PAÍ­SES BA­JOS MIX & MATCH

Ins­pi­ra­da en una me­sa de ga­la ho­lan­de­sa.

Aldaba - - ESPECIAL MESAS - Texto: Isi­dro No­las­co Fo­tos: Mar­tín Ro­drí­guez Agra­de­ci­mien­tos: Tien­da Mary

Mez­clar y com­bi­nar es la ins­pi­ra­ción de es­ta me­sa de ga­la ho­lan­de­sa. En oca­sio­nes es­pe­cia­les en las que te­ne­mos al­go que ce­le­brar, no hay na­da me­jor que in­vi­tar a nues­tros ami­gos y fa­mi­lia­res a una ce­na en nues­tra ca­sa. To­dos que­re­mos ser los perfectos an­fi­trio­nes pa­ra que nues­tros hués­pe­des se sien­tan co­mo en su pro­pia ca­sa. Es por es­to que de­be­mos cui­dar ca­da de­ta­lle pa­ra que di­cha ac­ti­vi­dad re­sul­te inol­vi­da­ble. Creo que no ha­ce fal­ta re­ser­var una me­sa en un res­tau­ran­te ele­gan­te pa­ra ce­le­brar con nues­tros se­res que­ri­dos, un mo­men­to o fe­cha im­por­tan­te de nues­tra vi­da. Ya sea un cum­plea­ños o una ce­na de Na­vi­dad, cual­quier oca­sión es bue­na pa­ra sa­car esas pie­zas es­pe­cia­les, pa­ra lo­grar que ese mo­men­to sea inol­vi­da­ble pa­ra los in­vi­ta­dos. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que pa­ra mon­tar una me­sa de ga­la no es ne­ce­sa­rio que nues­tra ca­sa sea una man­sión, ni tam­po­co que de­ba­mos uti­li­zar ele­men­tos muy ca­ros; se le pue­de sa­car par­ti­do a al­gu­nas pie­zas eco­nó­mi­cas. Una me­sa de ga­la pue­de ha­cer­se en cual­quier am­bien­te e in­clu­so en uno sen­ci­llo. ¡Una me­sa ra­dian­te no es si­nó­ni­mo de gran­des gas­tos! La di­fe­ren­cia la ha­cen los de­ta­lles co­mo las flo­res, las ve­las, la for­ma de pre­sen­tar las ser­vi­lle­tas, lo ori­gi­nal de la va­ji­lla o la be­lle­za de las pie­zas de­co­ra­ti­vas. Pue­des con­ser­var un es­ti­lo en par­ti­cu­lar o, co­mo en es­te ca­so, pue­des mez­clar; lo pri­mor­dial es se­guir las re­glas bá­si­cas de eti­que­ta que, al fi­nal, es­tán di­se­ña­das pa­ra la co­mo­di­dad de los co­men­sa­les. La de­co­ra­ción es el com­ple­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra la pues­ta de una me­sa ele­gan­te, pe­ro de­be­mos cui­dar siem­pre no so­bre­car­gar mu­cho. Es im­por­tan­te re­cor­dar que la ele­gan­cia va muy de la mano con la sen­ci­llez. En es­ta oca­sión la va­ji­lla y las co­pas fue­ran las pro­ta­go­nis­tas del mon­ta­je, por­que en­tien­do que las pie­zas no se pue­den po­ner a com­pe­tir en­tre sí, sino que ca­da una ten­gan su pro­pio es­plen­dor y, ade­más, que el co­men­sal no sien­ta que la me­sa es­tá aba­rro­ta­da. La mez­cla de co­lo­res de la cris­ta­le­ría con­fir­ma que el eclec­ti­cis­mo en­cuen­tra ar­mo­nía y ba­lan­ce en la de­co­ra­ción.

Me­sa AU­XI­LIAR. la im­por­tan­cia de es­ta me­sa la­te­ral ra­di­ca en que ayu­da a des­con­ges­tio­nar nues­tro co­me­dor, ade­más que nos per­mi­te te­ner a mano ele­men­tos co­mo la cham­pa­ne­ra, pu­dien­do así brin­dar un ser­vi­cio más efi­cien­te a nues­tros in­vi­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.