JU­GA­DA NEU­TRAL

La ele­gan­cia del neu­tro es irre­fu­ta­ble. Los neu­tros son una apues­ta se­gu­ra que ha de­mos­tra­do re­sis­tir el pa­so del tiem­po, se ac­tua­li­zan con fa­ci­li­dad y otor­gan am­pli­tud vi­sual al es­pa­cio. En es­tas pá­gi­nas, la ex­per­ta en ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rio­res, Diana O

Aldaba - - SUMARIO - Di­se­ño y Eje­cu­ción: Mon­te­ro & Ro­me­ro Ar­qui­tec­tos Co­la­bo­ra­ción: Diana Oban­do-pres­tol Fo­tos: Ha­rold Lam­ber­tus

Los neu­tros son una apues­ta se­gu­ra que ha de­mos­tra­do re­sis­tir el pa­so del tiem­po, se ac­tua­li­zan con fa­ci­li­dad y otor­gan am­pli­tud vi­sual al es­pa­cio.

El uso de ele­men­tos geo­mé­tri­cos, tan­to en te­chos

co­mo en el mo­bi­lia­rio y en los ac­ce­so­rios, se con­vier­ten en los pro­ta­go­nis­tas de los es­pa­cios, uni­dos siem­pre a un buen ma­ne­jo de la

ilu­mi­na­ción.

¿ Q uie­res un in­te­rior ele­gan­te, atem­po­ral y que pue­da fun­cio­nar a la per­fec­ción con mo­bi­lia­rio clá­si­co o con­tem­po­rá­neo? La ar­qui­tec­ta de in­te­rio­res, Diana Oban­do-pres­tol, acon­se­ja que, pa­ra lo­grar­lo, de­bes dar­le una opor­tu­ni­dad a la pa­le­ta de los co­lo­res neu­tros, y así ten­drás en tus ma­nos la cla­ve pa­ra que tu in­te­rior se luz­ca en to­do su po­ten­cial. “Los neu­tros (las ga­mas de blan­cos, cre­mas, gri­ses y ne­gros) son una apues­ta se­gu­ra”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta; cuan­do se tra­ta de crear un es­pa­cio no pa­sa de mo­da, que a la ho­ra de re­no­var no sea com­pli­ca­do y que lo­gre una per­fec­ta am­pli­tud vi­sual. Den­tro de las ven­ta­jas an­tes men­cio­na­das es­tá una de las más im­por­tan­tes y es que los in­te­rio­res neu­tros se man­tie­nen vi­gen­tes y ac­tua­les por mu­cho más tiem­po que los in­te­rio­res con co­lo­res lla­ma­ti­vos. Po­dría de­cir­se que es “la pa­le­ta no­ble”, pues con li­ge­ras

El neu­tro re­sis­te el pa­so del tiem­po, se ac­tua­li­za con fa­ci­li­dad y otor­ga am­pli­tud vi­sual al es­pa­cio. Es­to es al­go que se apre­cia a ca­ba­li­dad en ca­da rin­cón de es­te

pro­yec­to, rea­li­za­do por la fir­ma de ar­qui­tec­tos Mon­te­ro & Ro­me­ro.

adi­cio­nes aquí y allá (co­ji­nes, una nue­va al­fom­bra, un nue­vo pa­pel de pa­red), el in­te­rior se man­ten­drá muy ac­tual. “Pa­ra aque­llos pro­pie­ta­rios a los que les gus­ta man­te­ner­se si­guien­do ten­den­cias y muy a la van­guar­dia, es una ba­se per­fec­ta, pues ellos mis­mos po­drán re­no­var el es­pa­cio de ma­ne­ra cons­tan­te, in­clu­so por tem­po­ra­das. Es­to es al­go que se apre­cia a ca­ba­li­dad en es­te pro­yec­to, rea­li­za­do ma­gis­tral­men­te por la fir­ma de ar­qui­tec­tos Mon­te­ro & Ro­me­ro, y en el que po­de­mos ob­ser­var el uso de la pa­le­ta neu­tra tra­ba­ja­da de ma­ne­ra muy in­tere­san­te con tex­tu­ras y el uso de ele­men­tos geo­mé­tri­cos, tan­to en te­chos co­mo en mo­bi­lia­rio y ac­ce­so­rios, los cua­les, uni­dos

“Den­tro de las ma­yo­res ven­ta­jas de di­se­ñar un en­torno neu­tro esta la li­ber­tad que el mis­mo es­pa­cio va a pro­veer pa­ra po­der arries­gar­nos más con el uso de ac­ce­so­rios o ele­men­tos de­co­ra­ti­vos co­mo los pa­pe­les de pa­red”.

al ma­ne­jo de la ilu­mi­na­ción, se con­vier­ten en los pro­ta­go­nis­tas del es­pa­cio”. Otro de los as­pec­tos po­si­ti­vos del uso de esta pa­le­ta es que nos per­mi­te ma­xi­mi­zar vi­sual­men­te los es­pa­cios, los cual los ha­ce per­fec­tos pa­ra lo­grar que una sa­la, por ejem­plo, se sien­ta más am­plia de lo que real­men­te es. Así que pa­ra apar­ta­men­tos pe­que­ños, o con es­pa­cios co­rri­dos co­mo sa­la/co­me­dor, es una elec­ción muy acer­ta­da. Oban­do-pres­tol su­gie­re, ade­más, las si­guien­tes pau­tas pa­ra que tus es­pa­cios que­den co­mo tra­ba­ja­dos por un di­se­ña­dor ex­pe­ri­men­ta­do. Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es ele­gir tu pa­le­ta de neu­tros con no más de tres to­nos de neu­tros, pre­fe­ri­ble­men­te den­tro de la mis­ma fa­mi­lia. Esta se­rá la ba­se de tus co­lo­res pa­ra tex­ti­les, pie­zas gran­des de mo­bi­lia­rio, al­fom­bras, pi­sos y te­chos. “Aña­de tex­tu­ras va­ria­das e in­tere­san­tes a la vis­ta y al tac­to. Eli­ge dar los to­ques de color en ac­ce­so­rios y de­ta­lles, con no más de dos co­lo­res vi­bran­tes.

Jue­ga con la ilu­mi­na­ción pro­yec­ta­da en pa­re­des y te­chos e im­pri­me un to­que dra­má­ti­co con el uso de una bue­na pie­za de ar­te o de un pa­pel de pa­red lla­ma­ti­vo”. Los neu­tros siem­pre se­rán ex­ce­len­te op­ción al mo­men­to de ele­gir la pa­le­ta de co­lo­res con la cual se de­fi­ni­rá un pro­yec­to. Sien­tan una ba­se es­ta­ble con la cual po­der tra­ba­jar el es­pa­cio con cam­bios mí­ni­mos en el fu­tu­ro y lo­grar que se vea siem­pre ac­tual. “Una de las me­jo­res adi­cio­nes a los in­te­rio­res neu­tros es el ver­de con gran­des ho­jas, flo­res o fo­lla­je na­tu­ral, lo cual le im­par­te vi­da al es­pa­cio”, fi­na­li­za la ex­per­ta.

Los in­te­rio­res neu­tros son una apues­ta se­gu­ra en áreas que in­vi­ten al des­can­so, co­mo es el ca­so de la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal de esta mo­ra­da, en la que el uso de neu­tros lo­gra un es­pa­cio cal­ma­do y bien lo­gra­do a mano de los ar­qui­tec­tos.

VEN­TA­JAS DEL NEU­TRO. Otro de los as­pec­tos po­si­ti­vos del uso de esta pa­le­ta es que nos per­mi­te ma­xi­mi­zar vi­sual­men­te los es­pa­cios, los cual los ha­ce per­fec­tos pa­ra lo­grar que una ha­bi­ta­ción, por ejem­plo, se sien­ta más am­plia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.