AM­PLI­TUD CON­FOR­TA­BLE

Lo­grar am­bien­tes ca­sua­les y con­tem­po­rá­neos re­su­me el con­cep­to que sir­vió de pre­mi­sa pa­ra la de­co­ra­ción en ge­ne­ral de esta re­si­den­cia, un pro­yec­to don­de se cui­dó ca­da uno de los de­ta­lles.

Aldaba - - SUMARIO - Coor­di­na­ción: Ma­ría Isa­bel Ma­tos Di­se­ña­do­ra: Ma­ría Ga­brie­la Mendoza Báez Fo­tos: Ha­rold Lam­ber­tus

Lo­grar am­bien­tes ca­sua­les y con­tem­po­rá­neos re­su­me el con­cep­to que sir­vió de pre­mi­sa pa­ra la de­co­ra­ción en ge­ne­ral de es­te pro­yec­to.

Al en­trar a es­te apar­ta­men­to fa­mi­liar, nos en­con­tra­mos con un pe­que­ño ves­tí­bu­lo que se ge­ne­ra en la pa­red diagonal de la en­tra­da, en esta área se co­lo­có una cre­den­za de ma­de­ra la­quea­da en color bei­ge, aba­jo un oto­mán con un li­bro pa­ra dar la sen­sa­ción de bien­ve­ni­da, y arri­ba es­tá de­co­ra­da con unas ra­mas me­tá­li­cas co­lo­ca­das ar­tís­ti­ca­men­te pa­ra atraer el ojo.

Al la­do de­re­cho de esta re­pi­sa se en­cuen­tra un es­pe­jo con mar­co de es­pe­jo, el mis­mo fue co­lo­ca­do en esta pa­red diagonal pa­ra ge­ne­rar un efec­to de pro­fun­di­dad des­de la sa­la y re­fle­jar la ilu­mi­na­ción de los ven­ta­na­les que bor­dean la es­tan­cia. Al en­trar un po­co más al am­bien­te, es­ta­mos ya en la sa­la que, tal y co­mo nos cuen­ta la res­pon­sa­ble de es­te pro­yec­to, “te­nía un te­cho de bue­na al­tu­ra, al­go que amo en mis es­pa­cios y bus­co la for­ma de res­pe­tar; aún así, el es­pa­cio con­te­nía unas vi­gas que no es­ta­ban co­lo­ca­das con ejes ni si­mé­tri­ca­men­te, de mo­do que pro­ce­di­mos a di­se­ñar un te­cho que ocul­ta­ra en el pe­rí­me­tro esas vi­gas, ge­ne­rar un cor­ti­ne­ro pa­ra las cor­ti­nas de vi­si­llo y así crear un am­bien­te lim­pio y mo­derno”.

Ma­ría Ga­brie­la Mendoza Báez, di­se­ña­do­ra y de­co­ra­do­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca de MG In­te­rior De­sign, si­gue ex­pli­can­do de ma­ne­ra mi­nu­cio­sa que “el te­cho cen­tral es un ba­jan­te con re­ce­sa­do la­te­ral pa­ra la ti­ra de led; es­to ge­ne­ra en el es­pa­cio un am­bien­te con­tem­po­rá­neo, ideal pa­ra una fa­mi­lia jo­ven y ca­sual”.

En lo que con­cier­ne al pro­ce­so crea­ti­vo, Mendoza nos com­par­te que en una oca­sión “la fa­mi­lia del pro­pie­ta­rio me pi­dió que les acom­pa­ña­ra a una tien­da

lla­ma­da La Ca­si­ta, en San­tia­go, ahí co­no­cí al pro­pie­ta­rio quien nos en­se­ñó el es­ta­ble­ci­mien­to. Allá mis­mo me en­can­ta­ron mu­chas pie­zas de las cua­les re­sal­to el so­fá en L (que se apre­cia en la fo­to de la de­re­cha), por su gran ta­ma­ño y un pre­cio que se ajus­ta­ba al pre­su­pues­to acor­da­do. Las me­sas de cen­tro en ma­de­ra, con un es­ti­lo de los años 60 nos fas­ci­na­ron por las ve­tas y na­tu­ra­li­dad de las mis­mas, pa­ra dar con­tras­te y apor­tar ca­li­dez”. A la lis­ta de ad­qui­si­cio­nes se agre­gó una al­fom­bra de azul gri­sá­ceo. El área en cues­tión, es­tá de­co­ra­da con acen­tos do­ra­dos, pla­tea­dos y gri­sá­ceos; con co­ji­nes muy bien com­bi­na­dos pa­ra dar to­que de ele­gan­cia.

La bu­ta­ca fue ad­qui­ri­da en la tien­da Mez­zat­ti, se­lec­cio­na­da per­so­nal­men­te por el pro­pie­ta­rio, ya que se fas­ci­nó por la mis­ma al pro­bar­la.

Desafíos en el di­se­ño

El re­to de es­te apar­ta­men­to fue el área de co­me­dor y es­tar fa­mi­liar, de­bi­do a que no eran áreas in­de­pen­dien­tes, y por­que nor­mal­men­te el co­me­dor es un área un po­co más for­mal que el es­tar fa­mi­liar. “Bus­qué la for­ma de in­te­grar el am­bien­te sin que le res­tá­ra­mos su im­por­tan­cia y per­so­na­li­dad a ca­da uno”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta so­bre la so­lu­ción del “pro­ble­ma”. Y es que esta mo­ra­da se tra­ba­jó ba­jo el con­cep­to ge­ne­ral de lo­grar am­bien­tes ca­sua­les y con­tem­po­rá­neos, y so­bre to­do que lo­gra­rán ver­se lim­pios. Aquí, en es­te tra­ba­jo de di­se­ño, el em­pa­pe­la­do jue­ga

un pa­pel pro­ta­gó­ni­co. En el fa­mily, el pa­pel tie­ne ra­yas ver­ti­ca­les. “En es­pa­cios cu­yos te­chos no son al­tos, me gus­ta su­bir vi­sual­men­te el ojo uti­li­zan­do ele­men­tos ver­ti­ca­les”, con­fie­sa. En es­te tra­ba­jo pro­ta­go­ni­zan los co­lo­res neu­tros don­de, pa­ra dar to­ques de color, se uti­li­zan acen­tos de ma­te­ria­les y obras de ar­te y co­ji­nes.

Ya pa­san­do a la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, des­ta­ca que el clien­te desea­ba una ca­ma mo­der­na cus­tom made, ba­ji­ta, ti­po ho­tel y en ma­de­ra, co­lo­res neu­tros y un es­pa­cio de re­la­ja­ción e in­ti­mi­dad. La ha­bi­ta­ción cuen­ta con un es­cri­to­rio pa­ra re­dac­cio­nes y no­ches de tra­ba­jo don­de se co­rri­gen tra­ba­jos y ana­li­zan ca­sos de es­tu­dio. El clien­te, aun­que ase­gu­ra­ba no tra­ba­ja­ría en el área, in­sis­tía en que desea­ba es­te es­cri­to­rio pa­ra cual­quier opor­tu­ni­dad que sur­gie­ra po­der, re­la­ja­da­men­te, tra­ba­jar ahí.

Em­pa­pe­la­dos, bús­que­da de or­na­men­tos y mue­bles pa­ra la re­si­den­cia; di­vi­sión vi­sual de es­pa­cios, en­tre otros re­tos, fue­ron so­lo al­gu­nos de los desafíos que en­fren­tó Ma­ría Ga­brie­la. En es­te tra­ba­jo de di­se­ño, los pro­pie­ta­rios tam­bién se in­te­gra­ron en lo...

Ma­ría Ga­brie­la Mendoza Báez. Des­de pe­que­ña se ha ocu­pa­do en esta idea: la de to­mar un lu­gar y or­de­nar­lo, em­be­lle­cer­lo pa­ra que fun­cio­ne y res­pi­re co­mo quie­nes lo ocu­pan. A sus seis años de edad, ya pla­nea­ba y fan­ta­sea­ba con re­de­co­rar su pro­pia...

CÁ­LI­DO Y PER­SO­NAL Es una ha­bi­ta­ción zen, que inspira paz, tran­qui­li­dad y tie­ne el es­ti­lo y la ca­li­dez que pro­vo­ca una ha­bi­ta­ción de ho­tel, con un set de ro­pa de ca­ma que im­por­ta­mos, de la lí­nea de Res­to­ra­tion Hard­wa­re. Se de­ci­dió co­lo­car las lám­pa­ras...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.