UN VE­RANO EN LA RE­PÚ­BLI­CA DO­MI­NI­CA­NA

PA­RA LOS AMAN­TES DE LA NA­TU­RA­LE­ZA no po­día fal­tar en es­ta nue­va edi­ción de re­vis­ta Al­da­ba Gour­met, una pro­pues­ta don­de las flo­res y la ma­de­ra se hi­cie­ra no­tar, sin ol­vi­dar el te­ma del re­ci­cla­je.

Aldaba - - GOURMET AMBIENTES - Tex­to: Ma­ría Isa­bel Matos Fo­tos: Ju­lio Cé­sar Pe­ña / Mon­ta­je: En­ma­nuel Abud

El te­ma de lle­var la na­tu­ra­le­za a la ca­sa si­gue de mo­da, de he­cho, pa­ra el año 2018 se­gui­rá es­ta ten­den­cia. To­ques de ver­de, flo­res y de­ta­lles de ma­de­ra se­gui­rán de mo­da; y más aún el te­ma de re­ci­clar, de sa­car­le pro­ve­cho a esos ar­tícu­los que cree­mos ya no ser­vi­rán pa­ra na­da más.

Es­ta me­sa que nos pre­pa­ró el in­terio­ris­ta En­ma­nuel Abud es­tá ins­pi­ra­da en un ve­rano en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, en nues­tras di­fe­ren­tes zo­nas. Y no so­lo en las de mon­ta­ñas y de pla­ya, sino tam­bién en esas zo­nas más se­cas, de ahí que uti­li­za­ra en su her­mo­so mon­ta­je las com­bi­na­cio­nes de gi­ra­so­les con las as­tro­me­lias y las mo­ro­che­las. Un mon­ta­je que, di­cho sea de pa­so, pue­de ser usa­do tan­to pa­ra in­te­rio­res co­mo pa­ra ex­te­rio­res.

“En las mo­ro­che­las pue­des no­tar el ver­de, que pue­des ver en nues­tros cam­pos; ese oa­sis que te da la sen­sa­ción de fres­cu­ra. En los gi­ra­so­les el sol, la luz en ca­da uno de ellos”, de­ta­lla el ar­tis­ta y es­pe­cia­lis­ta en mon­ta­jes de even­tos.

El con­tras­te en to­do lo que son las ba­ses, el pla­tea­do y la par­te ma­rrón de los tron­cos; se usó pa­ra mez­clar “el agua” del pla­tea­do jun­to con lo que es la par­te de los ár­bo­les y sus di­fe­ren­tes de­gra­da­cio­nes en to­nos tie­rra. De­fi­ni­ti­va­men­te con es­tos co­lo­res se mues­tran los con­tras­te de co­lo­res en nues­tro país. Ade­más de lo­grar plas­mar a la per­fec­ción el te­ma del ve­rano en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, es­ta me­sa tie­ne una pe­cu­lia­ri­dad: y es que el te­ma del re­ci­cla­do se tra­ba­jó en ca­da de­ta­lle, sin de­jar per­der el con­cep­to de una me­sa ele­gan­te, pres­ta pa­ra un al­muer­zo o ce­na de ga­la, con to­dos los ele­men­tos fi­na­men­te com­bi­na­dos. En ella po­de­mos en­con­trar el cris­tal, la ma­de­ra, el la­tón, flo­res...

RE­CI­CLA­JE EN LA ME­SA

“El mon­ta­je es­tá ins­pi­ra­do bá­si­ca­men­te en el re­ci­cla­je”, nos si­gue co­men­tan­do Abud. Y es que él tie­ne muy cla­ro que de­be­mos apro­ve­char “ca­da una de esas co­sas que no­so­tros a ve­ces te­ne­mos en las ma­nos. En es­te ca­so, las co­pas del es­pu­man­te pa­ra acom­pa­ñar el pos­tre, las tra­ba­jé con la­tas y me­tal, y les hi­ce el pai­sa­je do­mi­ni­cano, pa­ra des­ta­car aún más la do­mi­ni­ca­ni­dad; es­tán las ca­nas­ti­tas pa­ra las al­men­dras que las pu­se co­mo adi­cio­na­les en la me­sa pa­ra ca­da co­men­sal”, re­fie­re En­ma­nuel Abud so­bre las la­tas de me­tal que se re­ci­cla­ron pa­ra la me­sa, de las cua­les he­mos usa­do y ti­ra­do a la ba­su­ra mu­chas ve­ces.

Y es que es digno de no­tar las in­ge­nio­sas y pe­que­ñas ca­nas­tas crea­das tam­bién con di­chas la­tas, que se ven al de­ta­lle en la fo­to de la pá­gi­na iz­quier­da. No po­de­mos de­jar pa­sar por al­to los ser­vi­lle­te­ros; don­de se apro­ve­chó el mis­mo te­ne­dor y se le dio

Un ve­rano en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na fue lo que plas­mó En­ma­nuel Abud en es­te pro­yec­to que reali­zó en ex­clu­si­va pa­ra la re­vis­ta Al­da­ba en su her­mo­sa re­si­den­cia de Constanza, don­de re­ci­bió a uno de los equi­pos de tra­ba­jo de es­ta re­vis­ta.

for­ma. “Qui­se ha­cer­lo en for­ma de flor y que fue­ra fun­cio­nal; esos te­ne­do­res que te­ne­mos en ca­sa que se nos van que­dan­do. Y de esa for­ma po­de­mos usar­los".

Las bo­te­llas. Vol­ve­mos al te­ma del re­ci­cla­je, aquí, En­ma­nuel qui­so vol­ver a des­ta­car ca­da uno de los ele­men­tos de esa par­te­ci­ta sim­ple, y sa­car­le lo me­jor; por eso le pu­so de­ta­lles a las bo­te­llas, por­que “aún sea una bo­te­lla, se ha­ce sen­tir y es par­te de la com­po­si­ción de la me­sa co­mo tal”, y ese es el pun­to más im­por­tan­te, no ol­vi­dar­se de na­da, to­do cuen­ta, to­do es im­por­tan­te.

Si de­fi­nie­ra­mos el es­ti­lo en ge­ne­ral de la me­sa, po­drá de­cir­se que en ella es­ta­mos vi­vien­do to­do lo que es el es­ti­lo vin­ta­ge y rús­ti­co; “y eso ha­ce que es­te ti­po de mon­ta­je, no so­lo lle­va a ese es­ti­lo, sino que se sa­ca del mis­mo es­ti­lo y se 'apla­ta­na'”, pa­ra lle­var­lo al plano do­mi­ni­cano. Otro ele­men­to que se usó, y que ha­ce re­fe­ren­cia a la na­tu­ra­le­za, es la ma­de­ra, que uti­li­zó pa­ra dar­le mo­vi­mien­to a la me­sa. “Co­mo di­se­ña­dor, qui­se que fue­ra fun­cio­nal, no so­lo que se vea bo­ni­to, y ellas (las ba­ses de ma­de­ra que se usa­ron pa­ra dar di­fe­ren­tes al­tu­ras) es­tán pa­ra ser par­te de ca­da uno de los ele­men­tos que ahí se tie­nen. No so­lo jue­go con los ni­ve­les en la me­sa, sino que tam­bién me sir­ven pa­ra po­der co­lo­car ca­da uno de los de­ta­lles y co­mo ba­se de los pla­tos a ser­vir en al­gún mo­men­to”.

DE­TA­LLES A TO­MAR EN CUEN­TA

La me­sa, dis­pues­ta pa­ra ocho co­men­sa­les, fue "fo­rra­da" con un her­mo­so man­tel por­que el di­se­ña­dor que­ría que se des­ta­ca­ra la par­te ma­rrón en los tron­cos, no la me­sa co­mo tal. “Ya te­nía una ba­se ma­rrón; más el ele­men­to ma­rrón co­lor tie­rra de to­dos los que son los ro­li­tos de la ma­de­ra. Pa­ra que se des­ta­ca­ra más, le pu­se la par­te blan­ca, así ellos se con­ver­ti­rían en los pro­ta­go­nis­tas”.

En lo que tie­ne que ver con los pla­tos ba­se, se usa­ron unos con la for­ma de flor, y de co­lor azul, de ese mo­do da­rían la sen­sa­ción de ese ve­rano, de ese co­lo­ri­do que el di­se­ña­dor an­da­ba bus­can­do. Es una me­sa mon­ta­da pa­ra que ten­ga las ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas pa­ra una me­sa im­pe­rial, es de­cir que

se pue­de ser­vir des­de un al­muer­zo has­ta una ce­na; tie­ne los es­pa­cios que se ne­ce­si­tan, las di­fe­ren­tes co­pas. Es pa­ra dis­fru­tar el ve­rano en nues­tra me­sa, y más aún si la me­sa en­ca­ja a la per­fec­ción con el res­to de la ca­sa, en es­te ca­so, una her­mo­sa y aco­ge­do­ra mo­ra­da ubi­ca­da en una zo­na pri­vi­le­gia­da, Constanza, des­de don­de se pue­de dis­fru­tar de una vis­ta es­plén­di­da.

Y en es­te mon­ta­je no po­día fal­tar –de nin­gu­na ma­ne­ra– la co­lec­ción Ce­les­te, del di­se­ña­dor En­ma­nuel Abud. “Es­tá ins­pi­ra­da en los de­ta­lles que yo creo que ca­da per­so­na de­be te­ner un su ho­gar. Co­mo in­terio­ris­ta, en­tien­do que tu ca­sa es tu pa­la­cio. Es el es­pa­cio que so­ñas­te y que te me­re­ces te­ner”, di­ce el crea­ti­vo, quien tra­ba­ja ca­da de­ta­lle ins­pi­ra­do en un mo­men­to es­pe­cí­fi­co, en es­ta oca­sión, por ejem­plo, en la me­sa los di­fe­ren­tes de­ta­lles que pu­do tra­ba­jar, des­de las cu­cha­ras, las co­pas, las ja­rras, las ban­de­jas pa­ra ser­vir, los ser­vi­lle­te­ros… to­do tie­ne un ma­tiz de dar­le el va­lor a lo re­ci­cla­do, de dar­le con las ma­nos, una uti­li­dad, ha­cer que ca­da co­sa fun­cio­ne y que sea de­li­ca­do. Que ten­ga ese ma­tiz ro­mán­ti­co que a to­dos nos gus­ta y que nos me­re­ce­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.