios con se­res que­ri­dos.

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO - María Isa­bel Ma­tos Fotos: Fe­li­pe Ran­gel Arq itect ra Di­se­ño In­te­rior

Di­fe­ren­tes pro­yec­tos ubi­ca­dos en dis­tin­gui­das zo­nas de San­to Do­min­go, co­mo Pian­ti­ni y Ana­cao­na, tienen al­go en co­mún: son mo­der­nos. Y es que tiene un mis­mo crea­dor, cu­yo ob­je­ti­vo es bus­car la co­mo­di­dad, ca­li­dez, y que al mis­mo tiem­po sean con­tem­po­rá­neos.

En torno a lo ac­tual, co­mo es ca­rac­te­rís­ti­co de los pro­yec­tos in­ter­ve­ni­dos por Fe­li­pe Ran­gel, es­tos es­pa­cios mues­tran el re­sul­ta­do de una la­bor par­ti­cu­lar, en la que el con­fort lo­gra sen­tir­se con ape­nas echar un vis­ta­zo. Para lo­gar­lo, el ar­qui­tec­to jue­ga su­til­men­te con la pa­le­ta de co­lo­res que ar­mo­ni­za to­do el en­torno, y lo­gra una coor­di­na­ción y ar­mo­nía si­ni­gual, te­nien­do en cuen­ta las úl­ti­mas ten­den­cias en el mer­ca­do. Sí ha­ce­mos un re­co­rri­do por una de di­chas viviendas, en­con­tra­re­mos, en pri­me­ra ins­tan­cia, un lobby de re­ci­bi­dor que, sin du­da, in­vi­ta a se­guir co­no­cien­do y des­cu­brien­do otros es­pa­cios. Una do­ble sa­la, es­tu­dio, co­me­dor, te­rra­za, co­ci­na principal y se­cun­da­ria, área de ser­vi­cios, es­tar de al­co­bas y al­co­bas, tam­bién for­man par­te de la mo­ra­da en cues­tión, idea­da desde el ce­men­to gris, lo que le per­mi­tió tra­ba­jar con ma­yor co­mo­di­dad ca­da área.

De paseo por el ar­te

Es­tos am­bien­tes có­mo­dos, ale­gres y cá­li­dos se trans­for­man en un re­fu­gio para to­da la fa­mi­lia, don­de obras de ar­tes de ar­tis­tas dominicanos en­ga­la­nan las pa­re­des y de una u otra for­ma le dan vi­da a esos es­pa­cios que lo ame­ri­tan. Así es

co­mo obras de ar­te de afa­ma­dos ar­tis­tas plás­ti­cos se pue­den dis­fru­tar en los es­pa­cios; por men­cio­nar un ejem­plo: Fer­nan­do Va­re­la, (aun­que de na­ci­mien­to y for­ma­ción es de Uru­guay, es con­si­de­ra­do co­mo un ar­tis­ta do­mi­ni­cano por elec­ción, por su in­te­gra­ción a tra­vés de su ar­te y su preo­cu­pa­ción ar­tís­ti­ca co­lec­ti­vas, de acuer­do con de­cla­ra­cio­nes de Ma­rian­ne de To­len­tino); del aris­ta Ra­fael Ale­jan­do Re­yes, me­jor co­no­ci­do co­mo Chi­chí Re­yes, em­ba­ja­dor del ar­te do­mi­ni­cano en Pa­rís, Fran­cia; y obras de Ra­món San­do­val, tam­bién un re­co­no­ci­do ar­tis­ta a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

Bue­na ilu­mi­na­ción En cuan­to a la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, le pre­gun­ta­mos al ar­qui­tec­to Ran­gel: ¿Có­mo se tra­ba­ja­ron las lu­ces?, y nos co­men­tó que “de for­ma ar­qui­tec­tó­ni­ca, con ojos de buey pro­fun­dos (no so­bre­pues­tos), cin­tas led para lu­ces in­di­rec­tas y lám­pa­ras mo­der­nas que se aco­plan a

las áreas, co­mo es el ca­so de las que se pue­den apre­ciar en los di­fe­ren­tes, ele­gan­tes y mo­der­nos co­me­do­res, cu­yas me­sas tienen to­pes de cris­tal, tal y co­mo se pue­de ob­ser­var en las fotografías. En cuan­to a los te­chos, es­tos cuen­tan con un her­mo­so y bien ter­mi­na­do tra­ba­jo, que le dan for­ma y vo­lu­men a los es­pa­cios, es­to, gra­cias tam­bién al tra­ba­jo de las lu­ces. En el ca­so de la ilu­mi­na­ción na­tu­ral, gran­des ven­ta­na­les de­jan o no en­trar la luz del sol, a co­mo­di­dad y ne­ce­si­dad de los pro­pie­ta­rios, gra­cias al no­ve­do­so sis­te­ma de cor­ti­nas ins­ta­la­do.

Es­te es­pa­cio se con­vier­te en una zo­na de trán­si­to, pues es­pe­cí­fi­ca­men­te co­mu­ni­ca a la te­rra­za gra­cias a una puer­ta co­rre­di­za de cris­tal. Un jue­go de mue­bles, me­sa de cen­tro y me­sas au­xi­lia­res ha­cen tam­bién de es­te es­pa­cio uno pa­ra dis­fru­tar de una...

AR­MO­NÍA. El es­ti­lo que tie­ne los mue­bles de los di­fe­ren­tes es­pa­cios de la sa­la po­drían de­fi­nir­se co­mo mo­der­nos, en su gran ma­yo­ría, ofre­cien­do un ai­re de com­pli­ci­dad que pri­ma en ca­da es­tan­cia. Es­tos am­bien­tes se crea­ron ba­jo un con­cep­to ge­ne­ral de...

En la ima­gen de arri­ba. Un es­pa­cio gran­de y ge­ne­ro­so, con capacidad pa­ra ocho per­so­nas; las si­llas fron­ta­les, es­tam­pa­das con di­se­ños de te­las de Oscar de la Ren­ta y lám­pa­ras con apli­que de cris­tal mu­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.