Ar­mo­nía en ES­PA­CIOS PER­SO­NA­LI­ZA­DOS

Aldaba - - SOLUCIONES - Coor­di­na­ción: Re­dac­ción Al­da­ba Fo­tos: Cor­te­sía Tien­da Ele­ments

En cuan­to a di­se­ño se re­fie­re, es im­por­tan­te es­tar al día con las úl­ti­mas ten­den­cias, tan­to de mue­bles co­mo en ele­men­tos pa­ra la de­co­ra­ción en ge­ne­ral, tan­to más si se tra­ta de crear am­bien­tes per­so­na­li­za­dos que iden­ti­fi­quen a los pro­pie­ta­rios de los es­pa­cios.

La ten­den­cia de mez­clar tex­tu­ras, ma­te­ria­les, co­lo­res y di­fe­ren­tes es­ti­los es­tá muy de mo­da, y la tien­da de mue­bles y de­co­ra­ción Ele­ments ofre­ce di­ver­sas so­lu­cio­nes pa­ra es­tar a ese rit­mo. “Ma­te­ria­les co­mo la ma­de­ra y el me­tal, y la tex­tu­ra de los ma­te­ria­les y de las te­las, nos per­mi­ten ex­pre­sar es­pa­cios con­tem­po­rá­neos pe­ro siem­pre ba­jo un es­ti­lo ho­ga­re­ño y aco­ge­dor”, com­par­ten re­pre­sen­tan­tes de la tien­da, quie­nes siem­pre bus­can la ma­ne­ra de in­no­var con ele­men­tos de dis­tin­tos ma­te­ria­les, ar­mo­ni­zan­do así es­tan­cias úni­cas y crean­do at­mós­fe­ras di­fe­ren­tes.

Es así co­mo po­de­mos ver en un mis­mo am­bien­te pie­zas de ma­de­ra, ce­rá­mi­ca, hie­rro, cris­tal trans­pa­ren­te, te­las, et­cé­te­ra. No es­ta­mos aje­nos a que cual­quier épo­ca del año es pro­pi­cia pa­ra ha­cer cam­bios; sin em­bar­go, en es­te úl­ti­mo tri­mes­tre el de­seo de cam­biar de am­bien­te, sin mu­dar­se de ca­sa, es aún más fuer­te. Lo me­jor de to­do es que ese cam­bio no tie­ne que im­pli­car una re­mo­de­la­ción to­tal de la ca­sa, con ha­cer sim­ples cam­bios y agre­gar al­gu­nos ele­men­tos de tem­po­ra­da se­rá su­fi­cien­te.

Por ejem­plo, y tal y co­mo se ve en la ima­gen de la pá­gi­na iz­quier­da, po­de­mos cam­biar los co­ji­nes del mue­ble prin­ci­pal, com­bi­nán­do­los con di­fe­ren­tes es­tam­pa­dos y co­lo­res. Es­co­ger un co­lor o tono pa­ra los ar­tícu­los de­co­ra­ti­vos se­rá vi­tal. En es­te ca­so el do­ra­do es el ele­gi­do por ser muy fá­cil de com­bi­nar con otros co­lo­res, ade­más de ser uno de los co­lo­res de tem­po­ra­da que apor­ta ele­gan­cia por ser si­nó­ni­mo de lu­jo y gla­mour.

Mue­bles, bu­ta­cas y oto­ma­nes tam­bién se ven muy bien uni­dos en un área co­mo es­ta, don­de la me­sa de ma­de­ra, al cen­tro, los une. El uso de co­lo­res neu­tros tam­bién ayu­da mu­cho en es­te ti­po de es­pa­cio que pue­de ser mo­di­fi­ca­do con mu­cha fa­ci­li­dad al usar apli­ques en la pa­res o con la co­lo­ca­ción de un es­pe­jo so­bre una re­pi­sa.

ELE­MEN­TOS QUE DIS­TIN­GUEN En es­ta her­mo­sa pro­pues­ta, crea­da por la tien­da Ele­ments, el do­ra­do es el pro­ta­go­nis­ta. Se de­ja no­tar su­til­men­te en el re­ves­ti­mien­to de las pa­re­des, en la me­si­ta au­xi­liar y en otros ador­nos que apor­tan vo­lu­men y mo­vi­mien­to a es­ta área so­cial.

Ba­jo la pre­mi­sa de que ca­da de­ta­lle cuen­ta, vi­sua­li­za tus am­bien­tes con al­go nue­vo, que bien pue­de ser per­so­na­li­za­do. To­ma en cuen­ta que es­to siem­pre de­be es­tar acor­de con el res­to de la de­co­ra­ción pa­ra no rom­per la ar­mo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.