CHEF INÉS PAES (TI­TA)

EM­BA­JA­DO­RA DE LA NUE­VA CO­CI­NA DO­MI­NI­CA­NA. Es pro­pie­ta­ria y je­fa de co­ci­na del res­tau­ran­te Tra­ve­sías. Lle­vó el sa­bor do­mi­ni­cano a es­ce­na­rios co­mo: In­dia, Lon­dres, Es­pa­ña, en­tre otros.

Aldaba - - GASTRONÓMICA - Fo­tos: Sil­ve­rio Vidal

¿ Qué ha­ce dis­tin­gui­ble a nues­tra gas­tro­no­mía?

La gas­tro­no­mía do­mi­ni­ca­na es dis­tin­ta por su sa­bor, un sa­bor úni­co. Los in­gre­dien­tes con­ser­van su per­so­na­li­dad y fuer­za en ca­da pla­ti­llo. Los sa­bo­res de los in­gre­dien­tes ayu­dan bas­tan­te a que el pla­ti­llo se vuel­va inol­vi­da­ble, una vez pro­ba­do que­da­rá en la me­mo­ria gus­ta­ti­va. Tam­bién las mez­clas de cul­tu­ras han mar­ca­do nues­tra co­ci­na, con sus téc­ni­cas e in­gre­dien­tes. Por es­to mis­mo ca­da zo­na tie­ne su sa­bor in­con­fun­di­ble.

¿Có­mo se es­tá in­ser­tan­do nues­tra cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca en el mun­do?

So­mos el prin­ci­pal des­tino tu­rís­ti­co del ca­ri­be. Éra­mos co­no­ci­dos co­mo un des­tino de sol y pla­ya, aho­ra se es­tá in­ser­tan­do co­mo des­tino gas­tro­nó­mi­co gra­cias a los es­fuer­zos de chefs do­mi­ni­ca­nos y del mi­nis­te­rio de tu­ris­mo. Ca­da vez que yo, co­mo chef, ten­go la opor­tu­ni­dad de via­jar y ha­cer ce­nas pa­ra 100 o 200 per­so­nas, me sien­to em­po­de­ra­da y has­ta em­ba­ja­do­ra de la cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca do­mi­ni­ca­na. La gen­te me­dian­te no­so­tros va co­no­cien­do la co­mi­da do­mi­ni­ca­na y eso co­rre de bo­ca en bo­ca.

Des­de su pun­to de vis­ta, ¿cuál es la zo­na más ri­ca gas­tro­nó­mi­ca­men­te del país?

En Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na to­do tie­ne su atrac­ti­vo, no po­dría de­cir una so­la zo­na. Sí pue­do de­cir que en el Ci­bao es­tá la tie­rra más fér­til: la ga­lli­na ci­bae­ña y el co­chi­ni­llo son de­li­cio­sos. La par­te no­res­te del país man­tie­nen la in­fluen­cia co­co­la en la co­mi­da, el uso del co­co en los pla­ti­llos, así co­mo el gan­dul. En el Sur po­de­mos en­con­trar el chi­vo que es muy ri­co, acom­pa­ña­do con chen­chén… la ri­que­za es com­ple­ta en el país, en ca­da rin­con­ci­to se co­me su­per­sa­bro­so.

Si lo desea, há­ble­nos un po­co de la im­por­tan­cia de que San­to Do­min­go sea es­co­gi­do Ca­pi­tal de la Cul­tu­ra Gas­tro­nó­mi­ca del Ca­ri­be.

Ese re­co­no­ci­mien­to crea un po­ten­cial in­creí­ble, la gas­tro­no­mía do­mi­ni­ca­na se va a pro­yec­tar más in­ter­na­cio­nal­men­te. Per­mi­te mer­ca­dear la ca­pi­tal do­mi­ni­ca­na co­mo des­tino gas­tro­nó­mi­co y aho­ra hay una par­te muy im­por­tan­te del tu­ris­mo que via­ja por la gas­tro­no­mía. Y nos une co­mo co­ci­ne­ros, por­que to­dos lo so­mos pri­me­ro an­tes que chefs, y es­to une a to­dos los do­mi­ni­ca­nos. Y es jus­to, co­mo se co­me en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, no se co­me en nin­gu­na par­te del Ca­ri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.