rapa nui: is­la de pas­cua

En me­dio del océano Pa­cí­fi­co, a 3,700 ki­ló­me­tros de Cal­de­ra, puerto más cer­cano, en Chile, se en­cuen­tra Rapa Nui. Con una su­per­fi­cie de 163.6 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, tie­ne un so­lo po­bla­do, Han­ga Roa, con una po­bla­ción de 5,035 ha­bi­tan­tes, que ha­blan dos idi

Aldaba - - SOLUCIONES MIRADAS - Tex­to Ana Jo­se­fa Díaz de Mar­te Fo­tos: Ana Jo­se­fa Díaz de Mar­te y fuen­te ex­ter­na

Ha­cia la Is­la de Pas­cua, o Rapa Nui, don­de fun­cio­na el ae­ro­puer­to más re­mo­to del mun­do, pues el más cer­cano es­tá en la Po­li­ne­sia fran­ce­sa, a 2,600 ki­ló­me­tros, to­ma­mos un vue­lo de LATAM, en San­tia­go de Chile. Es la úni­ca lí­nea aé­rea que va al Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Ma­ta­ve­ri. Tras seis ho­ras de vue­lo, al lle­gar, nos es­pe­ra nues­tro guía pa­ra tras­la­dar­nos al ho­tel Ex­plo­ra Rapa Nui, ro­dea­do de ár­bo­les en cam­po abier­to, con un am­bien­te per­fec­to pa­ra des­co­nec­tar­se del mun­do y re­car­gar el es­pí­ri­tu. Des­de la ven­ta­na de nues­tra ha­bi­ta­ción, ob­ser­va­mos el cam­po sem­bra­do de le­gum­bres y, a la dis­tan­cia, la in­men­si­dad del océano Pa­cí­fi­co. Per­ma­ne­ci­mos ocho días, y re­co­rri­mos la is­la a pie, pe­ro pu­di­mos ha­ber­lo he­cho en bi­ci­cle­ta o ca­ba­llo. Des­pués de una ce­na de­li­cio­sa y un buen des­can­so, so­lo se oían los gri­llos. Al ama­ne­cer, so­lo se es­cu­cha­ban los ga­llos. Em­pren­di­mos nues­tro pri­mer día de ex­cur­sión al vol­cán Rano Ru­ra­ku, que se en­cuen­tra a do­ce ho­ras del ho­tel. Nos die­ron la op­ción de pa­sar el día bu­cean­do al­re­de­dor de la is­la, ob­ser­van­do la flo­ra y fau­na ma­ri­na. Mi es­po­so y yo pre­fe­ri­mos ca­mi­nar. Fue una ex­pe­rien­cia li­be­ra­do­ra y gra­ti­fi­can­te. El se­gun­do día fui­mos a ver los moáis (gi­gan­tes­cas es­ta­tuas de pie­dra), 50 de las cua­les hay en pie so­bre sus pla­ta­for­mas. Las otras es­tán en el sue­lo, ero­sio­na­das por la in­cle­men­cia del tiem­po. Es­tos moáis son la ex­pre­sión cul­tu­ral-re­li­gio­sa y ar­tís­ti­ca de las 12 tribus que se dispu­taban el li­de­raz­go de la is­la. Me lla­mó la aten­ción la cuen­ca va­cía de los ojos y, al pre­gun­tar el por­qué, ex­pli­ca­ron que las cuen­cas úni­ca­men­te se ta­lla­ban cuan­do ocu­pa­ban el lu­gar don­de iban a co­lo­car­se, por­que li­te­ral­men­te

al abrir­les los ojos sus Ma­nas y es­pí­ri­tus los traían de nue­vo a la vi­da. (Des­de 1998 el Par­que Na­cio­nal de Rapa Nui, que ocu­pa el 40 % de la is­la, fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO).

El ter­cer día fui­mos al ex­tre­mo opues­to de la is­la, al vol­cán Pua­ka­ti­ki, a 370 me­tros so­bre el ni­vel del mar. La ma­yo­ría de las rui­nas que ob­ser­va­mos es­ta­ban al­re­de­dor de la cos­ta.

El cuar­to día nos me­re­ci­mos un “día de des­can­so” des­pués de las ago­ta­do­ras ca­mi­na­tas; es­tu­vi­mos en la pis­ci­na ja­cuz­zi del ho­tel y, pa­ra co­lo­fón, un sau­na con­tem­plan­do la na­tu­ra­le­za con un si­len­cio ab­so­lu­to.

El quinto día ex­plo­ra­mos la par­te norte, don­de hay unas pe­que­ñas to­rres de pie­dras lla­ma­das Pi­pi Ho­re­ko. Son tú­mu­los de pie­dras ma­ci­zas. Se cree fue­ron pues­tas pa­ra mar­car los lí­mi­tes en­tre re­gio­nes o zo­nas ve­da­das.

Al sex­to día es­tu­vi­mos en Pa­pa­va­ka, que es un con­jun­to im­pre­sio­nan­te de mu­ros de pie­dra, ca­da uno de los cua­les con­tie­ne mu­chí­si­mos pe­tro­gli­fos, to­dos di­fe­ren­tes, aun­que la ma­yo­ría re­tra­ta ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la pes­ca y el mar. El sép­ti­mo día fui­mos a Poi­ke. Si­guien­do por la cos­ta nor­des­te, pa­sa­mos por nu­me­ro­sos Ahu­que, los cua­les per­ma­ne­cen sin res­tau­rar. En­con­tra­mos va­rias bahías con agua de un azul ja­más vis­to, has­ta lle­gar al vol­cán Poi­ke en cu­yo crá­ter ex­tin­to hay un bos­que­ci­llo de eu­ca­lip­tos.

El úl­ti­mo día vol­vi­mos a Ahu Ton­ga­ri­ki, con su pla­ta­for­ma in­fi­ni­ta y sus 15 moáis co­lo­sa­les. Ha­cen pen­sar en el es­fuer­zo que su­po­ne la cons­truc­ción de tan fas­tuo­so al­tar ce­re­mo­nial. Su­pe­ran los lí­mi­tes del en­ten­di­mien­to. Con sus 220 me­tros de un ex­tre­mo a otro lo con­vier­ten en la es­truc­tu­ra ce­re­mo­nial más gran­de en to­da la Po­li­ne­sia. En la is­la hay can­ti­dad de ca­ba­llos pas­tan­do al ai­re libre, pe­ro to­dos tie­nen due­ño. Nun­ca ima­gi­na­mos la paz que sen­ti­ría­mos vi­si­tan­do Rapa Nui, y nos con­si­de­ra­mos pri­vi­le­gia­dos de ha­ber te­ni­do con­tac­to di­rec­to con una cul­tu­ra que si­gue asom­brán­do­nos. Cuan­do pi­sé Rapa Nui, ni re­mo­ta­men­te ima­gi­né que se­ría el co­mien­zo de un idi­lio a pri­me­ra vis­ta…

La is­la per­te­ne­ce a Chile en cuan­to a ad­mi­nis­tra­ción, sa­lud y se­gu­ri­dad, pe­ro las má­xi­mas au­to­ri­da­des per­te­ne­cen a la ét­ni­ca Ra­pa­nui. Des­de 2007 po­see un es­ta­tus es­pe­cial.

En las no­ches, en el en­torno del ho­tel Ex­plo­ra Rapa Nui, so­lo se es­cu­cha el cri-cri de los gri­llos.

El cul­to a los an­te­pa­sa­dos era co­mún en Po­li­ne­sia, al­can­zan­do mag­ni­tud el ta­lla­do en la is­la de Pas­cua.

pie fue­ron Los moáis que es­tán en ar­queó­lo­gos. res­tau­ra­dos en 1995 por

Rapa Nui sig­ni­fi­ca ‘En me­dio del gran Pa­cí­fi­co’. Ma­ta­ve­ri, el nom­bre de su ae­ro­puer­to, sig­ni­fi­ca ‘Ojos bo­ni­tos’. Ro­dea­do de ár­bo­les, en cam­po abier­to, con un am­bien­te que per­mi­te des­co­nec­tar­se del mun­do. Des­de aquí, a dis­tan­cia, se ob­ser­va la...

Es una is­la mis­te­rio­sa sem­bra­da de gi­gan­tes­cas es­ta­tuas, le­ga­do de una ra­za ya des­apa­re­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.