CHEF SA­GRA­RIO MATOS

ES­TI­LIS­TA CU­LI­NA­RIA y ta­len­to en va­rias com­pa­ñías pu­bli­ci­ta­rias de mar­cas es­pe­cia­li­za­das. Es food blog­ger, edi­to­ra de con­te­ni­do pa­ra ali­men­tos y fa­ci­li­ta­do­ra cu­li­na­ria pa­ra pro­duc­tos de con­su­mo ma­si­vo.

Aldaba - - GASTRONÓMICA - Fo­tos: Ali­na Var­gas

¿ Qué ha­ce dis­tin­gui­ble a nues­tra gas­tro­no­mía?

Nues­tra gas­tro­no­mía se dis­tin­gue por el uso de los pro­duc­tos de nues­tra agri­cul­tu­ra, y téc­ni­cas sim­ples tra­di­cio­na­les. Es muy mar­ca­do el uso de tu­bércu­los, ve­ge­ta­les fres­cos y hier­bas de la re­gión, proteínas co­mo: po­llo, cer­do y pes­ca­do en al­gu­nas zo­nas. La for­ma de co­ci­nar se ha pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, com­bi­nan­do téc­ni­cas in­dí­ge­nas, es­pa­ño­las y afri­ca­nas. En el ca­so de la co­mi­da ca­se­ra, que es mi es­pe­cia­li­dad, aho­ra ve­mos in­fluen­cias fran­ce­sas y asiá­ti­cas, por­que la gen­te se va edu­can­do más y ex­po­nien­do a un mun­do ca­da vez más glo­bal.

¿Có­mo se es­tá in­ser­tan­do nues­tra cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca en el mun­do?

Aho­ra que la gen­te es­tá más pen­dien­te de lo que co­me, de dón­de vie­ne y su im­pac­to en la sa­lud, la cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca tra­di­cio­nal de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos se des­cu­bre de for­ma atrac­ti­va a paí­ses del “pri­mer mun­do”, es­pe­cial­men­te a los paíe­ses de la Eu­ro­pa tra­di­cio­nal; y me pa­re­ce que es­to se de­be a la fres­cu­ra y la am­plia va­rie­dad de in­gre­dien­tes de nues­tra re­gión (y nues­tro país no se escapa de eso). No obs­tan­te, creo que la opor­tu­ni­dad in­me­dia­ta es­tá den­tro de los paí­ses cer­ca­nos, ya que se es­tá dan­do una suer­te de re­co­no­ci­mien­to y des­cu­bri­mien­to mu­tuo en el sen­ti­do de que tal o cual pro­duc­to se da y se usa di­fe­ren­te aquí que allí, o es­to so­lo se pro­du­ce en un país y se con­su­me de es­ta for­ma par­ti­cu­lar.

Des­de su pun­to de vis­ta, ¿cuál es la zo­na más ri­ca gas­tro­nó­mi­ca­men­te del país?

No soy una ex­per­ta de la co­ci­na tra­di­cio­nal do­mi­ni­ca­na, pe­ro des­de mi óp­ti­ca ca­da zo­na en­cie­rra se­cre­tos y pla­ti­llos de­li­cio­sos: me mue­ro por unos plá­ta­nos her­vi­dos con ti­la­pia crio­lla y agrio de na­ran­ja que co­mía en el cam­po de Ba­raho­na, de don­de es mi pa­pá, pe­ro re­cuer­do los dul­ces tra­di­cio­na­les y pla­tos co­mo: el pan de ba­ta­ta de mi abue­la y su pan sin le­va­du­ra, he­ren­cia de sus pa­dres que lle­ga­ron de las is­las de ha­bla in­gle­sa a San Pe­dro, ¡no me pue­do de­ci­dir!

Si lo desea, há­ble­nos un po­co de la im­por­tan­cia de que San­to Do­min­go sea es­co­gi­do Ca­pi­tal de la Cul­tu­ra Gas­tro­nó­mi­ca del Ca­ri­be.

Que sea­mos ele­gi­dos Ca­pi­tal de la Cul­tu­ra Gas­tro­nó­mi­ca del Ca­ri­be nos po­ne en el ma­pa co­mo des­tino tu­rís­ti­co cul­tu­ral, con al­go más que ofre­cer, ade­más de las be­llas pla­yas. De­man­da que los que es­ta­mos en es­te queha­cer pro­mo­va­mos el pro­duc­to crio­llo y lo in­cor­po­re­mos más en nues­tra pro­pues­ta. Im­pli­ca que ha­ya un com­pro­mi­so de las au­to­ri­da­des de desa­rro­llar in­ten­cio­nal­men­te nues­tra ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y, de­fi­ni­ti­va­men­te es al­go que nos de­be ha­cer sen­tir or­gu­llo­sos y dis­pues­tos a res­ca­tar y man­te­ner los re­cur­sos agrí­co­las, las téc­ni­cas, las re­ce­tas y los sa­bo­res lo­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.